Descripción general

Un ataque cardíaco se produce cuando se bloquea el flujo sanguíneo al corazón, muy a menudo, por una acumulación de grasa, colesterol y otras sustancias, que forman una placa en las arterias que alimentan el corazón (arterias coronarias). La interrupción del flujo sanguíneo puede dañar o destruir una parte del músculo del corazón.

Un ataque cardíaco, también conocido como «infarto de miocardio», puede ser mortal, pero el tratamiento ha mejorado drásticamente con los años. Es fundamental llamar al 911 o buscar atención médica de urgencia si crees que tienes un ataque cardíaco.

Síntomas

Algunos de los signos y síntomas frecuentes de los ataques cardíacos son los siguientes:

  • Presión, opresión, dolor, o sensación de compresión o dolor en el pecho o en los brazos, que puede propagarse hacia el cuello, la mandíbula o la espalda
  • Náuseas, indigestión, ardor de estómago o dolor abdominal
  • Falta de aire
  • Sudor frío
  • Fatiga
  • Aturdimiento o mareos repentinos

Los síntomas del ataque cardíaco pueden variar

No todas las personas que tienen ataques cardíacos presentan los mismos síntomas ni la misma gravedad de los síntomas. Mientras que algunas personas tienen dolores leves, otras sienten dolores más intensos. Algunas personas no tienen síntomas, y, en el caso de otras, el primer signo puede ser un paro cardíaco repentino. Sin embargo, cuantos más signos y síntomas presentes, mayor será la probabilidad de que estés teniendo un ataque cardíaco.

Algunos ataques cardíacos aparecen de repente, pero muchas personas tienen signos y síntomas de advertencia con una anticipación de horas, días o semanas. La primera advertencia puede ser un dolor de pecho recurrente (angina de pecho) que se desencadena por un esfuerzo y se alivia con el descanso. Una disminución temporal del flujo sanguíneo en el corazón provoca la angina de pecho.

Un ataque cardíaco se diferencia de la afección en la que el corazón se detiene de repente (un paro cardíaco repentino, el cual ocurre cuando una alteración eléctrica interrumpe la acción de bombeo del corazón y provoca que deje de circular sangre hacia el resto del cuerpo). Un ataque cardíaco puede ocasionar un paro cardíaco, pero no es la única causa.

Cuándo consultar al médico

Actúa de inmediato. Algunas personas esperan demasiado porque no reconocen los signos y síntomas importantes. Toma estas medidas:

  • Llama al servicio de emergencias médicas. Si sospechas que estás teniendo un ataque cardíaco, no dudes. Llama de inmediato al 911 o al número local de emergencias. Si no puedes acceder a los servicios médicos de emergencia, pídele a alguien que te lleve al hospital más cercano.

    Conduce tú mismo solo si no hay otra opción. Dado que tu afección puede empeorar, si conduces, te pones en riesgo a ti y a los demás.

  • Toma nitroglicerina si te la recetó el médico. Tómala como te lo indicaron mientras esperas la ayuda de emergencia.
  • Toma aspirina si así te lo recomendaron. Tomar aspirina durante un ataque cardíaco puede reducir el daño al corazón, ya que ayuda a impedir que la sangre se coagule.

    No obstante, la aspirina puede interactuar con otros medicamentos, así que no tomes aspirina a menos que el médico o el personal médico de emergencia te lo recomienden. No demores en llamar al 911 para tomar la aspirina. Primero, solicita ayuda de emergencia.

Qué hacer si ves que alguien está teniendo un ataque cardíaco

Si encuentras que alguien está inconsciente, primero llama a un servicio de emergencias médicas. Luego, comienza a realizar reanimación cardiopulmonar (RCP) para mantener el flujo sanguíneo. Presiona rápido y con fuerza el pecho de la persona, a un ritmo relativamente rápido: entre 100 y 120 compresiones por minuto. No es necesario controlar las vías respiratorias de la persona ni darle respiración boca a boca a menos que estés entrenado en reanimación cardiopulmonar.

Heart attack symptoms vary

Not all people who have heart attacks have the same symptoms or have the same severity of symptoms. Some people have mild pain; others have more severe pain. Some people have no symptoms; for others, the first sign may be sudden cardiac arrest. However, the more signs and symptoms you have, the greater the likelihood you're having a heart attack.

Some heart attacks strike suddenly, but many people have warning signs and symptoms hours, days or weeks in advance. The earliest warning might be recurrent chest pain or pressure (angina) that's triggered by exertion and relieved by rest. Angina is caused by a temporary decrease in blood flow to the heart.

When to see a doctor

Act immediately. Some people wait too long because they don't recognize the important signs and symptoms. Take these steps:

  • Call for emergency medical help. If you suspect you're having a heart attack, don't hesitate. Immediately call 911 or your local emergency number. If you don't have access to emergency medical services, have someone drive you to the nearest hospital.

    Drive yourself only if there are no other options. Because your condition can worsen, driving yourself puts you and others at risk.

  • Take nitroglycerin, if prescribed to you by a doctor. Take it as instructed while awaiting emergency help.
  • Take aspirin, if recommended. Taking aspirin during a heart attack could reduce heart damage by helping to keep your blood from clotting.

    Aspirin can interact with other medications, however, so don't take an aspirin unless your doctor or emergency medical personnel recommend it. Don't delay calling 911 to take an aspirin. Call for emergency help first.

What to do if you see someone who might be having a heart attack

If you see someone who's unconscious and you believe is having a heart attack, first call for emergency medical help. Then check if the person is breathing and has a pulse. If the person isn't breathing or you don't find a pulse, only then should you begin CPR to keep blood flowing.

Push hard and fast on the person's chest in a fairly rapid rhythm — about 100 to 120 compressions a minute.

If you haven't been trained in CPR, doctors recommend performing only chest compressions. If you have been trained in CPR, you can go on to opening the airway and rescue breathing.

Causas

Los ataques cardíacos se producen cuando una o más de las arterias coronarias se obstruyen. Con el paso del tiempo, las arterias coronarias se pueden estrechar debido a la acumulación de diversas sustancias, como el colesterol (ateroesclerosis). Esta afección, que se conoce como «enfermedad de las arterias coronarias», provoca la mayoría de los ataques cardíacos.

Durante un ataque cardíaco, una de estas placas se puede romper y derramar colesterol y otras sustancias en el torrente sanguíneo. Se forma un coágulo sanguíneo en el lugar de la rotura. Si el coágulo es grande, puede obstruir por completo el flujo de sangre en la arteria coronaria.

Otra causa de ataques cardíacos es el espasmo de una arteria coronaria que interrumpe el flujo de sangre a una parte del músculo cardíaco. El consumo de tabaco o drogas ilegales, como la cocaína, puede provocar un espasmo que puede poner en riesgo la vida. También se puede producir un ataque cardíaco debido a un desgarro en una arteria del corazón (disección espontánea de arterias coronarias).

Factores de riesgo

Algunos factores contribuyen a la acumulación de depósitos de grasa no deseada (ateroesclerosis) que estrecha las arterias en todo el cuerpo. Puedes mejorar o eliminar varios de estos factores de riesgo para reducir las posibilidades de sufrir un primer ataque cardíaco u otros posteriores.

Algunos de los factores de riesgo de un ataque cardíaco son los siguientes:

  • Edad. Los hombres de 45 años o más y las mujeres de 55 años o más tienen una mayor probabilidad de tener un ataque cardíaco que los hombres y las mujeres más jóvenes.
  • Consumo de tabaco. Fumar y la exposición por largo tiempo al tabaquismo pasivo aumentan el riesgo de sufrir un ataque cardíaco.
  • Presión arterial alta. Con el tiempo, la presión arterial alta pude dañar las arterias que nutren el corazón al acelerar la ateroesclerosis. Cuando la presión arterial alta se da junto con obesidad, consumo de tabaco, colesterol alto o diabetes, aumenta aún más el riesgo.
  • Niveles altos de colesterol o triglicéridos en sangre. Es muy probable que un nivel alto de colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL, el colesterol «malo») estreche las arterias. Un nivel alto de triglicéridos, un tipo de grasa que se encuentra en la sangre y que proviene de la dieta, también aumenta el riesgo de un ataque cardíaco. Sin embargo, un nivel alto de colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL, el colesterol «bueno») reduce el riesgo de sufrir un ataque cardíaco.
  • Diabetes. La insulina, una hormona secretada por el páncreas, permite que el cuerpo utilice la glucosa, un tipo de azúcar. Tener diabetes (no producir suficiente insulina o no responder a la insulina de manera adecuada) provoca que los niveles de azúcar en sangre del cuerpo aumenten. La diabetes, en especial cuando no está controlada, incrementa el riesgo de un ataque cardíaco.
  • Antecedentes familiares de ataques cardíacos. Si tus hermanos, padres o abuelos han tenido ataques cardíacos a una temprana edad (antes de los 55 años en los hombres y de los 65 años en las mujeres), puedes tener un mayor riesgo.
  • Falta de actividad física. Un estilo de vida inactivo contribuye a tener un nivel alto de colesterol en sangre y obesidad. Las personas que hacen ejercicios aeróbicos con regularidad tienen un estado cardiovascular mejor, lo que disminuye el riesgo general de sufrir un ataque cardíaco. El ejercicio también es beneficioso para reducir la presión arterial alta.
  • Obesidad. La obesidad está relacionada con el nivel alto de colesterol en sangre, el nivel alto de triglicéridos, la presión arterial alta y la diabetes. Sin embargo, bajar simplemente un 10 por ciento del peso corporal puede reducir el riesgo.
  • Estrés. Es posible que respondas al estrés de maneras que pueden aumentar el riesgo de tener un ataque cardíaco.
  • Consumo de drogas ilegales. Usar drogas estimulantes, como la cocaína o las anfetaminas, puede provocar un espasmo de las arterias coronarias y causar un ataque cardíaco.
  • Antecedentes de preeclampsia. Esta afección causa presión arterial alta durante el embarazo y aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas de por vida.
  • Antecedentes de enfermedades autoinmunitarias, como artritis reumatoide o lupus. Las afecciones como la artritis reumatoide, el lupus y otras enfermedades autoinmunitarias pueden aumentar el riesgo de tener un ataque cardíaco.

Complicaciones

Las complicaciones suelen estar relacionadas con el daño sufrido por el corazón durante un ataque cardíaco. El daño puede causar:

  • Ritmos cardíacos anormales (arritmias). Pueden producirse «cortocircuitos» eléctricos, que provocan ritmos cardíacos anormales, que a veces pueden ser graves y hasta mortales.
  • Insuficiencia cardíaca. Es posible que un ataque dañe tanto tejido cardíaco que el músculo cardíaco restante no pueda bombear adecuadamente la sangre hacia afuera del corazón. La insuficiencia cardíaca puede ser temporal o una afección crónica como resultado de un daño extenso y permanente al corazón.
  • Rotura de tejidos cardíacos. Es posible que las áreas debilitadas del músculo cardíaco se rompan, lo cual produce un hueco en una parte del corazón. Esta rotura suele ser mortal.
  • Problemas en las válvulas. Las válvulas del corazón dañadas durante un ataque cardíaco suelen presentar problemas graves de filtraciones.

Prevención

Nunca es tarde para tomar medidas para prevenir un ataque cardíaco, incluso si ya has sufrido uno. A continuación te ofrecemos formas de prevenir un ataque cardíaco.

  • Medicamentos. Tomar medicamentos puede reducir el riesgo de sufrir ataques cardíacos subsiguientes, así como ayudar a que el corazón dañado funcione mejor. Continúa tomando los medicamentos que te indique el médico, y pregúntale con qué frecuencia tienes que controlarte.
  • Factores relacionados con el estilo de vida. Ya conoces las reglas: mantén un peso saludable con una dieta saludable para el corazón, no fumes, haz ejercicio regularmente y controla el estrés y las afecciones que pueden provocar un ataque cardíaco, como la presión arterial alta, el colesterol alto y la diabetes.

Experiencia en Mayo Clinic e historias de pacientes

Nuestros pacientes nos informan que la calidad de sus interacciones, nuestra atención al detalle y la eficiencia de sus visitas constituyen un cuidado de la salud que nunca antes habían experimentado. Mira las historias de pacientes satisfechos de Mayo Clinic.

Feb. 24, 2018
References
  1. What is a heart attack? National Heart, Lung, and Blood Institute. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/heartattack/printall-index.html. Accessed Sept. 12, 2014.
  2. Reeder GS, et al. Criteria for the diagnosis of acute myocardial infarction. http://www.uptodate.com/home. Accessed Sept. 12, 2014.
  3. Heart attack answers and questions. American Heart Association. http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/HeartAttack/Heart-Attack_UCM_001092_SubHomePage.jsp. Accessed Sept. 12, 2014.
  4. 2014 Hands-Only CPR fact sheet. American Heart Association. http://www.heart.org/HEARTORG/CPRAndECC/HandsOnlyCPR/Hands-Only-CPR_UCM_440559_SubHomePage.jsp. Accessed Sept. 14, 2014.
  5. Lifestyle changes for heart attack prevention. American Heart Association. http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/HeartAttack/PreventionTreatmentofHeartAttack/Lifestyle-Changes-for-Heart-Attack-Prevention_UCM_303934_Article.jsp. Accessed Sept. 14, 2014.
  6. Crawford MH, ed. Current Diagnosis & Treatment: Cardiology. 3rd ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2009. http://www.accessmedicine.com/resourceTOC.aspx?resourceID=8. Accessed Sept. 14, 2014.
  7. Pahlm O, et al. Multimodal Cardiovascular Imaging: Principles and Clinical Applications. New York, NY: McGraw-Hill; 2011. http://accessmedicine.mhmedical.com/content.aspx?bookid=382&Sectionid=40663674. Accessed Sept. 14, 2014.
  8. Hands-only CPR. American Heart Association. http://cpr.heart.org/AHAECC/CPRAndECC/Programs/HandsOnlyCPR/UCM_473196_Hands-Only-CPR.jsp. Accessed July 24, 2017.