Descripción general

Un esguince es un estiramiento o desgarro de los ligamentos, las bandas resistentes de tejido fibroso que conectan dos huesos en las articulaciones. La ubicación más común de un esguince es el tobillo.

El tratamiento inicial incluye reposo, hielo, compresión y elevación. Los esguinces leves se pueden tratar con éxito en casa. Los esguinces graves a veces requieren cirugía para reparar los ligamentos desgarrados.

La diferencia entre un esguince y una distensión es que el primero lesiona las bandas de tejido que conectan dos huesos, mientras que la segunda implica una lesión de un músculo o de la banda de tejido que une un músculo a un hueso.

Video: Esguince de tobillo

Transcript

La mayoría de los esguinces de tobillo están relacionados con lesiones en los tres ligamentos ubicados en el exterior del tobillo. Los ligamentos son bandas de tejido duro que estabilizan las articulaciones para ayudar a prevenir el movimiento excesivo. El esguince de tobillo se produce cuando doblas, tuerces o giras el tobillo de una forma extraña. Esto puede estirar o desgarrar los ligamentos que ayudan a mantener unidos los huesos del tobillo.

Síntomas

Los signos y los síntomas variarán, dependiendo de la gravedad de la lesión, y pueden incluir los siguientes:

  • Dolor
  • Hinchazón
  • Hematomas
  • Capacidad limitada para mover la articulación afectada
  • Escuchar o sentir un “pop” en la articulación en el momento de la lesión

Cuándo debes consultar con un médico

Los esguinces leves se pueden tratar en casa. Sin embargo, las lesiones que causan esguinces también pueden producir lesiones graves, como fracturas. Deberías ver a un médico si ocurre algo de lo siguiente:

  • No te puedes mover ni soportar peso sobre la articulación afectada.
  • Experimentas dolor directamente sobre los huesos de una articulación lesionada.
  • Experimentas adormecimiento en cualquier parte de la zona lesionada.

Causas

Un esguince se produce cuando se extiende demasiado o se desgarra un ligamento mientras se tensa intensamente una articulación. Los esguinces se producen a menudo en las siguientes circunstancias:

  • Tobillo: caminar o hacer ejercicio en una superficie desnivelada, y caer torpemente de un salto
  • Rodilla: girar durante una actividad atlética
  • Muñeca: caer sobre una mano extendida
  • Pulgar: daño durante la práctica de esquí o sobrecarga al practicar deportes de raqueta, como el tenis

Los niños tienen zonas de tejido más suave, llamadas placas de crecimiento, cerca de los extremos de los huesos. Los ligamentos que rodean una articulación suelen ser más fuertes que estas placas de crecimiento, por lo que los niños tienen más probabilidades de experimentar una fractura que un esguince.

Factores de riesgo

Los factores que contribuyen a los esguinces incluyen los siguientes:

  • Condiciones ambientales. Las superficies resbaladizas o desniveladas pueden hacerte más propenso a las lesiones.
  • Fatiga. Los músculos cansados tienen menos probabilidades de proporcionar un buen soporte para las articulaciones. Cuando estás cansado, también es más probable que sucumbas a fuerzas que podrían tensar una articulación.
  • Equipo inadecuado. El calzado u otro equipo deportivo que no calza bien o que está mal mantenido pueden contribuir al riesgo de sufrir un esguince.

Prevención

Los ejercicios regulares de estiramiento y fortalecimiento para el deporte, la actividad física o la actividad laboral, como parte de un programa general de acondicionamiento físico, pueden ayudar a minimizar el riesgo de esguinces. Intenta estar en forma para practicar deportes. No practiques deportes para ponerte en forma. Si tienes una ocupación físicamente exigente, el acondicionamiento habitual puede ayudar a prevenir lesiones.

Puedes proteger las articulaciones a largo plazo si trabajas para fortalecer y acondicionar los músculos que rodean la articulación que se lesionó. El mejor refuerzo que puedes darte es tu propio “refuerzo muscular”. Pregúntale al médico sobre los ejercicios de acondicionamiento y estabilidad adecuados. Además, usa calzado que ofrezca soporte y protección.

Feb. 05, 2019
References
  1. Sprains and strains. National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases. https://www.niams.nih.gov/health-topics/sprains-and-strains/advanced. Accessed April 27, 2018.
  2. Walls RM, et al., eds. General principles of orthopedic injuries. In: Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed April 27, 2018.
  3. Safran MR, et al. Sprain. In: Instructions for Sports Medicine Patients. 2nd ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier Saunders; 2012. https://www.clinicalkey.com. Accessed April 27, 2018.
  4. Sprains, strains and other soft-tissue injuries. American Academy of Orthopaedic Surgeons. https://orthoinfo.aaos.org/en/diseases--conditions/sprains-strains-and-other-soft-tissue-injuries. Accessed April 27, 2018.
  5. AskMayoExpert. Ankle sprain. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2018.
  6. Maughan KL. Ankle sprain. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed April 30, 2018.