Descripción general

La prueba de esfuerzo nuclear usa una pequeña cantidad de material radioactivo (marcador) y una máquina de imágenes para mostrar cómo circula la sangre al corazón. La prueba mide el flujo sanguíneo mientras estás en reposo y durante la actividad, y muestra áreas con flujo sanguíneo deficiente o con daño en el corazón.

Una prueba de esfuerzo nuclear es uno de los varios tipos de pruebas de esfuerzo. Un radiomarcador usado durante una prueba de esfuerzo nuclear sirve para ayudar a tu médico a determinar el riesgo de un ataque cardíaco u otro episodio cardíaco, en caso que tengas una enfermedad de las arterias coronarias. Se puede realizar una prueba de esfuerzo nuclear después de una prueba de esfuerzo con ejercicio regular para obtener más información sobre tu corazón, o puede ser la primera prueba de esfuerzo que se use.

La prueba se realiza con un escáner de tecnología de emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés) o un escáner de tomografía computarizada de emisión de foto única (SPECT, por sus siglas en inglés). Una prueba de esfuerzo nuclear también puede denominarse estudio de imágenes de perfusión miocárdica (MPI, por sus siglas en inglés), estudio PET cardíaco o estudio SPECT cardíaco.

Por qué se realiza

Es posible que necesites una prueba de esfuerzo nuclear si tienes signos o síntomas de una enfermedad cardíaca, como dolor en el pecho o falta de aliento. Una prueba de esfuerzo nuclear también puede servir para guiar el tratamiento si se te diagnosticó una enfermedad cardíaca. El médico podría recomendarte una prueba de esfuerzo nuclear para lo siguiente:

  • Diagnosticar la enfermedad de las arterias coronarias. Las arterias coronarias son los principales vasos sanguíneos que suministran sangre, oxígeno y nutrientes al corazón. La enfermedad de las arterias coronarias se presenta cuando estas arterias se dañan o se ven afectadas, generalmente, debido a una acumulación de depósitos que contienen colesterol y otras sustancias (placas).

    Si tienes síntomas, como dolor en el pecho o falta de aliento, una prueba de esfuerzo nuclear puede ayudar a determinar si tienes una enfermedad de las arterias coronarias y si la afección es grave.

  • Determinar un plan de tratamiento. Si tienes una enfermedad de las arterias coronarias, una prueba de esfuerzo nuclear puede indicarle a tu médico si el tratamiento está funcionando bien. La prueba también ayuda a tu médico a desarrollar el tratamiento adecuado para ti al determinar cuánto ejercicio puede soportar tu corazón.

Riesgos

Una prueba de esfuerzo nuclear normalmente es segura. Las complicaciones no son frecuentes. Como todo procedimiento médico, puede traer complicaciones, que pueden incluir las siguientes:

  • Ritmos cardíacos anormales (arritmias). Las arritmias que ocurren en una prueba de esfuerzo, por lo general, desaparecen rápido cuando dejas de hacer ejercicio o el efecto del medicamento se disipa. Las arritmias que ponen en riesgo la vida son poco frecuentes.
  • Ataque cardíaco. Si bien es extremadamente raro, es posible que una prueba de esfuerzo nuclear cause un ataque cardíaco.
  • Presión arterial baja. La presión arterial puede caer durante el ejercicio o inmediatamente después; tal vez te dé una sensación de mareo o de desmayo. El problema debería desaparecer después de que dejas de hacer ejercicio.
  • Mareos o dolor en el pecho. Estos síntomas pueden aparecer durante una prueba de esfuerzo nuclear. Algunas personas también tienen náuseas, temblores, dolor de cabeza, enrojecimiento, falta de aliento y ansiedad durante la prueba de esfuerzo. Estos signos y síntomas suelen ser leves y breves, pero informa a tu médico si se presentan.

Cómo prepararse

El médico te dará instrucciones específicas sobre cómo prepararte para la prueba de esfuerzo nuclear.

Alimentos y medicamentos

Es posible que te pidan que no comas, bebas ni fumes durante un tiempo antes de la prueba de esfuerzo nuclear. Es posible que debas evitar la cafeína el día de la prueba y el anterior.

Pregúntale al médico si es seguro que continúes tomando todos tus medicamentos recetados y de venta libre antes de la prueba, ya que podrían interferir en ciertas pruebas de esfuerzo.

Si usas inhalador para el asma u otro tipo de problemas respiratorios, llévalo contigo cuando vayas a hacerte la prueba. Asegúrate de que el médico y el miembro del equipo de atención médica que controlan la prueba de esfuerzo sepan que usas un inhalador.

Ropa y elementos personales

Trae o usa ropa cómoda y zapatillas deportivas. No te pongas aceite, loción o crema en la piel el mismo día de la prueba de esfuerzo nuclear.

Lo que puedes esperar

Una prueba de esfuerzo nuclear implica inyectar un marcador radiactivo y luego tomar dos series de imágenes de tu corazón, una mientras estás en reposo y otra después del ejercicio.

Una prueba de esfuerzo nuclear se realiza junto con una prueba de esfuerzo de ejercicio, en la que caminas en una cinta de correr. Si no puedes hacer ejercicio, recibirás un medicamento intravenoso que imita el ejercicio al aumentar el flujo sanguíneo al corazón.

Una prueba de esfuerzo nuclear puede tardar dos horas o más, según el marcador radiactivo y las pruebas por imágenes que se usen.

Antes de una prueba de esfuerzo nuclear

Tu médico te hará algunas preguntas sobre tus antecedentes médicos y la frecuencia con la que haces ejercicio. Esto ayuda a determinar la cantidad de ejercicio adecuado para ti durante la prueba. Tu médico también escuchará tu corazón y pulmones para detectar cualquier problema que pueda afectar los resultados de la prueba.

Durante una prueba de esfuerzo nuclear

Antes de comenzar la prueba, el personal de enfermería o un técnico te inserta una vía intravenosa en el brazo e inyecta el radiomarcador (también llamado radiofármaco).

El radiomarcador puede sentirse frío cuando te lo inyectan en el brazo por primera vez. Las células del corazón tardan unos minutos en absorber el radiomarcador. Luego de que lo hagan, permanecerás inmóvil sobre una mesa y te tomarán las primeras imágenes mientras tu corazón está en reposo.

Después, el personal de enfermería o el técnico te colocará parches adhesivos (electrodos) en el pecho, las piernas y los brazos. Tal vez necesites depilar ciertas áreas para que los parches se adhieran bien. Los electrodos tienen cables conectados a una máquina de electrocardiograma, que registra las señales eléctricas que activan los latidos del corazón. Un brazalete en el brazo mide la presión arterial durante la prueba. Es posible que te pidan que respires por un tubo durante la prueba para mostrar si puedes respirar bien durante el ejercicio.

Si no puedes hacer ejercicio, tu médico te inyectará un medicamento en la vía intravenosa, que aumenta el flujo de sangre al corazón. Los posibles efectos secundarios pueden ser similares a los causados por el ejercicio, como enrojecimiento o falta de aliento. Puede que te duela la cabeza.

Si tu prueba nuclear se combina con una prueba de esfuerzo con ejercicio tradicional, se te pedirá que camines en una cinta de correr o andes en una bicicleta estática. Comenzarás poco a poco. A medida que avanza la prueba, el ejercicio se volverá más difícil. Puedes utilizar la baranda de la cinta de correr para mantener el equilibrio. No te sostengas con fuerza, ya que esto puede alterar los resultados.

Continuarás haciendo ejercicio hasta que tu frecuencia cardíaca haya alcanzado un objetivo establecido o hasta que desarrolles síntomas que no te permitan continuar, los cuales pueden incluir:

  • Dolor moderado a intenso en el pecho
  • Falta de aire grave
  • Presión arterial anormalmente alta o baja
  • Ritmo cardíaco anormal
  • Mareos
  • Ciertos cambios en el electrocardiograma

Junto con tu médico, analizarás tus limites seguros en cuanto al ejercicio. Puedes dejar la prueba en cualquier momento si te sientes muy incómodo para seguir.

Recibirás otra inyección de radiomarcador cuando tu frecuencia cardíaca alcance su punto máximo, es decir, después de hacer ejercicio. Más tarde, permanecerás inmóvil en una mesa y te tomarán el segundo conjunto de imágenes. El radiomarcador aparece en las imágenes y resalta las áreas del corazón que no reciben suficiente flujo sanguíneo.

Tu médico comparará los dos conjuntos de imágenes tomadas para ver cómo fluye la sangre a tu corazón, tanto cuando estás en reposo como cuando estás bajo estrés físico.

Después de una prueba de esfuerzo nuclear

Después de dejar de hacer ejercicio, es posible que se te pida que te quedes quieto durante varios segundos y luego te recuestes un rato con los monitores ya colocados. Tu médico puede estar atento a cualquier problema a medida que tu frecuencia cardíaca y respiración regresan a la normalidad.

Cuando la prueba haya finalizado, podrás retomar tus actividades normales, a menos que el médico te indique lo contrario. El marcador radiactivo dejará tu cuerpo de forma natural, es decir, mediante la orina o las heces. Bebe mucha agua para ayudar a eliminarlo de tu sistema.

Resultados

El médico te comentará acerca del resultado de la prueba de esfuerzo nuclear. Los resultados podrían revelar lo siguiente:

  • Flujo sanguíneo normal durante el ejercicio y el reposo. Posiblemente no necesites estudios adicionales.
  • Flujo sanguíneo normal durante el reposo, pero no durante el ejercicio. Una parte del corazón no recibe suficiente sangre cuando realizas ejercicio. Esto puede significar que tienes una o más arterias obstruidas (enfermedad de las arterias coronarias).
  • Flujo sanguíneo bajo durante el reposo y el ejercicio. Una parte del corazón no recibe suficiente sangre nunca, lo que podría deberse a una enfermedad de las arterias coronarias grave o a un ataque cardíaco previo.
  • Falta de flujo sanguíneo en algunas partes del corazón. Las áreas del corazón que no revelan un marcador radiactivo están dañadas por un ataque cardíaco.

Si el corazón no recibe un flujo sanguíneo suficiente, podrías necesitar una angiografía coronaria. Esta prueba observa directamente los vasos sanguíneos que irrigan el corazón. Si tienes obstrucciones graves, es posible que necesites una angioplastia y la colocación de una endoprótesis o una cirugía a corazón abierto (baipás de la arteria coronaria).

Dec. 28, 2017
  1. Cardiac nuclear medicine. American College of Radiology. http://www.radiologyinfo.org/en/info.cfm?pg=cardinuclear. Accessed Sept. 8, 2017.
  2. What is stress testing? National Heart, Lung, and Blood Institute. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/stress/. Accessed Sept. 8, 2017.
  3. Papaioannou GI, et al. Exercise radionuclide myocardial perfusion imaging in the diagnosis and prognosis of coronary heart disease. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Sept. 8, 2017.
  4. Yanowitz FG, et al. Exercise ECG testing: Performing the test and determining the ECG results. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Sept. 8, 2017.
  5. Stress nuclear study. American College of Cardiology. https://www.cardiosmart.org/News-and-Events/2013/01/Video-Stress-Nuclear-Study. Accessed Sept. 11, 2017.
  6. Arruda-Olson AM, et al. Stress testing to determine prognosis of coronary heart disease. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Sept. 11, 2017.
  7. Coronary heart disease. National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/cad. Accessed Sept. 11, 2017.
  8. Bonow RO, et al., eds. Nuclear cardiology. In: Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 10th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2015. https://www.clinicalkey.com. Accessed Sept. 11, 2017.
  9. ACC/AHA/ASNC guidelines for the clinical use of cardiac radionuclide imaging—executive summary. Circulation. 2003;108:1404.
  10. Mankad R (expert opinion). Rochester, Minn. Sept. 14, 2017.

Prueba de esfuerzo nuclear