Ruptura de la fuente: conoce esta señal del trabajo de parto

¿Te preocupa la ruptura de la fuente? Prepárate para el nacimiento de tu bebé con información sobre esta importante señal del trabajo de parto.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Si estás embarazada, es posible que sientas curiosidad por saber cuándo romperás fuente, cómo te sentirás y qué debes hacer a continuación. Reconoce los signos de la ruptura de fuente y entiende lo que esto significa para el plazo del parto de tu bebé.

¿Qué pasará cuando rompas aguas?

Durante el embarazo, el bebé está rodeado y protegido por un saco membranoso lleno de líquido llamado saco amniótico. Por lo general, al principio o durante el trabajo de parto esas membranas se rompen, lo que se conoce como romper aguas.

Si se rompe aguas antes de que comience el trabajo de parto, eso se denomina rotura de membranas antes del parto. Anteriormente se lo llamaba rotura prematura de membranas.

Cuando rompes aguas, es posible que experimentes una sensación de humedad en la vagina o en el periné, una fuga intermitente o constante de pequeñas cantidades de un líquido acuoso de la vagina, o bien un chorro más obvio de líquido amarillo claro o pálido.

¿Cómo puedes estar segura de que has roto aguas?

No siempre es fácil saber si has roto aguas. Por ejemplo, puede ser difícil diferenciar entre el líquido amniótico y la orina, especialmente si solo sientes humedad o un goteo de líquido.

Si no estás segura si has roto aguas, llama a tu proveedor de atención médica o dirígete a tu centro de parto de inmediato. Tu médico o un miembro de tu equipo de atención médica te realizará un examen físico para determinar si estás perdiendo líquido amniótico. En algunos casos, se realiza una ecografía para verificar el volumen de líquido amniótico. Te evaluarán a ti y a tu bebé para determinar los siguientes pasos.

Después de que rompas bolsa, ¿cuándo comenzará el trabajo de parto?

Generalmente, a la rotura de bolsa a término le sigue el trabajo de parto, si es que no ha comenzado ya.

A veces, sin embargo, el trabajo de parto no comienza. Si tienes una rotura de las membranas antes del parto, tu médico podría estimular las contracciones uterinas antes de que el trabajo de parto comience por sí solo (inducción del trabajo de parto). Cuanto más tiempo tarde el trabajo de parto en comenzar después de que rompas bolsa, mayor será el riesgo de que tú o tu bebé contraigan una infección.

¿Qué pasa si rompes bolsa demasiado pronto?

Romper bolsa antes de la semana 37 de embarazo se conoce como rotura prematura de membranas. Entre los factores de riesgo para romper bolsa demasiado pronto, se encuentran los siguientes:

  • Antecedentes de rotura prematura de membranas en un embarazo anterior.
  • Inflamación de las membranas fetales (infección intraamniótica).
  • Sangrado vaginal durante el segundo y tercer trimestre.
  • Fumar o consumir drogas ilegales durante el embarazo.
  • Estar por debajo de tu peso con una mala alimentación.
  • Cérvix corto.

Entre las posibles complicaciones se encuentran la infección materna o fetal, el desprendimiento de placenta (cuando la placenta se desprende de la pared interna del útero antes del parto) y los problemas del cordón umbilical. El bebé también corre el riesgo de sufrir complicaciones debido al parto prematuro.

Si tienes rotura prematura de membranas y estás embarazada de al menos 34 semanas, se puede recomendar el parto para evitar una infección. Sin embargo, si no hay signos de infección o problemas de salud fetales, la investigación sugiere que se puede permitir que el embarazo continúe de manera segura siempre y cuando se controle atentamente.

Si tienes entre 24 y 34 semanas de embarazo, tu proveedor de atención médica intentará retrasar el parto hasta que tu bebé esté más desarrollado. Se te administrarán antibióticos para prevenir una infección y una inyección de potentes esteroides (corticosteroides) para acelerar el desarrollo pulmonar de tu bebé. Si tienes menos de 32 semanas de embarazo y corres el riesgo de dar a luz en los próximos días, es posible que te administren sulfato de magnesio para proteger el sistema nervioso del bebé.

Los corticosteroides también podrían recomendarse a partir de la semana 23 del embarazo, si estás en riesgo de dar a luz en los siguientes siete días. Además, los corticosteroides podrían recomendarse si llevas de 34 a 36 semanas y 6 días de embarazo, si corres riesgo de dar a luz en un plazo de 7 días y no te los administraron antes. Es posible que te administren otra serie de corticosteroides si llevas menos de 34 semanas de embarazo, corres riesgo de dar a luz en un plazo de 7 días y te administraron una serie de corticosteroides más de 14 días antes.

Si tienes menos de 24 semanas de embarazo, tu proveedor de atención médica te explicará los riesgos de tener un bebé muy prematuro y los riesgos y beneficios de tratar de retrasar el trabajo de parto.

¿Qué pasa si no rompes fuente (rompes aguas o bolsa) de manera automática?

Durante el trabajo de parto activo, si el cuello uterino está dilatado y adelgazado y la cabeza del bebé está bien posicionada en la pelvis, el médico puede usar una técnica conocida como amniotomía para iniciar las contracciones del trabajo de parto o hacerlas más fuertes si ya han comenzado. Durante la amniotomía, se utiliza un gancho plástico delgado para hacer una pequeña abertura en el saco amniótico y hacer que rompas fuente.

Es natural sentir ansiedad sobre el trabajo de parto y el parto. Si bien es posible que no puedas predecir cuándo romperás fuente, puedes prepararte para saber cuáles son los siguientes pasos a seguir.

July 16, 2019 See more In-depth