Descripción general

La cardiomiopatía es una enfermedad en la que el músculo cardíaco es anormal. Los principales tipos de cardiomiopatía son la cardiomiopatía dilatada, la hipertrófica y la restrictiva. La cardiomiopatía dificulta el bombeo y el suministro de sangre al resto del cuerpo. La cardiomiopatía puede provocar una insuficiencia cardíaca.

La cardiomiopatía puede tratarse. El tipo de tratamiento que recibirás depende de qué tipo de cardiomiopatía tengas y cuán grave sea. El tratamiento puede consistir en medicamentos, dispositivos implantados quirúrgicamente o, en los casos graves, un trasplante de corazón.

Síntomas

Las personas con cardiomiopatía pueden no experimentar signos ni síntomas en los estadios tempranos de la enfermedad. Sin embargo, a medida que la enfermedad avanza, generalmente aparecen signos y síntomas. Los signos y síntomas de la cardiomiopatía pueden comprender los siguientes:

  • Dificultad para respirar al hacer esfuerzo físico o, incluso, al descansar
  • Hinchazón de las piernas, los tobillos y los pies
  • Hinchazón del abdomen debido a la acumulación de líquido
  • Tos al estar recostado
  • Fatiga
  • Latidos del corazón irregulares que se sienten rápidos, agitados o con palpitaciones
  • Dolor en el pecho
  • Mareos, aturdimiento o desmayos

Independientemente del tipo de cardiomiopatía que tengas, los signos y síntomas tienden a empeorar, a menos que se trate la enfermedad. En algunas personas, la cardiomiopatía empeora rápidamente; en otras, después de un largo tiempo.

Cuándo consultar al médico

Consulta con el médico si presentas uno o más signos y síntomas asociados a la cardiomiopatía. Llama al 911 o al número local de emergencias si tienes gran dificultad para respirar, te desmayas o sientes dolor en el pecho durante más de unos pocos minutos. Como, a veces, la enfermedad es hereditaria, tu médico puede recomendarte que tus familiares se sometan a un examen para determinar si tienen cardiomiopatía.

Causas

A menudo, se desconoce la causa de la cardiomiopatía. En algunas personas, sin embargo, los médicos pueden identificar algunos factores que contribuyen al problema. Las posibles causas de la cardiomiopatía son:

  • Enfermedades genéticas
  • Presión arterial alta durante períodos largos
  • Daños en el tejido cardíaco por un ataque cardíaco anterior
  • Frecuencia cardíaca acelerada crónica
  • Problemas en las válvulas cardíacas
  • Trastornos metabólicos, como obesidad, enfermedad tiroidea o diabetes
  • Deficiencias nutricionales de vitaminas o minerales esenciales, como la tiamina (vitamina B1)
  • Complicaciones en el embarazo
  • Beber demasiado alcohol durante muchos años
  • Consumo de cocaína, anfetaminas o esteroides anabólicos
  • Uso de algunos medicamentos de quimioterapia y de radiación para tratar el cáncer
  • Ciertas infecciones, que pueden lesionar el corazón y provocar cardiomiopatía
  • Acumulación de hierro en el músculo cardíaco (hemocromatosis)
  • Una enfermedad que provoca inflamación y puede hacer que crezcan nódulos de células en el corazón y en otros órganos (sarcoidosis)
  • Un trastorno que causa la acumulación de proteínas anormales (amiloidosis)
  • Trastornos del tejido conjuntivo

Los tipos de cardiomiopatía son:

  • Cardiomiopatía dilatada. Este es el tipo más frecuente de cardiomiopatía. En este trastorno, la capacidad de bombeo de la cavidad de bombeo principal del corazón, el ventrículo izquierdo, se vuelve menos potente. El ventrículo izquierdo se agranda (dilata) y no puede bombear la sangre con eficacia fuera del corazón.

    Aunque este tipo puede afectar a personas de todas las edades, se produce con mayor frecuencia en personas de mediana edad y es más probable que afecte a los hombres. Algunas personas que padecen cardiomiopatía dilatada tienen antecedentes familiares de la enfermedad. En otros casos, la cardiomiopatía dilatada puede aparecer como resultado de ciertas afecciones como la cardiopatía coronaria, las infecciones, la quimioterapia o el consumo de drogas o alcohol. La causa también puede ser desconocida (idiopática).

  • Cardiomiopatía hipertrófica. Este tipo implica un engrosamiento anormal del músculo cardíaco, afectando, particularmente, al músculo de la cavidad de bombeo principal del corazón (ventrículo izquierdo). El engrosamiento del músculo del corazón puede dificultar que este último bombee sangre.

    La cardiomiopatía hipertrófica puede desarrollarse a cualquier edad, pero la enfermedad tiende a ser más grave si se manifiesta durante la infancia. La mayoría de las personas afectadas tienen antecedentes familiares de la enfermedad, y algunas mutaciones genéticas se han relacionado con la cardiomiopatía hipertrófica.

  • Cardiomiopatía restrictiva. El músculo cardíaco de las personas con cardiomiopatía restrictiva se vuelve rígido y menos elástico, lo que significa que el corazón no puede expandirse adecuadamente y llenarse de sangre entre los latidos del corazón. Si bien la cardiomiopatía restrictiva puede aparecer a cualquier edad, tiende a afectar con más frecuencia a las personas mayores. Es el tipo menos frecuente de cardiomiopatía y puede aparecer sin motivos conocidos (idiopática).

    La enfermedad también puede ser provocada por enfermedades que están en otras partes del cuerpo y que afectan al corazón, como una enfermedad en la que el hierro se acumula en el músculo cardíaco (hemocromatosis), un trastorno que causa la acumulación de proteínas anormales (amiloidosis), una enfermedad que causa inflamación y puede hacer que se formen nódulos de células en el corazón y en otros órganos (sarcoidosis), trastornos del tejido conjuntivo o un trastorno que hace que células sanguíneas anormales provoquen lesiones en el corazón (enfermedad cardíaca eosinofílica).

  • Displasia ventricular derecha arritmogénica. En este tipo poco frecuente de cardiomiopatía, el músculo de la cavidad cardíaca inferior derecha (ventrículo derecho) es reemplazado por tejido cicatricial. Esto puede provocar problemas en el ritmo cardíaco. Muchas veces esta enfermedad se debe a mutaciones genéticas.
  • Otros tipos de cardiomiopatía. Existen otros tipos de cardiomiopatía (cardiomiopatías no clasificadas), pero no encajan dentro de los otros tipos de cardiomiopatía.

Factores de riesgo

Hay una serie de factores que pueden aumentar el riesgo de padecer una cardiomiopatía, entre ellos:

  • Antecedentes familiares. Las personas con antecedentes familiares de cardiomiopatía, insuficiencia cardíaca y paro cardíaco repentino tienen más probabilidades de desarrollar una cardiomiopatía que aquellas personas sin antecedentes familiares de problemas cardíacos.
  • Presión arterial alta. Las personas que tienen presión arterial alta durante un largo período corren mayor riesgo de padecer una cardiomiopatía.
  • Enfermedades que afectan al corazón. Las personas que han tenido un ataque al corazón, una enfermedad de las arterias coronarias o infecciones virales que hayan afectado al corazón corren mayor riesgo de padecer una cardiomiopatía.
  • Obesidad. El sobrepeso hace que el corazón trabaje más, lo que puede aumentar el riesgo de padecer cardiomiopatía e insuficiencia cardíaca.
  • Alcoholismo. Las personas que abusan del alcohol pueden dañar el corazón, y la cardiomiopatía puede ser una consecuencia. El riesgo aumenta de manera significativa después de más de cinco años de beber de siete a ocho vasos al día.
  • Uso de drogas ilegales. Las drogas, como la cocaína, las anfetaminas y los esteroides anabólicos, pueden aumentar el riesgo de padecer cardiomiopatía.
  • Tratamientos oncológicos. Si bien es necesario tratar el cáncer, muchos tratamientos oncológicos también pueden dañar algunas células sanas. Ciertos medicamentos de quimioterapia y la radioterapia pueden aumentar el riesgo de padecer cardiomiopatía.
  • Diabetes. Tener diabetes aumenta el riesgo de padecer cardiomiopatía, insuficiencia cardíaca y otros problemas cardíacos.
  • Trastornos de la tiroides. Tener una glándula tiroides hipoactiva o hiperactiva puede aumentar el riesgo de padecer cardiomiopatía.
  • Hemocromatosis. Este trastorno hace que el cuerpo almacene un exceso de hierro y se ha relacionado con un mayor riesgo de padecer cardiomiopatía dilatada.
  • Afecciones que afectan al corazón. Otras enfermedades, como el trastorno que causa la acumulación de proteínas anormales (amiloidosis), una enfermedad que causa inflamación y puede hacer que se formen nódulos de células en el corazón y otros órganos (sarcoidosis), o los trastornos del tejido conjuntivo pueden aumentar el riesgo de padecer cardiomiopatía.

Complicaciones

La cardiomiopatía puede derivar en otras enfermedades del corazón, entre ellas:

  • Insuficiencia cardíaca. Una persona experimenta insuficiencia cardíaca cuando el corazón no puede bombear suficiente sangre para satisfacer las necesidades del cuerpo. El corazón se vuelve más grueso, rígido y débil producto de la cardiomiopatía, por lo que es posible que no pueda bombear sangre o que detenga el flujo sanguíneo desde el corazón. Si no se trata, la insuficiencia cardíaca puede poner en riesgo la vida.
  • Coágulos sanguíneos. Si tienes cardiomiopatía y el corazón no puede bombear correctamente, tienes más probabilidades de que se formen coágulos de sangre en el corazón. Si los coágulos salen del corazón e ingresan en el torrente sanguíneo, pueden obstruir el flujo sanguíneo a otros órganos, incluso el corazón y el cerebro.

    Para disminuir el riesgo, el médico puede recetarte un medicamento anticoagulante, como aspirina, clopidogrel (Plavix), apixaban (Eliquis), dabigatran (Pradaxa), rivaroxaban (Xarelto) o warfarina (Coumadin, Jantoven).

  • Problemas en las válvulas. Puesto que las personas que padecen cardiomiopatía tienen el corazón dilatado, es posible que las válvulas cardíacas no cierren bien, lo que ocasiona un flujo invertido de la sangre.
  • Paro cardíaco y muerte súbita. La cardiomiopatía puede causar ritmos cardíacos anormales. Algunos de esos ritmos son demasiado lentos para mantener un flujo sanguíneo en el corazón de manera efectiva y otros son demasiado rápidos para permitir que el corazón lata de la manera correcta. En cualquiera de los dos casos, los ritmos cardíacos anormales pueden producir desmayos o, en ocasiones, muerte súbita si el corazón deja de latir como debe.

Prevención

En muchos casos, no se puede prevenir una cardiomiopatía. Avísale al médico si tienes antecedentes familiares de la enfermedad.

Para reducir el riesgo de tener una cardiomiopatía u otro tipo de enfermedad cardíaca, es aconsejable mantener un estilo de vida saludable para el corazón y adoptar hábitos como los siguientes:

  • Evitar el consumo de alcohol o de cocaína
  • Controlar la presión arterial alta, el colesterol alto y la diabetes
  • Seguir una dieta saludable
  • Hacer ejercicio de forma regular
  • Dormir bien
  • Reducir el estrés

Cardiomiopatía care at Mayo Clinic

March 17, 2015
References
  1. Longo DL, et al. Cardiomyopathy and myocarditis (Cardiomiopatía y miocarditis). En: Harrison’s Principles of Internal Medicine (Principios de Medicina Interna de Harrison). 18.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2012. http://www.accessmedicine.com. Último acceso: 2 de febrero de 2015.
  2. What is cardiomyopathy? (¿Qué es la cardiomiopatía?). Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (National Heart, Lung, and Blood Institute). http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/cm/printall-index.html. Último acceso: 3 de febrero de 2015.
  3. Cooper LT. Definition and classification of the cardiomyopathies (Definición y clasificación de las cardiomiopatías). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 4 de febrero de 2015.
  4. Yancy CW, et al. 2013 ACCF/AHA guideline for the management of heart failure: A report of the American College of Cardiology Foundation/American Heart Association Task Force on practice guidelines (Guía de ACCF/AHA 2013 para controlar la insuficiencia cardíaca: informe del grupo de trabajo de la Fundación del Colegio Estadounidense de Cardiología/Asociación Americana del Corazón sobre las pautas prácticas). Circulation (Circulación). 2013;128:e240.
  5. Gersh BJ, et al. 2011 ACCF/AHA guideline for the diagnosis and treatment of hypertrophic cardiomyopath (Pautas de la ACCF/AHA 2011 para el diagnóstico y el tratamiento de la cardiomiopatía hipertrófica). Journal of the American College of Cardiology (Revista del Colegio Estadounidense de Cardiología). 2011;58:e212.
  6. Colucci WS. Evaluation of the patient with heart failure or cardiomyopathy (Evaluación del paciente con insuficiencia cardíaca o cardiomiopatía). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 2 de febrero de 2015.
  7. Sisakian H. Cardiomyopathies: Evolution of pathogenesis concepts and potential for new therapies (Cardiomiopatías: evolución de conceptos de patogénesis y potencial para nuevas terapias). World Journal of Cardiology (Revista Mundial de Cardiología). 2014;6:478.
  8. McKenna WJ. Treatment and prognosis of arrhythmogenic right ventricular cardiomyopathy (Tratamiento y pronóstico de la cardiomiopatía ventricular derecha arritmogénica). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 4 de febrero de 2015.
  9. Prevention and treatment of cardiomyopathy (Prevención y tratamiento de la cardiomiopatía). American Heart Association (Asociación Americana del Corazón). http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/More/Cardiomyopathy/Prevention-and-Treatment-of-Cardiomyopathy_UCM_444176_Article.jsp. Último acceso: 5 de febrero de 2015.
  10. Why arritmia matters (Por qué es importante la arritmia). American Heart Association. http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/Arrhythmia/WhyArrhythmiaMatters/Why-Arrhythmia-Matters_UCM_002023_Article.jsp. Último acceso: 5 de febrero de 2015.
  11. How are arrhythmias treated? (¿Cómo se tratan las arritmias?). Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/arr/treatment. Último acceso: 5 de febrero de 2015.
  12. Mankad R (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 4 de marzo de 2015.