Descripción general

Un hematoma intracraneal es una acumulación de sangre dentro del cráneo, causada, con mayor frecuencia, por una rotura de un vaso sanguíneo en el cerebro o por un traumatismo, como un accidente automovilístico o una caída. La acumulación de sangre puede encontrarse dentro del tejido cerebral o debajo del cráneo, y ejerce presión contra el cerebro.

Aunque algunas lesiones en la cabeza —como una que provoca solo un breve lapso de pérdida del conocimiento (conmoción)— pueden ser leves, un hematoma intracraneal puede poner en riesgo la vida. Generalmente, requiere tratamiento de inmediato que suele ser una cirugía para extraer la sangre.

Síntomas

Es posible que presentes los signos y síntomas de un hematoma intracraneal justo después de golpearte la cabeza o que demoren semanas o más tiempo en aparecer. Tal vez, te sientas bien después de una lesión en la cabeza, período llamado «intervalo lúcido».

Sin embargo, con el tiempo, la presión en el cerebro aumenta, lo cual ocasiona todos o algunos de los siguientes signos y síntomas:

  • Dolor de cabeza que empeora
  • Vómitos
  • Somnolencia y pérdida progresiva del conocimiento
  • Mareos
  • Confusión
  • Pupilas de tamaño desigual
  • Balbuceo

A medida que fluye más sangre al cerebro o al espacio entre el cerebro y el cráneo, pueden manifestarse otros signos y síntomas, como los siguientes:

  • Letargo
  • Convulsiones
  • Inconsciencia

Cuándo consultar al médico

Un hematoma intracraneal puede poner en riesgo la vida, por lo que requiere un tratamiento de urgencia.

Busca atención médica inmediata después de un golpe en la cabeza si te sucede lo siguiente:

  • Pierdes el conocimiento
  • Tienes dolores de cabeza persistentes
  • Tienes problemas, como vómitos, debilidad, visión borrosa, inestabilidad

Si los signos y síntomas no son evidentes inmediatamente después de un golpe en la cabeza, observa si presentas cambios físicos, mentales y emocionales. Por ejemplo, si alguien aparenta estar bien después de un golpe en la cabeza y puede hablar, pero posteriormente pierde la conciencia, busca atención médica inmediata.

Además, aun si te sientes bien, pídele a alguien que te vigile. Perder la memoria después de sufrir un golpe en la cabeza puede hacer que olvides el golpe. Es más probable que otra persona reconozca los signos de advertencia y consiga atención médica.

Causas

Una lesión en la cabeza, que generalmente ocurre por un accidente en automóvil o bicicleta, una caída, una agresión física y practicar deportes, es la causa más frecuente del sangrado intracraneal (hemorragia).

Si eres un adulto mayor, en especial, si tomas un anticoagulante o medicamentos antiplaquetarios, como aspirina, incluso un traumatismo craneal leve puede provocar un hematoma.

Es posible que tengas una lesión grave aun si no hay ninguna herida abierta, hematoma u otro daño evidente.

Existen tres categorías de hematomas: hematoma subdural, hematoma epidural y hematoma intraparenquimatoso.

Hematoma subdural

Ocurre cuando los vasos sanguíneos (por lo general, las venas) sufren una rotura entre el cerebro y la parte externa de las tres capas de membrana que recubren el cerebro (duramadre). La sangre que se filtra forma un hematoma que presiona el tejido cerebral. El agrandamiento de un hematoma puede provocar la pérdida del conocimiento gradual y, tal vez, la muerte.

Existen tres tipos de hematomas subdurales:

  • Agudo. Es el tipo más peligroso y suele producirse a causa de una lesión grave en la cabeza, cuyos signos y síntomas, a menudo, aparecen de inmediato.
  • Subagudo. Los signos y síntomas demoran en manifestarse, a veces días o semanas después de la lesión.
  • Crónico. Este tipo de hematoma, que es la consecuencia de lesiones menos graves en la cabeza, puede provocar un sangrado más lento, y los síntomas pueden demorar semanas e, incluso, meses en aparecer. Es posible que no recuerdes haberte lastimado la cabeza. Por ejemplo, golpearse la cabeza al entrar en el auto puede provocar sangrado, en especial, si tomas anticoagulantes.

Los tres tipos de hematomas requieren atención médica en cuanto aparecen los signos y síntomas a fin de prevenir el daño cerebral permanente.

El riesgo de tener un hematoma subdural aumenta a medida que envejeces. El riesgo también es mayor para las personas que:

  • Toman aspirina u otro medicamento anticoagulante a diario
  • Toman alcohol en exceso

Hematoma epidural

Este hematoma, también llamado «hematoma extradural», se produce cuando un vaso sanguíneo, generalmente una arteria, sufre una rotura entre la superficie externa de la duramadre y el cráneo. Entonces, la sangre se filtra entre la duramadre y el cráneo, y forma una masa que presiona el tejido cerebral. La causa más frecuente de un hematoma epidural es un traumatismo.

Algunas personas que sufren este tipo de lesión permanecen conscientes, pero la mayoría entra en un estado de somnolencia o de coma desde el momento del traumatismo. Un hematoma epidural que afecta una arteria del cerebro puede ser mortal si no se trata de inmediato.

Hematoma intraparenquimatoso

Este tipo de hematoma, también conocido como «hematoma intracerebral», se produce cuando se acumula sangre en el cerebro. Puede aparecer por diversas causas, entre ellas, un traumatismo, la rotura de un aneurisma, una malformación vascular, presión arterial alta y un tumor. Además, hay enfermedades que pueden provocar una filtración espontánea de sangre en el cerebro. Un traumatismo en la cabeza puede causar varios hematomas intraparenquimatosos graves.

Prevención

Para evitar o minimizar lesiones en la cabeza:

  • Usa un casco y asegúrate de que tus hijos usen casco. Usa un casco adecuado y bien colocado cuando practiques deportes de contacto, ciclismo, motociclismo, esquí, equitación, patín, patineta, snowboard o cualquier actividad que pudiera ocasionar una lesión en la cabeza.
  • Ajusta tu cinturón de seguridad y asegúrate de que tus hijos también lo tengan ajustado. Hazlo cada vez que conduzcas o viajes en automóvil.
  • Protege a los niños pequeños. Usa siempre asientos para automóvil apropiados, acolcha las encimeras y los bordes de las mesas, bloquea las escaleras, asegura los muebles o aparatos pesados a la pared para que no se caigan, y evita que los niños se trepen a objetos inseguros o inestables.

July 13, 2017
References
  1. Traumatic brain injury: Hope through research (Lesión cerebral traumática: esperanzas a través de la investigación). Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (National Institute of Neurological Disorders and Stroke). https://www.ninds.nih.gov/Disorders/Patient-Caregiver-Education/Hope-Through-Research/Traumatic-Brain-Injury-Hope-Through. Último acceso: 23 de marzo de 2017.
  2. Traumatic brain injury (Lesión cerebral traumática). Merck Manual Professional Version (Versión para profesionales del Manual Merck). http://www.merckmanuals.com/professional/injuries-poisoning/traumatic-brain-injury-tbi/traumatic-brain-injury. Último acceso: 26 de marzo de 2017.
  3. McBride W. Subdural hematoma in adults: Etiology, clinical features, and diagnosis (Hematomas subdurales en adultos: etiología, características clínicas y diagnóstico). https://www.uptodate.com/home. Último acceso: 23 de marzo de 2017.
  4. McBride W. Subdural hematoma in adults: Prognosis and management (Hematomas subdurales en adultos: pronóstico y tratamiento). https://www.uptodate.com/home. Último acceso: 23 de marzo de 2017.
  5. Karibe H, et al. Surgical management of traumatic acute subdural hematoma in adults: A review (Tratamiento quirúrgico de hematomas subdurales agudos traumáticos en adultos: revisión). Neurologia Medico-Chirurgica. 2014;54:887.
  6. McBride W. Intracranial epidural hematoma in adults (Hematoma epidural intracraneal en adultos). https://www.uptodate.com/home. Último acceso: 23 de marzo de 2017.
  7. Naidech A. Intracranial hemorrhage (Hemorragia intracraneal). American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine (Revista Estadounidense de Medicina Respiratoria y de Cuidados Críticos). 2011;184:998.