Diagnóstico

Para determinar si tienes esófago de Barrett, suele realizarse una endoscopia.

Un tubo equipado con una luz y una cámara en el extremo (endoscopio) pasa por tu garganta para detectar signos de cambios en el tejido esofágico. El tejido normal del esófago tiene aspecto pálido y brillante. En el caso de esófago de Barrett, el tejido tiene aspecto rojo y aterciopelado.

El médico te extraerá tejido (biopsia) del esófago. El tejido de la biopsia puede analizarse para determinar el grado de cambio en él.

Determinación del grado de cambio en el tejido

Un médico que se especializa en el análisis de tejidos en un laboratorio (patólogo) determina el grado de displasia en las células del esófago. Debido a que puede ser difícil diagnosticar la displasia en el esófago, es mejor que dos patólogos, idealmente que al menos uno se especialice en patología gastroenterológica, estén de acuerdo en el diagnóstico. El tejido puede clasificarse en los siguientes tipos:

  • Sin displasia, si se observa esófago de Barrett, pero no se detectan cambios precancerosos en las células.
  • Displasia de bajo grado, si las células muestran pequeños signos de cambios precancerosos.
  • Displasia de alto grado, si las células muestran muchos cambios. Se cree que la displasia de alto grado es el paso final antes de que las células se transformen en cáncer de esófago.

Análisis para la detección del esófago de Barrett

El American College of Gastroenterology (Colegio Estadounidense de Gastroenterología) sostiene que se puede recomendar la realización de exámenes de detección para los hombres que han tenido síntomas de enfermedad por reflujo gastroesofágico por lo menos una vez a la semana, que no responden al tratamiento con medicamentos inhibidores de la bomba de protones y que tienen por lo menos dos factores de riesgo más, incluidos:

  • Antecedentes familiares de esófago de Barrett o de cáncer de esófago
  • Ser de sexo masculino
  • Ser de raza blanca
  • Tener más de 50 años
  • Ser fumador o exfumador
  • Tener mucha grasa abdominal

Si bien las mujeres son significativamente menos propensas a tener esófago de Barrett, deben realizarse exámenes de detección si tienen un reflujo que no se logra controlar u otros factores de riesgo para esófago de Barrett.

Tratamiento

El tratamiento para el esófago de Barrett depende del grado de crecimiento celular anormal en el esófago y del estado de salud general.

No hay displasia

Es probable que el médico recomiende:

  • Endoscopia periódica para controlar las células del esófago. Si en tus biopsias no se observa displasia, probablemente se te hará una endoscopia de seguimiento al año y luego cada tres o cinco años si no hay cambios.
  • Tratamiento para la enfermedad por reflujo gastroesofágico. Los cambios en los medicamentos y el estilo de vida pueden aliviar los signos y síntomas. Los procedimientos quirúrgicos o de endoscopia para corregir una hernia de hiato o para contraer el esfínter esofágico inferior que controla el flujo de ácido estomacal pueden ser una opción.

Displasia de grado bajo

La displasia de bajo grado se considera la etapa inicial de los cambios precancerosos. Si se encuentra una displasia de bajo grado, debe ser verificada por un patólogo experimentado. En el caso de la displasia de bajo grado, el médico puede recomendar otra endoscopia en seis meses, con un seguimiento adicional cada 6 a 12 meses.

Pero, dado el riesgo de cáncer de esófago, se puede recomendar el tratamiento si se confirma el diagnóstico. Estos son los tratamientos preferidos:

  • Resección endoscópica, que utiliza un endoscopio para eliminar las células dañadas y ayudar en la detección de la displasia y el cáncer.
  • Ablación por radiofrecuencia, que utiliza calor para extraer el tejido anormal del esófago. La ablación por radiofrecuencia puede recomendarse después de la resección endoscópica.
  • Crioterapia, que utiliza un endoscopio para aplicar un líquido o gas frío a las células anormales del esófago. Esto permite que las células se calienten y luego se vuelvan a congelar. El ciclo de congelación y descongelación daña las células anormales.

Si hay una inflamación importante del esófago en la endoscopia inicial, se realiza otra endoscopia después de tres o cuatro meses de tratamiento para reducir el ácido del estómago.

Displasia de grado alto

Se cree que la displasia de alto grado es precursora del cáncer de esófago. Por este motivo, el médico puede recomendar la resección endoscópica, la ablación por radiofrecuencia o la crioterapia. Otra opción puede ser la cirugía, que consiste en extirpar la parte dañada del esófago y unir la parte restante al estómago.

La recurrencia del esófago de Barrett es posible después del tratamiento. Pregúntale al médico con qué frecuencia debes volver para las pruebas de seguimiento. Si recibes un tratamiento distinto a la cirugía para extraer el tejido esofágico anormal, es probable que el médico te recomiende tomar medicamentos de por vida para reducir el ácido y ayudar a sanar el esófago.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic que ensayan nuevos tratamientos, intervenciones y pruebas para prevenir, detectar, tratar o controlar esta afección.

Estilo de vida y remedios caseros

Los cambios en el estilo de vida pueden mejorar los síntomas de enfermedad por reflujo gastroesofágico, que puede ser la base del esófago de Barrett. Considera lo siguiente:

  • Mantener un peso saludable.
  • Eliminando los alimentos y las bebidas que provocan la acidez estomacal, como el chocolate, el café, el alcohol y la menta.
  • Dejar de fumar.
  • Elevar la cabecera de tu cama. Coloca tacos de madera debajo de la cama para elevar la cabecera.

Preparación para la consulta

El esófago de Barrett se diagnostica con mayor frecuencia en personas con enfermedad por reflujo gastroesofágico que se someten a pruebas para determinar si hay complicaciones por esta enfermedad. Si el médico descubre la presencia del esófago de Barrett con una endoscopia, es posible que te remita a un médico que trate enfermedades digestivas (gastroenterólogo).

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la cita, como por ejemplo no comer alimentos sólidos el día anterior.
  • Anota los síntomas que tengas, incluso aquellos que parezcan no estar relacionados con el motivo de la cita.
  • Haz una lista de todos tus medicamentos, vitaminas o suplementos.
  • Anota tu información médica clave, incluidas otras afecciones.
  • Pídele a un amigo o a un familiar que te acompañen para ayudarte a recordar lo que diga el médico.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Preguntas para hacerle al médico

  • ¿Los informes de mis análisis de laboratorio indican la presencia de cambios precancerosos (displasia)? De ser así, ¿cuál es el grado de la displasia?
  • ¿Qué parte del esófago se ve afectada?
  • ¿Con qué frecuencia debo hacerme pruebas para la detección de cambios en el esófago?
  • ¿Tengo displasia y si es así fue confirmada por un patólogo experto?
  • ¿Qué riesgo tengo de presentar cáncer de esófago?
  • ¿Cuáles son las opciones de tratamiento?
  • ¿Debo hacer cambios en mi dieta u otros cambios en mi estilo de vida?
  • Tengo otras afecciones médicas. ¿Cómo puedo controlarlas de manera conjunta?

Además de las preguntas que hayas preparado para hacerle a tu médico, no dudes en hacerle otras durante la cita.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas. Estar preparado para responderlas te permitirá tener tiempo para repasar los puntos en los que quieras detenerte. Es posible que te pregunte lo siguiente:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas? ¿Cuán graves son?
  • ¿Tus síntomas son continuos u ocasionales?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas? ¿Hay algo que alivie los síntomas?
  • ¿Tienes síntomas de reflujo ácido?
  • ¿Tomas medicamentos para tratar el reflujo o la indigestión?
  • ¿Tienes dificultad al tragar?
  • ¿Has bajado de peso?

Esófago de Barrett - atención en Mayo Clinic

March 05, 2022
  1. Qumseya B, et al. ASGE guideline on screening and surveillance of Barrett's esophagus. Gastrointestinal Endoscopy. 2019; doi:10.1016/j.gie.2019.05.012.
  2. Barrett's esophagus. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/barretts-esophagus/all-content. Accessed April 3, 2020.
  3. Iyer PG, et al. Mayo Clinic Proceedings. 2019;doi:10.1016/j.mayocp.2019.01.032.
  4. Acid reflux (GER & GERD) in adults. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/acid-reflux-ger-gerd-adults/all-content#section2x. Accessed April 3, 2020.
  5. Shaheen NJ, et al. ACG Clinical Guideline: Diagnosis and management of Barrett's esophagus. 2016; doi:10.1038/ajg.2015.322.
  6. Understanding Barrett's esophagus. American Society for Gastrointestinal Endoscopy. https://www.asge.org/home/for-patients/patient-information/understanding-barrett-39-s-esophagus. Accessed April 3, 2020.
  7. AskMayoExpert. Barrett's esophagus. Mayo Clinic; 2019.
  8. Brown AY. Allscripts EPSi. Mayo Clinic. March 12, 2020.
  9. Iyer PG (expert opinion). Mayo Clinic. April 21, 2020.
  10. Wolfsen HC (expert opinion). Mayo Clinic. April 15, 2020.