Diagnósticos

El médico realizará una exploración física y redactará tu historia clínica. Para diagnosticar la enfermedad de Ménière se requiere:

  • Dos episodios de vértigo, cada uno con una duración de 20 minutos o más, pero que no se hayan extendido por más de 24 horas
  • Pérdida de la audición comprobada con una prueba de audición
  • Zumbido de oídos o sensación de inflamación del oído
  • Exclusión de otras causas conocidas de estos problemas

Evaluación de la audición

Una prueba de la audición (audiometría) evalúa con cuánta exactitud identificas sonidos con diferentes tonos y volúmenes, y con cuánta exactitud distingues las palabras que suenan parecido. Las personas que padecen la enfermedad de Ménière suelen tener problemas para escuchar las frecuencias bajas o las frecuencias altas y bajas combinadas con la audición normal en las frecuencias medias.

Evaluación del equilibrio

Entre los episodios de vértigo, el sentido del equilibrio vuelve a la normalidad en la mayoría de las personas que sufren la enfermedad de Ménière. Pero puedes sufrir algunos problemas constantes con el equilibrio.

Algunas de las pruebas que evalúan la función del oído interno son:

  • Videonistagmografía. Esta prueba examina la función del equilibrio mediante la evaluación del movimiento ocular. Los sensores relacionados con el equilibrio que se encuentran en el oído interno están conectados con los músculos que controlan el movimiento de los ojos. Esta conexión permite que muevas la cabeza mientras mantienes los ojos fijos en un punto.

    En una evaluación con videonistagmografía, se introducen en el canal auditivo agua fría y caliente o aire frío y caliente. Las mediciones de los movimientos oculares involuntarios como respuesta a los estímulos se realizan con un par de gafas de video especiales.

  • Análisis del sillón giratorio. Como la videonistagmografía, este estudio mide la función del oído interno de acuerdo con el movimiento ocular. Deberás sentarte en un sillón giratorio controlado por computadora, que estimulará tu oído interno.
  • Prueba de potenciales vestibulares miogénicos evocados. Esta prueba más novedosa parece muy prometedora, no solo para el diagnóstico sino también para el control de la enfermedad de Ménière. Muestra los cambios característicos en los oídos afectados de las personas con la enfermedad de Ménière.
  • Posturografía. Esta prueba computarizada revela en qué parte del sistema de equilibrio (visión, función del oído interno o sensaciones de la piel, los músculos, los tendones y las articulaciones) puedes tener mayor confianza y qué partes pueden causar problemas. Deberás colocarte un arnés de seguridad, pararte descalzo sobre una plataforma y mantener el equilibrio en diversas condiciones.
  • Prueba de impulso cefálico con video. Esta prueba más novedosa utiliza el video para medir las reacciones oculares a los movimientos abruptos. Mientras te concentras en un punto, girarán tu cabeza rápidamente y de manera imprevisible. Si quitas los ojos del objetivo cuando giran tu cabeza, entonces tienes reflejos anormales.
  • Electrococleografía. Esta prueba permite observar la respuesta del oído interno a los sonidos. Puede ayudar a determinar si existe una acumulación anormal de líquido en el oído interno, pero no es específico para la enfermedad de Ménière.

Pruebas para descartar otras afecciones

Los análisis de sangre y otros análisis pueden utilizarse para descartar trastornos que causan problemas similares a los de la enfermedad de Ménière, como un tumor en el cerebro o la esclerosis múltiple. También se puede utilizar una prueba de diagnóstico por imágenes, como una resonancia magnética.

Tratamientos

No existe una cura para la enfermedad de Ménière, pero sí una gran cantidad de tratamientos que pueden ayudar a reducir la gravedad y la frecuencia de los episodios de vértigo. No existe ningún tratamiento para la pérdida de la audición que se produce con la enfermedad de Ménière. Todos los tratamientos (algunos conservadores, otros agresivos) tienen como objetivo detener los episodios de vértigo.

Medicamentos para tratar el vértigo

El médico puede recetarte medicamentos que deberás tomar durante un episodio de vértigo para reducir la gravedad del ataque:

  • Los medicamentos para los mareos por movimiento, como meclizina o diazepam (Valium), pueden reducir la sensación de que todo da vueltas y ayudar a controlar las náuseas y los vómitos.
  • Los medicamentos contra las náuseas, como la prometazina, permiten controlar las náuseas y los vómitos durante un episodio de vértigo.

Uso de medicamentos a largo plazo

El médico puede recetarte un medicamento para reducir la retención de líquidos (diurético). A algunas personas, un diurético les ayuda a controlar la gravedad y la frecuencia de los síntomas de la enfermedad de Ménière. El diurético suele combinarse con la limitación de la ingesta alimentaria de sal.

Terapias y procedimientos no invasivos

Algunas personas que padecen la enfermedad de Ménière pueden beneficiarse con terapias y procedimientos no invasivos, como:

  • Rehabilitación. Si tienes problemas de equilibrio entre los episodios de vértigo, la terapia de rehabilitación vestibular puede mejorar tu equilibrio.
  • Audífono. Un audífono en el oído afectado por la enfermedad de Ménière podría mejorar la audición. El médico puede derivarte a un audiólogo para analizar qué opciones de audífonos serían las mejores para ti.
  • Dispositivo Meniett. Para los casos en que el vértigo resulta muy difícil de tratar, esta terapia consiste en la aplicación de presión en el oído medio para mejorar el intercambio de líquidos. Un dispositivo denominado «generador de impulsos Meniett» aplica impulsos de presión al canal auditivo a través de un tubo de ventilación.

    Puedes realizar el tratamiento en tu casa, generalmente, tres veces por día, durante cinco minutos cada vez. Los informes iniciales sobre el dispositivo Meniett muestran la mejora de los síntomas del vértigo, el zumbido de oídos y la presión vestibular, pero no se ha determinado su eficacia a largo plazo.

Si los tratamientos conservadores detallados anteriormente no funcionan, es posible que el médico te recomiende algunos de estos tratamientos más agresivos.

Inyecciones en el oído medio

Los medicamentos que se inyectan en el oído medio y que, a continuación, absorbe el oído interno pueden mejorar los síntomas del vértigo:

  • La gentamicina, un antibiótico que resulta tóxico para el oído interno, reduce la función del equilibrio del oído, por lo que el otro oído se hace cargo del equilibrio. El procedimiento, que puede realizarse en el consultorio del médico con anestesia local, suele reducir la frecuencia y la gravedad de los ataques de vértigo. Sin embargo, existe el riesgo de sufrir una mayor pérdida de la audición.
  • Los esteroides, como la dexametasona, también pueden ayudar a controlar los ataques de vértigo en algunas personas. Este procedimiento también puede realizarse con anestesia local aplicada por el médico. Si bien la dexametasona puede ser un poco menos eficaz que la gentamicina, la dexametasona tiene menos probabilidades de causar una pérdida de la audición posterior en comparación con la gentamicina.

Cirugía

Si los ataques de vértigo asociados con la enfermedad de Ménière son intensos y debilitantes, y los demás tratamientos no funcionan, la cirugía podría convertirse en una opción. Los procedimientos comprenden:

  • Procedimiento del saco endolinfático. El saco endolinfático interviene en la regulación de los niveles de líquido del oído interno. Estos procedimientos quirúrgicos pueden aliviar el vértigo mediante la disminución de la producción de líquido o mediante el aumento de la absorción de líquido.

    En la descompresión del saco endolinfático, se extrae una pequeña parte del hueso por encima del saco endolinfático. En algunos casos, este procedimiento se combina con la colocación de una derivación, un tubo que drena el exceso de líquido del oído interno.

  • Corte del nervio vestibular. Este procedimiento consiste en cortar el nervio que conecta los sensores del equilibrio y del movimiento del oído interno con el cerebro (nervio vestibular). Con este procedimiento, se suelen corregir problemas de vértigo al mismo tiempo que se pretende preservar la audición del oído afectado. Requiere anestesia general y una noche de estancia hospitalaria.
  • Laberintectomía. Por medio de este procedimiento, el cirujano extrae la parte del equilibrio del oído interno, de modo que elimina las funciones de equilibrio y de audición en el oído afectado. Este procedimiento se realiza solamente si ya tienes una pérdida total o prácticamente total de la audición en el oído afectado.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Modo de vida y remedios caseros

Existen ciertas tácticas de cuidado personal que pueden ayudar a reducir el impacto de la enfermedad de Ménière. Ten en cuenta los siguientes consejos para llevarlos a la práctica durante un episodio:

  • Siéntate o acuéstate cuando estés mareado. Durante un episodio de vértigo, evita las cosas que pueden empeorar tus signos y síntomas, como los movimientos repentinos, las luces brillantes, la televisión o la lectura.
  • Descansa durante y después de los ataques. No te apures por regresar a tus actividades habituales.
  • Ten en cuenta que puedes perder el equilibrio. Las caídas pueden causar lesiones graves. Utiliza una buena iluminación si te levantas por la noche. Considera caminar con bastón para lograr una mejor estabilidad, si tienes problemas de equilibrio crónicos.
  • Evita conducir un auto u operar máquinas pesadas si tienes episodios de vértigo frecuentes. Si lo haces, puedes provocar un accidente y lesionarte.

Cambios en el estilo de vida

La sal y el estrés pueden afectar a la audición y al equilibrio. Para evitar desencadenar un ataque de vértigo, intenta lo siguiente.

  • Limita el consumo de sal. Consumir comidas y bebidas con alto contenido de sal puede aumentar la retención de líquido. Intenta no superar la ingesta de 1500 a 2000 miligramos de sodio por día y divide tu consumo de sal de manera equitativa a lo largo de todo el día.
  • Controla el estrés. El control del estrés puede reducir la gravedad de los síntomas y ayudarte a enfrentar la enfermedad de Ménière. La psicoterapia puede ayudarte a identificar los factores de estrés y a desarrollar estrategias para enfrentar tu afección.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

La enfermedad de Ménière puede afectar la vida social, la productividad y la calidad de vida en general. Aprende todo lo que puedas sobre tu enfermedad. Habla con personas que tengan la misma enfermedad, como por ejemplo en un grupo de apoyo. Los miembros del grupo pueden brindarte información, recursos, apoyo y estrategias de afrontamiento. Pregúntale al médico o al terapeuta acerca de grupos en tu zona o busca información en la Asociación de Trastornos Vestibulares.

Preparación para la consulta

Es probable que primero veas a tu médico de cabecera. Es posible que te derive a un especialista en oído, nariz y garganta (otorrinolaringólogo), a un especialista en audición (audiólogo) o a un médico que se especializa en el sistema nervioso (neurólogo).

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

Cuando programes la consulta, pregunta si hay algo que debas hacer con anticipación, como estar en ayunas antes de una prueba. Prepara una lista de lo siguiente:

  • Tus síntomas, especialmente los que tengas durante un episodio, cuánto duran y con qué frecuencia ocurren
  • Información personal más importante, como los factores de estrés principales, los cambios recientes en tu vida y los antecedentes médicos familiares
  • Todos los medicamentos, las vitaminas o los suplementos que tomas y también las dosis
  • Preguntas para hacerle al médico

Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe, para que te ayude a recordar la información que recibas.

Para la enfermedad de Ménière, estas son algunas de las preguntas básicas que le puedes hacer al médico:

  • ¿Qué puede estar provocando mis síntomas?
  • ¿Cuáles son otras causas posibles de mis síntomas?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Esta enfermedad suele ser temporal o crónica?
  • ¿Cuál es la mejor forma de proceder?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque que sugieres?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos de manera conjunta?
  • ¿Hay alguna restricción que deba seguir?
  • ¿Debería consultar a un especialista?
  • ¿Hay folletos u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas, por ejemplo:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Con qué frecuencia se manifiestan?
  • ¿Cuán intensos son y cuánto duran?
  • ¿Existe algo que, al parecer, los desencadene?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?
  • ¿Tuviste problemas en el oído anteriormente? ¿Hay alguien en tu familia que tiene antecedentes de problemas del oído interno?
Nov. 26, 2015
References
  1. Dinces EA, et al. Meniere disease (Enfermedad de Ménière). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 3 de octubre de 2015.
  2. Meniere's disease (Enfermedad de Ménière). American Academy of Otolaryngology — Head and Neck Surgery (Academia Americana de Otorrinolaringología: cirugía de cabeza y cuello). http://www.entnet.org/content/menieres-disease. Último acceso: 3 de octubre de 2015.
  3. AskMayoExpert. Recurrent vertigo (Vértigo recurrente). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2015.
  4. Foster CA. Optimal management of Meniere's disease (Tratamiento óptimo de la enfermedad de Ménière). Therapeutics and Clinical Risk Management (Terapéutica y control de los riesgos clínicos). 2015;11:301.
  5. Meniere's disease (Enfermedad de Ménière). Vestibular Disorders Association (Asociación de Trastornos Vestibulares). http://vestibular.org/menieres-disease. Último acceso: 3 de octubre de 2015.
  6. Neff BA, et al. Auditory and vestibular symptoms and chronic subjective dizziness in patients with Meniere's disease, vestibular migraine, and Meniere's disease with concomitant vestibular migraine (Síntomas auditivos y vestibulares y mareos subjetivos crónicos en pacientes con enfermedad de Ménière, migraña vestibular y enfermedad de Ménière con migraña vestibular concomitante). Otology & Neurotology (Otología y Neurotología). 2012;33:1235.
  7. Bisdorff AR, et al. Overview of the international classification of vestibular disorders (Descripción general de la clasificación internacional de los trastornos vestibulares). Neurological Clinics (Clínicas Neurológicas). 2015;33:514.
  8. Furman JM, et al. Evaluation of the patient with vertigo (Evaluación del paciente con vértigo). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 5 de octubre de 2015.
  9. Ferrarro JA, et al. Electrocochleography in the evaluation of patients with Maniere's disease/endolymphatic hydrops (Electrococleografía en la evaluación de pacientes con la enfermedad de Ménière/edema endolinfático). Journal of the American Academy of Audiology (Revista de la Academia Estadounidense de Audiología). 2006;17:45.