Descripción general

En el esófago de Barrett, se reemplaza el tejido dentro del tubo que conecta la boca con el estómago (el esófago) por un tejido similar al del revestimiento intestinal.

El esófago de Barrett se diagnostica con mayor frecuencia en personas con la enfermedad por reflujo gastroesofágico a largo plazo, una regurgitación crónica de ácido desde el estómago hasta el esófago inferior. Solo un pequeño porcentaje de personas con la enfermedad por reflujo gastroesofágico tiene el esófago de Barrett.

El esófago de Barrett se relaciona con un aumento en el riesgo de contraer cáncer de esófago. Aunque el riesgo sea pequeño, es importante realizarse controles periódicos en busca de células precancerosas (displasia). Si se descubre la presencia de células precancerosas, estas pueden tratarse para prevenir el cáncer de esófago.

Enfoque de Mayo Clinic para la atención del esófago de Barrett

Síntomas

Los cambios en el tejido característicos del esófago de Barrett no causan síntomas. Los signos y síntomas que tienes, en general, se deben a la enfermedad por reflujo gastroesofágico y pueden comprender los siguientes:

  • Ardor de estómago frecuente
  • Dificultad al tragar comida
  • Con menor frecuencia, dolor en el pecho

Muchas personas con el esófago de Barrett no presentan signos ni síntomas.

Cuándo consultar al médico

Si tuviste problemas de ardor de estómago y reflujo ácido durante más de cinco años, pregúntale al médico acerca del riesgo de tener esófago de Barrett.

Busca asistencia de inmediato si:

  • Tienes dolor en el pecho que puede ser un síntoma de un ataque cardíaco
  • Tienes dificultad para tragar
  • Tienes vómitos con sangre de color rojo o parecido a los granos de café
  • Evacúas heces negras, viscosas o con sangre

Causas

Se desconoce la causa exacta del esófago de Barrett. Muchas personas con el esófago de Barrett tienen enfermedad por reflujo gastroesofágico de larga data.

En la enfermedad por reflujo gastroesofágico, el contenido estomacal va al esófago y daña los tejidos. A medida que el esófago intenta sanarse, las células pueden cambiar al tipo de células que se presentan en el esófago de Barrett.

No obstante, algunas personas a las que se les diagnosticó esófago de Barret nunca sufrieron ardor de estómago ni reflujo ácido. No queda claro cuál es la causa del esófago de Barrett en esas personas.

Factores de riesgo

Algunos de los factores que aumentan el riesgo de tener el esófago de Barrett comprenden:

  • Ardor de estómago y reflujo ácido crónicos. Padecer enfermedad por reflujo gastroesofágico que no mejora con los medicamentos conocidos como «inhibidores de la bomba de protones» o por la cual es necesario un medicamento en forma regular puede aumentar el riesgo de presentar esófago de Barrett.
  • Edad. El esófago de Barrett puede aparecer a cualquier edad, aunque es más frecuente en adultos mayores.
  • Ser del sexo masculino. Los hombres tienen mucha más probabilidad de tener el esófago de Barrett.
  • Ser de raza blanca. Las personas de raza blanca tienen mayor riesgo de desarrollar esta enfermedad con respecto a las personas de otras razas.
  • Tener sobrepeso. La grasa corporal alrededor del abdomen aumenta aún más el riesgo.
  • Fumar actualmente o haberlo hecho en el pasado.

Complicaciones

Las personas con el esófago de Barrett tienen un mayor riesgo de contraer cáncer de esófago. El riesgo es pequeño, incluso en personas que tienen cambios precancerosos en las células del esófago. Muchas personas con el esófago de Barrett nunca contraen cáncer de esófago.

Esófago de Barrett - atención en Mayo Clinic

July 13, 2017
  1. Ferri FF. Barrett's Esophagus (Esófago de Barrett). En: Ferri’s Clinical Advisor 2017 (Consejos clínicos de Ferri 2017). Filadelfia, Pa.: Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 17 de febrero de 2017.
  2. Spechler SJ, et al. Barrett's esophagus: Epidemiology, clinical manifestations, and diagnosis (Esófago de Barrett: epidemiología, manifestaciones clínicas y diagnóstico). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 17 de febrero de 2017.
  3. Shaheen NJ, et al. ACG clinical guideline: Diagnosis and management of Barrett's esophagus (Pauta clínica del Colegio Estadounidense de Gastroenterología: diagnóstico y control del esófago de Barrett). American Journal of Gastroenterology (Revista Estadounidense de Gastroenterología). 2016;111:30.
  4. Barrett's Esophagus (Esófago de Barrett). National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales). https://www.niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/barretts-esophagus/all-content. Último acceso: 19 de febrero de 2017.
  5. Feldman M, et al. Barrett's esophagus (Esófago de Barrett). En: Sleisenger and Fordtran’s Gastrointestinal and Liver Disease: Pathophysiology, Diagnosis, Management (Enfermedades gastrointestinales y hepáticas de Sleisenger y Fordtran: fisiopatología, diagnóstico y tratamiento). 10.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 17 de febrero de 2017.
  6. Hu Q, et al. Proton pump inhibitors do not reduce the risk of esophageal adenocarcinoma in patients with Barrett's esophagus: A systematic review and meta-analysis (Los inhibidores de la bomba de protones no reducen el riesgo de adenocarcinoma de esófago en pacientes con esófago de Barret: metaanálisis y revisión sistemática). PLoS ONE. 2017;12:1.
  7. Krishnamoorthi R, et al. Risk of recurrence of Barrett's esophagus after successful endoscopic therapy (Riesgo de reaparición del esófago de Barrett después de una terapia endoscópica exitosa). Gastrointestinal Endoscopy (Endoscopia gastrointestinal). 2016;83:1090.
  8. Brown A. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. 25 de enero de 2017.