Diagnóstico

El médico diagnosticará neuralgia del trigémino principalmente sobre la base de la descripción del dolor, que comprende lo siguiente:

  • Tipo. El dolor relacionado con la neuralgia del trigémino es repentino, sorpresivo y breve.
  • Ubicación. Las partes del rostro afectadas por el dolor le indicarán al médico si el nervio trigémino está afectado.
  • Desencadenantes. En general, el dolor relacionado con la neuralgia del trigémino es provocado por una leve estimulación de las mejillas, como la que se produce al comer, al hablar o incluso al sentir una brisa de aire fresco.

El médico puede realizar varias pruebas para diagnosticar neuralgia del trigémino y determinar las causas de fondo de la afección, entre ellas:

  • Un examen neurológico. Tocar y examinar las partes del rostro puede ayudar al médico a determinar de manera exacta dónde se produce el dolor y —si sospecha que tienes neuralgia del trigémino— qué ramificaciones del nervio trigémino pueden estar afectadas. Las pruebas de reflejos también pueden ayudar al médico a determinar si la causa de los síntomas es una compresión del nervio u otra afección.
  • Imágenes por resonancia magnética (RM). Tu médico puede pedir que te realices una resonancia magnética de la cabeza para determinar si la causa de la neuralgia del trigémino es esclerosis múltiple o un tumor. En algunos casos, el médico puede inyectar un tinte en un vaso sanguíneo para visualizar las arterias y las venas, y para resaltar el flujo sanguíneo (angiografía por resonancia magnética).

El dolor facial puede ser causado por varias afecciones diferentes, por lo que es importante recibir un diagnóstico preciso. Para descartar otras enfermedades, el médico puede pedir otras pruebas.

Tratamiento

Por lo general, el tratamiento de la neuralgia del trigémino comienza con medicamentos, y algunas personas no necesitan ningún tratamiento adicional. Sin embargo, con el paso del tiempo, algunas personas con esta enfermedad pueden dejar de responder a los medicamentos o pueden padecer efectos secundarios desagradables. Para esas personas, las inyecciones o la cirugía proporcionan otras opciones de tratamiento para la neuralgia del trigémino.

Si tu trastorno se debe a otra causa, como la esclerosis múltiple, tu médico tratará el trastorno de fondo.

Medicamentos

Para tratar la neuralgia del trigémino, el médico generalmente recetará medicamentos para disminuir o bloquear las señales de dolor que se envían al cerebro.

  • Anticonvulsivos. En general, los médicos recetan carbamazepina (Tegretol, Carbatrol u otros) para la neuralgia del trigémino, y se ha demostrado que es eficaz en el tratamiento de la enfermedad. Otros medicamentos anticonvulsivos que pueden utilizarse para tratar la neuralgia del trigémino son oxcarbazepina (Trileptal), lamotrigina (Lamictal) y fenitoína (Dilantin, Phenytek). También pueden utilizarse otros medicamentos, como clonazepam (Klonopin) y gabapentina (Neurontin, Gralise u otros).

    Si el anticonvulsivo que utilizas comienza a perder eficacia, el médico puede aumentar la dosis o cambiar a otro tipo de anticonvulsivo. Los efectos secundarios de los anticonvulsivos pueden ser mareos, desorientación, somnolencia y náuseas. Además, la carbamazepina puede provocar una reacción grave al medicamento en algunas personas, principalmente en las personas de ascendencia asiática, por lo que es posible que te recomienden análisis genéticos antes de comenzar a tomar carbamazepina.

  • Espasmolíticos. Los miorrelajantes, como el baclofeno (Gablofen, Lioresal), pueden usarse solos o en combinación con carbamazepina. Los efectos secundarios pueden comprender desorientación, náuseas y somnolencia.
  • Inyecciones de bótox. Pequeños estudios han demostrado que las inyecciones de toxina onabotulínica tipo A (bótox) pueden reducir el dolor causado por la neuralgia del trigémino en las personas que ya no reciben alivio con medicamentos. Sin embargo, deben realizarse más investigaciones antes de usar ampliamente este tratamiento para esta afección.

Cirugía

Las opciones quirúrgicas para la neuralgia del trigémino comprenden:

  • Descompresión microvascular. Este procedimiento implica la reubicación o eliminación de los vasos sanguíneos que están en contacto con la raíz del trigémino para detener el mal funcionamiento del nervio. Durante la descompresión microvascular, el médico hace una incisión detrás de la oreja del lado donde se produce el dolor. Luego, a través de un pequeño orificio en el cráneo, el cirujano aleja del nervio trigémino las arterias que están en contacto con este y coloca un parche blando entre el nervio y las arterias.

    Si una vena está comprimiendo el nervio, el cirujano puede extraerla. Los médicos también pueden cortar una parte del nervio trigémino (neurectomía) durante este procedimiento si las arterias no presionan el nervio.

    La descompresión microvascular puede eliminar o reducir el dolor satisfactoriamente la mayoría de las veces, pero el dolor puede regresar en algunas personas. La descompresión microvascular tiene algunos riesgos, entre ellos, disminución de la audición, debilidad facial, entumecimiento facial, accidente cerebrovascular u otras complicaciones. La mayoría de las personas que se someten a este procedimiento no padecen entumecimiento facial posteriormente.

  • Radiocirugía estereotáctica del cerebro (bisturí de rayos gamma). En este procedimiento, un cirujano dirige una dosis de radiación focalizada a la raíz del nervio trigémino. Este procedimiento utiliza radiación para dañar el nervio trigémino con el fin de reducir o eliminar el dolor. El alivio se produce en forma gradual y puede tardar hasta un mes.

    La radiocirugía estereotáctica cerebral logra eliminar el dolor en la mayoría de las personas. Si el dolor regresa, se puede repetir el procedimiento. El entumecimiento facial puede ser un efecto secundario.

Pueden usarse otros procedimientos para tratar la neuralgia del trigémino, como la rizotomía. En una rizotomía, el cirujano destruye fibras nerviosas para reducir el dolor, lo que provoca cierto grado de entumecimiento facial. Los tipos de rizotomía comprenden:

  • Inyección de glicerol. Durante este procedimiento, el médico inserta una aguja a través del rostro y por una abertura en la base del cráneo. El médico dirige la aguja hacia la cisterna del trigémino, que es un pequeño saco de líquido cefalorraquídeo que rodea el ganglio del nervio trigémino —donde el nervio trigémino se divide en tres ramificaciones— y una parte de su raíz. A continuación, el médico inyecta una pequeña cantidad de glicerol estéril, que daña el nervio trigémino y bloquea las señales de dolor.

    A menudo, este procedimiento alivia el dolor. Sin embargo, algunas personas vuelven a sentir dolor posteriormente, y muchas notan hormigueo o entumecimiento facial.

  • Compresión con balón. En la compresión con balón, el médico inserta una aguja hueca a través del rostro y la dirige hacia una parte del nervio trigémino que atraviesa la base del cráneo. A continuación, el médico enhebra un tubo delgado y flexible (catéter) con un balón en el extremo a través de la aguja. El médico infla el balón con suficiente presión para dañar el nervio trigémino y bloquear las señales de dolor.

    La compresión con balón controla el dolor satisfactoriamente en la mayoría de las personas, al menos durante un tiempo. La mayoría de las personas que se someten a este procedimiento sufren cierto grado de entumecimiento facial transitorio.

  • Lesiones térmicas por radiofrecuencia. Este procedimiento destruye, de manera selectiva, fibras nerviosas asociadas con el dolor. Mientras estás sedado, el cirujano inserta una aguja hueca a través del rostro y la dirige hacia una parte del nervio trigémino que atraviesa una abertura en la base del cráneo.

    Una vez que la aguja está posicionada, el cirujano te despertará de la sedación durante un breve momento. El cirujano inserta un electrodo a través de la aguja y envía una corriente eléctrica leve a través de la punta del electrodo. Te pedirán que indiques cuándo y dónde sientes el hormigueo.

    Cuando el neurocirujano localiza la parte del nervio relacionada con el dolor, vuelven a sedarte. Luego, el electrodo se calienta hasta que daña las fibras nerviosas, lo que genera una zona de herida (lesión). Si el dolor no se elimina, el médico puede generar más lesiones.

    En general, las lesiones térmicas por radiofrecuencia causan cierto grado de entumecimiento facial después del procedimiento. El dolor puede regresar después de tres a cuatro años.

Medicina alternativa

En general, los tratamientos alternativos para la neuralgia del trigémino no se han estudiado de manera tan exhaustiva como los medicamentos o los procedimientos quirúrgicos, por lo que suele haber poca evidencia que respalde su uso.

Sin embargo, algunas personas lograron mejoras con algunos tratamientos, como la acupuntura, la biorretroalimentación, la quiropraxia y las terapias vitamínicas o nutricionales. Asegúrate de consultar con tu médico antes de probar un tratamiento alternativo, porque puede interactuar con tus otros tratamientos.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Vivir con neuralgia del trigémino puede resultar difícil. El trastorno puede afectar la forma en que interactúas con tus amigos y familiares, tu rendimiento laboral y tu calidad de vida general.

Puedes encontrar ánimo y comprensión en un grupo de apoyo. Los miembros del grupo casi siempre conocen los tratamientos más recientes y tienden a compartir sus propias experiencias. Si te interesa, es probable que tu médico pueda recomendarte uno en tu zona.

Preparación para la consulta

Pide una consulta con tu profesional de atención médica primaria si tienes síntomas frecuentes de neuralgia del trigémino. Después de la primera consulta, puedes visitar a un médico capacitado en el diagnóstico y tratamiento de trastornos del cerebro y del sistema nervioso (neurólogo).

Qué puedes hacer para prepararte

  • Anota los síntomas que has tenido y por cuánto tiempo los has tenido.
  • Toma nota de cualquier desencadenante que provoque los ataques de dolor facial.
  • Haz una lista con tu información médica importante que comprenda otros trastornos para los cuales estás recibiendo tratamiento y los nombres de los medicamentos, vitaminas o suplementos que estás tomando.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Escribe con antelación las preguntas que quieras hacerle a tu médico en la consulta. Preparar una lista de preguntas con anticipación puede ayudarte a aprovechar al máximo el tiempo de la consulta con el médico.

En el caso de posible neuralgia del trigémino, algunas preguntas básicas para hacerle al médico son las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mi dolor?
  • ¿Necesito hacerme alguna prueba de diagnóstico?
  • ¿Qué enfoque de tratamiento me recomiendas?
  • En caso de que me recomiendes medicamentos, ¿cuáles son los posibles efectos secundarios?
  • ¿Necesitaré tratamiento durante el resto de mi vida?
  • ¿Hasta qué punto crees que mis síntomas mejorarán con el tratamiento?
  • ¿La cirugía es una opción?

Además de las preguntas que preparaste para hacerle al médico, no dudes en hacer preguntas cada vez que no entiendas algo durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar listo para responderlas puede dejar tiempo para repasar los puntos que deseas analizar con mayor profundidad. El médico puede preguntarte:

  • ¿Qué síntomas tienes y dónde se encuentran?
  • ¿Cuándo comenzaste a manifestar estos síntomas?
  • ¿Los síntomas han empeorado con el tiempo?
  • ¿Con qué frecuencia tienes episodios de dolor facial? ¿Has notado si hay algo en particular que parece desencadenar el dolor facial?
  • Por lo general, ¿cuánto dura un ataque de dolor facial?
  • ¿En qué medida estos síntomas afectan tu calidad de vida?
  • ¿Te sometiste alguna vez a una cirugía dental o a alguna cirugía en el rostro, o cerca de este, como una cirugía de los senos paranasales?
  • ¿Tuviste algún traumatismo en el rostro, como una lesión o un accidente que haya afectado el rostro?
  • ¿Has probado algún tratamiento para el dolor facial hasta ahora? ¿Alguno ha sido de ayuda?
  • ¿Qué efectos secundarios has tenido con el tratamiento?

Neuralgia del trigémino - atención en Mayo Clinic

July 26, 2017
References
  1. Bajwa ZH, et al. Trigeminal neuralgia (Neuralgia del trigémino). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 5 de junio de 2017.
  2. Trigeminal neuralgia fact sheet (Hoja informativa sobre neuralgia del trigémino). Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (National Institute of Neurological Disorders and Stroke). https://www.ninds.nih.gov/Disorders/Patient-Caregiver-Education/Fact-Sheets/Trigeminal-Neuralgia-Fact-Sheet. Último acceso: 5 de junio de 2017.
  3. Longo DL, et al., eds. Trigeminal neuralgia, Bell's palsy, and other cranial nerve disorders (Neuralgia del trigémino, parálisis facial y otros trastornos del nervio craneal). En: Harrison’s Principles of Internal Medicine (Principios de Medicina Interna de Harrison). 19.ª ed. Nueva York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2015. https://accessmedicine.mhmedical.com. Último acceso: 5 de junio de 2017.
  4. Crucci G. Trigeminal neuralgia (Neuralgia del trigémino). Continuum. 2017;23:396.
  5. Riggs EA. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. 28 de marzo de 2017.