Diagnóstico

Las pruebas para evaluar tu enfermedad pueden comprender:

  • Examen de mama clínico. El médico verifica los cambios en las mamas, examinando las mamas y los ganglios linfáticos ubicados en la parte inferior del cuello y las axilas. Seguramente, el médico escuchará el corazón y los pulmones, y verificará el pecho y el abdomen para determinar si el dolor puede estar relacionado con otra enfermedad. Si tu historia clínica, el examen de mamas y la exploración física no revelan nada inusual, probablemente, no necesites más pruebas.
  • Mamografía. Si el médico siente un nódulo mamario o un engrosamiento inusual, o detecta una zona de dolor específica en el tejido mamario, deberás hacerte un examen radiográfico de la mama que evalúe la zona de interés que se encontró durante el examen de mama (mamografía de diagnóstico).
  • Ecografía. Una ecografía utiliza ondas de sonido para producir imágenes de las mamas y suele se realizarse junto con una mamografía. Tal vez necesites una ecografía para evaluar una zona de dolor específica incluso si la mamografía parece normal.
  • Biopsia mamaria. Los nódulos mamarios sospechosos, las zonas de engrosamiento o las zonas inusuales que se observen durante los exámenes por imágenes pueden requerir una biopsia antes de que el médico pueda hacer un diagnóstico. Durante una biopsia, el médico obtiene una pequeña muestra de tejido mamario de la zona en cuestión y la envía para realizar un análisis de laboratorio.

Tratamiento

Para muchas mujeres, el dolor de mama desaparece por sí solo con el tiempo. Posiblemente no necesites tratamiento.

Si necesitas tratamiento, el médico podría recomendarte que:

  • Elimines una causa de fondo o un factor agravante. Esto puede implicar un simple ajuste, como usar un sostén con soporte extra.
  • Uses un medicamento antiinflamatorio no esteroide (AINE) tópico. Podría ser necesario que tomes medicamentos AINE cuando el dolor sea intenso. El médico puede recomendarte que te apliques una crema con medicamento AINE directamente en la zona donde sientes dolor.
  • Ajustes las píldoras anticonceptivas. Si tomas píldoras anticonceptivas, saltar la semana sin píldoras o cambiar el método anticonceptivo puede ayudar con los síntomas del dolor de mama. No obstante, no lo hagas sin antes consultar con el médico.
  • Reduzcas la dosis de la terapia hormonal para la menopausia. Puede ser recomendable que consideres reducir la dosis de la terapia hormonal para la menopausia o suspenderla por completo.
  • Tomes un medicamento recetado. Danazol es el único medicamento recetado aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration) para el tratamiento del dolor y de la sensibilidad de las mamas. Sin embargo, danazol conlleva el riesgo de sufrir efectos secundarios potencialmente graves, como acné, aumento de peso y cambios en la voz, lo que limita su uso. Tamoxifeno, un medicamento recetado para el tratamiento oncológico y para la prevención del cáncer de mama, puede recomendarse para algunas mujeres, pero este medicamento también conlleva el potencial riesgo de sufrir efectos secundarios que pueden provocar más molestias que el dolor de mama en sí mismo.

Estilo de vida y remedios caseros

Aunque existe muy pocas investigaciones que muestren la efectividad de estos remedios de cuidado personal, vale la pena probar algunos:

  • Utiliza compresas calientes o frías sobre las mamas.
  • Usa un sujetador de soporte firme, colocado por un profesional si es posible.
  • Usa un sostén deportivo mientras haces ejercicio, en especial, cuando tus mamas están más sensibles.
  • Prueba con terapia de relajación, que puede ayudarte a controlar los altos niveles de ansiedad asociados con dolor de mamas intenso.
  • Reduce o elimina el consumo de cafeína, un cambio en la dieta que a muchas mujeres les resulta útil, aunque los estudios médicos sobre los efectos de la cafeína en el dolor de mamas y otros síntomas premenstruales no han sido concluyentes.
  • Sigue una dieta con bajo contenido de grasa e ingiere hidratos de carbono más complejos, una estrategia que ha ayudado a algunas mujeres con dolor de mamas en estudios de observación.
  • Considera tomar analgésicos de venta libre como paracetamol (Tylenol y otros) o ibuprofeno (Advil, Motrin IB y otros), pero pregúntale a tu médico cuánto tomar, ya que el consumo prolongado puede aumentar el riesgo de sufrir problemas hepáticos y otros efectos secundarios.
  • Lleva un registro diario, anotando cuándo experimentas dolor de mamas y otros síntomas, para determinar si tu dolor es cíclico o no cíclico.

Medicina alternativa

Es posible que las vitaminas y los suplementos dietéticos disminuyan la gravedad y alivien los síntomas del dolor en las mamas en algunas mujeres. Pregúntale al médico si alguna de estas opciones podría ayudarte y pídele que te informe acerca de las dosis y acerca de cualquier efecto secundario posible:

  • Aceite de onagra. Este suplemento puede cambiar el equilibrio de ácidos grasos en las células, lo cual puede reducir el dolor en las mamas.
  • Vitamina E. Los primeros estudios demostraron un posible efecto beneficioso de la vitamina E para mujeres en el período premenstrual que experimentan dolor en las mamas que varía durante el ciclo menstrual. En un estudio, los síntomas de las mujeres con dolor mamario cíclico mejoraron tras tomar 200 unidades internacionales de vitamina E diariamente durante dos meses. No hubo ningún beneficio adicional luego de 4 meses.

    Para las mujeres mayores de 18 años, las embarazadas y las que están amamantando, la dosis máxima de vitamina E es de 1000 miligramos por día (o 1500 unidades internacionales).

Si pruebas un suplemento para aliviar el dolor en las mamas, deja de tomarlo si no notas ninguna mejora luego de algunos meses. Prueba con un suplemento a la vez para que puedas determinar claramente cuál es el que ayuda a aliviar el dolor y cuál no.

Preparación para la consulta

Si tienes un dolor en las mamas que antes no tenías y que afecta continuamente solo una parte específica de la mama o que afecta tu calidad de vida, consulta con tu médico para hacer una evaluación. En algunos casos, cuando llamas para programar una consulta, puede que te deriven inmediatamente a un especialista en salud mamaria.

Qué puedes hacer

La primera evaluación del dolor de mamas se centra en tu historia clínica. Tu médico te preguntará la ubicación del dolor de mamas, su relación con el ciclo menstrual y otros aspectos relevantes de tu historia clínica que puedan explicar la causa del color. Para prepararte para esta conversación:

  • Anota todos los síntomas, incluso si parecen no estar relacionados con el dolor de mamas.
  • Clasifica el dolor en una escala del 1 al 10, en la que 1 significa que no tienes dolor y 10 significa que tienes el peor dolor que te puedes imaginar.
  • Revisa tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas y suplementos que tomas regularmente.
  • Haz una lista de preguntas para el médico, de mayor a menor importancia.

Para el dolor en las mamas, las preguntas básicas para hacerle a tu médico son las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué tipos de prueba podría tener que hacerme?
  • ¿Qué enfoque de tratamiento me recomiendas para mi enfermedad?
  • ¿Existe algún remedio casero que debería probar?

Qué esperar del médico

El médico puede hacerte preguntas como las siguientes:

  • ¿En qué parte de la mama sientes dolor?
  • ¿Por cuánto tiempo has tenido dolor en la mama?
  • En una escala de 10 puntos, ¿qué tan grave es el dolor?
  • ¿Tienes dolor en una mama o en ambas?
  • ¿El dolor parece respetar algún tipo de patrón?
  • ¿Alguna vez te hiciste una mamografía? ¿Cuándo fue tu última vez?
  • ¿Tienes otros signos y síntomas, tales como un bulto en la mama, una zona de engrosamiento o secreción por el pezón?
  • ¿Has notado algún cambio en la piel, como enrojecimiento o sarpullido?
  • ¿Has tenido un bebé recientemente? ¿O has experimentado una pérdida o una interrupción del embarazo?
  • ¿Cómo afecta el dolor en tu calidad de vida, por ejemplo, el sueño, la actividad sexual o el trabajo? ¿El dolor te impide, de alguna forma, realizar las actividades cotidianas?
  • ¿Has participado en alguna actividad o has tenido una lesión reciente en el pecho que podrían contribuir al dolor de mama?

El médico también puede evaluar tu riesgo personal de tener cáncer de mama, según ciertos factores, como tu edad, la historia clínica de tu familia y los antecedentes previos de lesiones precancerosas de mama.

Jan. 31, 2019
References
  1. Golshan M, et al. Breast pain. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Jan. 22, 2019.
  2. Jokich PM, et al. ACR Appropriateness Criteria breast pain. American College of Radiology (ACR). https://acsearch.acr.org/docs/3091546/Narrative/. Accessed Oct. 24, 2015.
  3. Rapkin AJ, et al. Premenstrual syndrome. First consult. https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 24, 2015.
  4. Balleyguiera C, et al. Breast pain and imaging. Diagnostic and Interventional Imaging. 2015;96:1009.
  5. Mastalgia (breast pain). Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/gynecology-and-obstetrics/breast-disorders/mastalgia-breast-pain. Accessed Oct. 24, 2015.
  6. Rodden AM. Common breast concerns. Primary Care: Clinics in Office Practice. 2009;36:103.
  7. Pruthi S (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Nov. 1, 2015.
  8. Rikers A.Breast Disease:Comprehensive Management. New York, N.Y.: Springer; 2015: 79.
  9. Vitamin E fact sheet for consumers. National Institutes of Health. https://ods.od.nih.gov/factsheets/VitaminE-Consumer/. Accessed Jan. 22, 2019.
  10. AskMayoExpert. Breast pain. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2018.