Descripción general

La regurgitación de la válvula aórtica, o regurgitación aórtica, es una afección que ocurre cuando la válvula aórtica del corazón no cierra bien. Por lo tanto, parte de la sangre que se bombea desde la cámara de bombeo principal del corazón (ventrículo izquierdo) se filtra hacia atrás nuevamente.

La pérdida puede impedir que el corazón bombee sangre de forma eficiente al resto del cuerpo. Como consecuencia, es posible que te sientas cansado y te falte el aire.

La insuficiencia valvular aórtica puede desarrollarse repentinamente o en décadas. Cuando la insuficiencia valvular aórtica se vuelve grave, la cirugía a menudo requiere reparar o reemplazar la válvula aórtica.

Síntomas

A menudo, la insuficiencia valvular aórtica se manifiesta progresivamente. Es posible que no tengas signos ni síntomas durante años. Es posible que no sepas que tienes la afección. Sin embargo, la insuficiencia valvular aórtica suele producirse de forma repentina, generalmente como resultado de una infección de la válvula.

A medida que la insuficiencia valvular empeora, los signos y síntomas pueden comprender:

  • Falta de aire cuando te ejercitas o recuestas
  • Fatiga y debilidad, en especial cuando aumentas tu nivel de actividad
  • Soplo cardíaco
  • Pulso irregular (arritmia)
  • Aturdimiento o desmayos
  • Dolor en el pecho (angina de pecho), incomodidad o rigidez, que a menudo aumenta durante el ejercicio
  • Sensaciones de latidos del corazón rápidos y aleteos (palpitaciones)
  • Hinchazón de pies y tobillos

Cuándo consultar al médico

Consulta con tu médico de inmediato si tienes signos y síntomas de insuficiencia valvular aórtica.

A menudo, los primeros signos de insuficiencia valvular aórtica están relacionados con la insuficiencia cardíaca. Programa una cita con tu médico si sientes fatiga que no mejora con el descanso, falta de aire e inflamación de pies y tobillos, que son síntomas comunes de la insuficiencia cardíaca.

Causas

La válvula aórtica es una de las cuatro válvulas que controlan el flujo de la sangre a través del corazón. Separa la cavidad principal de bombeo del corazón (el ventrículo izquierdo) y la arteria principal que suministra sangre rica en oxígeno al organismo (aorta). La válvula tiene hojuelas (cúspides o valvas) que se abren y cierran una vez durante cada latido del corazón.

En la regurgitación de la válvula aórtica, esta no se cierra correctamente, lo que causa pérdidas de sangre en la cámara de bombeo principal del corazón (ventrículo izquierdo). Como resultado, el ventrículo izquierdo retiene más sangre, lo que posiblemente haga que se dilate y se ensanche.

Al principio, el ventrículo izquierdo más grande ayuda a mantener un buen flujo de sangre con más fuerza. Pero con el tiempo, estos cambios debilitan el ventrículo izquierdo, y el corazón en general.

La regurgitación de la válvula aórtica suele ocurrir gradualmente, pero se puede desarrollar de forma repentina cuando la causa una infección. Cualquier enfermedad que dañe una válvula aórtica puede provocar regurgitación. Sin embargo, puedes desarrollar regurgitación de la válvula aórtica sin factores de riesgo conocidos.

Las causas de la insuficiencia de la válvula aórtica comprenden las siguientes:

  • Enfermedad congénita de las válvulas cardíacas. Algunas personas nacen con una válvula aórtica que solo tiene dos valvas (válvula bicúspide) o con valvas fusionadas en vez de con las tres válvulas individuales normales. A veces, una válvula puede tener solo una valva (unicúspide) o cuatro valvas (cuadricúspide), pero esto es menos común.

    Estos defectos cardíacos congénitos te ponen en riesgo de padecer regurgitación valvular aórtica en algún momento de tu vida. Si tienes un padre o hermano con una válvula bicúspide, aumentan los riesgos de que la tengas. Sin embargo, puedes tener una válvula bicúspide aunque no tengas antecedentes familiares del defecto.

  • Estrechamiento de la válvula aórtica (estenosis aórtica). Se pueden acumular depósitos de calcio en la válvula aórtica a medida que creces, lo que puede hacer que esta se endurezca y estreche. Esta afección, llamada estenosis aórtica, impide la apertura de la válvula y causa una obstrucción. La estenosis aórtica también puede prevenir el cierre adecuado de la válvula.
  • Inflamación de la membrana que recubre las cavidades del corazón y las válvulas (endocarditis). Esta afección que pone en riesgo la vida la suele causar una infección. Puede dañar la válvula aórtica.
  • Fiebre reumática. La fiebre reumática es una complicación derivada de una amigdalitis estreptocócica y en el pasado fue una enfermedad frecuente en los Estados Unidos durante la niñez. Puede hacer que la válvula aórtica se vuelva rígida y estrecha (estenosis), y cause fugas de sangre. Si tienes una válvula cardíaca anormal debido a la fiebre reumática, se denomina enfermedad cardíaca reumática.
  • Otras enfermedades. Otras enfermedades poco frecuentes pueden dilatar la aorta y la válvula aórtica y causar una insuficiencia, como el síndrome de Marfan, una enfermedad del tejido conectivo. Algunas afecciones autoinmunes, como el lupus, también pueden causar la regurgitación de la válvula aórtica.
  • Desgarro o lesión de la arteria principal del cuerpo (aorta). Una lesión traumática en el pecho o un desgarro de la aorta (disección) también puede causar un flujo sanguíneo en retroceso a través de la válvula.

Factores de riesgo

Los factores que te hacen más propenso a desarrollar una regurgitación de la válvula aórtica son:

  • Edad avanzada
  • Ciertas afecciones cardíacas presentes al nacer (enfermedad cardíaca congénita)
  • Antecedentes de infecciones que pueden afectar al corazón
  • Algunas afecciones que pueden afectar al corazón, como el síndrome de Marfan
  • Otras afecciones de las válvulas cardíacas, como la estenosis de la válvula aórtica
  • Presión arterial alta

Complicaciones

Las posibles complicaciones de la insuficiencia valvular aórtica incluyen:

  • Desmayarse o sentirse aturdido
  • Insuficiencia cardíaca
  • Infecciones que afectan el corazón, como la endocarditis
  • Problemas en el ritmo cardíaco (arritmias)
  • Muerte

Prevención

Si tienes algún tipo de afección cardíaca, consulta con tu médico regularmente para que pueda controlarte. Si tienes un padre, hijo, hermano o hermana con válvula aórtica bicúspide, deberías hacerte un ecocardiograma para verificar que no tengas insuficiencia valvular aórtica. Detectar la insuficiencia valvular aórtica u otra afección cardíaca antes de que se desarrolle o en sus primeras etapas puede hacer que sea más fácil de tratar.

Además, toma medidas para prevenir las afecciones que pueden aumentar el riesgo de que padezcas insuficiencia valvular aórtica, entre ellas:

  • Fiebre reumática. Si tienes dolor de garganta intenso, consulta con un médico. La amigdalitis estreptocócica sin tratar puede provocar fiebre reumática. La amigdalitis estreptocócica se trata fácilmente con antibióticos.
  • Presión arterial alta. Controla tu presión arterial regularmente. Asegúrate de controlarla bien para prevenir la insuficiencia aórtica.

Insuficiencia valvular aórtica - atención en Mayo Clinic

Aug. 12, 2021
  1. Heart valve disease. National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health-topics/heart-valve-disease. Accessed April 29, 2021.
  2. Problem: Aortic valve regurgitation. American Heart Association. https://www.heart.org/en/health-topics/heart-valve-problems-and-disease/heart-valve-problems-and-causes/problem-aortic-valve-regurgitation#.WNA5Ldjrvcs. Accessed April 29, 2021.
  3. Bonow RO, et al., eds. Aortic valve disease. In: Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 11th ed. Elsevier; 2019. https://www.clinicalkey.com. Accessed April 29, 2021.
  4. Gaasch WH. Clinical manifestations and diagnosis of chronic aortic regurgitation in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed April 29, 2021.
  5. Gaasch WH. Natural history and management of chronic aortic regurgitation in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed April 29, 2021.
  6. Rawasia WF, et al. Safety and efficacy of transcatheter aortic valve replacement for native aortic valve regurgitation: A systematic review and meta-analysis. Catheterization and Cardiovascular Interventions. 2019; doi:10.1002/ccd.27840.
  7. AskMayoExpert. Aortic valve regurgitation. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2017.
  8. Otto CM, et al. 2020 ACC/AHA Guideline for the management of patients with valvular heart disease: A report of the American College of Cardiology/American Heart Association Joint Committee on Clinical Practice Guidelines. Journal of the American College of Cardiology. doi:10.1016/j.jacc.2020.11.018.
  9. How can I make my lifestyle healthier? American Heart Association. https://www.heart.org/en/health-topics/consumer-healthcare/answers-by-heart-fact-sheets/answers-by-heart-fact-sheets-lifestyle-and-risk-reduction#.WC9socnFjVY. Accessed April 29, 2021.
  10. Akinseye OA, et al. Aortic valve regurgitation: A comprehensive review. Current Problems in Cardiology. 2018; doi:10.1016/j.cpcardiol.2017.10.004.
  11. Riggin EA. Allscripts EPSi. Mayo Clinic. Jan. 21, 2021.
  12. Lopez-Jimenez F (expert opinion). Mayo Clinic. May 17, 2021.