Sexo después del embarazo: establece tus propios tiempos

El sexo después del embarazo podría ser lo último en lo que pienses. Comprende qué esperar y cómo renovar la intimidad con tu pareja.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Puede haber sexo después del embarazo. ¡En serio! En primer lugar, sin embargo, la inflamación vaginal y el simple agotamiento probablemente te afecten. Ya sea que estés de ánimo para hacerlo o que la intimidad sexual sea lo último en lo que pienses, aquí encontrarás información sobre la actividad sexual después del embarazo.

Después de que nazca el bebé, ¿en cuánto tiempo podré tener relaciones sexuales?

Ya sea que tengas al bebé por vía vaginal o por cesárea, el cuerpo necesitará tiempo para recuperarse. Considera esperar para tener relaciones sexuales hasta que el proveedor de atención médica te indique que puedes hacerlo, generalmente, entre cuatro y seis semanas después del parto. Esto permite que se cierre el cuello del útero, que se detenga el sangrado posparto y que sane cualquier rotura o herida reparada.

Además, debes respetar tus propios tiempos. Algunas mujeres se sienten preparadas para retomar la actividad sexual después de pocas semanas de dar a luz, mientras que otras necesitan algunos meses o más tiempo. Ciertos factores, como la fatiga, el estrés y el miedo a sentir dolor, pueden repercutir en tu deseo sexual.

¿Dolerá?

Los cambios hormonales pueden causar sequedad y sensibilidad en la vagina, sobre todo si estás amamantando. Es posible que sientas algo de dolor durante las relaciones sexuales si estás recuperándote de una episiotomía o de un desgarro perineal, en especial si es extenso.

Para ayudar a aliviar las molestias durante las relaciones sexuales, tómatelo con calma. Comienza con abrazos, besos o masajes. Aumenta progresivamente la intensidad de la estimulación. Si la sequedad vaginal es un problema, usa cremas o geles lubricantes. Intenta posiciones diferentes para quitar la presión de las zonas doloridas y controlar la penetración. También podrías hablar sobre tener alternativas a las relaciones sexuales vaginales, como estimulación oral o manual, hasta finalizar la recuperación. Habla con tu pareja sobre lo que se siente bien y lo que no.

También podrías aplicar medidas con antelación para aliviar el dolor, como vaciar la vejiga, tomar un baño caliente o tomar analgésicos de venta libre. Si sientes ardor después de tener relaciones sexuales, colócate hielo envuelto en una toalla sobre la zona.

También es importante vivir el momento. Concéntrate en tu pareja y en ti, y no en los pañales, en el lavado de la ropa ni en otras tareas domésticas.

Si sigues sintiendo dolor durante las relaciones sexuales, habla con tu proveedor de atención médica sobre las posibles opciones de tratamiento.

¿Por qué se siente diferente?

Después del parto, el tono muscular disminuido de la vagina podría reducir la fricción placentera durante el sexo, lo que puede influir en la excitación. Esto suele ser temporal.

Para tonificar los músculos del suelo pélvico, prueba los ejercicios de Kegel. Simplemente tensa los músculos pélvicos como si fueras a detener el flujo de orina. Aumenta gradualmente hasta mantener los músculos contraídos durante 10 segundos por vez y relajarlos durante 10 segundos entre contracciones. Una vez que lograste la técnica, haz, al menos, tres series de alrededor de 10 ejercicios de Kegel por día.

¿Qué sucede con los métodos anticonceptivos?

Para tener relaciones sexuales después del embarazo, debes usar un método anticonceptivo confiable, también si estás amamantando.  Para reducir el riesgo de sufrir complicaciones del embarazo u otros problemas de salud, en pocas investigaciones se sugiere que debes esperar al menos entre 18 y 24 meses antes de intentar quedar embarazada nuevamente.

Tu proveedor de atención médica te recomendará que consideres el deseo de tener más hijos y el tiempo entre los embarazos antes del parto. Una de las opciones que tienes inmediatamente después del parto son los anticonceptivos que contienen solo progestina, como la inyección anticonceptiva Depo-Provera o la minipíldora.

También podrías considerar usar un método anticonceptivo de mayor duración, como el dispositivo intrauterino (DIU) hormonal o de cobre. El proveedor de atención médica puede ayudarte a elegir el momento adecuado para la colocación.

El uso de los métodos anticonceptivos que contienen estrógeno y progestina, como las pastillas anticonceptivas combinadas, puede representar un mayor riesgo de presentar coágulos sanguíneos poco tiempo después del parto. En el caso de las mujeres sanas, pueden comenzar a usar píldoras anticonceptivas combinadas y otros tipos de anticonceptivos hormonales combinados seis semanas después del parto. Aunque se ha pensado por mucho tiempo que el uso de métodos anticonceptivos que contienen estrógeno y progestina disminuye el suministro de leche en las mujeres que están amamantando, en las investigaciones recientes se sugiere que esto no sucede.

Habla con el proveedor de atención médica durante tu consulta posparto sobre las diferentes opciones de métodos anticonceptivos y el momento adecuado para comenzar a usarlos.

June 13, 2018