El conducto arterial persistente es una abertura persistente que se encuentra entre los dos vasos sanguíneos principales que salen del corazón. La abertura, que se denomina «conducto arterial», es una parte normal del sistema circulatorio de los bebés antes de nacer y que, por lo general, se cierra poco después del nacimiento. Sin embargo, si permanece abierta, se llama «conducto arterial persistente».

A menudo, un conducto arterial persistente pequeño no causa problemas y puede que nunca necesite tratamiento. No obstante, un conducto arterial persistente grande que no se trata puede permitir que la sangre poco oxigenada fluya en la dirección errónea, lo que debilita el músculo cardíaco y causa insuficiencia cardíaca, así como otras complicaciones.

Las opciones de tratamiento para un conducto arterial persistente comprenden el control, los medicamentos y el cierre mediante el cateterismo cardíaco y una cirugía.

Dec. 16, 2014