Diagnóstico

En la actualidad, no existe un modo confiable para diagnosticar encefalopatía traumática crónica. Un diagnóstico requiere evidencia de la degeneración del tejido cerebral y depósitos de tau y otras proteínas en el cerebro que solo se pueden ver con una inspección luego de la muerte (autopsia). Algunos investigadores intentan activamente encontrar una prueba para la encefalopatía traumática crónica que se pueda utilizar mientras las personas están vivas. Otros continúan estudiando los cerebros de personas fallecidas que pudieron haber padecido encefalopatía traumática crónica, como jugadores de fútbol americano.

Con el tiempo, la esperanza es utilizar una variedad de pruebas neuropsicológicas, imágenes del cerebro y marcadores biológicos para diagnosticar encefalopatía traumática crónica. En particular, la obtención de imágenes de las proteínas amiloide y tau será útil para el diagnóstico.

Pruebas neurológicas

El médico examinará tu salud neurológica evaluando lo siguiente:

  • Habla, lenguaje y cognición, incluso memoria a corto y a largo plazo
  • Reflejos
  • Tono muscular y fuerza
  • Capacidad para levantarse de una silla y caminar por la habitación
  • Sentido de la vista y de la audición
  • Coordinación
  • Equilibrio

Pruebas de diagnóstico por imágenes del cerebro

La tecnología de pruebas por imágenes del cerebro se utiliza actualmente para diagnosticar lesiones cerebrales traumáticas leves. Algunas de las siguientes tecnologías podrían utilizarse para el diagnóstico de encefalopatía traumática crónica en el futuro.

Resonancia magnética (RM). Una imagen por resonancia magnética utiliza un campo magnético para detallar imágenes del cerebro. Los investigadores creen que, al mejorar las pruebas de imágenes por resonancia magnética, podrán ayudar a diagnosticar la encefalopatía traumática crónica.

  • La imagen por susceptibilidad magnética es un tipo de imagen por resonancia magnética que muestra pequeños sangrados (hemorragias) que se producen a causa de una lesión en el sistema nervioso central.
  • La imagen con tensor de difusión es un tipo de imagen por resonancia magnética que revela el movimiento del agua y el recorrido de la materia blanca en el cerebro, que puede indicar anomalías cerebrales. Parece prometedora respecto de detectar la encefalopatía traumática crónica, pero debe ser más exacta y precisa.
  • La espectroscopia de resonancia magnética es similar a la imagen por resonancia magnética, pero puede proporcionar más detalles sobre el daño cerebral.

Tomografía por emisión de positrones (TEP). Una exploración por TEP utiliza un marcador radioactivo de bajo nivel que se inyecta en una vena. Luego, un escáner sigue el flujo del radiomarcador a través del cerebro. Los investigadores trabajan de manera activa para crear marcadores para la TEP que detecten anomalías de la proteína tau asociadas con la enfermedad neurodegenerativa.

El objetivo es lograr un marcador para identificar la patología de la proteína tau de la encefalopatía traumática crónica en personas con vida.

Los investigadores están utilizando diversas sustancias que se espesan con la tau y otras proteínas en las tomografías por emisión de positrones. Estas tomografías por emisión de positrones están en la fase de investigación y no están disponibles para las pruebas clínicas.

Potenciales relacionados con episodios y electroencefalografía cuantitativa. Estas pruebas no invasivas utilizan la electroencefalografía, en la que se coloca una gorra de malla revestida con electrodos sobre la cabeza de una persona. Les permite a los médicos detectar, registrar y analizar ondas cerebrales, que pueden detectar cambios en el cerebro producidos por múltiples lesiones cerebrales traumáticas.

Tomografía computarizada por emisión de fotón único (SPECT). La tomografía computarizada por emisión de fotón único es una prueba de obtención de imágenes que se utiliza para diagnosticar demencia. Se necesitan estudios para demostrar si la tomografía computarizada por emisión de fotón único puede diferenciar una encefalopatía traumática crónica de la enfermedad de Alzheimer o de otras enfermedades neurodegenerativas.

Otras pruebas

Existe poca investigación sobre el plasma o el líquido cefalorraquídeo para determinar los procesos a largo plazo de la enfermedad de encefalopatía traumática crónica. Algunos marcadores biológicos que se utilizan para la investigación de la enfermedad de Alzheimer pueden ser útiles para la encefalopatía traumática crónica debido a que las enfermedades son similares. Estos marcadores biológicos deberían poder identificar la degeneración a causa de la encefalopatía traumática crónica por separado del traumatismo cerebral original.

Tratamiento

La encefalopatía traumática crónica es una enfermedad cerebral progresiva y degenerativa para la cual no existe tratamiento. Se necesita más investigación sobre los tratamientos, pero el enfoque actual consiste en prevenir la lesión en la cabeza. También es importante estar informado acerca de las últimas recomendaciones para detectar y controlar una lesión cerebral traumática.

Que hayas sufrido una conmoción recientemente no significa que padezcas encefalopatía traumática crónica. Sin embargo, debes cuidarte hasta que te hayas recuperado por completo para evitar otra lesión. En caso de que los síntomas reaparezcan en algún momento, haz lo siguiente:

  • Reduce tus actividades
  • Descansa mucho
  • Reduce la actividad física si incrementa los síntomas
  • Evita pasar demasiado tiempo frente a la computadora si esto aumenta los síntomas
  • Duerme lo suficiente
  • Regresa a tus actividades de manera gradual, bajo la orientación del médico
  • Evita consumir alcohol y solo toma los medicamentos recetados
  • Anota las cosas o limita las tareas, según sea necesario
  • Vuelve al trabajo de a poco
  • Consulta con otras personas antes de tomar decisiones importantes

Es especialmente importante que evites una segunda conmoción antes de que se cure la primera (síndrome del segundo impacto). Una segunda conmoción puede provocar daño cerebral permanente o muerte.

Si estás al cuidado de alguien que tiene síntomas de encefalopatía traumática crónica, es posible que la persona se beneficie de la atención complementaria similar a la de las personas con demencia.

  • Ambiente calmo. Reducir el desorden y los ruidos molestos puede hacer que a una persona con demencia le resulte más fácil concentrarse y actuar. También puede reducir la confusión y la frustración.
  • Respuestas tranquilizadoras. La respuesta de la persona responsable del cuidado puede empeorar conductas como la agitación. Evita corregir e interrogar a una persona con demencia. Tranquilízala y valida sus preocupaciones.
  • Tareas modificadas. Divide las tareas en pasos más simples y concéntrate en el éxito, no en el fracaso. Crea una estructura y una rutina durante el día para reducir la confusión.
  • Ejercicio regular. Una caminata diaria de 30 minutos puede mejorar el ánimo y mantener la salud de las articulaciones y de los músculos, incluso del corazón. El ejercicio puede promover un sueño reparador, prevenir el estreñimiento, disminuir los síntomas de depresión, ayudar a retener las habilidades motoras y crear un efecto calmante. Prueba con una bicicleta fija o con ejercicios en una silla si caminar es difícil.
  • Juegos y actividades para pensar. Fomenta juegos, crucigramas y otras actividades en las que se utilicen las habilidades de pensamiento (cognitivas) para ayudar a retrasar el deterioro mental.
  • Rituales para la noche. El comportamiento generalmente empeora por la noche. Establece rituales tranquilizadores para la hora de acostarse que estén lejos del ruido de la televisión, de la limpieza luego de la comida y de los familiares activos. Deja las luces nocturnas encendidas para evitar la desorientación.

Preparación para la consulta

Probablemente comiences por una consulta con el médico de familia o un médico general, quien puede derivarte a un neurólogo, psiquiatra, neuropsicólogo u otro especialista para que te evalúe.

Como las consultas pueden ser breves y suele haber mucho por hablar, es aconsejable ir bien preparado.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, asegúrate de preguntar si hay algo que debas hacer con anticipación. Pregunta si debes ayunar para los análisis de sangre.
  • Toma nota de cualquier síntoma, incluso los que puedan parecer no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta. El médico va a querer saber detalles acerca de tu preocupación por tu función mental. Trata de recordar cuándo comenzaste a sospechar que algo andaba mal. Si crees que tus dificultades están empeorado, prepárate para explicar por qué y para brindar ejemplos específicos.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Haz una lista de todas tus otras enfermedades, incluso aquellas que actualmente estén en tratamiento, como diabetes o enfermedad cardíaca, y aquellas que hayas tenido en el pasado, como accidentes cerebrovasculares.
  • Pídele a un familiar, a un amigo o una persona responsable del cuidado que te acompañe, si es posible. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se proporciona durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.

Preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar al máximo tu tiempo con el médico. Ordena las preguntas de la más importante a la menos importante. Algunas preguntas básicas para hacerle al médico son:

  • ¿Qué puede estar provocando síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles de los síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas se necesitan?
  • ¿Esta afección suele ser temporal o crónica? ¿Cómo progresará con el tiempo?
  • ¿Cuál es la mejor forma de proceder?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que sugieres?
  • Tengo otros trastornos médicos. ¿Cómo se pueden controlar todos juntos?
  • ¿Hay algún ensayo clínico de tratamientos experimentales que debería considerar?
  • ¿Hay restricciones?
  • Si se recetan medicamentos, ¿existe una posible interacción con los otros medicamentos que estoy tomando?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?
  • ¿Debo ver a un especialista? ¿Cuánto costará? ¿Lo cubrirá mi seguro? Es posible que tengas que llamar a tu proveedor de seguro para obtener algunas de estas respuestas.

Si tuviste una conmoción, algunas preguntas básicas para hacerle al médico son las siguientes:

  • ¿Cuál es el riesgo de conmociones futuras?
  • ¿Cuándo será seguro volver a practicar deportes competitivos?
  • ¿Cuándo será seguro retomar el ejercicio intenso?
  • ¿Es seguro volver a la escuela o al trabajo?
  • ¿Es seguro manejar un auto u operar equipos eléctricos?

No dudes en hacer otras preguntas durante la consulta en cualquier momento si hay algo que no entiendas.

Qué esperar del médico

El médico puede realizarte diversas preguntas.

Preguntas relacionadas con los síntomas:

  • ¿Qué síntomas tienes? ¿Tienes problemas para encontrar palabras, recordar acontecimientos o para concentrarte? ¿Notas cambios en tu personalidad o te sientes perdido?
  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Los síntomas empeoran paulatinamente o a veces mejoran y otras empeoran?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Dejaste de realizar ciertas actividades, como administrar las finanzas o ir de compras, debido a que tienes dificultad para planificarlas cuidadosamente?
  • ¿Qué cosas, si las hubiera, parecen mejorar o empeorar los síntomas?
  • ¿Has notado algún cambio en el modo en que tiendes a reaccionar ante las personas o los acontecimientos?
  • ¿Tienes más energía de lo normal, menos energía de lo normal o aproximadamente la misma energía?
  • ¿Notaste algún temblor o problemas para caminar?

Preguntas relacionadas con los antecedentes de salud:

  • ¿Te has realizado pruebas de audición y visión hace poco?
  • ¿Existe algún antecedente familiar de demencia o de otra enfermedad neurológica como enfermedad de Alzheimer, esclerosis lateral amiotrófica o enfermedad de Parkinson?
  • ¿Qué medicamentos estás tomando? ¿Tomas alguna vitamina o suplemento?
  • ¿Consumes bebidas alcohólicas? ¿Cuánto?
  • ¿Recibes tratamiento para alguna otra afección médica?

Si tuviste una conmoción, el médico te puede hacer preguntas relacionadas con los hechos en torno a la lesión:

  • ¿Has tenido alguna lesión en la cabeza con anterioridad?
  • ¿Practicas deportes de contacto?
  • ¿Cómo te hiciste esta lesión?
  • ¿Qué síntomas tuviste inmediatamente después de la lesión?
  • ¿Recuerdas lo que ocurrió justo antes y después de la lesión?
  • ¿Perdiste el conocimiento después de la lesión?
  • ¿Tuviste convulsiones?

Preguntas relacionadas con los signos y síntomas físicos:

  • ¿Has tenido náuseas o vómitos desde que sufriste la lesión?
  • ¿Has tenido dolores de cabeza? ¿Qué tan pronto después de la lesión comenzaron los dolores de cabeza?
  • ¿Has notado alguna dificultad con la coordinación física después de la lesión?
  • ¿Has notado sensibilidad o problemas con la visión o la audición?
  • ¿Has notado cambios en el sentido del olfato o del gusto?
  • ¿Cómo está tu apetito?
  • ¿Te has sentido letárgico o te cansas con más facilidad desde la lesión?
  • ¿Tienes problemas para dormir o para despertarte?
  • ¿Tienes mareos o vértigo?

Preguntas relacionadas con los signos y síntomas físicos cognitivos o emocionales:

  • ¿Has tenido problemas de memoria o concentración desde la lesión?
  • ¿Has tenido cambios en el estado de ánimo, incluso irritabilidad, ansiedad o depresión?
  • ¿Has pensado en lastimarte a ti mismo o en lastimar a otros?
  • ¿Has notado, u otros han comentado, que tu personalidad cambió?
  • ¿Qué otros signos o síntomas te preocupan?

Encefalopatía traumática crónica - atención en Mayo Clinic

Feb. 24, 2018
References
  1. McKee AC, et al. The spectrum of disease in chronic traumatic encephalopathy. Brain. 2013:136;43.
  2. Evans RW. Concussion and mild traumatic brain injury. http://www.uptodate.com/home. Accessed Jan. 29, 2016.
  3. Concussion: Mayo's multidisciplinary approach. Mayo Clinic Neuroscience Update. 2013;10:2.
  4. Malec JF, et al. The Mayo classification system for traumatic brain injury severity. Journal of Neurotrauma. 2007;24:1417.
  5. Small GW, et al. PET scanning of brain tau in retired national football league players: Preliminary findings. American Journal of Geriatric Psychiatry. 2013;21:138.
  6. Daroff RB, et al., eds. Frontal lobes. In: Encyclopedia of the Neurological Sciences. 2nd ed. Waltham, Mass.: Academic Press/Elsevier; 2014.
  7. Chronic traumatic encephalopathy. Alzheimer's Association. http://www.alz.org/dementia/chronic-traumatic-encephalopathy-cte-symptoms.asp#symptoms. Accessed Feb. 1, 2016.
  8. Yi J, et al. Chronic traumatic encephalopathy. Current Sports Medicine Reports. 2013;12:28.
  9. Goldstein LE, et al. Chronic traumatic encephalopathy in blast-exposed military veterans and a blast neurotrauma mouse model. Science Translational Medicine.2012;4:1.
  10. Concussion: A fact sheet for coaches. Centers for Disease Control and Prevention. http://fs.ncaa.org/Docs/health_safety/ConFactSheetcoaches.pdf. Accessed Feb. 3, 2016.
  11. Heads up: Concussion in youth sports. A fact sheet for Coaches. Centers for Disease Control and Prevention. http://www.cdc.gov/headsup/youthsports/coach.html. Accessed Feb. 3, 2016.
  12. McCrory P, et al. Consensus statement on concussion in sport: The 4th international conference on concussion in sport held in Zurich, November 2012. Journal of the American College of Surgeons. 2013;216:e55.
  13. Concussion: What can I do to feel better after a concussion? Centers for Disease Control and Prevention. http://www.cdc.gov/concussion/feel_better.html. Accessed Feb. 3, 2016.
  14. Lakis N, et al. Chronic traumatic encephalopathy — Neuropathology in athletes and war veterans. Neurological Research. 2013;35:290.
  15. Stein TD, et al. Chronic traumatic encephalopathy: A spectrum of neuropathological changes following repetitive brain trauma in athletes and military personnel. Alzheimer's Research & Therapy. 2014;6:4.
  16. Report on the neuropathology of chronic traumatic encephalopathy workshop. National Institutes of Health. http://www.ninds.nih.gov/news_and_events/proceedings/201212_CTE_workshop_report.htm. Accessed Feb. 3, 2016.
  17. Hart J Jr, et al. Neuroimaging of cognitive dysfunction and depression in aging retired national football league players. JAMA Neurology. 2013;70:326.
  18. DeKosky ST, et al. Acute and chronic traumatic encephalopathies: Pathogenesis and biomarkers. Nature Reviews Neurology. 2013;9:192.
  19. Gavett BE, et al. Clinical appraisal of chronic traumatic encephalopathy: Current perspectives and future directions. Current Opinion in Neurology. 2011;24:525.
  20. Mez J, et al. Chronic traumatic encephalopathy: Where are we and where are we going? Current Neurology and Neuroscience Reports. 2013;13:407.
  21. Home. National Suicide Prevention Lifeline. http://www.suicidepreventionlifeline.org. Accessed Feb. 1, 2016.
  22. Baugh CM, et al. Current understanding of chronic traumatic encephalopathy. Current Treatment Options in Neurology. 2014;16:306.
  23. Iverson GL, et al. A critical review of chronic traumatic encephalopathy. Neuroscience and Biobehavioral Reviews. 2015;56:276.
  24. Caregiver's guide to understanding dementia behaviors. Family Caregiver Alliance. https://www.caregiver.org/caregivers-guide-understanding-dementia-behaviors. Accessed Feb. 1, 2016.
  25. Traumatic brain injury. Family Caregiver Alliance. https://www.caregiver.org/traumatic-brain-injury. Accessed Feb. 1, 2016.
  26. Abreu MA, et al. Chronic traumatic encephalopathy (CTE) and former National Football League player suicides. The Sport Journal. Jan. 29, 2016. http://thesportjournal.org/article/chronic-traumatic-encephalopathy-cte-and-former-national-football-league-player-suicides/. Accessed Jan. 29, 2016.
  27. Bieniek KF, et al. Chronic traumatic encephalopathy pathology in a neurodegenerative disorders brain bank. Acta Neuropathology. 2015;130:877.
  28. McKee AC, et al. The first NINDS/NIBIB consensus meeting to define neuropathological criteria for the diagnosis of chronic traumatic encephalopathy. Acta Neuropathology. 2016;131:75.
  29. Savica R, et al. High school football and risk of neurodegeneration: A community-based study. Mayo Clinic Proceedings. 2012;87:335.
  30. Brown AW (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. March 18, 2016.
  31. Mielke MM (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. March 18, 2016.
  32. Savica R (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. March 18, 2016.
  33. Graff-Radford J (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. March 18, 2016.
  34. Boeve BF (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. March 25, 2016.