Diagnósticos

Si tu médico sospecha que puedes tener cáncer de mama recurrente según los resultados de una mamografía o exploración física, o debido a los signos y síntomas, podría recomendar análisis adicionales para confirmar el diagnóstico.

Las pruebas y los procedimientos pueden consistir en:

  • Pruebas de diagnóstico por imágenes. Los tipos de pruebas de diagnóstico por imágenes que deberás realizarte dependerán de tu situación. Las pruebas de diagnóstico por imágenes podrían consistir en imágenes por resonancia magnética (IMR), tomografías computarizadas (TC), radiografías, tomografías por emisión de positrones y gammagrafías óseas.

    No todas las personas necesitan todas las pruebas. Tu médico determinará qué pruebas son más útiles en tu situación específica.

  • Extracción de una muestra de tejido para análisis de laboratorio (biopsia). Es posible que el médico recomiende un procedimiento de biopsia para obtener células sospechosas y realizar un análisis. En el laboratorio, un patólogo examina las células y determina los tipos de células involucradas.

    Un patólogo puede determinar si el cáncer es una recurrencia del cáncer o un nuevo tipo de cáncer. Las pruebas también muestran si el cáncer es sensible al tratamiento hormonal o a la terapia dirigida.

Tratamientos

Las opciones de tratamiento dependerán de varios factores, entre ellos la extensión de la enfermedad, si esta tiene receptores hormonales positivos o negativos, el tipo de tratamiento que recibiste contra el primer cáncer de mama y tu salud general. El médico también considera tus objetivos y preferencias de tratamiento.

Tratamiento de la reaparición local

Por lo general, el tratamiento de la reaparición local comienza con una operación y puede comprender radiación si antes no te la administraron. También pueden recomendarte quimioterapia y terapia hormonal.

  • Cirugía. Para el cáncer de mama recurrente limitado a la mama, el tratamiento suele comenzar con la extirpación de todo tejido mamario restante.

    Si el primer cáncer se trató mediante la extracción del tumor, el médico puede recomendarte una mastectomía para extraer todo el tejido mamario —lóbulos, conductos, tejido adiposo, piel y pezón—.

    Si el primer cáncer de mama se trató con mastectomía y el cáncer reaparece en la pared torácica, es posible que te operen para extraer el nuevo cáncer junto con un margen de tejido normal.

    La reaparición local puede manifestarse con un cáncer oculto en los ganglios linfáticos cercanos. Por esta razón, es probable que el cirujano extraiga algunos o todos los ganglios linfáticos cercanos si no se quitaron durante el tratamiento inicial.

  • Radioterapia. La radioterapia usa haces de energía de alta potencia, como los rayos X, para destruir las células cancerosas. Si no te administraron radioterapia para tratar el primer cáncer de mama, el médico puede recomendártela ahora. Sin embargo, si hiciste radioterapia después de la extracción del tumor, por lo general, no se recomienda la radiación para tratar la reaparición debido al riesgo de que cause efectos secundarios.
  • Quimioterapia. La quimioterapia utiliza medicamentos para destruir las células cancerosas. El médico puede recomendarte quimioterapia después de una cirugía para reducir el riesgo de otra reaparición del cáncer.
  • Terapia hormonal. Es probable que te recomienden medicamentos inhibidores de los efectos promotores del crecimiento que provocan las hormonas estrógeno y progesterona si el cáncer tiene receptores hormonales positivos.

Tratamiento de la reaparición regional

Los tratamientos de la reaparición regional del cáncer de mama comprenden:

  • Cirugía. Si fuera posible, el tratamiento recomendado en los casos de reaparición regional es la cirugía para extraer el cáncer. El cirujano también puede extraer los ganglios linfáticos ubicados debajo del brazo si todavía los tienes.
  • Radioterapia. En ocasiones, puede utilizarse radioterapia después de la cirugía. Si la cirugía no es posible, se puede recurrir a la radioterapia como tratamiento principal contra la reaparición regional del cáncer de mama.
  • Tratamientos con medicamentos. La quimioterapia, la terapia dirigida o la terapia hormonal también pueden recomendarse como tratamiento principal o se pueden administrar después de la cirugía o de la radiación.

Tratamiento de la reaparición metastásica

Existen muchos tratamientos contra el cáncer de mama metastásico. Las opciones dependerán de la zona a la que se diseminó el cáncer. Si un tratamiento no fue efectivo o dejó de serlo, es posible que puedas probar otros tratamientos.

En general, el objetivo del tratamiento contra el cáncer de mama metastásico no es curar la enfermedad. Es probable que el tratamiento te permita vivir más tiempo y puede ayudar a aliviar los síntomas que causa el cáncer. El médico dirige todos sus esfuerzos a lograr un equilibrio entre el control de los síntomas y la reducción de los efectos tóxicos que provoca el tratamiento. El objetivo es ayudarte a vivir lo mejor posible durante el máximo tiempo posible.

Los tratamientos pueden comprender:

  • Terapia hormonal. Si el cáncer tiene receptores hormonales positivos, la terapia hormonal puede ser beneficiosa para ti. En muchos casos, el primer tratamiento contra el cáncer de mama metastásico es la terapia hormonal porque, en general, tiene menos efectos secundarios que la quimioterapia.
  • Quimioterapia. Si el cáncer tiene receptores hormonales negativos o si la terapia hormonal ya no surte efecto, es probable que el médico te recomiende quimioterapia.
  • Terapia dirigida. Si las células cancerosas tienen ciertas características que las hacen vulnerables a la terapia dirigida, el médico puede recomendarte esta opción.
  • Medicamentos para aumentar la masa ósea. Si el cáncer se diseminó a los huesos, es posible que el médico te recomiende un medicamento para aumentar la masa ósea y para reducir el riesgo de fracturas de hueso o el dolor óseo que puedes experimentar.
  • Otros tratamientos. La radioterapia y la cirugía pueden utilizarse en determinadas situaciones para controlar los signos y síntomas del cáncer de mama avanzado.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Medicina alternativa

No se han descubierto tratamientos de medicina alternativa para curar el cáncer de mama. No obstante, las terapias complementarias y alternativas pueden ayudarte a afrontar los efectos secundarios del tratamiento si las combinas con la atención médica.

Por ejemplo, muchas personas que tienen un diagnóstico de cáncer experimentan angustia. Si estás angustiado, puedes sentirte triste o preocupado. Puede resultarte difícil dormir, comer o concentrarte en las actividades habituales.

Los tratamientos complementarios y alternativos que pueden ayudarte a enfrentar la angustia comprenden:

  • Terapia de arte
  • Terapia de baile o de movimiento
  • Ejercicio
  • Meditación
  • Terapia musical
  • Ejercicios de relajación
  • Yoga

El médico puede derivarte a profesionales que pueden ayudarte a aprender acerca de estos tratamientos alternativos y a implementarlos. Cuéntale al médico si estás angustiado.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Enterarse de que el cáncer de mama volvió a aparecer puede ser igual de angustiante que el diagnóstico inicial o más. Mientras ordenas tus emociones y tomas decisiones sobre el tratamiento, las siguientes recomendaciones te pueden ayudar a afrontar la situación:

  • Obtén información suficiente acerca del cáncer de mama recurrente para tomar decisiones sobre tu atención médica. Pregúntale al médico acerca del cáncer de mama recurrente, incluso sobre las opciones de tratamiento y, si así lo deseas, sobre tu pronóstico. A medida que conozcas más sobre el cáncer de mama recurrente, tendrás más confianza para tomar decisiones acerca del tratamiento.
  • Mantén la compañía de tus familiares y amigos. Mantener tus relaciones estrechas sólidas te ayudará a lidiar con el cáncer de mama recurrente. Los familiares y amigos pueden brindar el apoyo práctico que necesitas, como ayudarte a cuidar tu casa si te encuentras en el hospital. Pueden ser un apoyo emocional cuando te sientas abrumado por el cáncer.
  • Busca a alguien con quien hablar. Busca a una persona que sepa escuchar y que esté dispuesta a escucharte hablar sobre tus esperanzas y temores. Puede ser un familiar o un amigo. También podrían resultar útiles el interés y comprensión de un terapeuta, asistente social médico, miembro de la iglesia o grupo de apoyo para personas con cáncer.

    Pídele al médico que te brinde información acerca de los grupos de apoyo de tu zona. O bien puedes buscar en tu directorio telefónico, biblioteca u organización de lucha contra el cáncer, como el Instituto Nacional del Cáncer o la Sociedad Americana contra el Cáncer.

  • Busca una conexión con algo superior a ti. Tener una fe fuerte o creer en una fuerza superior ayuda a muchas personas a enfrentar el cáncer.

Preparación para la consulta

Si tienes signos o síntomas que te preocupen, pide una consulta con tu médico de atención primaria o médico de cabecera.

El médico puede recomendarte las pruebas y procedimientos necesarios para confirmar un diagnóstico de cáncer recurrente. Luego, probablemente te derive a un médico especializado en el diagnóstico y tratamiento del cáncer (oncólogo).

Qué puedes hacer

  • Prepárate para hablar de tus nuevos síntomas y de cualquier otro problema de salud que hayas tenido desde el primer diagnóstico de cáncer.
  • Si vas a ver a un nuevo médico, pídele tu expediente al médico anterior. Si ya lo tienes, no olvides llevarlo contigo, como así también las pruebas de diagnóstico por imágenes que tengas. De lo contrario, tendrás que firmar un formulario de divulgación de información para que el consultorio del nuevo profesional pueda conseguir tu expediente.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando. Dile al médico si has probado algún tratamiento alternativo para el cáncer.
  • Considera la posibilidad de pedirle a un familiar o amigo que te acompañe. Puede ser difícil recordar toda la información que se te proporciona durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Si existe la posibilidad de que tengas cáncer de mama recurrente, estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico:

  • ¿El cáncer ha regresado?
  • ¿Existen otras causas posibles de mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme? ¿Estas pruebas requieren alguna preparación especial?
  • ¿Cuál es la situación de la reaparición del cáncer con respecto a los receptores hormonales?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles para mí en esta etapa y cuáles me recomiendas?
  • ¿Qué tipos de efectos secundarios suele ocasionar el tratamiento?
  • ¿Existen alternativas al enfoque principal que sugieres?
  • ¿Hay algún ensayo clínico en el que pueda participar?
  • ¿Cuál es mi pronóstico?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar preparado para responderlas puede dejar tiempo para repasar los puntos a los que quieres dedicar más tiempo. El médico puede preguntarte:

  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas nuevamente?
  • ¿Ha habido cambios en los síntomas con el tiempo?
  • ¿Estos síntomas se sienten diferentes con respecto a los del primer diagnóstico de cáncer?
  • ¿Cómo te sientes en general?
  • ¿Has adelgazado en forma inesperada? ¿Has perdido el apetito?
  • ¿Sientes algún dolor?

Cáncer de mama recurrente care at Mayo Clinic

June 05, 2014
References
  1. Niederhuber JE, et al., eds. Abeloff’s Clinical Oncology (Oncología clínica de Abeloff). 5.ª ed. Filadelfia, Pa.: Churchill Livingstone Elsevier; 2014. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 12 de marzo de 2014.
  2. Cáncer de mama. Fort Washington, Pa.: National Comprehensive Cancer Network (Red Nacional Integral del Cáncer). http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/f_guidelines.asp. Último acceso: 12 de marzo de 2014.
  3. When cancer returns (Cuando el cáncer regresa). Instituto Nacional del Cáncer. http://www.cancer.gov/cancertopics/coping/when-cancer-returns. Último acceso: 12 de marzo de 2014.
  4. Distress management (Control de la angustia). Fort Washington, Pa.: National Comprehensive Cancer Network (Red Nacional Integral del Cáncer). http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/f_guidelines.asp. Último acceso: 12 de marzo de 2014.
  5. Hurria A, et al. Patterns of relapse and long-term complications of therapy in breast cancer survivors (Patrones de recaída y complicaciones a largo plazo de las terapias en los sobrevivientes del cáncer de mama). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 13 de marzo de 2014.
  6. Rock CL, et al. Nutrition and physical activity guidelines for cancer survivors (Pautas de nutrición y actividades físicas para sobrevivientes del cáncer). CA: A Cancer Journal for Clinicians (CA: Una revista sobre cáncer para profesionales clínicos de salud). 2012;62:242.
  7. Pruthi S (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 17 de marzo de 2014.
  8. Moynihan TJ (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 25 de marzo de 2014.