Descripción general

La comunicación interventricular es un orificio en el corazón y constituye un defecto cardíaco común que está presente al momento del nacimiento (congénito). El orificio (defecto) aparece en la pared (tabique) que separa las cavidades inferiores del corazón (ventrículos) y permite que pase sangre desde el lado izquierdo hacia el lado derecho del corazón. Luego, la sangre rica en oxígeno se bombea de regreso a los pulmones y no hacia el cuerpo, por lo que el corazón debe trabajar con más intensidad.

Es posible que un pequeño defecto de comunicación interventricular no cause problemas graves, y muchos de ellos se cierran por su cuenta. Las comunicaciones interventriculares medianas o más grandes pueden necesitar reparación quirúrgica en una etapa temprana de la vida para prevenir complicaciones.

Síntomas

Los signos y síntomas de defectos cardíacos graves suelen aparecer durante los primeros días, semanas o meses de vida de un niño.

Los síntomas de una comunicación interventricular en un bebé pueden ser:

  • Alimentación deficiente, retraso en el desarrollo
  • Respiración acelerada o falta de aliento
  • Cansancio fácil

Es posible que tú y el médico no detecten los signos de comunicación interventricular cuando el bebé nace. Si el defecto es pequeño, los síntomas pueden no aparecer hasta entrada la infancia, si es que aparecen. Los signos y síntomas varían en función del tamaño del orificio y de otros defectos cardíacos asociados.

Es posible que el médico sospeche la presencia de un defecto cardíaco durante un control regular si detecta un soplo mientras escucha el corazón de tu bebé con un estetoscopio. En ocasiones, las comunicaciones interventriculares pueden detectarse mediante ecografías antes del nacimiento del bebé.

En otras, no se detectan hasta que la persona alcanza la adultez. Los signos y síntomas pueden ser dificultad para respirar o un soplo cardíaco que el médico detecta cuando te escucha el corazón con un estetoscopio.

Cuándo debes consultar a un médico

Llama al médico si tu bebé o niño:

  • Se cansa con facilidad al comer o al jugar
  • No aumenta de peso
  • Pierde el aliento cuando come o llora
  • Respira aceleradamente o tiene dificultad para respirar

Llama al médico si tienes:

  • Falta de aire cuando te esfuerzas o te acuestas
  • Latidos del corazón rápidos o irregulares
  • Fatiga o debilidad

Causas

Los defectos congénitos del corazón surgen de manera temprana por problemas en el desarrollo del corazón, pero por lo general no existe una causa concreta. La genética y los factores ambientales también cumplen una función. La comunicación interventricular puede ocurrir sola o con otros defectos cardíacos congénitos.

Durante el desarrollo del feto, la comunicación interventricular ocurre cuando la pared muscular (tabique) que separa el lado derecho del lado izquierdo del corazón no llega a formarse por completo entre las cavidades inferiores del corazón (ventrículos).

Normalmente, el lado derecho del corazón bombea sangre a los pulmones para obtener oxígeno y el lado izquierdo bombea sangre oxigenada al resto del cuerpo. Una comunicación interventricular permite que la sangre oxigenada se mezcle con sangre desoxigenada, lo que provoca una mayor presión arterial y un mayor flujo sanguíneo en las arterias de los pulmones. Como consecuencia, el trabajo del corazón y de los pulmones es mayor.

Las comunicaciones interventriculares pueden tener diferentes tamaños y pueden estar presentes en varias zonas en la pared entre los ventrículos. Puede haber una o más comunicaciones interventriculares.

También es posible desarrollar una comunicación interventricular más adelante en la vida, por lo general, después de un ataque cardíaco o como una complicación después de determinados procedimientos cardíacos.

Factores de riesgo

La comunicación interventricular puede ser hereditaria y, a veces, puede aparecer junto con otros problemas genéticos, como el síndrome de Down. Si ya tienes un hijo con un defecto cardíaco, un asesor en genética puede analizar el riesgo de que tu próximo hijo también padezca uno.

Complicaciones

Es posible que una pequeña comunicación interventricular nunca cause problemas. Las comunicaciones medianas o grandes pueden provocar una serie de discapacidades, desde leves hasta potencialmente mortales. El tratamiento puede prevenir muchas complicaciones.

Las complicaciones pueden ser las siguientes:

  • Insuficiencia cardíaca. Un corazón con una comunicación interventricular de tamaño medio o grande trabaja más y bombea demasiada sangre a los pulmones. Si no se trata, puede producirse una insuficiencia cardíaca.
  • Hipertensión pulmonar. Un aumento del flujo sanguíneo a los pulmones debido a una comunicación interventricular provoca presión arterial alta en las arterias de los pulmones (hipertensión pulmonar), lo cual puede dañarlos de forma permanente. Esta complicación puede provocar un flujo sanguíneo inverso a través del orificio (síndrome de Eisenmenger).
  • Endocarditis. Esta infección cardíaca es una complicación poco común.
  • Otros problemas cardíacos. Son, entre otros, ritmos cardíacos anormales y problemas de las válvulas.

Prevención

En la mayoría de los casos, no se puede hacer nada para prevenir que un bebé tenga comunicación interventricular. Sin embargo, es importante hacer todo lo posible para tener un embarazo saludable. A continuación, te ofrecemos los conceptos básicos:

  • Busca atención médica prenatal temprana, incluso antes de estar embarazada. Habla con tu médico antes del embarazo sobre tu salud y analicen los cambios en tu estilo de vida que él recomiende para tener un embarazo saludable. Además, asegúrate de informarle si tomas algún medicamento.
  • Adopta una alimentación equilibrada. Agrega un suplemento vitamínico que contenga ácido fólico.
  • Haz ejercicio con regularidad. Trabaja con tu médico para establecer un plan de ejercicios que sea adecuado para ti.
  • Evita los riesgos. Estos comprenden las sustancias dañinas como el alcohol, los cigarrillos y las drogas ilícitas.
  • Evita las infecciones. Asegúrate de tener todas las vacunas al día antes de quedar embarazada. Ciertos tipos de infecciones pueden ser dañinas para un feto en gestación.
  • Mantén la diabetes bajo control. Si tienes diabetes, trabaja con tu médico para asegurarte de que esté bien controlada antes de quedar embarazada.

Si tienes antecedentes familiares de defectos cardíacos u otros trastornos genéticos, considera hablar con un asesor en genética antes de quedar embarazada.

Feb. 26, 2021
  1. Congenital heart defects. National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health-topics/congenital-heart-defects. Accessed Jan. 20, 2021.
  2. Ventricular septal defect (VSD). American Heart Association. https://www.heart.org/en/health-topics/congenital-heart-defects/about-congenital-heart-defects/ventricular-septal-defect-vsd#. Accessed Jan. 20, 2021.
  3. Fulton DR, et al. Isolated ventricular septal defects in infants and children: Anatomy, clinical features and diagnosis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Jan. 20, 2021.
  4. Zipes DP, ed. Congenital heart disease in the adult and pediatric patient. In: Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 11th ed. Elsevier; 2019. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 20, 2021.
  5. Connolly HM, et al. Management and prognosis of ventricular septal defect in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Jan. 20, 2021.
  6. AskMayoExpert. Ventricular septal defect. Mayo Clinic; 2020.
  7. Fulton DR, et al. Management of isolated ventricular septal defects in infants and children. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Jan. 21, 2021.