Descripción general

La esofagectomía es un procedimiento quirúrgico para retirar parte o todo el esófago entre la boca y el estómago (esófago) y luego reconstruirlo usando parte de otro órgano, generalmente el estómago. La esofagectomía es un tratamiento común para el cáncer de esófago avanzado y se utiliza ocasionalmente para el esófago de Barrett si hay presentes células precancerosas agresivas. También se puede recomendar una esofagectomía para las afecciones no cancerosas cuando ocurrieron intentos fallidos anteriores de salvar el esófago, como en el caso de la acalasia o constricción en estadio terminal, o después de la ingestión de material que dañe el revestimiento del esófago.

Por qué se realiza

La esofagectomía es el tratamiento quirúrgico principal para el cáncer de esófago. Se realiza para extirpar el cáncer o aliviar los síntomas.

Durante una esofagectomía abierta, el cirujano extirpa todo o parte del esófago a través de una incisión en el cuello, el pecho o el abdomen. El esófago se reemplaza utilizando otro órgano, más comúnmente el estómago, pero ocasionalmente el intestino delgado o grueso.

En la mayoría de las circunstancias, la esofagectomía puede realizarse con una cirugía de invasión mínima, ya sea por laparoscopia, asistida por robot o una combinación de estos enfoques. Cuando la situación individual es adecuada, estos procedimientos se realizan a través de varias pequeñas incisiones y puede disminuir el dolor y acelerar la recuperación en comparación con la cirugía convencional.

Riesgos

La esofagectomía conlleva un riesgo de complicaciones, que pueden incluir las siguientes:

  • Sangrado
  • Infección
  • Tos
  • Fugas de la conexión quirúrgica del esófago y el estómago
  • Cambios en la voz
  • Reflujo ácido o biliar
  • Náuseas, vómitos o diarrea
  • Complicaciones respiratorias, como neumonía
  • Dificultad para tragar (disfagia)
  • Fibrilación auricular
  • Muerte

Cómo prepararse

Podrás hablar con el médico y el equipo que te trata de las dudas que tengas sobre la cirugía. Si tienes cáncer, antes de la esofagectomía, el médico podría recomendarte que te sometas a quimioterapia, radiación o ambas, seguidas por un período de recuperación. Estas decisiones se tomarán según la etapa del tumor. Es preciso establecer por completo la clasificación de la etapa antes de analizar el tratamiento previo a la cirugía.

Si fumas, el médico te pedirá que dejes de hacerlo y puede recomendarte un programa para dejar de fumar, dado que fumar aumenta en gran medida el riesgo de complicaciones después de la cirugía.

Alimentos y medicamentos

Habla con el médico sobre lo siguiente:

  • Cuándo puedes tomar los medicamentos que tomas habitualmente y si puedes tomarlos antes de la cirugía. Esto es especialmente importante si estás tomando algún anticoagulante, ya que algunos de ellos deben interrumpirse unos días antes de la cirugía planificada.
  • En qué momento debes dejar de comer o beber la noche antes de la cirugía. En algunos casos, tomar batidos nutricionales adicionales y cambiar a una dieta líquida dos o tres días antes de la cirugía ayudará a vaciar un esófago que tiene tendencia a llenarse de comida y complicará la extracción del esófago.

Ropa y elementos personales

Tu equipo de tratamiento puede recomendarte que traigas distintos elementos al hospital, incluidos:

  • Una lista de tus medicamentos
  • Artículos de cuidado personal, como un cepillo, gafas o audífonos
  • Ropa holgada y cómoda o una bata
  • Una copia de tu directriz médica anticipada
  • Artículos que pueden ayudarte a relajarte, como reproductores de música portátiles con auriculares o libros

Otras precauciones

Habla con el médico sobre lo siguiente:

  • Cualquier medicamento que hayas traído al hospital y cuándo debes tomarlo el día del procedimiento
  • Las alergias o reacciones a medicamentos que hayas tenido

Antes de ingresar al hospital para la cirugía, habla con un familiar sobre la hospitalización y la ayuda que podrías necesitar al volver a casa. El médico y el equipo de tratamiento podrían darte instrucciones específicas que deberás seguir durante la recuperación, al volver a casa.

Lo que puedes esperar

Antes del procedimiento

Un médico le explica a un paciente un procedimiento de esofagectomía. Qué es lo mejor para ti

Antes de una esofagectomía, el médico y el equipo de tratamiento te explicarán qué puedes esperar que suceda antes, durante y después del procedimiento.

Un aspecto importante de la esofagectomía es determinar qué tipo de procedimiento es mejor para ti. Para guiar esa decisión, los especialistas utilizan las técnicas de diagnóstico por imágenes más avanzadas, como la tomografía computarizada (TC), la resonancia magnética (RM) y la tomografía por emisión de positrones (TEP), así como la endoscopia con biopsias y las biopsias endoscópicas con aguja fina guiadas por ecografía endoscópica durante la endoscopia.

Durante el procedimiento

Una esofagectomía implica la extirpación de parte o la mayoría del esófago, una porción de la parte superior del estómago y los ganglios linfáticos cercanos, si hay cáncer. La cantidad de esófago y estómago que se extirpa depende de la etapa del cáncer y de su ubicación. En algunas circunstancias, una porción del intestino (en lugar del estómago) se puede jalar hacia arriba y conectar al esófago.

Según su situación, el cirujano elegirá una de las siguientes técnicas quirúrgicas:

  • Esofagectomía abierta. Este enfoque implica hacer una o más incisiones grandes en el cuello, el pecho o el abdomen. El cirujano puede elegir una esofagectomía transtorácica, en la que se extrae el esófago a través de incisiones en el abdomen y el pecho. O el cirujano puede realizar una esofagectomía transhiatal, en la que las incisiones se hacen en el abdomen y el cuello. Ocasionalmente, es necesaria una incisión en el cuello, el pecho y el abdomen, y esto se llama esofagectomía de tres campos.
  • Esofagectomía mínimamente invasiva. Este tipo de enfoque implica la extirpación del esófago a través de varias incisiones pequeñas en el abdomen (por laparoscopia) o en el pecho (por toracoscopia). Durante la cirugía laparoscópica, el cirujano introduce instrumentos y un dispositivo con cámara en la punta a través de las incisiones para ver y realizar la operación sin dividir los músculos o fracturar una costilla. En algunos centros, este procedimiento puede estar asistido por un robot.

Después del procedimiento

Es probable que el médico recomiende la alimentación por sonda (nutrición enteral) a través de un pequeño tubo colocado a través del abdomen que se conecta al intestino delgado. Este tipo de alimentación continuará durante cuatro a seis semanas para asegurar una nutrición adecuada mientras te recuperas. Una vez que reanudes una alimentación normal, ten en cuenta que el tamaño reducido del estómago implica que necesitarás comer cantidades más pequeñas con mayor frecuencia. Es posible que pierdas peso después de la cirugía.

Resultados

La mayoría de las personas mejoran su calidad de vida después de la esofagectomía, pero generalmente algunos síntomas continúan. Es probable que tu médico te recomiende una atención de seguimiento integral para prevenir complicaciones después de la cirugía y para ayudarte a ajustar tu estilo de vida.

La atención de seguimiento incluye:

  • Terapia pulmonar (rehabilitación pulmonar) para prevenir problemas respiratorios
  • Control del dolor para tratar la acidez estomacal y los problemas al tragar
  • Evaluaciones nutricionales para ayudarte con la pérdida de peso
  • Atención psicosocial, de ser necesaria

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic para exámenes y procedimientos al aprender los investigadores cómo mantener sana a la gente en la práctica clínica.

Esofagectomía - atención en Mayo Clinic

March 24, 2020
  1. Iyer PG, et al. Barrett esophagus. Mayo Clinic Proceedings. 2019; doi:10.1016/j.mayocp.2019.01.032.
  2. Surgery for esophageal cancer. American Cancer Society. https://www.cancer.org/cancer/esophagus-cancer/treating/surgery.html. Accessed March 1, 2020.
  3. Espinoza-Mercado F, et al. Does the approach matter? Comparing survival in robotic, minimally invasive, and open esophagectomies. Annals of Thoracic Surgery. 2019; doi:10.1016/j.athoracsur.2018.08.039.
  4. Harbison GJ, et al. Outcomes of robotic versus non-robotic minimally-invasive esophagectomy for esophageal cancer: An American College of Surgeons NSQIP database analysis. The American Journal of Surgery. 2019; doi:10.1016/j.amjsurg.2019.08.007.
  5. Mboumi IW, et al. Complications after esophagectomy. Surgical Clinics of North America. 2019; doi:10.1016/j.suc.2019.02.011.
  6. Getting ready for and recovering from cancer surgery. American Cancer Society. https://www.cancer.org/treatment/treatments-and-side-effects/treatment-types/surgery/recovering-from-cancer-surgery.html. Accessed March 1, 2020.
  7. Blackmon SH. Long-segment, supercharged pedicled jejunal interposition for esophageal replacement: How I teach it. Annals of Thoracic Surgery. 2018; doi:10.1016/j.athoracsur.2017.09.026.
  8. Low DE, et al. Guidelines for perioperative care in esophagectomy: Enhanced Recovery After Surgery (ERAS) Society recommendations. World Journal of Surgery. 2019; doi:10.1007/s00268-018-4786-4.
  9. Esophageal cancer treatment (adult) (PDQ): Health professional version. National Cancer Institute. https://www.cancer.gov/types/esophageal/hp/esophageal-treatment-pdq. Accessed March 1, 2020.
  10. AskMayoExpert. Esophageal and gastroesophageal junction (GEJ) cancer (adult). Mayo Clinic; 2020.
  11. Wright CD, et al. Management of superficial esophageal cancer. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed March 4, 2020.
  12. Blackmon SH (expert opinion). Mayo Clinic. March 10, 2020.
  13. Brown AY. Allscripts EPSi. Mayo Clinic. March 12, 2020.