Descripción general

La enfermedad de los vasos pequeños es una afección en la cual las paredes de las arterias pequeñas del corazón no funcionan correctamente. Esto reduce el flujo de sangre rica en oxígeno al corazón, lo que provoca dolor de pecho (angina de pecho), falta de aire y otros signos y síntomas de enfermedad cardíaca.

A la enfermedad de los vasos pequeños también se la puede llamar de las siguientes maneras:

  • Enfermedad microvascular coronaria
  • Disfunción endotelial microvascular

La enfermedad de los vasos pequeños puede tratarse, pero quizás sea difícil de detectar. La afección suele diagnosticarse después de que un proveedor de atención médica encuentre poco o ningún estrechamiento en las arterias principales del corazón, a pesar de la presencia de síntomas de enfermedad cardíaca.

La enfermedad de los vasos pequeños es más común en mujeres y en personas con diabetes o hipertensión arterial.

Síntomas

Los signos y síntomas de la enfermedad de los vasos pequeños incluyen los siguientes:

  • Dolor, opresión o molestias en el pecho (angina), que puede empeorar con la actividad o el estrés emocional
  • Molestias en el brazo izquierdo, la mandíbula, el cuello, la espalda o el abdomen, junto con dolor en el pecho
  • Falta de aire
  • Cansancio y falta de energía

Si recibiste tratamiento para la enfermedad de las arterias coronarias con angioplastia y estents y los signos y síntomas persisten, es posible que tengas también la enfermedad de los vasos pequeños.

Cuándo debes consultar a un médico

Busca atención médica de emergencia si tienes dolor de pecho y otros signos y síntomas como falta de aire, sudoración, náuseas, mareos o dolor que se propaga desde el pecho a uno o ambos brazos o al cuello.

Podría resultar difícil darse cuenta si algunos síntomas se deben a la enfermedad de los vasos sanguíneos pequeños, especialmente si no tienes dolor de pecho. Visita a tu proveedor de atención médica para determinar la causa de los síntomas.

Si sientes un dolor de pecho nuevo o sin causa aparente, o si sospechas que estás teniendo un ataque cardíaco, llama al 911 o a la asistencia médica de urgencia de inmediato.

Causas

En la enfermedad coronaria de vasos pequeños, las arterias pequeñas no se relajan (dilatan) como de costumbre. Como resultado, el corazón no recibe suficiente sangre rica en oxígeno.

Los expertos creen que las causas de la enfermedad de los vasos pequeños pueden ser las mismas que las de las enfermedades que afectan los vasos más grandes del corazón, como la hipertensión arterial, el colesterol alto, la obesidad y la diabetes.

Factores de riesgo

La enfermedad de los vasos pequeños es más común en las mujeres que en los hombres. Los factores de riesgo para la enfermedad de los vasos pequeños incluyen lo siguiente:

  • Índice de masa corporal de 30 o más (obesidad)
  • Diabetes
  • Antecedentes familiares de la enfermedad, especialmente en las mujeres
  • Presión arterial alta
  • Estilo de vida inactivo
  • Edad avanzada: mayores de 45 en los hombres y mayores de 55 en las mujeres
  • Resistencia a la insulina
  • Síndrome de ovario poliquístico
  • Consumo de tabaco
  • Niveles elevados de colesterol
  • Alimentación poco saludable

Complicaciones

La enfermedad de los vasos pequeños puede dificultar el bombeo de sangre del corazón al resto del cuerpo. Una posible complicación de la enfermedad de los vasos pequeños es un ataque cardíaco.

Prevención

Entre las cosas que puedes hacer para reducir el riesgo de tener la enfermedad de los vasos pequeños, se incluyen las siguientes:

  • No fumes ni consumas otros productos de tabaco. Si fumas o consumes tabaco, deja de hacerlo. Habla con tu proveedor de atención médica si tienes dificultad para dejarlo.
  • Sigue una dieta saludable para el corazón. Elige una dieta rica en granos integrales, carne sin grasa, lácteos bajos en grasa y frutas y verduras. Limita el consumo de sal, azúcar, alcohol, grasas saturadas y grasas trans.
  • Haz ejercicio con regularidad. Hacer ejercicio de forma regular ayuda a mejorar la función del músculo cardíaco y mantiene el flujo sanguíneo por las arterias. Intenta hacer al menos 150 minutos por semana de actividad aeróbica moderada, como caminar.
  • Mantén un peso saludable. El exceso de peso sobrecarga al corazón y puede contribuir al aumento del colesterol y de la presión arterial, y a la aparición de la diabetes.
  • Controla el colesterol. Consulta con tu proveedor de atención médica con qué frecuencia debes revisar tus niveles de colesterol. Si tienes niveles altos de colesterol malo (colesterol de lipoproteínas de baja densidad), es posible que tu proveedor de atención médica te indique cambios en la alimentación y medicamentos para ayudar a bajar los niveles de colesterol y proteger tu salud cardiovascular.
  • Contrólate la presión arterial. Consulta con tu proveedor de atención médica con qué frecuencia debes medir tu presión arterial. Es posible que te recomiende mediciones más frecuentes si tienes presión arterial alta o un historial de enfermedad cardíaca.
  • Controla la glucosa sanguínea. Colabora con tu proveedor de atención médica para determinar qué objetivos de glucosa sanguínea son adecuados para ti.
  • Controla el estrés. Busca maneras de reducir el estrés emocional. Hacer más ejercicio, practicar la atención plena, escuchar música y conectarse con otras personas por medio de grupos de apoyo son algunas maneras de reducir el estrés.

Jan. 05, 2022
  1. Coronary heart disease. National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health-topics/coronary-heart-disease. Accessed June 14, 2021.
  2. Chaudhary I. Microvascular angina: Angina pectoris with normal coronary arteries. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed June 14, 2021.
  3. Selke FW, et al. Coronary artery endothelial dysfunction: Basic concepts. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed June 14, 2021.
  4. Ahmed B, et al. Alternative causes of myocardial ischemia in women: An update on spontaneous coronary artery dissection, vasospastic angina and coronary microvascular dysfunction. Vascular Medicine. 2017; doi:10.1177/1358863X16686410.
  5. Kaski JC, et al. Reappraisal of ischemic heart disease. Circulation. 2018; doi:10.1161/CIRCULATIONAHA.118.031373.
  6. Ong P, et al. International standardization of diagnostic criteria for vascular angina. International Journal of Cardiology. 2018; doi: 10.1016/j.ijcard.2017.08.068.
  7. Hoffmann U, et al. Cardiac imaging with computed tomography and magnetic resonance in the adult. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed June 14, 2021.
  8. Coronary microvascular disease. American Heart Association. https://www.heart.org/en/health-topics/heart-attack/angina-chest-pain/coronary-microvascular-disease-mvd. Accessed June 14, 2021.
  9. Ong P, et al. Epicardial coronary spasm in women with angina pectoris and unobstructed coronary arteries is linked with a positive family history: An observational study. Clinical Therapeutics. 2018; doi:10.1016/j.clinthera.2018.07.015.
  10. Berry C, et al. Small-vessel disease in the heart and brain: Current knowledge, unmet therapeutic need, and future directions. Journal of the American Heart Association. 2019; doi:10.1161/JAHA.118.011104.
  11. Prevent heart disease. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/heartdisease/prevention.htm. Accessed June 14, 2021.
  12. Toya T, et al. Assessment of peripheral endothelial function predicts future risk of solid-tumor cancer. European Journal of Preventive Cardiology. 2020; doi:10.1177/2047487319884246.
  13. Groepenhoff F, et al. Evaluation of non-invasive imaging parameters in coronary microvascular disease: A systematic review. BMC Medical Imaging. 2021; doi:10.1186/s12880-020-00535-7.
  14. Mankad R (expert opinion). Mayo Clinic. Oct. 5, 2021.
  15. Chareonthaitawee P (expert opinion). Mayo Clinic. Nov. 8, 2021.