Preparación de cortes de carne de res

Incluso los cortes más magros de carne de res pueden convertirse en destructores de la dieta si los preparas de maneras poco saludables. A continuación encontrarás algunos métodos simples para controlar la grasa:

  • Córtala. Corta toda grasa visible y sólida de la carne de res antes de prepararla y luego quita toda grasa visible remanente antes de comer.
  • Cuélala. Después de cocinar carne picada, colócala en un colador o escurridor y cuela la grasa. Luego, enjuaga la carne con agua caliente. Seca la carne con una toalla de papel para quitarle el agua.
  • Refrigérala. Después de cocinar, refrigera los jugos de carne de res para poder retirar y descartar la grasa endurecida. Luego agrega el jugo a los estofados, sopas y salsas espesas.

Todo con moderación

Aún si eliges cortes de carne de res magros o extra magros, no exageres. Si deseas incluir carne de res en tu dieta, hazlo con moderación. Las pautas de alimentación para los estadounidenses recomiendan que los adultos coman como máximo entre 5 1/2 y 6 onzas (156 a 170 gramos) de carne magra, pescado, mariscos o carne de ave sin piel cocinados por día.

Considera la carne de res en tu dieta como un plato secundario en vez de un plato principal. Y recuerda que es mejor disfrutar de una variedad de alimentos ricos en proteínas, incluida la carne de ave sin piel, los frijoles y el pescado.

Aug. 13, 2016 See more In-depth