Modo de vida y remedios caseros

Escrito por personal de Mayo Clinic

Para el cuidado personal inmediato de una lesión en los músculos isquiotibiales, prueba con el enfoque «R.I.C.E.» (reposo, hielo, compresión y elevación). Si tu lesión es más que una distensión muscular leve, querrás que el médico y el fisioterapeuta te ayuden con este proceso:

  • Descanso. Suspende las actividades extenuantes para descansar los músculos isquiotibiales y dejar que los tejidos dañados se reparen. Evita cualquier actividad que te provoque dolor, hinchazón o malestar. Si se trata de una lesión más extensa, posiblemente el médico te recomiende que uses muletas para que no sobrecargues la pierna lesionada con tu peso.
  • Hielo. Aunque busques ayuda médica, coloca hielo sobre la zona inmediatamente. Durante los primeros días posteriores a la lesión, colócate una compresa con hielo sobre la zona afectada entre 15 y 20 minutos cada vez, cada dos o tres horas, mientras estés despierto.

    El frío reduce el dolor, la hinchazón y la inflamación en los músculos, en las articulaciones y en los tejidos conectivos lesionados. También puede retardar el sangrado si se produjo un desgarro.

    Si la piel se vuelve blanca cuando colocas el hielo, suspende el tratamiento inmediatamente. Si tienes una enfermedad vascular, diabetes o disminución de la sensibilidad, comunícate con el médico antes de aplicar el hielo.

  • Compresión. Envuelve la pierna con una venda de compresión elástica hasta que desaparezca la hinchazón. Ten cuidado de no ajustar demasiado la venda o podrías impedir la circulación.

    Empieza a colocarte la venda desde el extremo más lejano del corazón. Afloja la venda si el dolor aumenta, si se entumece la zona o si se hincha debajo de la parte vendada.

  • Elevación. Siéntate o recuéstate con la pierna elevada mientras descansas. En lo posible, eleva la pierna por encima del nivel del corazón. La gravedad ayuda a reducir la hinchazón al drenar el exceso de fluidos.

Los analgésicos de venta libre, como el ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros) y el paracetamol (Tylenol u otros), también pueden resultar útiles. Después de unos días, comienza gradualmente a utilizar la pierna lesionada. Debes notar una mejora gradual y progresiva en la capacidad de la pierna de soportar tu peso o en la capacidad de moverte sin que te duela.

Oct. 03, 2015