Diagnóstico

La cefalea en brotes tiene un tipo característico de dolor y un patrón de ataques. El diagnóstico depende de la descripción de los ataques, que incluye el dolor, la ubicación y la intensidad de los dolores de cabeza, y los síntomas asociados.

La frecuencia y la duración de los dolores de cabeza también son factores importantes.

Es probable que el médico trate de determinar con precisión el tipo y la causa del dolor de cabeza usando ciertos métodos.

Examen neurológico

Un examen neurológico puede ayudar al médico a detectar signos físicos de un trastorno neurológico. El examen generalmente es normal en pacientes con cefaleas en brotes. El médico utilizará una serie de procedimientos para evaluar la función cerebral, que incluyen pruebas de los sentidos, los reflejos y los nervios.

Pruebas de diagnóstico por imágenes

Si tienes dolores de cabeza inusuales o complicados, o si un examen neurológico arroja resultados anormales, el médico puede recomendar otras pruebas para descartar otras causas graves de dolor de cabeza, como un tumor o un aneurisma. Las pruebas de diagnóstico por imágenes del cerebro comunes incluyen las siguientes:

  • Imágenes por resonancia magnética (RM). Se utiliza un potente campo magnético y ondas de radio para crear imágenes detalladas del cerebro y los vasos sanguíneos.
  • Tomografía computarizada. Se utiliza una serie de radiografías para crear imágenes transversales detalladas del cerebro.

Tratamiento

Las cefaleas en brotes por tienen cura. El objetivo del tratamiento es disminuir la intensidad del dolor, acortar el período del dolor de cabeza y prevenir las crisis.

Debido a que el dolor provocado por las cefaleas en brotes aparece repentinamente y puede disminuir en poco tiempo, las cefaleas en brotes pueden ser difíciles de evaluar y tratar, ya que se requieren medicamentos de rápida acción.

Algunos tipos de medicamentos agudos pueden aliviar rápidamente el dolor. Los siguientes tratamientos han demostrado ser eficaces como tratamiento agudo y preventivo de las cefaleas en brotes.

Tratamientos para casos agudos

Los tratamientos de acción rápida disponibles de tu médico incluyen:

  • Oxígeno. Inhalar brevemente oxígeno puro a través de una máscara proporciona un alivio considerable para la mayoría de las personas que la usan. Los efectos de este procedimiento seguro y económico se pueden sentir en 15 minutos.

    El oxígeno es generalmente seguro y no tiene efectos secundarios. El mayor inconveniente del oxígeno es la necesidad de llevar contigo un cilindro de oxígeno y un regulador, lo que puede hacer que el tratamiento sea incómodo e inaccesible a veces. Hay unidades pequeñas y portátiles disponibles, pero a algunas personas aun así les resultan poco prácticas.

  • Triptanes. La forma inyectable de sumatriptán (Imitrex), que se utiliza comúnmente para tratar la migraña, también es un tratamiento eficaz para la cefalea en brotes aguda.

    La primera inyección se puede administrar durante la observación médica. Algunas personas pueden beneficiarse del uso de sumatriptán en forma de aerosol nasal, pero para la mayoría de las personas esto no es tan eficaz como una inyección y puede tardar más tiempo en funcionar. No se recomienda sumatriptán si tienes presión arterial alta no controlada o enfermedad cardíaca.

    Otro medicamento de triptán, zolmitriptán (Zomig), se puede tomar en forma de aerosol nasal para aliviar la cefalea en brotes. Este medicamento puede ser una opción si no puedes tolerar otras formas de tratamientos de acción rápida.

    Los medicamentos orales son de acción relativamente lenta y a menudo no son útiles para el tratamiento agudo de las cefaleas en brotes.

  • Octreotida. La octreotida (Sandostatin), una versión sintética inyectable de la hormona cerebral somatostatina, es un tratamiento eficaz de la cefalea en brotes para algunas personas. Pero en general, es menos eficaz y actúa menos rápidamente para aliviar el dolor que los triptanos.
  • Anestesia local. El efecto anestésico de la anestesia local, como la lidocaína, puede ser eficaz contra la cefalea en brotes en algunas personas cuando se administra por vía nasal (intranasal).
  • Dihidroergotamina. La forma inyectable de dihidroergotamina (D.H.E. 45) puede ser un analgésico eficaz para algunas personas con cefalea en brotes. Este medicamento también está disponible en forma inhalada (intranasal), pero esta forma no ha demostrado ser eficaz para la cefalea en brotes.

Tratamientos preventivos

La terapia preventiva comienza al inicio del episodio en brotes con el objetivo de suprimir los ataques.

Determinar qué medicamento usar a menudo depende de la duración y la regularidad de los episodios. Con la orientación del médico, puedes ir disminuyendo el consumo de los medicamentos una vez que termine la duración esperada del episodio en brotes.

  • Bloqueantes de los canales de calcio. El agente bloqueante de los canales de calcio verapamilo (Calan, Verelan, otros) suele ser la primera opción para prevenir la cefalea en brotes. El verapamilo puede usarse con otros medicamentos. En ocasiones, se necesita el uso a largo plazo para controlar la cefalea en brotes crónica.

    Los efectos secundarios pueden incluir estreñimiento, náuseas, fatiga, hinchazón de los tobillos y presión arterial baja.

  • Corticoesteroides. Los medicamentos antiinflamatorios llamados corticoesteroides, como la prednisona (Prednisona Intensol, Rayos), son medicamentos preventivos de acción rápida que pueden ser eficaces para muchas personas con cefaleas en brotes.

    El médico puede recetarte corticoesteroides si la afección de la cefalea en brotes ha comenzado recientemente o si tienes un patrón de períodos en brotes breves y remisiones prolongadas.

    Aunque los corticoesteroides podrían ser una buena opción para usar durante varios días, debido a efectos secundarios graves, como diabetes, hipertensión y cataratas, no son apropiados para usarlos a largo plazo.

  • Carbonato de litio. El carbonato de litio (Lithobid), que se utiliza para tratar el trastorno bipolar, puede ser eficaz para prevenir la cefalea en brotes crónica en caso de que se hayan usado otros medicamentos para ese fin sin éxito.

    Los efectos secundarios incluyen temblor, aumento de la sed y diarrea. El médico puede ajustar la dosis para minimizar los efectos secundarios.

    Mientras estés tomando este medicamento, se te harán análisis de sangre con regularidad para detectar efectos secundarios más graves, como daño renal.

  • Bloqueo nervioso. La inyección de un agente anestésico y corticoesteroide en el área alrededor del nervio occipital, situado en la parte posterior de la cabeza, puede reducir las cefaleas en brotes crónicas.

    Un bloqueo del nervio occipital puede ser útil como alivio temporal hasta que los medicamentos preventivos a largo plazo surtan efecto. A menudo se usa en combinación con el verapamilo.

Otros medicamentos preventivos utilizados para la cefalea en brotes incluyen medicamentos anticonvulsivos, como el topiramato (Topamax, Qudexy XR, otros).

Cirugía

En raras ocasiones, los médicos pueden recomendar la cirugía para personas con cefaleas en brotes crónicas que no encuentran alivio con un tratamiento intensivo o que no pueden tolerar los medicamentos o sus efectos secundarios.

La estimulación del ganglio esfenopalatino implica la cirugía para implantar un neuroestimulador que se opera mediante un controlador remoto de mano. Algunas investigaciones mostraron un alivio rápido del dolor y una menor frecuencia de dolores de cabeza, pero se necesitan más estudios.

La estimulación no invasiva del nervio vago (VNS) es otra opción quirúrgica. También utiliza un controlador de mano para suministrar estimulación eléctrica al nervio vago a través de la piel. Aunque se necesita más investigación, algunos estudios encontraron que la estimulación no invasiva del nervio vago ayudó a reducir la frecuencia de las cefaleas en brotes.

Varios estudios pequeños encontraron que la estimulación del nervio occipital en uno o ambos lados puede ser beneficiosa. Esto implica implantar un electrodo junto a uno de los nervios occipitales o ambos.

Mediante algunos procedimientos quirúrgicos para la cefalea en brotes, se intenta dañar las vías nerviosas que se cree que son responsables del dolor, más comúnmente el nervio trigémino que irriga el área detrás y alrededor del ojo.

Sin embargo, los beneficios a largo plazo de los procedimientos destructivos son discutidos. Además, debido a las posibles complicaciones, como debilidad muscular en la mandíbula o pérdida de sensibilidad en ciertas áreas de la cara y la cabeza, rara vez se considera.

Posibles tratamientos futuros

Los investigadores están estudiando varios posibles tratamientos para la cefalea en brotes.

  • Estimulación del nervio occipital. En este procedimiento, el cirujano implanta electrodos en la parte posterior de la cabeza y los conecta a un pequeño dispositivo similar a un marcapasos (generador). Los electrodos envían impulsos para estimular la zona del nervio occipital, que puede bloquear o aliviar las señales de dolor.

    Varios estudios pequeños de estimulación del nervio occipital encontraron que el procedimiento redujo el dolor y la frecuencia de los dolores de cabeza en algunas personas con cefaleas en brotes crónicas.

  • Estimulación cerebral profunda. La estimulación cerebral profunda es un tratamiento prometedor pero aún no probado para las cefaleas en brotes que no responden a otros tratamientos.

    En este procedimiento, los médicos implantan un electrodo en el hipotálamo, el área del cerebro asociada con la sincronización de los períodos en brotes. El cirujano conecta el electrodo a un generador que cambia los impulsos eléctricos del cerebro y puede aliviar el dolor.

    Debido a que esto implica colocar un electrodo en lo profundo del cerebro, existen riesgos significativos, como una infección o hemorragia.

    La estimulación cerebral profunda del hipotálamo puede brindar alivio a las personas con cefaleas en brotes graves y crónicas que no han sido tratadas con éxito con medicamentos.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Estilo de vida y remedios caseros

Las siguientes medidas pueden ayudarte a evitar un ataque de cefalea en brotes durante un ciclo de brotes:

  • Cumple con un horario regular de sueño. Los períodos de brotes pueden comenzar cuando hay cambios en tu horario normal de sueño. Durante un período de brotes, sigue tu rutina habitual de sueño.
  • Evita el alcohol. El consumo de alcohol, la cerveza y el vino incluidos, puede desencadenar rápidamente un dolor de cabeza durante un período de brotes.

Medicina alternativa

Los dolores de cabeza en brotes causan mucho dolor; por eso, es recomendable que pruebes terapias alternativas o complementarias para obtener alivio.

La melatonina ha demostrado una eficacia aceptable en el tratamiento de los ataques nocturnos. También hay evidencia que indica que la capsaicina, cuando se utiliza en el interior de la nariz (administración intranasal), podría reducir la frecuencia y la gravedad de los ataques de dolores de cabeza en brotes.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Vivir con cefalea en brotes puede ser aterrador y difícil. Los ataques pueden parecer insoportables y te provocan ansiedad y depresión. En última instancia, pueden afectar tus relaciones, tu trabajo y tu calidad de vida.

Hablar con un consejero o terapeuta podría ayudarte a lidiar con los efectos de las cefaleas en brotes. Y unirte a un grupo de apoyo para el dolor de cabeza puede vincularte con otras personas con experiencias similares y proporcionarte información. El médico podría recomendarte un terapeuta o un grupo de apoyo en tu zona.

Preparación para la consulta

Es probable que comiences por consultar a tu médico de cabecera. Sin embargo, pueden derivarte a un médico especialista en trastornos del cerebro y el sistema nervioso (neurólogo).

La siguiente información te ayudará a prepararte para tu consulta.

Qué puedes hacer

Al momento de programar la consulta, asegúrate de preguntar si necesitas hacer algo con anticipación, como ayunar para hacerte un análisis específico.

Lleva un diario de los dolores de cabeza

Una de las cosas más útiles que puedes hacer es llevar un diario de los dolores de cabeza. Cada vez que tengas un dolor de cabeza, anota estos detalles que podrían ayudar a que el médico determine el tipo de dolor de cabeza que padeces y descubrir sus posibles desencadenantes.

  • Fecha. Anotar la fecha y hora de cada dolor de cabeza puede servirte para reconocer patrones.
  • Duración. ¿Cuánto dura cada dolor de cabeza?
  • Intensidad. Califica tu dolor de cabeza en una escala del 1 al 10, donde 10 es el más intenso.
  • Desencadenantes. Confecciona una lista de los posibles desencadenantes que podrían haber causado tu dolor de cabeza, tales como ciertos alimentos, sonidos, olores, actividad física o dormir en exceso.
  • Síntomas. ¿Tuviste algún síntoma antes del dolor de cabeza, tal como aura?
  • Medicamentos. Confecciona una lista de todos los medicamentos, vitaminas y suplementos, incluidas las dosis, aun cuando no estén relacionados con tu dolor de cabeza.
  • Alivio. ¿Has tenido algún alivio del dolor? ¿Fue mucho o nada?

Si es posible, lleva a la consulta a un familiar o amigo, para ayudarte a recordar la información que recibas.

Prepara una lista de preguntas para hacerle al médico. A continuación, se enumeran algunas de las preguntas básicas para las cefaleas en brotes:

  • ¿Qué puede estar provocando mis síntomas?
  • ¿Qué otras causas posibles existen?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Es probable que mi trastorno sea temporal o crónico?
  • ¿Qué tratamiento me recomienda?
  • ¿Qué otros tratamientos existen?
  • Tengo otros trastornos de salud. ¿Cómo puedo controlarlos de la mejor manera?
  • ¿Hay alguna restricción que deba seguir?
  • ¿Debería consultar con un especialista?
  • ¿Hay folletos u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas, por ejemplo:

  • ¿Cuándo comenzaron tus síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos o aislados?
  • ¿Tus síntomas tienden a ocurrir a la misma hora del día? ¿Ocurren durante la misma temporada todos los años?
  • ¿Puede el alcohol ser la causa de tus síntomas?
  • ¿Qué tan graves son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?

Cefalea en racimos - atención en Mayo Clinic

Sept. 13, 2019
References
  1. Cluster headache. National Headache Foundation. https://headaches.org/2013/10/25/cluster-headaches/. Accessed May 6, 2019.
  2. Headache: Hope through research. National Institute of Neurological Disorders and Stroke. https://www.ninds.nih.gov/Disorders/Patient-Caregiver-Education/Hope-Through-Research/Headache-Hope-Through-Research. Accessed May 6, 2019.
  3. May A. Cluster headache: Epidemiology, clinical features, and diagnosis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed May 6, 2019.
  4. May A. Cluster headache: Treatment and prognosis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed May 6, 2019.
  5. Diagnosis. American Brain Tumor Association. https://www.abta.org/about-brain-tumors/brain-tumor-diagnosis/. Accessed May 6, 2019.
  6. Capsicum. Natural Medicines. https://naturalmedicines.therapeuticresearch.com. Accessed May 6, 2019.
  7. Swanson, JW (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. May 12, 2019.
  8. Cluster headache and other TACs: Pathophysiology and neurostimulation options. Headache. 2017;57:327.
  9. Riggin ER. EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. May 1, 2019.