Descripción general

El hígado es un órgano del tamaño de una pelota de fútbol americano ubicado justo debajo de la caja torácica, del lado derecho del abdomen. El hígado es esencial para digerir los alimentos y eliminar las sustancias tóxicas del organismo.

La enfermedad hepática puede ser hereditaria (genética) o causada por diferentes factores que dañan el hígado, como los virus y el consumo de alcohol. La obesidad también se asocia con el daño hepático. Con el tiempo, el daño hepático provoca cicatrización (cirrosis) que puede producir insuficiencia hepática, un trastorno que pone en riesgo la vida.

Síntomas

Los signos y síntomas de la enfermedad hepática comprenden:

  • Color amarillento en la piel y los ojos (ictericia)
  • Hinchazón y dolor abdominal
  • Hinchazón en las piernas y en los tobillos
  • Picazón en la piel
  • Orina de color oscuro
  • Heces de color pálido, o heces con sangre o de color alquitrán
  • Fatiga crónica
  • Náuseas o vómitos
  • Pérdida de apetito
  • Tendencia a formar hematomas con facilidad

Cuándo consultar al médico

Pide una consulta con el médico si tienes síntomas o signos persistentes que te preocupen. Busca atención médica inmediata si tienes un dolor abdominal tan intenso que no puedes quedarte quieto.

Causas

La enfermedad hepática tiene muchas causas.

Infección

Los parásitos y los virus pueden afectar el hígado, y esto provoca una inflamación que disminuye la función hepática. Los virus que causan lesión hepática pueden transmitirse a través de la sangre o el semen, el agua o los alimentos contaminados o por el contacto estrecho con una persona que está infectada. Los tipos más frecuentes de infección hepática son los virus de la hepatitis, y comprenden:

  • Hepatitis A
  • Hepatitis B
  • Hepatitis C

Anomalía en el sistema inmunitario

Las enfermedades en las cuales el sistema inmunitario ataca ciertas partes del cuerpo (autoinmunitarias) pueden afectar el hígado. Los ejemplos de enfermedades hepáticas autoinmunitarias comprenden:

  • Hepatitis autoinmune
  • Cirrosis biliar primaria
  • Colangitis esclerosante primaria

Genética

Un gen anormal heredado de uno o ambos padres puede hacer que varias sustancias se acumulen en el hígado, y esto provoca daño hepático. Las enfermedades hepáticas genéticas comprenden:

  • Hemocromatosis
  • Hiperoxaluria y oxalosis
  • Enfermedad de Wilson

Cáncer y otros tumores

Por ejemplo:

  • Cáncer de hígado
  • Cáncer de vías biliares
  • Adenoma hepático

Otras enfermedades

Otras causas frecuentes de la enfermedad hepática son:

  • Abuso crónico de alcohol
  • Acumulación de grasa en el hígado (enfermedad por hígado graso no alcohólico)

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de enfermedad hepática son:

  • Consumo excesivo de alcohol
  • Inyección de drogas con jeringas compartidas
  • Tatuajes o piercings en el cuerpo
  • Transfusión de sangre antes de 1992
  • Exposición a la sangre y a líquidos corporales de otras personas
  • Relaciones sexuales sin protección
  • Exposición a ciertos productos químicos o toxinas
  • Diabetes
  • Obesidad
  • Niveles altos de triglicéridos en la sangre

Complicaciones

Las complicaciones de la enfermedad hepática son variables, dependiendo de la causa de los problemas hepáticos. Las enfermedades hepáticas sin tratar pueden avanzar y convertirse en insuficiencia hepática, una enfermedad que pone en riesgo la vida.

Prevención

Cómo prevenir la enfermedad hepática:

  • Bebe alcohol con moderación. Para los adultos saludables, esto significa hasta una copa por día para las mujeres de todas las edades y para los hombres mayores de 65 años, y hasta dos copas por día para los hombres menores de 65 años. Beber mucho o demasiado (alto riesgo) se define como más de tres copas en un día o más de siete copas por semana para las mujeres y los hombres de más de 65 años, y más de cuatro copas en un día o más de 14 copas por semana para los hombres menores de 65 años.
  • Evita las conductas de riesgo. Si consumes drogas intravenosas ilegales, busca ayuda y no compartas las agujas que usas para inyectarte las drogas. Utiliza un preservativo durante las relaciones sexuales. Si te haces tatuajes o piercings en el cuerpo, elige bien el local; sobre todo la limpieza y las medidas de seguridad.
  • Vacúnate. Si tienes mayor riesgo de contraer hepatitis o si ya estuviste infectado con cualquier tipo de virus de la hepatitis, habla con el médico acerca de vacunarte contra la hepatitis A y la hepatitis B.
  • Usa los medicamentos con prudencia. Toma los medicamentos recetados y de venta libre solo cuando los necesites y en las dosis recomendadas. No mezcles los medicamentos con el alcohol. Consulta con el médico antes de mezclar suplementos de hierbas o medicamentos recetados o de venta libre.
  • Evita el contacto con la sangre u otros líquidos corporales de otras personas. Los virus de la hepatitis se pueden contagiar por pinchazos accidentales de agujas o por la limpieza inadecuada de la sangre u otros líquidos corporales.
  • Ten cuidado con los aerosoles. Asegúrate de que la habitación esté ventilada y ponte una máscara cuando rocíes insecticidas, fungicidas, pintura u otros productos químicos tóxicos. Sigue siempre las recomendaciones del fabricante.
  • Protege la piel. Cuando uses insecticidas y otros productos químicos tóxicos, ponte guantes, mangas largas, sombrero y máscara.
  • Mantén un peso saludable. La obesidad puede producir enfermedad por hígado graso no alcohólico.

Enfermedad hepática care at Mayo Clinic

July 15, 2014
References
  1. Curry MP, et al. Hepatomegaly: Differential diagnosis and evaluation (Hepatomegalia: diagnóstico diferencial y evaluación). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 25 de marzo de 2014.
  2. Goldman L, et al. Goldman’s Cecil Medicine (Medicina de Cecil-Goldman). 24.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2012. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 25 de marzo de 2014.
  3. AskMayoExpert. When should cirrhosis be suspected? (¿Cuándo se debería sospechar que es un caso de cirrosis?). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2013.
  4. Friedman LS. Approach to the patient with abnormal liver biochemical and function tests (Enfoque para el paciente con análisis bioquímicos y funcionales del hígado anormales). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 25 de marzo de 2014.
  5. Woreta TA, et al. Evaluation of abnormal liver tests (Evaluación de las pruebas hepáticas anormales). Medical Clinics of North America (Clínicas Médicas de Norteamérica). 2014;98:1.
  6. AskMayoExpert. ¿Qué es la elastografía por resonancia magnética y cuáles son las indicaciones para dicho examen? Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2013.
  7. Feldman M, et al. Sleisenger & Fordtran’s Gastrointestinal and Liver Disease: Pathophysiology, Diagnosis, Management (Enfermedades gastrointestinales y hepáticas de Sleisenger y Fordtran: fisiopatología, diagnóstico y tratamiento). 9.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2010. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 25 de marzo de 2014.
  8. Larson AM. Hepatotoxicity due to herbal medications and dietary supplements (Hepatotoxicidad debido a medicamentos a base de hierbas y suplementos dietéticos). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 25 de marzo de 2014.
  9. Viral hepatitis: A through E and beyond (Hepatitis viral: de la A a la E, y más). National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales). http://digestive.niddk.nih.gov/ddiseases/pubs/viralhepatitis/index.aspx. Último acceso: 25 de marzo de 2014.