Diagnóstico

Para diagnosticar el trastorno, el médico revisará los signos y síntomas que presentas, y tu historia clínica. Es posible que el médico también haga un examen físico.

El médico puede preguntar a tu pareja cuándo y cómo roncas para poder evaluar la gravedad del problema. Si tu hijo ronca, te preguntarán sobre la gravedad de sus ronquidos.

Diagnóstico por imágenes

Es posible que el médico solicite una prueba de diagnóstico por imágenes, como una radiografía, una exploración por tomografía computarizada o una resonancia magnética. En estas pruebas, se analiza la estructura de las vías respiratorias, como el tabique nasal desviado.

Estudio del sueño

Según la gravedad de tus ronquidos y otros síntomas, el médico puede querer realizar un estudio del sueño. Los estudios del sueño a veces pueden realizarse en el hogar.

Sin embargo, en función de tus otros problemas médicos y los demás síntomas que presentes cuando duermes, quizá tengas que pasar la noche en un centro del sueño para someterte a un análisis exhaustivo de tu respiración durante el sueño que se realiza a través de un estudio denominado «polisomnografía».

En una polisomnografía, estás conectado a muchos sensores y te observan durante la noche. Durante el estudio del sueño se registra la siguiente información:

  • Ondas cerebrales
  • Nivel de oxígeno en sangre
  • Frecuencia cardíaca
  • Frecuencia de respiración
  • Etapas del sueño
  • Movimiento de los ojos y las piernas

Tratamiento

Para tratar los ronquidos, es posible que el médico recomiende en primer lugar algunos cambios en el estilo de vida, tales como los siguientes:

  • Bajar de peso
  • Evitar el consumo de alcohol cuando se acerca la hora de dormir
  • Tratar la congestión nasal
  • Evitar la falta de sueño
  • Evitar dormir boca arriba

En los casos en los que los ronquidos vienen acompañados de apnea obstructiva del sueño (AOS), el médico puede hacer las siguientes recomendaciones:

  • Artefactos bucales. Los artefactos bucales son piezas bucales a medida que ayudan a adelantar la posición de la mandíbula, la lengua y el paladar blando para mantener abiertas las vías aéreas.

    Si optas por usar un artefacto bucal, trabajarás con un especialista dental para optimizar el calce y la posición del artefacto. También trabajarás con el especialista del sueño para asegurarte de que el artefacto bucal funciona como es debido. Es posible que debas hacer consultas dentales al menos cada seis meses durante el primer año, y luego anualmente para verificar el estado del calce y evaluar la salud bucal.

    Los efectos secundarios posibles de estos artefactos son la salivación excesiva, la sequedad bucal, el dolor de la mandíbula y las molestias faciales.

  • Presión positiva continua de la vía aérea (CPAP). Este enfoque implica emplear de una máscara sobre la nariz o la boca al dormir. La máscara envía aire presurizado desde una bomba pequeña que se encuentra al lado de la cama hacia tus vías aéreas con el fin de mantenerlas abiertas durante el sueño.

    La CPAP elimina los ronquidos y se usa con mayor frecuencia para tratar los ronquidos asociados con la AOS.

    Aunque la CPAP es el método más confiable y efectivo para el tratamiento de la AOS, algunas personas la consideran incómoda o tienen dificultades para adaptarse al ruido o la sensación que provoca el aparato.

  • Cirugía de las vías aéreas superiores. Existen algunos procedimientos que, mediante una variedad de técnicas, tienen el propósito de abrir las vías aéreas superiores y evitar que se estrechen de forma significativa al dormir.

    Por ejemplo, durante el procedimiento llamado uvulopalatofaringoplastia (UPFP), se aplica anestesia general y el cirujano tensa y recorta el exceso de tejido de la garganta, como si fuera un estiramiento facial para la garganta. En otro procedimiento llamado avance maxilomandibular (MMA), se mueve la mandíbula superior e inferior hacia adelante, lo que ayuda a abrir la vía aérea. Durante la ablación de tejido por radiofrecuencia se utiliza una señal de radiofrecuencia de baja intensidad para encoger el tejido en el paladar blando, la lengua o la nariz.

    En una nueva técnica quirúrgica llamada estimulación del nervio hipogloso, se aplica un estímulo en el nervio que controla el movimiento de la lengua hacia adelante, de manera que esta no obstruya la vía aérea al inhalar.

    La efectividad de estas cirugías es variable y es difícil predecir la respuesta del paciente.

Estilo de vida y remedios caseros

Para prevenir o silenciar los ronquidos, prueba estos consejos:

  • Baja de peso, si tienes sobrepeso. Las personas con sobrepeso pueden tener tejidos adicionales en la garganta que contribuyen a los ronquidos. Bajar de peso puede ayudar a reducir los ronquidos.
  • Duerme de lado. Cuando te acuestas boca arriba, la lengua cae hacia atrás en la garganta, lo que estrecha las vías respiratorias y obstruye parcialmente el flujo de aire. Intenta dormir de lado. Si encuentras que siempre terminas boca arriba en medio de la noche, intenta coser una pelota de tenis en la parte de atrás de la blusa de tu pijama.
  • Levanta la cabecera de tu cama. Levantar la cabecera de la cama unas 4 pulgadas (10 centímetros) puede ayudar.
  • Tiras nasales o un dilatador nasal externo Las tiras adhesivas aplicadas al puente de la nariz ayudan a muchas personas a aumentar el área de pasaje nasal y mejorar su respiración. Un dilatador nasal es una tira adhesiva rígida que se aplica externamente a través de las fosas nasales que puede ayudar a disminuir la resistencia al flujo de aire para que puedas respirar mejor. Sin embargo, las tiras nasales y los dilatadores nasales externos no son efectivos para las personas con apnea obstructiva del sueño.
  • Tratar la congestión u obstrucción nasal Tener alergias o un tabique desviado puede limitar el flujo de aire por la nariz. Esto te obliga a respirar por la boca, lo que aumenta la probabilidad de ronquido.

    Pregúntale a tu médico acerca de un aerosol de esteroides recetado si tienes congestión crónica. Para corregir un defecto estructural en las vías respiratorias, como un tabique desviado, es posible que necesites cirugía.

  • Limitar o evita el alcohol y los sedantes Evita beber bebidas alcohólicas al menos dos horas antes de acostarte e informa a tu médico sobre tus ronquidos antes de tomar sedantes. Los sedantes y el alcohol deprimen el sistema nervioso central, lo que provoca una relajación excesiva de los músculos, incluidos los tejidos de la garganta.
  • Deja de fumar Dejar de fumar puede reducir los ronquidos, además de tener muchos otros beneficios para la salud.
  • Duerme lo suficiente. Los adultos deben aspirar a dormir al menos siete horas por noche. Las horas de sueño recomendadas para los niños varían según la edad. Los niños en edad preescolar deben dormir de 10 a 13 horas al día. Los niños en edad escolar necesitan de nueve a 12 horas al día y los adolescentes, de ocho a 10 horas al día.

Medicina alternativa

Debido a que los ronquidos son un problema tan común, existen numerosos productos disponibles, como aerosoles nasales o terapias homeopáticas. Sin embargo, la mayoría de los productos no ha demostrado su eficacia en ensayos clínicos.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Si tu pareja es quien ronca, a veces puedes sentirte frustrado y fatigado. Sugiérele algunos de los remedios caseros mencionados y, si estos no ayudan a silenciar los ruidos nocturnos de tu pareja, pídele que consulte a un médico.

Mientras tanto, los tapones en los oídos o el ruido de fondo, como una máquina de ruido blanco o un ventilador cerca de la cama, pueden ayudar a tapar el ruido de los ronquidos para que duermas más.

Preparación para la consulta

Es probable que primero veas a tu médico de cabecera o a un profesional de la salud general. Sin embargo, es posible que después te remitan a un médico que se especialice en el tratamiento de los trastornos del sueño.

Debido a que las citas pueden ser breves y suele haber mucho de qué hablar, es una buena idea llegar bien preparado. La siguiente información te ayudará a prepararte para la cita y saber qué esperar del médico.

Ronquido - atención en Mayo Clinic

Feb. 24, 2018
  1. Deary V, et al. Simple snoring: Not quite so simple after all. Sleep Medicine Reviews. 2014;18:453.
  2. Snoring. American Academy of Otolaryngology — Head and Neck Surgery. http://www.entnet.org/content/snoring-and-sleep-apnea. Accessed Aug. 30, 2015.
  3. Sheldon SH, et al. Primary snoring. In: Principles and Practice of Pediatric Medicine. 2nd ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2014. www.clinicalkey.com. Accessed Aug. 31, 2015.
  4. Papadakis MA, et al., eds. Ear, nose and throat disorders. In: Current Medical Diagnosis & Treatment 2015. 54th ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2015. http://www.accessmedicine.com. Accessed Aug. 31, 2015.
  5. Frey WC. Overview of snoring in adults. http://www.uptodate.com/home. Accessed Aug. 31, 2015.
  6. Ferri FF. Obstructive sleep apnea. In: Ferri's Clinical Advisor 2016. Philadelphia, Pa.: Mosby Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed Aug. 31, 2015.
  7. Frey WC. Treatment of adults with snoring. http://www.uptodate.com/home. Accessed Aug. 31, 2015.
  8. Snoring. NHS Choices. http://www.nhs.uk/Conditions/Snoring/Pages/Introduction.aspx. Accessed Sept. 1, 2015.
  9. Sleep studies. National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/slpst. Accessed Sept. 1, 2015.
  10. Hilton MP, et al. Singing exercises improve sleepiness and frequency of snoring among snorers: A randomised controlled trial. International Journal of Otolaryngology and Head and Neck Surgery. 2013;2:1.
  11. Puhan MA, et al. Didgeridoo playing as alternative treatment for obstructive sleep apnoea syndrome: Randomised controlled trial. BMJ. 2006;332:266.
  12. Ward CP, et al. Risk of obstructive sleep apnea lower in double reed musicians. Journal of Clinical Sleep Medicine. 2012;8:251.
  13. Wardrop PJC, et al. Do wind and brass players snore less? A cross-sectional study of snoring and daytime fatigue in professional orchestral musicians. Clinical Otolaryngology. 2011;36:134.
  14. Find a sleep facility near you. Sleepcenters.org. http://www.sleepeducation.com/find-a-facility. Accessed Aug. 31, 2015.
  15. Olson EJ (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Sept. 7, 2015.
  16. How much sleep do I need? Centers for Disease Control and Prevention. http://www.cdc.gov/sleep/about_sleep/how_much_sleep.htm. Accessed Sept. 8, 2015.