Diagnóstico

Exploración física

El médico te hará una exploración física para descartar otras posibles afecciones, como una infección respiratoria o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). También te hará preguntas sobre tus signos y síntomas y sobre cualquier otro problema de salud.

Pruebas para medir la función pulmonar

También es posible que te sometas a estudios de la función pulmonar para determinar la cantidad de aire que inhalas y exhalas. Estas son algunas de las pruebas:

  • Espirometría. Esta prueba ofrece estimaciones sobre el estrechamiento de los bronquios al verificar la cantidad de aire que puedes exhalar después de una inhalación profunda, así como la rapidez con la que puedes exhalar.
  • Flujo espiratorio máximo. Un medidor de flujo espiratorio es un dispositivo simple que mide la fuerza con la que puedes exhalar. Los valores de flujo espiratorio máximo inferiores a los habituales son un signo de un posible mal funcionamiento de los pulmones y de que el asma podría estar empeorando. El médico te dará instrucciones específicas sobre cómo rastrear y abordar los valores bajos de flujo espiratorio máximo.

Los estudios de la función pulmonar, generalmente, se realizan antes y después de tomar un medicamento llamado "broncodilatador", como salbutamol, para abrir las vías respiratorias. Si la función pulmonar mejora con el broncodilatador, es probable que tengas asma.

Pruebas adicionales

Otras pruebas para diagnosticar el asma son las siguientes:

  • Prueba de provocación con metacolina. La metacolina es un desencadenante del asma conocido. Cuando se inhala, hace que las vías respiratorias se estrechen ligeramente. Si tienes reacción a la metacolina, es probable que tengas asma. Esta prueba puede utilizarse incluso si la prueba de función pulmonar inicial arrojó resultados normales.
  • Pruebas por imágenes. Una radiografía de tórax puede ayudar a identificar cualquier anormalidad estructural o enfermedad (como una infección) que pueda causar o agravar los problemas respiratorios.
  • Pruebas de alergia. Las pruebas de alergia pueden realizarse mediante un análisis de piel o de sangre. Te dicen si eres alérgico a las mascotas, al polvo, al moho o al polen. Si se identifican los desencadenantes de la alergia, el médico puede recomendar inyecciones para la alergia.
  • Análisis de óxido nítrico. Esta prueba mide la cantidad de óxido nítrico gaseoso en tu aliento. Cuando se inflaman las vías respiratorias (un signo de asma), es posible que tengas niveles de óxido nítrico superiores a los normales. Esta prueba no está ampliamente disponible.
  • Eosinófilos en esputo. Esta prueba busca la presencia de glóbulos blancos (eosinófilos) en la mezcla de saliva y moco (esputo) que se elimina durante la tos. Los eosinófilos están presentes cuando se desarrollan los síntomas y se hacen visibles cuando se tiñen con una tinción rosa.
  • Análisis de provocación para el asma inducida por el frío y los ejercicios. En estas pruebas, el médico mide la obstrucción de las vías respiratorias, y luego la persona debe realizar una actividad física intensa o inhalar aire frío varias veces.

Cómo se clasifica el asma

Para clasificar la gravedad del asma, el médico tendrá en cuenta la frecuencia y la gravedad de los signos y síntomas. Tu médico también tendrá en cuenta los resultados de tu examen físico y tus pruebas de diagnóstico.

Determinar la gravedad del asma ayuda a que el médico elija el mejor tratamiento. La gravedad del asma se modifica con el paso del tiempo, lo cual requiere que se hagan ajustes al tratamiento.

El asma se clasifica en cuatro categorías generales:

Clasificación del asma Signos y síntomas
Intermitente y leve Síntomas leves que se manifiestan hasta dos veces por semana y hasta dos noches por mes
Persistente y leve Síntomas que se manifiestan más de dos veces por semana, pero no más de una vez por día
Persistente y moderada Síntomas que se manifiestan una vez por día y más de una noche por semana
Persistente e intensa Síntomas que se manifiestan durante todo el día, todos los días y que son frecuentes por la noche

Tratamiento

La prevención y el control a largo plazo son la clave para detener los ataques de asma antes de que comiencen. El tratamiento suele consistir en aprender a reconocer los factores desencadenantes, tomar medidas para evitarlos y hacer un seguimiento de la respiración para asegurarte de que los medicamentos mantienen los síntomas bajo control. En caso de un ataque de asma, es posible que tengas que utilizar un inhalador de alivio rápido.

Medicamentos

Los medicamentos adecuados para ti dependen de una serie de cuestiones, como tu edad, tus síntomas, los desencadenantes del asma y lo que sea más efectivo para mantener el asma bajo control.

Los medicamentos preventivos de control a largo plazo reducen la hinchazón (inflamación) de las vías respiratorias que produce los síntomas. Los inhaladores de alivio rápido (broncodilatadores) abren rápidamente las vías respiratorias inflamadas que restringen la respiración. En algunos casos, es necesario tomar medicamentos contra la alergia.

Los medicamentos para el control del asma a largo plazo, que, generalmente, se toman a diario, son el eje fundamental del tratamiento del asma. Estos medicamentos mantienen el asma controlada de manera permanente y disminuyen la probabilidad de que tengas un ataque de asma. Los tipos de medicamentos de control a largo plazo son:

  • Corticosteroides inhalados. Estos medicamentos incluyen propionato de fluticasona (Flovent HFA, Flovent Diskus, Xhance), budesonida (Pulmicort Flexhaler, Pulmicort Respules, Rhinocort), ciclesonida (Alvesco), beclometasona (Qvar Redihaler), mometasona (Asmanex HFA, Asmanex Twisthaler) y furoato de fluticasona (Arnuity Ellipta).

    Es posible que debas consumir estos medicamentos durante varios días o semanas antes de que obtengas el beneficio máximo. A diferencia de los corticosteroides orales, los corticosteroides inhalados tienen un riesgo relativamente bajo de efectos secundarios graves.

  • Modificadores de leucotrienos. Estos tipos de medicamentos orales, como montelukast (Singulair), zafirlukast (Accolate) y zileutón (Zyflo), ayudan a aliviar los síntomas del asma.

    Montelukast se vinculó con reacciones psicológicas, como agitación, agresión, alucinaciones, depresión y pensamientos suicidas. Busca consejo médico de inmediato si experimentas alguna de estas reacciones.

  • Inhaladores combinados. Estos medicamentos, como la fluticasona-salmeterol (Advair HFA, Airduo Digihaler, otros), la budesonida-formoterol (Symbicort), el formoterol-mometasona (Dulera) y la fluticasona furoato-vilanterol (Breo Ellipta), contienen un agonista beta de acción prolongada junto con un corticosteroide.
  • Teofilina. La teofilina (Theo-24, elixofilina, teocrón) es una píldora diaria que ayuda a mantener abiertas las vías respiratorias relajando los músculos que las rodean. No se usa tan a menudo como otros medicamentos para el asma y requiere análisis de sangre regulares.

Los medicamentos de alivio rápido (de rescate) se utilizan según sea necesario para el alivio rápido y a corto plazo de los síntomas durante un ataque de asma. También pueden utilizarse antes del ejercicio si tu médico lo recomienda. Los tipos de medicamentos de alivio rápido son:

  • Agonistas beta de acción rápida. Estos broncodilatadores inhalatorios de alivio rápido actúan en cuestión de minutos para aliviar rápidamente los síntomas durante un ataque de asma. Incluyen albuterol (ProAir HFA, Ventolin HFA y otros) y levalbuterol (Xopenex, Xopenex HFA).

    Los beta agonistas de corta duración pueden tomarse con un inhalador portátil de mano o con un nebulizador, una máquina que convierte los medicamentos para el asma en una fina niebla. Se inhalan a través de una mascarilla o una boquilla.

  • Agentes anticolinérgicos. Al igual que otros broncodilatadores, el ipratropio (Atrovent HFA) y el tiotropio (Spiriva, Spiriva Respimat) actúan rápidamente para relajar inmediatamente las vías respiratorias, facilitando la respiración. Se usan principalmente para el enfisema y la bronquitis crónica, pero pueden usarse para tratar el asma.
  • Corticosteroides orales e intravenosos. Estos medicamentos, que incluyen la prednisona (Prednisona Intensol, Rayos) y la metilprednisolona (Medrol, Depo-Medrol, Solu-Medrol), alivian la inflamación de las vías respiratorias causada por el asma grave. Pueden causar efectos secundarios graves cuando se usan a largo plazo, por lo que estos medicamentos se usan solo a corto plazo para tratar los síntomas graves del asma.

Si tienes un ataque de asma, un inhalador de alivio rápido puede aliviar los síntomas de inmediato. Pero no deberías necesitar usar tu inhalador de alivio rápido muy a menudo si tus medicamentos de control a largo plazo están funcionando correctamente.

Lleva un registro de cuántas veces por semana usas el inhalador. Si necesitas usar el inhalador de alivio rápido con una mayor frecuencia que la recomendada, consulta con el médico. Es probable que necesites ajustar los medicamentos de control a largo plazo.

Los medicamentos contra la alergia pueden ser útiles si las alergias son las que provocan o empeoran el asma. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Inyecciones contra la alergia (inmunoterapia). Con el tiempo, las vacunas contra la alergia reducen progresivamente la reacción del sistema inmunitario a alérgenos específicos. Las vacunas, generalmente, se aplican una vez por semana durante algunos meses y luego una vez por mes durante un período de tres a cinco años.
  • Productos biológicos. Estos medicamentos, que incluyen omalizumab (Xolair), mepolizumab (Nucala), dupilumab (Dupixent), reslizumab (Cinqair) y benralizumab (Fasenra), son específicamente para personas que tienen asma grave.

Termoplastia bronquial

Este tratamiento se utiliza para tratar el asma grave que no mejora con los corticosteroides inhalados o con otros medicamentos para el asma a largo plazo. No está ampliamente disponible ni es adecuado para todos.

Durante la termoplastia bronquial, el médico calienta con un electrodo el interior de las vías respiratorias en los pulmones. El calor reduce el músculo liso dentro de las vías respiratorias. Esto limita la capacidad de las vías respiratorias para contraerse y, por ende, facilita la respiración y reduce los ataques de asma en lo posible. La terapia se realiza generalmente en tres visitas ambulatorias.

Tratamiento según la gravedad para un mejor control: Un enfoque gradual

El tratamiento debe ser flexible y basarse en los cambios ocurridos en los síntomas. Tu médico debe preguntarte sobre tus síntomas en cada visita. De acuerdo con tus signos y síntomas, el médico podrá ajustar el tratamiento como corresponda.

Por ejemplo, si el asma está bien controlada, el médico puede recetar una menor dosis de medicamento. Si el asma no está bien controlada y está empeorando, el médico puede aumentar la dosis de medicamento y recomendar consultas más frecuentes.

Plan de acción para el asma

Colabora con el médico para elaborar un plan de acción para el asma que detalle por escrito cuándo tomar ciertos medicamentos o cuándo aumentar o disminuir la dosis de medicamentos de acuerdo con los síntomas. Añade también una lista de los desencadenantes y las medidas que deberás tomar para evitarlos.

El médico también puede recomendar que controles los síntomas del asma o que utilices un medidor de flujo espiratorio de manera regular para verificar lo bien que se está controlando el asma con el tratamiento.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Estilo de vida y remedios caseros

Aunque muchas personas con asma dependan de medicamentos para prevenir y aliviar los síntomas, existen varias actividades que uno mismo puede hacer para mantener su salud y para disminuir la probabilidad de tener ataques de asma.

Medicina alternativa

Ciertos tratamientos alternativos pueden ayudar a mitigar los síntomas del asma. Sin embargo, ten en cuenta que estos tratamientos no reemplazan el tratamiento médico, especialmente, si tienes asma grave. Habla con el médico antes de tomar cualquier planta medicinal o suplemento, ya que algunos pueden interactuar con los medicamentos que usas.

En la mayoría de los casos, es necesario realizar más investigaciones para determinar la eficacia de los remedios alternativos y para medir el alcance de los posibles efectos secundarios. Los tratamientos alternativos para el asma son:

  • Ejercicios de respiración. Estos ejercicios pueden reducir la cantidad de medicamento que necesitas para mantener los síntomas del asma bajo control.
  • Remedios naturales y plantas medicinales. Algunos remedios naturales y plantas medicinales que pueden ayudar a mejorar los síntomas del asma son la semilla negra, la cafeína, la colina y el pycnogenol.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

El asma puede ser desafiante y estresante. Es posible que a veces sientas frustración, enojo o depresión porque deberás reducir tus actividades habituales para evitar los desencadenantes ambientales. También puede que te sientas limitado o avergonzado por los síntomas de la enfermedad y por las complicadas rutinas de control.

Sin embargo, el asma no tiene que ser una afección restrictiva. La mejor forma de superar la ansiedad y la impotencia es comprender la afección y tomar el control del tratamiento. A continuación, te damos algunas sugerencias que te pueden ayudar:

  • Tómate tu tiempo. Tómate descansos entre las tareas y evita realizar actividades que empeoren los síntomas.
  • Haz una lista con las actividades que tienes que hacer. Así, no te sentirás abrumado. Prémiate por haber cumplido metas simples.
  • Habla con personas que tengan la misma afección que tú. Las salas de chat y los foros de discusión en internet o los grupos de apoyo de tu localidad te mantienen en contacto con personas que enfrentan problemas similares. Así, sabrás que no estás solo.
  • Si tu hijo tiene asma, adopta una actitud optimista. Enfócate en las cosas que tu hijo puede hacer, no en las cosas que no puede hacer. Pídeles a los maestros, al personal de enfermería de la escuela, a los entrenadores, a los amigos y a los parientes que ayuden a tu hijo a controlar el asma.

Preparación para la consulta

Es probable que primero consultes al médico de cabecera o a un profesional de la salud general. Sin embargo, cuando llames para programar una cita, es posible que te remitan a un alergólogo o a un neumólogo.

Como las citas pueden ser breves y suele haber mucho para hablar, es aconsejable ir bien preparado. A continuación incluimos información que te ayudará a prepararte para la cita y a saber qué puedes esperar del médico.

Asma - atención en Mayo Clinic

Aug. 11, 2020
  1. Weinberger SE, et al. Asthma. In: Principles of Pulmonary Medicine. 7th ed. Elsevier; 2019. https://www.clinicalkey.com. Accessed March 30, 2020.
  2. Asthma. National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health-topics/asthma. Accessed March 25, 2020.
  3. AskMayoExpert. Asthma (adult). Mayo Clinic; 2020.
  4. Global strategy for asthma management and prevention (2019 update). Global Initiative for Asthma. https://ginasthma.org/gina-reports/. Accessed March 27, 2020.
  5. Khurana S, et al. Systematic approach to asthma of varying severity. Clinics in Chest Medicine. 2019; doi:10.1016/j.ccm.2018.10.004.
  6. Ferri FF. Asthma. In: Ferri's Clinical Advisor 2020. Elsevier; 2020. https://www.clinicalkey.com. Accessed March 30, 2020.
  7. Wu TD, et al. Asthma in the primary care setting. Medical Clinics of North America. 2019; doi:10.1016/j.mcna.2018.12.004.
  8. Fanta CH. An overview of asthma management. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed March 30, 2020.
  9. Santino TA, et al. Breathing exercises for adults with asthma. Cochrane Database of Systematic Reviews. 2020; doi:10.1002/14651858.CD001277.pub4.
  10. Amaral-Machado L, et al. Use of natural products in asthma treatment. Evidence-based Complementary and Alternative Medicine. 2020; doi:10.1155/2020/1021258.
  11. Montelukast. IBM Micromedex. https://www.micromedexsoluitions.com. Accessed April 6, 2020.
  12. Whyand T, et al. Pollution and respiratory disease: Can diet or supplements help? A review. Respiratory Research. 2018; doi:10.1186/s12931-018-0785-0.
  13. O'Keefe JH, et al. Coffee for cardioprotection and longevity. Progress in Cardiovascular Diseases. 2018; doi:10.1016/j.pcad.2018.02.002.