Descripción general

La estenosis de la válvula aórtica (o estenosis aórtica) es un tipo de enfermedad de la válvula cardíaca (valvulopatía). La válvula, ubicada entre la cavidad inferior izquierda del corazón y la arteria principal del cuerpo (aorta), se estrecha y no se abre completamente. Esto reduce o bloquea el flujo sanguíneo del corazón a la aorta y al resto del cuerpo.

El tratamiento de la estenosis aórtica depende de la gravedad de la afección. Es posible que necesites una cirugía para reparar o reemplazar la válvula. Si no se trata, la estenosis grave de la válvula aórtica puede llevar a la muerte.

Enfermedad de la válvula aórtica

Uno de los cardiólogos de Mayo Clinic explica la enfermedad de la válvula aórtica, incluida la estenosis aórtica.

Hola, soy el Dr. Jeremy Thaden, cardiólogo de Mayo Clinic, y quiero hablarte sobre la enfermedad de la válvula aórtica. La válvula aórtica normal es una estructura compuesta por tres valvas que separa la aorta ascendente del ventrículo izquierdo, que es la cavidad principal de bombeo del corazón.

Durante la contracción del corazón, la válvula aórtica suele abrirse de tres a cinco centímetros cuadrados. A medida que este músculo se relaja, la válvula se cierra y evita que la sangre fluya de la aorta ascendente de regreso al corazón. A lo largo de la vida, la válvula aórtica se abre y se cierra unas miles de millones de veces.

Hay dos categorías principales de enfermedades que pueden afectar a esta válvula. La primera es la estenosis aórtica. Esta afección es poco frecuente en los jóvenes, pero el riesgo de desarrollarla aumenta significativamente a medida que envejecemos.

En los Estados Unidos, se considera que la prevalencia es del 6 % o superior en cada grado a partir de los 75 años. Se cree que la causa es un proceso inflamatorio activo. Tiene características microscópicas que, en cierto modo, son similares a las de la aterosclerosis.

Entre los factores de riesgo de esta enfermedad, se incluyen presión arterial alta, niveles anormales de lípidos, diabetes y enfermedad renal crónica. Se cree que algunas personas tienen una predisposición genética a desarrollar estenosis aórtica. En general, es una enfermedad progresiva. La calcificación progresiva de la válvula provoca un estrechamiento gradual y un fenómeno de sobrecarga de presión en el corazón, lo que puede dar lugar al engrosamiento y la rigidez del músculo cardíaco.

En una etapa temprana, puede causar falta de aire y dolor de pecho. En etapas más avanzadas, puede provocar insuficiencia cardíaca congestiva, pérdida repentina del conocimiento y, a veces, muerte súbita.

Las personas con una válvula normal conformada por tres valvas no suelen presentar un estrechamiento significativo hasta después de cumplir 70 u 80 años. Por el contrario, aquellos que tienen una válvula con una anomalía congénita, como una válvula aórtica con una sola cúspide (unicúspide) o con dos cúspides (bicúspide), suelen desarrollar un estrechamiento significativo de la válvula en una etapa más temprana de la vida. Por ejemplo, las personas con una válvula bicúspide pueden sufrir un estrechamiento significativo a los 50 o 60 años.

En general, el diagnóstico se realiza a partir del examen físico y puede confirmarse mediante una ecocardiografía transtorácica, un procedimiento que nos permite determinar el tamaño y el funcionamiento del corazón, y cuantificar el grado de la estenosis. También podemos calcular el área de la válvula y un gradiente transvalvular medio. Si el área valvular es inferior a un centímetro cuadrado y el gradiente medio es superior a 40 milímetros de mercurio, la estenosis suele considerarse grave.

En casos específicos, también realizamos una tomografía computarizada cardiaca o un cateterismo cardiaco para entender mejor la gravedad del estrechamiento. Entre las indicaciones para la cirugía por estenosis aórtica, se incluyen un estrechamiento grave acompañado de síntomas, como disfunción cardíaca y, en algunos casos, un rápido avance del grado de estrechamiento.

Por el contrario, la regurgitación aórtica es una afección en la que hay una filtración significativa en la válvula desde la aorta ascendente de regreso hacia el corazón. En lugar de un fenómeno de sobrecarga de presión, se produce un fenómeno de sobrecarga de volumen, lo que puede provocar la dilatación y el engrosamiento del músculo cardíaco.

Son varias las causas por las que la válvula aórtica puede presentar filtraciones. Lo más probable es que se deba a una anormalidad estructural de la propia válvula. Puede tratarse de una válvula con una anomalía congénita, como una válvula unicúspide o bicúspide. O bien, puede deberse a una afección adquirida por una infección previa de la válvula o una endocarditis.

En algunos casos, es posible que haya una filtración significativa, incluso si la válvula aórtica tiene una estructura normal. Esto es más común si se observa una dilatación significativa de la raíz aórtica o un aneurisma ascendente. Como mencioné anteriormente, el diagnóstico se suele intuir a partir del examen físico y se confirma mediante una ecocardiografía transtorácica. Al igual que en el caso de la estenosis aórtica, es posible cuantificar la gravedad de la filtración. Sin embargo, a veces, es necesario realizar una ecocardiografía transesofágica o una resonancia magnética cardíaca para comprender mejor el grado de dicha filtración.

Las indicaciones para una operación y la regurgitación aórtica incluyen una filtración grave acompañada de síntomas, como disfunción cardíaca o agrandamiento significativo del corazón. En general, la enfermedad de la válvula aórtica se puede tratar quirúrgicamente. No existen otras opciones médicas que sean eficaces para tratar la estenosis aórtica o la regurgitación aórtica.

En la mayoría de los casos se requiere un reemplazo de la válvula aórtica. Sin embargo, en casos muy poco frecuentes, es posible reparar estas válvulas. En los últimos años, se ha observado un aumento en las opciones de tratamiento disponibles para los pacientes con estas dos enfermedades. Recientemente, desarrollamos técnicas adicionales a la cirugía tradicional a corazón abierto. Contamos con técnicas mínimamente invasivas, como las toracotomías, que pueden usarse para tratar estas enfermedades sin necesidad de realizar una esternotomía abierta.

Recientemente, surgieron técnicas transcatéter o técnicas de reemplazo de válvula aórtica transcatéter, que consisten en la inserción de pequeños catéteres, generalmente a través de las arterias en la ingle, que permiten reemplazar la válvula sin necesidad de una esternotomía de línea media ni un baipás cardiopulmonar.

Síntomas

La estenosis de la válvula aórtica puede ser de leve a grave. Los síntomas aparecen generalmente cuando el estrechamiento de la válvula es grave. Algunas personas con estenosis de la válvula aórtica no presentan síntomas durante muchos años.

Los síntomas de la estenosis de la válvula aórtica pueden incluir los siguientes:

  • Sonido cardíaco irregular (soplo cardíaco) que se escucha a través de un estetoscopio
  • Dolor en el pecho (angina de pecho) o presión al hacer esfuerzo físico
  • Sensación de desmayo o mareo, o desmayo al hacer esfuerzo físico
  • Falta de aliento, en especial durante una actividad
  • Fatiga, sobre todo durante los momentos de mayor actividad
  • Latidos del corazón acelerados y aleteos (palpitaciones)
  • No comer lo suficiente (principalmente en niños con estenosis de la válvula aórtica)
  • No subir lo suficiente de peso (principalmente en niños con estenosis de la válvula aórtica)

La estenosis de la válvula aórtica puede producir insuficiencia cardíaca. Los síntomas de la insuficiencia cardíaca incluyen fatiga, falta de aliento, e inflamación en tobillos y pies.

Cuándo consultar al médico

Si tienes síntomas que pueden indicar la presencia de estenosis de la válvula aórtica, programa una cita con el proveedor de atención médica.

Causas

Para comprender las causas de la estenosis de la válvula aórtica, puede resultar útil conocer el funcionamiento habitual del corazón y de las válvulas cardíacas.

El corazón tiene cuatro válvulas que mantienen el flujo sanguíneo en la dirección correcta:

  • Válvula aórtica
  • Válvula mitral
  • Válvula tricúspide
  • Válvula pulmonar

Cada válvula tiene hojuelas (cúspides o valvas) que se abren y cierran una vez durante cada latido del corazón. En ocasiones, las válvulas no se abren o no se cierran adecuadamente. Si una válvula no se cierra o no se abre por completo, el flujo de sangre disminuye o se bloquea.

En la estenosis de la válvula aórtica, la válvula entre la cavidad cardíaca izquierda inferior (ventrículo izquierdo) y la aorta no se abre completamente. Esta zona, a través de la cual la sangre fluye desde el corazón hasta la aorta, se reduce (estenosis).

Cuando la abertura de la válvula aórtica se estrecha, el corazón tiene que trabajar más para bombear suficiente sangre a la aorta y hacia el resto del cuerpo. El esfuerzo adicional que hace el corazón puede hacer que el ventrículo izquierdo se engrose y se agrande. La presión puede provocar que el músculo del corazón se debilite, lo que puede llevar, finalmente, a una insuficiencia cardíaca y a otros problemas graves.

Las causas de la estenosis de la válvula aórtica son:

  • Defecto cardíaco congénito. Algunos niños nacen con una válvula aórtica que tiene solo dos cúspides (válvula aórtica bicúspide) en vez de tres (válvula aórtica tricúspide). Con poca frecuencia, una válvula aórtica tiene solo una cúspide (unicúspide) o cuatro cúspides (cuadricúspide).

    Tener un defecto cardíaco congénito, como una válvula aórtica bicúspide, implica realizar consultas médicas con frecuencia. Es posible que la afección de la válvula no cause problemas hasta la adultez. Si la válvula comienza a estrecharse o a filtrar, podría ser necesario repararla o reemplazarla.

  • Acumulación de calcio en la válvula (calcificación de la válvula aórtica). El calcio es un mineral que está presente en la sangre. A medida que la sangre fluye repetidamente sobre la válvula aórtica, se pueden acumular depósitos de calcio en las válvulas cardíacas.

    Es posible que estos depósitos de calcio nunca causen problemas. En general, la estenosis valvular aórtica relacionada con la edad avanzada y con la acumulación de calcio no causa síntomas hasta los 70 u 80 años. Sin embargo, en algunas personas (sobre todo las que tienen una válvula aórtica con una anomalía congénita) los depósitos de calcio pueden provocar la rigidez de las cúspides de la válvula a una edad temprana.

  • Fiebre reumática. Esta complicación de la amigdalitis estreptocócica sin tratar puede dañar las válvulas cardíacas. Puede causar la formación de tejido cicatricial en la válvula aórtica. El tejido cicatricial puede estrechar la abertura de la válvula aórtica o crear una superficie áspera donde se acumulen los depósitos de calcio.

    La fiebre reumática puede dañar más de una válvula cardíaca en más de una forma. Si bien la fiebre reumática es poco frecuente en los Estados Unidos, algunas personas mayores tuvieron esta enfermedad de pequeñas.

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgo de la estenosis de la válvula aórtica se incluyen los siguientes:

  • Edad avanzada
  • Algunas afecciones cardíacas presentes en el momento del nacimiento (defectos cardíacos congénitos), como una válvula aórtica bicúspide
  • Enfermedad renal crónica
  • Presentar factores de riesgo de la enfermedad cardíaca, como diabetes, niveles altos de colesterol y presión arterial alta
  • Antecedentes de infecciones que afectan al corazón, como fiebre reumática y endocarditis infecciosa
  • Antecedentes de radioterapia en el pecho

Complicaciones

La estenosis de la válvula aórtica puede causar complicaciones, incluidas las siguientes:

  • Insuficiencia cardíaca.
  • Accidente cerebrovascular.
  • Coágulos de sangre.
  • Sangrado.
  • Ritmo cardíaco irregular (arritmias).
  • Infecciones que afectan el corazón, como la endocarditis.
  • Muerte.

Prevención

Algunas maneras posibles de evitar la estenosis de la válvula aórtica incluyen las siguientes:

  • Tomar medidas para evitar la fiebre reumática. Consulta a tu proveedor de atención médica cuando tengas dolor de garganta. En general, la amigdalitis estreptocócica se trata fácilmente con antibióticos. Pero, si no se trata, esta afección puede transformarse en fiebre reumática. La fiebre reumática es más frecuente en los niños y los adultos jóvenes.
  • Mantener el corazón sano. Habla con el proveedor de atención médica sobre los factores de riesgo de las enfermedades cardíacas, y cómo prevenirlos o controlarlos. Estos factores incluyen presión arterial alta, obesidad y niveles elevados de colesterol, y pueden estar relacionados con la estenosis de la válvula aórtica.
  • Cuidar los dientes y las encías. Puede haber una relación entre la infección de las encías (gingivitis) y la infección del tejido del corazón (endocarditis). La inflamación del tejido del corazón que se produce por una infección puede causar el estrechamiento de las arterias y empeorar la estenosis de la válvula aórtica.

Si tienes estenosis de la válvula aórtica, el proveedor de atención médica puede recomendarte no hacer ninguna actividad extenuante para evitar sobrecargar el corazón.

Reciba nuestro boletín informativo gratuito en español

El boletín informativo de Mayo Clinic en español es gratuito y se envía semanalmente por correo electrónico con consejos de salud, recetas deliciosas, descubrimientos médicos y más. Vea un ejemplo del correo electrónico e inscríbase a continuación.

Con el fin de proporcionarle la información más relevante y útil, y de entender qué información es beneficiosa, posiblemente combinemos tanto su correo electrónico como la información sobre el uso del sitio web con otro tipo de datos que tenemos acerca de usted. Si usted es un paciente de Mayo Clinic, esto puede incluir información confidencial de salud. Si se combinan esos datos con su información médica confidencial, toda esta información se tratará como información médica confidencial y solo se usará o revelará según lo descrito en nuestro aviso sobre políticas de privacidad. En cualquier momento, puede optar por no recibir las comunicaciones de correo electrónico si presiona en el mensaje el enlace para anular la suscripción.

Estenosis de la válvula aórtica - atención en Mayo Clinic

Oct. 25, 2022

Living with estenosis de la válvula aórtica?

Connect with others like you for support and answers to your questions in the Transplants support group on Mayo Clinic Connect, a patient community.

Transplants Discussions

lmctif
Liver transplant - Let's support each other

1563 Replies Tue, Apr 23, 2024

Lori, Volunteer Mentor
My Bone Marrow Transplant (BMT/SCT) story: Will you share yours?

334 Replies Sun, Apr 21, 2024

Lori, Volunteer Mentor
Snapshots of hope: Life on the other side of transplant.

80 Replies Tue, Apr 09, 2024

See more discussions
  1. Aortic valve stenosis overview. American Heart Association. https://www.heart.org/en/health-topics/heart-valve-problems-and-disease/heart-valve-problems-and-causes/problem-aortic-valve-stenosis. Accessed July 5, 2022.
  2. Heart valve diseases. National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health-topics/heart-valve-diseases. Accessed July 5, 2022.
  3. Libby P, et al., eds. Aortic valve stenosis. In: Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 12th ed. Elsevier; 2022. https://www.clinicalkey.com. Accessed July 5, 2022.
  4. Otto CM. Clinical manifestations and diagnosis of aortic stenosis in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed July 5, 2022.
  5. AskMayoExpert. Aortic stenosis (adult). Mayo Clinic; 2021.
  6. Otto CM. Medical management of asymptomatic aortic stenosis in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed July 5, 2022.
  7. Otto CM, et al. Medical management of symptomatic aortic stenosis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed July 5, 2022.
  8. Pallikka PA, et al. Indications for valve replacement for high gradient aortic stenosis in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed July 5, 2022.
  9. Otto CM, et al. 2020 ACC/AHA guideline for the management of patients with valvular heart disease: A report of the American College of Cardiology/American Heart Association Joint Committee on Clinical Practice Guidelines. Journal of the American College of Cardiology. 2021; doi:10.1016/j.jacc.2020.11.018.
  10. Kanwar A, et al. Management of patients with aortic valve stenosis. Mayo Clinic Proceedings. 2018; doi:10.1016/j.mayocp.2018.01.020.
  11. How can I make my lifestyle healthier? American Heart Association. https://www.heart.org/en/health-topics/consumer-healthcare/answers-by-heart-fact-sheets/answers-by-heart-fact-sheets-lifestyle-and-risk-reduction. Accessed July 5, 2022.
  12. Ami TR. Allscripts EPSi. Mayo Clinic. June 10, 2022.
  13. Clavel MA, et al. Cardiac imaging for assessing low-gradient severe aortic stenosis. JACC Cardiac Imaging. 2017; doi:10.1016/j.jcmg.2017.01.002.
  14. Phillips SD (expert opinion). Mayo Clinic. Jan 5, 2021.
  15. Van Mieghem NM, et al. Final 3-year clinical outcomes following transcatheter aortic valve implantation with a supra-annular self-expanding repositionable valve in a real-world setting: Results from the multicenter FORWARD study. Catheterization and Cardiovascular Interventions. 2022; doi:10.1002/ccd.29889.
  16. Aortic valve disease. Mayo Clinic. https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/aortic-valve-disease/diagnosis-treatment/drc-20355122. Accessed July 5, 2022.