Diagnóstico

Durante la exploración física, el médico hará presión sobre la articulación afectada para verificar las zonas que presentan hinchazón o sensibilidad. En algunos casos, junto con tu médico podrán palpar un fragmento suelto en el interior de la articulación. El médico también verificará otras estructuras alrededor de la articulación, como los ligamentos.

Además, el médico te pedirá que muevas la articulación en diferentes direcciones para ver si se puede mover sin problema en la amplitud de movimiento normal.

Estudios de diagnóstico por imágenes

El médico puede indicar una o más pruebas como las siguientes:

  • Radiografías. Los rayos X pueden mostrar anomalías en los huesos de la articulación.
  • Resonancia magnética (RM). La resonancia magnética, que emplea ondas de radio y un fuerte campo magnético, puede brindar imágenes detalladas de los tejidos duros y blandos, incluido el hueso y el cartílago. Si la radiografía dio resultados normales, pero aún continúas con síntomas, el médico puede indicarte una resonancia magnética.
  • Tomografía computarizada (TC). Esta técnica combina imágenes radiográficas tomadas desde diferentes ángulos para producir imágenes transversales de las estructuras internas. La exploración por tomografía computarizada le permite al médico observar los huesos de manera detallada, lo que puede ayudar a identificar la ubicación de los fragmentos sueltos dentro de la articulación.

Tratamiento

El tratamiento de la osteocondritis disecante tiene como fin restaurar el funcionamiento normal de la articulación afectada y aliviar el dolor, así como reducir el riesgo de osteoartritis. No hay un único tratamiento que funcione para todos. En el caso de los niños cuyos huesos siguen creciendo, el defecto óseo puede sanar con un período de descanso y protección.

Terapia

Al comienzo, es probable que el médico recomiende tratamientos conservadores, que pueden incluir los siguientes:

  • Descansar la articulación. Evita actividades que generen tensión en la articulación, como saltar y correr, si la rodilla está afectada. Es posible que necesites utilizar muletas por un tiempo, en especial si el dolor te hace cojear. El médico también puede sugerir usar una férula, un yeso o un dispositivo de inmovilización para prevenir el movimiento la articulación por unas semanas.
  • Fisioterapia. La mayoría de las veces, esta terapia incluye ejercicios de amplitud del movimiento y estiramiento, y ejercicios de fortalecimiento para los músculos que le dan apoyo a la articulación involucrada. La fisioterapia también se recomienda normalmente después de una cirugía.

Cirugía

Si tienes un fragmento suelto en la articulación, si el área continúa afectada después de que los huesos dejaron de crecer, o si los tratamientos tradicionales no ayudan después de cuatro a seis meses, entonces podrías necesitar una cirugía. El tipo de cirugía dependerá del tamaño y etapa de la lesión, y de lo maduros que estén los huesos.

Preparación para la consulta

En primer lugar, podrías consultar con el médico de cabecera, quien te puede derivar a un médico especializado en medicina deportiva o cirugía ortopédica.

Lo que puedes hacer

  • Anota los síntomas y cuándo comenzaron.
  • Enumera tu información médica clave, incluido cualquier otro trastorno que tengas y los nombres de los medicamentos, las vitaminas o los suplementos que tomas.
  • Anota los accidentes y lesiones recientes que podrían haber dañado tu espalda.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañen. La persona que te acompañe podría ayudarte a recordar la información que te dé el médico.
  • Haz una lista de preguntas para hacerle a tu médico, esto te ayudará a aprovechar mejor el tiempo de la consulta.

Para la osteocondritis disecante, estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mi dolor de articulación?
  • ¿Existen otras causas posibles?
  • ¿Tengo que realizarme pruebas de diagnóstico?
  • ¿Qué tratamiento me recomienda?
  • Si me recomienda medicamentos, ¿cuáles son los posibles efectos secundarios?
  • ¿Durante cuánto tiempo tendré que tomar medicamentos?
  • ¿Soy un candidato para cirugía? ¿Por qué o por qué no?
  • ¿Existen restricciones que tengo que seguir?
  • ¿Qué medidas de cuidado personal puedo tomar?
  • ¿Qué puedo hacer para evitar que mis síntomas se repitan?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar de tu médico

Es probable que el médico te haga algunas preguntas, por ejemplo:

  • ¿Cuándo comenzaron tus síntomas?
  • ¿Tienes tumefacción en las articulaciones? ¿Se te bloquean o te fallan las articulaciones?
  • ¿Existe algo que haga que tus síntomas mejoren o empeoren?
  • ¿En qué medida te limita el dolor?
  • ¿Te has lesionado esa articulación? Si es así, ¿cuándo?
  • ¿Practicas deportes? Si es así, ¿cuáles?
  • ¿Qué tratamientos o medidas de cuidado personal has probado? ¿Hay algo que haya ayudado?
Jan. 15, 2019
  1. Maruyama M, et al. Diagnosis and treatment of osteochondritis dissecans of the humeral capitellum. Journal of Orthopaedic Science. 2018;23:213.
  2. Osteochondritis dissecans. American Academy of Orthopaedic Surgeons. https://orthoinfo.aaos.org/en/diseases--conditions/osteochondritis-dissecans. Accessed Aug. 6, 2018.
  3. Hergenroeder AC, et al. Osteochondritis dissecans (OCD): Clinical manifestations and diagnosis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Aug. 2, 2018.
  4. Osteochondritis dissecans. Genetic and Rare Diseases Information Center. https://rarediseases.info.nih.gov/diseases/12703/osteochondritis-dissecans. Accessed Aug. 7, 2018.
  5. Hergenroeder AC, et al. Management of osteochondritis dissecans (OCD). https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Aug. 2, 2018.
  6. A guide to safety for young athletes. American Academy of Orthopaedic Surgeons. https://orthoinfo.aaos.org/en/staying-healthy/a-guide-to-safety-for-young-athletes. Accessed Aug. 8, 2018.
  7. Laskowski ER (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Aug. 8, 2018.