Modo de vida y remedios caseros

Escrito por personal de Mayo Clinic
Para evitar o silenciar los ronquidos, intenta estas sugerencias:

  • Si tienes sobrepeso, pierde peso. La gente que tiene sobrepeso tiene problemas adicionales en la garganta, que contribuyen a roncar. Perder peso puede ayudar a reducir los ronquidos.
  • Dormir de costado. Acostarte boca arriba permite que tu lengua se apoye en la parte posterior hacia la garganta, haciendo estrecha la vía aérea y obstruyendo parcialmente el flujo de aire. Intenta dormir sobre un costado. Si encuentras que siempre terminas acostado/a boca arriba a la mitad de la noche, intenta poner una pelota de tenis en la parte superior de tu pijama.
  • Levanta un poco la cabeza del nivel de la cama. Elevar la cabeza sobre el nivel de la cama aproximadamente 10 cm (4 pulgadas) puede ayudar.
  • Las bandas nasales o un dilatador nasal externo. Las bandas adhesivas aplicadas al puente de la nariz ayudan a mucha gente a incrementar el área de su pasaje nasal, mejorando su respiración. Un dilatador nasal es una banda adhesiva endurecida aplicada externamente a lo largo de las fosas nasales que pueden ayudar a disminuir la resistencia del flujo de aire para que puedas respirar más fácil. Sin embargo, las bandas nasales y los dilatadores nasales externos no son efectivos para personas con apnea del sueño.
  • Trata la congestión u obstrucción nasal. Tener alergias o el tabique desviado pueden limitar el flujo de aire a través de tu nariz. Esto te fuerza a respirar por la boca, incrementando la probabilidad de roncar.

    No uses un descongestionante oral o en aerosol por más de tres días consecutivos para congestión aguda a menos que te lo indique tu médico. El uso a largo plazo de estos medicamentos puede tener un efecto de rebote y empeorar tu congestión. Pregunta a tu médico sobre un aerosol de esteroides de venta con receta si tienes congestión crónica.

    Para corregir un defecto estructural en las vías aéreas, tales como el tabique desviado, tal vez necesites cirugía.

  • Limita o evita el alcohol y los sedantes. Evita tomar bebidas alcohólicas al menos dos horas antes de ir a dormir, e informa a tu médico sobre los ronquidos antes de empezar a tomar sedantes. Los sedantes y el alcohol deprimen tu sistema nervioso central, causando una relajación excesiva de los músculos, incluyendo los tejidos de tu garganta.
  • Deja de fumar. Dejar de fumar puede reducir los ronquidos, además de tener muchos otros beneficios para la salud.
  • Duerme lo suficiente. Los adultos deben aspirar a dormir de 7 a 8 horas por noche. Las horas recomendadas de sueño para los niños varían según la edad. Los niños en edad preescolar deben dormir de 11 a 12 horas diarias. Los niños en edad escolar necesitan al menos 10 horas al día, y los adolescentes deben dormir entre nueve y 10 horas diarias.
Sept. 26, 2015