Diagnóstico

Como suele ser difícil detectar verrugas genitales, es posible que el médico te aplique una solución suave de ácido acético en los genitales para aclarar las verrugas que pudiera haber. Luego, es posible que las observe con un instrumento de aumento especial llamado «colposcopio».

Papanicolaou

Es importante que las mujeres se realicen estudios pélvicos y el Papanicolaou regularmente, ya que pueden ayudar a detectar cambios vaginales y en el cuello uterino causados por verrugas genitales o signos tempranos de cáncer de cuello uterino, una posible complicación de una infección por VPH genital.

Para realizar el Papanicolaou, el médico utilizará un dispositivo llamado espéculo para mantener abierta la vagina. Luego, utilizará una herramienta de mango largo para tomar una pequeña muestra de células del cuello uterino, que es el pasaje entre la vagina y el útero. Se examinan las células con un microscopio para detectar anomalías.

Prueba del VPH

Solo unos pocos tipos de HPV genital se han vinculado al cáncer de cuello uterino. Puede examinarse una muestra de células del cuello uterino, tomadas en el Papanicolaou, para determinar si contienen la cepa del VPH que produce cáncer.

Esta prueba generalmente se realiza solo en mujeres mayores de 30 años de edad. No resulta tan útil en mujeres más jóvenes porque sus sistemas inmunitarios normalmente pueden matar incluso las variedades de VPH genital que causan cáncer sin tratamiento.

Tratamiento

Si las verrugas no causan molestias, es posible que no necesites tratamiento. Pero si tus síntomas son picazón, ardor y dolor, o si las verrugas visibles causan angustia emocional, tu médico puede ayudarte a curar un brote con medicamentos o con cirugía. Sin embargo, las lesiones pueden regresar después del tratamiento. No existe un tratamiento para el virus en sí.

Medicamentos

Algunos tratamientos para las verrugas genitales que pueden aplicarse directamente sobre la piel son los siguientes:

  • Imiquimod (Aldara, Zyclara). Al parecer, esta crema estimula la capacidad del sistema inmunitario para combatir verrugas genitales. Evita el contacto sexual mientras tengas la crema en la piel. Puede disminuir el efecto de los preservativos o de los diafragmas, y puede irritar la piel de tu pareja.

    Un efecto secundario posible es el enrojecimiento de la piel. Otros efectos secundarios pueden ser ampollas, malestar o dolores en el cuerpo, tos, erupciones y fatiga.

  • Podofilina y podofilox (Condylox). La podofilina es una resina vegetal que destruye el tejido de la verruga genital. Tu médico debe aplicar esta solución. El podofilox contiene el mismo compuesto activo, pero te lo puedes aplicar de manera segura en casa.

    Es probable que tu médico te quiera administrar la primera aplicación de podofilox y te recomendará medidas de precaución para evitar que el medicamento irrite la piel alrededor de la zona afectada. Nunca apliques podofilox internamente. Además, no se recomienda el uso de este medicamento durante el embarazo. Los efectos secundarios pueden ser irritación leve de la piel, llagas o dolor.

  • Ácido tricloroacético. Este tratamiento químico quema las verrugas genitales, y puede usarse para verrugas internas. Los efectos secundarios pueden ser irritación leve de la piel, llagas o dolor.
  • Sinecatechins (Veregen). Esta crema se usa para tratar verrugas genitales externas y verrugas en el conducto anal o alrededor de este. Los efectos secundarios a menudo son leves y pueden consistir en enrojecimiento de la piel, picazón o ardor, y dolor.

No intentes tratar las verrugas genitales con medicamentos de venta libre para quitar verrugas. Estos medicamentos no deben utilizarse en los tejidos húmedos del área genital. El uso de medicamentos de venta libre para este fin puede causar aún más dolor e irritación.

Cirugía

Es probable que necesites cirugía para eliminar las verrugas más grandes, las que no responden a los medicamentos o, si estás embarazada, las verrugas a las que tu bebé puede estar expuesto durante el parto. Las opciones quirúrgicas incluyen las siguientes:

  • Congelación con nitrógeno líquido (crioterapia). La congelación consiste en crear una ampolla alrededor de la verruga. A medida que la piel sana, las lesiones se desprenden y aparece piel nueva. Es probable que necesites repetir los tratamientos de crioterapia. Los efectos secundarios principales son dolor e inflamación.
  • Electrocauterización. Este procedimiento utiliza corriente eléctrica para quemar las verrugas. Después del procedimiento, es posible que tengas algo de dolor e inflamación.
  • Escisión quirúrgica. Tu médico puede usar herramientas especiales para cortar las verrugas. Necesitarás anestesia local o general para este tratamiento y, posteriormente, es probable que sientas un poco de dolor.
  • Tratamientos con láser. Este enfoque, que utiliza un haz intenso de energía lumínica, puede ser costoso y, por lo general, solo se usa para las verrugas muy grandes y difíciles de tratar. Los efectos secundarios pueden ser la formación de cicatrices y dolor.

Preparación para la consulta

Es probable que primero le plantees a tu médico de cabecera tus inquietudes acerca de los signos y síntomas. Si eres mujer, sería conveniente que programes tu primera consulta con tu ginecólogo.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, es conveniente que escribas una lista que describa lo siguiente:

  • Síntomas. Describe tus síntomas y anota si tu pareja sexual ha tenido síntomas similares.
  • Antecedentes sexuales. Detalla todas las exposiciones recientes a posibles fuentes de infección. Estas pueden comprender tener relaciones sexuales sin protección o con una pareja nueva.
  • Información médica clave. Haz una lista de otras enfermedades por las cuales recibes tratamiento, así como de los nombres de los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que tomas.

Preparar una lista de preguntas de antemano te ayudará a aprovechar al máximo tu tiempo con el médico. En los casos de verrugas genitales, algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico son las siguientes:

  • ¿Tengo verrugas genitales?
  • ¿Existen otras causas posibles de mis síntomas?
  • ¿Qué exámenes me recomienda?
  • ¿También debería realizarme otras pruebas para saber si tengo otras infecciones de transmisión sexual?
  • ¿Qué enfoque de tratamiento recomiendas, si lo hubiera?
  • ¿Cuánto tiempo después de iniciar el tratamiento me sentiré mejor?
  • ¿Puedo contagiar a otras personas? ¿Cómo puedo reducir el riesgo de transmitir esta infección a otras personas?
  • ¿Mi pareja debería hacerse las pruebas de detección de esta enfermedad?
  • ¿Cuándo puedo volver a tener relaciones sexuales de manera segura?
  • ¿Volveré a tener verrugas genitales?
  • ¿Tengo riesgo de sufrir complicaciones relacionadas con las verrugas genitales?
  • ¿Con qué frecuencia debería hacerme pruebas para la detección de otras enfermedades relacionadas con las verrugas genitales?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web recomiendas?

Además de las preguntas que preparaste para hacerle al médico, no dudes en hacer preguntas en cualquier momento de la consulta si no entiendes algo.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar preparado para responderlas puede dejar tiempo para tratar los puntos sobre los que desees hablar en detalle. El médico puede preguntarte:

  • ¿Cuáles son tus síntomas? En caso de que los tuvieras.
  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
  • ¿Qué tan graves son los síntomas?
  • ¿Mantienes relaciones sexuales seguras? ¿Usas protección desde que comenzaste a ser sexualmente activo?
  • Recientemente, ¿has mantenido relaciones sexuales con una pareja nueva?
  • ¿Tu pareja se realizó pruebas para detectar infecciones de transmisión sexual?
  • ¿Te aplicaste la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH)? ¿Cuándo?
  • ¿Estás embarazada o planeas estarlo?
Nov. 19, 2016
References
  1. Habif TP. Sexually transmitted viral infections (Infecciones virales de transmisión sexual). En: Clinical Dermatology: A Color Guide to Diagnosis and Therapy (Dermatología clínica: una guía de color para el diagnóstico y el tratamiento). 6.ª ed. Edimburgo, Reino Unido; Nueva York, N.Y.: Mosby Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 9 de septiembre de 2016.
  2. Genital HPV infection: Fact sheet (Influenza aviar: hoja informativa). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). http://www.cdc.gov/std/HPV/STDFact-HPV.htm. Último acceso: 9 de septiembre de 2016.
  3. Breen E, et al. Condylomata acuminata (anogenital warts) (Condiloma acuminado [verrugas anogenitales]). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 9 de septiembre de 2016.
  4. Bennett JE, et al. Papillomaviruses (Papilomavirus). En: Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases (Principios y práctica de enfermedades infecciosas de Mandell, Douglas y Bennett). 8.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2015. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 9 de septiembre de 2016.
  5. Goldman L, et al., eds. Papillomavirus (Papilomavirus). En: Goldman-Cecil Medicine (Medicina de Goldman-Cecil). 25.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 9 de septiembre de 2016.
  6. Gynecologic cancers: What should I know about screening? (Cánceres ginecológicos: ¿qué debo saber sobre los análisis para detección de enfermedades?). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. http://www.cdc.gov/cancer/cervical/basic_info/screening.htm. Último acceso: 9 de septiembre de 2016.
  7. Human Papillomavirus (HPV) (Virus del papiloma humano [VPH]). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. http://www.cdc.gov/hpv/parents/questions-answers.html. Último acceso: 9 de septiembre de 2016.