Tratamientos y medicinas

Escrito por personal de Mayo Clinic

La prevención y el control a largo plazo son la clave para detener los ataques de asma antes de que se manifiesten. El tratamiento, generalmente, implica aprender a reconocer los desencadenantes, tomar medidas para evitarlos y controlar la respiración para garantizar que los medicamentos diarios para el asma mantengan los síntomas bajo control. En caso de un ataque de asma, es posible que necesites usar un inhalador de alivio rápido, como salbutamol.

Medicamentos

Los medicamentos adecuados para ti dependen de una serie de cuestiones, como tu edad, tus síntomas, los desencadenantes del asma y lo que sea más efectivo para mantener el asma bajo control.

Los medicamentos preventivos de control a largo plazo reducen la inflamación de las vías respiratorias que produce los síntomas. Los inhaladores de alivio rápido (broncodilatadores) abren rápidamente las vías respiratorias inflamadas que restringen la respiración. En algunos casos, es necesario tomar medicamentos contra la alergia.

Los medicamentos para el control del asma a largo plazo, que, generalmente, se toman a diario, son el eje fundamental del tratamiento del asma. Estos medicamentos mantienen el asma controlada de manera permanente y disminuyen la probabilidad de que tengas un ataque de asma. Los tipos de medicamentos de control a largo plazo son:

  • Corticoesteroides inhalatorios. Estos medicamentos antiinflamatorios comprenden fluticasona (Flonase, Flovent HFA), budesonida (Pulmicort Flexhaler, Rhinocort), flunisolida (Aerospan HFA), ciclesonida (Alvesco, Omnaris, Zetonna), beclometasona (Qnasl, Qvar), mometasona (Asmanex) y furoato de fluticasona (Arnuity Ellipta).

    Es posible que debas consumir estos medicamentos durante varios días o semanas antes de que obtengas el beneficio máximo. A diferencia de los corticoesteroides inhalatorios, estos corticoesteroides conllevan un riesgo relativamente bajo de efectos secundarios y son, generalmente, seguros para el consumo a largo plazo.

  • Modificadores de leucotrienos. Estos tipos de medicamentos orales, como montelukast (Singulair), zafirlukast (Accolate) y zileutón (Zyflo), ayudan a aliviar los síntomas del asma hasta por 24 horas.

    En raras ocasiones, estos medicamentos se han relacionado con reacciones psicológicas, tales como nerviosismo, agresión, alucinaciones, depresión y pensamientos suicidas. Busca asesoramiento médico de inmediato si tienes alguna reacción inusual.

  • Agonistas beta de acción prolongada. Estos medicamentos inhalatorios, los cuales comprenden salmeterol (Serevent) y formoterol (Foradil, Perforomist), abren las vías respiratorias.

    Algunas investigaciones indican que pueden aumentar el riesgo de un ataque grave de asma, así que es necesario que solo se tomen en combinación con un corticoesteroide inhalatorio. Y debido a que estos medicamentos pueden enmascarar el deterioro producido por el asma, no deben consumirse ante un ataque agudo de asma.

  • Inhaladores de combinación. Estos medicamentos, como fluticasona-salmeterol (Advair Diskus), budesonida-formoterol (Symbicort) y formoterol-mometasona (Dulera), contienen un agonista beta de acción prolongada junto con un corticoesteroide. Debido a que contienen agonistas beta de acción prolongada, estos inhaladores de combinación pueden aumentar el riesgo de tener un ataque grave de asma.
  • Teofilina. La teofilina (Theo-24, Elixophyllin y otros) es una píldora diaria que ayuda a mantener las vías respiratorias abiertas (broncodilatador) al relajar los músculos alrededor de las vías respiratorias. En la actualidad, no se usa tanto como en el pasado.

Los medicamentos de alivio rápido (de rescate) se usan según la necesidad para el alivio inmediato y a corto plazo de los síntomas durante un ataque de asma o, si así lo recomienda un médico, antes de hacer ejercicios. Los tipos de medicamentos de alivio rápido son:

  • Agonistas beta de acción rápida. Estos broncodilatadores inhalatorios de alivio rápido actúan en cuestión de minutos para aliviar rápidamente los síntomas durante un ataque de asma. Comprenden salbutamol (ProAir HFA, Ventolin HFA y otros) y levalbuterol (Xopenex).

    Los agonistas beta de acción rápida pueden tomarse utilizando un inhalador manual y portátil o un nebulizador (una máquina que convierte los medicamentos para el asma en rocío fino) para que puedan inhalarse mediante una mascarilla o boquilla.

  • Ipratropio (Atrovent). Al igual que otros broncodilatadores, el ipratropio actúa rápidamente para relajar de inmediato las vías respiratorias, lo cual facilita la respiración. El ipratropio se utiliza, principalmente, para tratar el enfisema y la bronquitis crónica. En ocasiones se utiliza para tratar los ataques de asma.
  • Corticoesteroides orales e intravenosos. Estos medicamentos, como la prednisona y metilprednisolona, alivian la inflamación de las vías respiratorias producida por el asma grave. Pueden causar efectos secundarios graves cuando se consumen a largo plazo, por lo que se emplean solamente a corto plazo para tratar los síntomas intensos de asma.

Si tienes un ataque de asma, un inhalador de alivio rápido puede aliviar los síntomas de inmediato. Pero si los medicamentos de control a largo plazo son efectivos, no debes usar el inhalador de alivio rápido con mucha frecuencia.

Lleva un registro de cuántas veces por semana usas el inhalador. Si necesitas usar el inhalador de alivio rápido con una mayor frecuencia que la recomendada, consulta con el médico. Es probable que necesites ajustar los medicamentos de control a largo plazo.

Los medicamentos contra la alergia pueden ser útiles si las alergias son las que provocan o empeoran el asma. Algunos de ellos son:

  • Vacunas contra la alergia (inmunoterapia). Con el tiempo, las vacunas contra la alergia reducen gradualmente la reacción del sistema inmunitario a alérgenos específicos. Las vacunas, generalmente, se aplican una vez por semana durante algunos meses y luego una vez por mes durante un período de tres a cinco años.
  • Omalizumab (Xolair). Este medicamento, administrado como inyección cada dos a cuatro semanas, es específico para personas con alergias y asma grave. Actúa mediante la alteración del sistema inmunitario.

Termoplastia bronquial

Este tratamiento, que no está ampliamente disponible y no es adecuado para todos, se utiliza para tratar el asma grave que no mejora con los corticoesteroides inhalatorios o con otros medicamentos para el asma a largo plazo.

Generalmente, durante el tiempo transcurrido entre las tres consultas ambulatorias, la termoplastia bronquial calienta con un electrodo el interior de las vías respiratorias en los pulmones y reduce el tamaño del músculo liso dentro de dichas vías. Esto limita la capacidad de las vías respiratorias para contraerse y, por ende, facilita la respiración y reduce los ataques de asma en lo posible.

Tratamiento según la gravedad para un mejor control: un enfoque gradual

El tratamiento debe ser flexible y basarse en los cambios ocurridos en los síntomas, que deben evaluarse con atención en cada consulta con el médico. A partir de allí, el médico podrá ajustar el tratamiento como corresponda.

Por ejemplo, si el asma está bien controlada, el médico puede recetar una menor dosis de medicamento. Si el asma no está bien controlada y está empeorando, el médico puede aumentar la dosis de medicamento y recomendar consultas más frecuentes.

Plan de acción para el asma

Colabora con el médico para elaborar un plan de acción para el asma que detalle por escrito cuándo tomar ciertos medicamentos o cuándo aumentar o disminuir la dosis de medicamentos de acuerdo con los síntomas. Añade también una lista de los desencadenantes y las medidas que deberás tomar para evitarlos.

El médico también puede recomendar que controles los síntomas del asma o que utilices un medidor de flujo máximo de manera regular para verificar lo bien que se está controlando el asma con el tratamiento.

Aug. 30, 2016