Suplementos alimenticios para bajar de peso

Derrite la grasa. Baja de peso en forma natural. Son afirmaciones tentadoras, pero ¿los productos las cumplen?

Escrito por el personal de Mayo Clinic

La promesa de bajar rápidamente de peso es difícil de resistir. ¿Pero los suplementos para adelgazar adelgazan otra cosa además de tu billetera? ¿Y son seguros?

¿Qué son los suplementos alimenticios?

Los suplementos alimenticios se venden como ayudas para la salud. Se toman por vía oral. Algunos ingredientes comunes son vitaminas, minerales, fibra, cafeína, especias y otras plantas.

Las afirmaciones de algunos de los suplementos más populares son que mejoran la nutrición, aumentan la energía, desarrollan los músculos o queman grasa.

Los suplementos alimenticios no son medicamentos. No tratan ni curan enfermedades.

¿Cómo se regulan los suplementos alimentarios?

Las empresas que fabrican suplementos son responsables de la seguridad de sus productos. Deben asegurarse de que sus productos no incluyan contaminantes y de que estén etiquetados con precisión.

Los suplementos alimentarios no requieren la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés). Pero si se descubre que un suplemento no es seguro, la FDA puede emitir advertencias o solicitar que se retire del mercado.

La FDA también puede tomar medidas contra las empresas que realizan declaraciones falsas o infundadas para vender sus suplementos.

Interpretar afirmaciones acerca de la pérdida de peso

Puede que te sorprenda saber que los fabricantes de suplementos alimentarios rara vez llevan a cabo ensayos clínicos. Esa es parte de la razón por la que hay poca evidencia científica que demuestre que los suplementos para bajar de peso funcionan.

Por ejemplo, la cetona de la frambuesa se comercializa como un producto clínicamente probado para bajar de peso. Esa afirmación está respaldada por un ensayo clínico.

El ensayo incluyó a 70 adultos con obesidad. Todos fueron sometidos a una dieta restringida y un programa de ejercicio. Luego fueron asignados al azar para recibir un placebo o un suplemento con cetona de frambuesa, cafeína, naranja amarga, jengibre y extracto de raíz de ajo.

Las 45 personas que completaron la prueba bajaron de peso:

  • La pérdida de peso promedio en el grupo que recibió suplementos fue de 4,2 libras (1,9 kilogramos).
  • La pérdida de peso promedio en el grupo que recibió el placebo fue de 0,9 libras (0,4 kilogramos).

Si bien estos resultados son intrigantes, el hecho de que el ensayo fuese pequeño y durara solo ocho semanas significa que los resultados no se pueden traducir de manera confiable a situaciones del mundo real. Y lo que es más importante, un ensayo corto como este puede pasar por alto los efectos secundarios que solo se hacen evidentes con el uso a largo plazo.

Además, en el ensayo se utilizó un suplemento que contenía varios ingredientes. Por lo tanto, es imposible saber qué ingrediente fue responsable de la pérdida de peso.

Idealmente, estos resultados iniciales se probarían en un ensayo mucho más largo que incluya cientos de participantes y donde se controlarían de cerca los efectos secundarios. Los resultados de un ensayo de este tipo permitirían tomar una decisión fundada acerca de la seguridad y eficacia de dicho producto.

Hasta que haya más datos a partir de un ensayo de este tipo, las afirmaciones sobre los suplementos alimentarios y la pérdida de peso deben tratarse con precaución.

Comprender las inquietudes sobre la seguridad

Un producto no necesariamente es inocuo solo porque es natural. Si bien no es frecuente que suceda, se ha vinculado a algunos suplementos alimentarios con problemas graves, como daño al hígado.

Los suplementos pueden provocar efectos marcados. La efedra (ma-huang) es una hierba que alguna vez se utilizó para perder peso. En la actualidad, está prohibida por la FDA porque produce efectos adversos tales como cambios de estado de ánimo, hipertensión arterial, frecuencia cardíaca irregular, accidente cerebrovascular, convulsiones y ataques cardíacos.

Algunos suplementos para bajar de peso, según se estableció, contienen ingredientes ocultos, tales como medicamentos de venta bajo receta médica, que pueden ser perjudiciales.

Investiga antes de comprar

Es importante que averigües antes, si es que estás pensando en probar un suplemento para bajar de peso. Visita sitios web creíbles, como los que maneja la U.S. Office of Dietary Supplements (Oficina de los Estados Unidos para los Suplementos Alimenticios) y el National Center for Complementary and Integrative Health (Centro Nacional de Salud Complementaria e Integrativa).

Además, no dejes de hablar con tu médico antes de tomar cualquier suplemento. Esto es especialmente importante si tienes problemas de salud, tomas medicamentos de venta bajo receta médica o si estás embarazada o amamantando.

July 29, 2021 See more In-depth