Descripción general

La glomerulonefritis es la inflamación de los pequeños filtros de los riñones (glomérulos). Los glomérulos eliminan el exceso de líquido, los electrolitos y los desechos del torrente sanguíneo, y los hacen pasar a la orina. La glomerulonefritis puede aparecer de manera repentina (aguda) o gradual (crónica).

Puede ocurrir por sí sola o como parte de otra enfermedad, como lupus o diabetes. La inflamación grave o prolongada asociada con la glomerulonefritis puede dañar los riñones. El tratamiento depende del tipo de glomerulonefritis que tengas.

Síntomas

Los signos y síntomas de la glomerulonefritis dependen de si padeces la forma aguda o crónica y de la causa. Los primeros indicios de que algo no anda bien pueden ser los síntomas o los resultados de un análisis de orina de rutina.

Los signos y síntomas de la glomerulonefritis comprenden:

  • Orina de color rosa o amarronado, debido a que hay glóbulos rojos en la orina (hematuria)
  • Orina espumosa debido al exceso de proteína (proteinuria)
  • Presión arterial alta (hipertensión)
  • Retención de líquidos (edema) con hinchazón notoria en el rostro, las manos, los pies y el abdomen

Cuándo consultar al médico

Pide una consulta con el médico de inmediato si tienes signos o síntomas que te preocupan.

Causas

Muchos trastornos pueden provocar glomerulonefritis. A veces, la enfermedad es hereditaria y, otras veces, se desconoce la causa. Los trastornos que pueden originar la inflamación de los glomérulos renales comprenden:

Infecciones

  • Glomerulonefritis posestreptocócica. La glomerulonefritis puede manifestarse una o dos semanas después de la recuperación de una infección de la garganta por estreptococos o, rara vez, después de una infección cutánea (impétigo). Para combatir la infección, el cuerpo produce anticuerpos adicionales que, con el tiempo, se alojan en los glomérulos, lo que provoca inflamación.

    Los niños tienen más probabilidad de padecer glomerulonefritis posestreptocócica que los adultos y de recuperarse de forma rápida.

  • Endocarditis bacteriana. En algunos casos, las bacterias pueden viajar por el torrente sanguíneo y alojarse en el corazón, lo que genera una infección en una o más de las válvulas cardíacas. Tienes más posibilidades de sufrir esta enfermedad si tienes un defecto cardíaco, como una válvula cardíaca lesionada o artificial. La endocarditis bacteriana se asocia con la enfermedad glomerular, aunque no queda claro cuál es la relación entre ambas.
  • Infecciones virales. Las infecciones virales, como el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), la hepatitis B y la hepatitis C, pueden ocasionar glomerulonefritis.

Enfermedades inmunitarias

  • Lupus. El lupus, enfermedad inflamatoria crónica, puede afectar muchas partes del cuerpo, como la piel, las articulaciones, los riñones, las células sanguíneas, el corazón y los pulmones.
  • Síndrome de Goodpasture. El síndrome de Goodpasture, un trastorno inmunológico pulmonar poco frecuente que puede parecerse a la neumonía, produce sangrado en los pulmones además de glomerulonefritis.
  • Nefropatía por inmunoglobulina A. Esta enfermedad glomerular primaria, caracterizada por episodios recurrentes de sangre en la orina, es consecuencia de los depósitos de inmunoglobulina A en los glomérulos. La nefropatía por inmunoglobulina A puede evolucionar con los años sin síntomas evidentes.

Vasculitis

  • Poliarteritis. Este tipo de vasculitis afecta los vasos sanguíneos pequeños y medios de muchas partes del organismo, como el corazón, los riñones y el intestino.
  • Granulomatosis con poliangitis. Este tipo de vasculitis, antes conocida como «granulomatosis de Wegener»,  afecta los vasos sanguíneos pequeños y medianos de los pulmones, las vías respiratorias superiores y los riñones.

Afecciones que pueden causar cicatrización de los glomérulos

  • Presión arterial alta. Puede dañar los riñones y deteriorar su capacidad de funcionar normalmente. La glomerulonefritis también puede producir presión arterial alta porque disminuye la funcionalidad renal y puede afectar la manera en la que los riñones administran el sodio.
  • Enfermedad renal diabética (nefropatía diabética). Puede afectar a cualquier persona con diabetes y generalmente tarda años en aparecer. Un control adecuado del nivel de azúcar en sangre y de la presión arterial puede prevenir o retardar el daño renal.
  • Glomeruloesclerosis focal y segmentaria. Este trastorno, caracterizado por la cicatrización difusa de algunos glomérulos, puede originarse por otra enfermedad o aparecer sin motivos conocidos.

En casos excepcionales, la glomerulonefritis crónica es hereditaria. Un tipo hereditario, el síndrome de Alport, también puede deteriorar la visión y la audición.

Además de las causas mencionadas anteriormente, la glomerulonefritis se relaciona con ciertos tipos de cáncer, como el mieloma múltiple, el cáncer de pulmón y la leucemia linfocítica crónica.

Complicaciones

La glomerulonefritis puede dañar los riñones a tal punto que estos pierden su capacidad de filtrado. Como consecuencia, se acumulan niveles peligrosos de líquido, de electrolitos y de desechos en el organismo.

Algunas complicaciones posibles de la glomerulonefritis son:

  • Insuficiencia renal aguda. La pérdida de las funciones de la parte de filtrado de las nefronas puede provocar una rápida acumulación de desechos. Es posible que necesites diálisis de urgencia (un medio artificial para eliminar los líquidos adicionales y los desechos del organismo), por lo general, mediante un riñón artificial.
  • Enfermedad renal crónica. Los riñones pierden su capacidad de filtrado de manera gradual. La función renal que se deteriora a menos del 10 por ciento de su capacidad normal puede provocar una enfermedad renal terminal que requiere diálisis o un trasplante de riñón para poder vivir.
  • Presión arterial alta. El daño a los riñones y la acumulación resultante de desechos en el torrente sanguíneo pueden elevar la presión arterial.
  • Síndrome nefrótico. Si padeces este síndrome, tienes demasiada proteína en la orina, lo que provoca que haya muy poca cantidad de proteína en la sangre. El síndrome nefrótico también puede estar relacionado con niveles altos de colesterol en sangre y con la hinchazón (edema) de los párpados, los pies y el abdomen.

Prevención

Es posible que no haya forma de prevenir la mayoría de las formas de la glomerulonefritis. Sin embargo, a continuación te damos algunas medidas que podrían ser beneficiosas:

  • Busca tratamiento de inmediato para la infección por estreptococo con dolor de garganta o impétigo.
  • Para prevenir infecciones que puedan provocar algunas formas de glomerulonefritis, como el VIH y la hepatitis, sigue las pautas para tener sexo seguro y evita el uso de drogas intravenosas.
  • Controla la presión arterial alta, lo que disminuye la probabilidad de sufrir daños en los riñones causados por la hipertensión.
  • Contrólate la glucemia para ayudar a prevenir la nefropatía diabética.

La experiencia de Mayo Clinic y nuestros pacientes cuentan su historia

Nuestros pacientes nos informan que la calidad de sus interacciones, nuestra atención al detalle y la eficiencia de sus visitas constituyen un cuidado de la salud que nunca han experimentado. Mira las historias de pacientes satisfechos de Mayo Clinic.

  1. Cowboy Back in Saddle After Successful Treatment of Glomerulonephritis

    During the summer of 2016, for the first time in years, Jack Rhodes did something he doubted he?d ever do again. The 68-year-old retired rancher from central Alabama saddled up a two-year old stallion to train, exercise and ride. Four years ago, Jack had gained 40 pounds due to fluid retention that resulted in swelling [...]

Feb. 10, 2017
References
  1. The kidneys and how they work (Los riñones y cómo funcionan). National Kidney and Urologic Diseases Information Clearinghouse (Centro Coordinador Nacional de Información sobre las Enfermedades Renales y Urológicas). http://kidney.niddk.nih.gov/KUDiseases/pubs/yourkidneys/index.aspx. Último acceso: 21 de octubre de 2016.
  2. Glomerulonephritis (Glomerulonefritis). National Kidney Foundation (Fundación Nacional del Riñón). http://www.kidney.org/atoz/content/glomerul.cfm. Último acceso: 21 de octubre de 2016.
  3. Hebert LA, et al. Differential diagnosis and evaluation of glomerular disease (Diagnóstico diferencial y evaluación de la enfermedad glomerular). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 21 de octubre de 2016.
  4. Glomerular diseases (Enfermedades glomerulares). National Kidney and Urologic Diseases Information Clearinghouse (Centro Coordinador Nacional de Información sobre las Enfermedades Renales y Urológicas). http://kidney.niddk.nih.gov/KUDiseases/pubs/glomerular/index.aspx. Último acceso: 21 de octubre de 2016.
  5. Kidney failure: Choosing a treatment that's right for you (Insuficiencia renal: cómo escoger el tratamiento adecuado). National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales). https://www.niddk.nih.gov/health-information/health-topics/kidney-disease/kidney-failure-choosing-a-treatment-thats-right-for-you/Pages/facts.aspx. Último acceso: 21 de octubre de 2016.
  6. Monga D, et al. Glomerular diseases and cancer (Enfermedades glomerulares y cáncer). American Society of Nephrology (Sociedad Americana de Nefrología). https://www.asn-online.org/education/distancelearning/curricula/onco/. Último acceso: 31 de octubre de 2016.
  7. Aslam N (opinión de un experto). Mayo Clinic, Jacksonville, Fla. Último acceso: 31 de octubre de 2016.