La infección por Hepatitis B es causada por el virus de la hepatitis B (VHB) El virus se transmite de persona a persona a través de la sangre, semen u otros líquidos corporales.

Las formas frecuentes de transmisión del virus de la hepatitis B son:

  • Contacto sexual. Puedes infectarte si tienes relaciones sexuales sin protección con una pareja infectada cuya sangre, saliva, semen o secreciones vaginales ingresan a tu cuerpo.
  • Por compartir agujas. El virus de la hepatitis B se transmite fácilmente a través de agujas y jeringas contaminadas con sangre infectada. Compartir parafernalia de drogas intravenosas te pone en riesgo de contagiarte hepatitis B.
  • Pinchazos accidentales de aguja. La hepatitis B es una preocupación para los trabajadores del cuidado de la salud y para todos los que están en contacto con sangre humana.
  • De madre a hijo. Las mujeres embarazadas infectadas con el virus de la hepatitis B pueden transmitirles el virus a sus bebés durante el parto. Sin embargo, es posible vacunar al recién nacido para evitar que se infecte en casi todos los casos. Consulta con tu médico sobre el análisis para detección de hepatitis B si estás embarazada o quieres estarlo.

Hepatitis B aguda frente a crónica

La infección por hepatitis B puede ser pasajera (aguda) o duradera (crónica).

  • La infección por hepatitis B aguda dura menos de seis meses. Es probable que tu sistema inmunitario pueda eliminar la hepatitis B aguda de tu cuerpo y que te recuperes totalmente en unos pocos meses. La mayoría de las personas que contraen la hepatitis B de adultos tienen una infección aguda, pero puede transformarse en una infección crónica.
  • La infección de hepatitis B crónica dura seis meses o más. Cuando tu sistema inmunitario no puede darle batalla a la infección aguda, la infección por hepatitis B puede durar toda la vida, y es posible que genere enfermedades graves como la cirrosis y el cáncer de hígado.

    Cuanto más joven contraigas la hepatitis B (en especial los recién nacidos o los niños menores de 5 años), mayor es el riesgo de que tu enfermedad se haga crónica. La infección crónica puede pasar inadvertida por décadas hasta que la persona se enferme gravemente por alguna enfermedad hepática.

Aug. 29, 2014