El cáncer de mama recurrente es aquel que vuelve a aparecer después del tratamiento inicial. Aunque el tratamiento inicial está dirigido a eliminar todas las células cancerosas, es posible que algunas hayan evadido el tratamiento y hayan sobrevivido. Estas células cancerosas no detectadas se multiplican y se convierten en cáncer de mama recurrente.

El cáncer de mama recurrente puede ocurrir meses o años después del tratamiento inicial. El cáncer puede volver a aparecer en el mismo lugar del cáncer original (recurrencia local) o puede diseminarse a otras partes del cuerpo (recurrencia distante).

Enterarte de que tienes cáncer de mama recurrente podría ser más difícil que afrontar el diagnóstico inicial. Pero tener cáncer de mama recurrente está lejos de ser desalentador. El tratamiento puede eliminar el cáncer de mama recurrente local, regional o distante. Incluso si no es posible una cura, el tratamiento puede controlar la enfermedad durante largos períodos de tiempo.

Los signos y síntomas del cáncer de mama recurrente varían según el lugar donde vuelve a aparecer el cáncer.

Reaparición local

La reaparición es local cuando el cáncer vuelve a aparecer en la misma zona donde había aparecido por primera vez.

Si te realizaron una extracción del tumor, el cáncer podría volver a aparecer en el tejido mamario restante. Si te realizaron una mastectomía, el cáncer podría volver a aparecer en el tejido que recubre la pared torácica o en la piel.

Los signos y síntomas de la reaparición local en el mismo seno comprenden:

  • Un nuevo bulto o una zona de firmeza irregular en el seno
  • Cambios en la piel del seno
  • Inflamación de la piel o enrojecimiento de una zona del seno
  • Secreción por el pezón

Los signos y síntomas de la reaparición local en la pared torácica después de una mastectomía comprenden:

  • Uno o más nódulos indoloros en la piel de la pared torácica o por debajo de ella
  • Una nueva zona de engrosamiento en la cicatriz de la mastectomía o cerca de ella

Reaparición regional

La reaparición es regional cuando el cáncer de mama vuelve a aparecer en los ganglios linfáticos cercanos a la zona donde había aparecido por primera vez.

Los signos y síntomas de la reaparición regional pueden ser un bulto o hinchazón en los ganglios linfáticos ubicados en las siguientes áreas:

  • Debajo del brazo
  • Cerca del esternón
  • En el surco sobre el esternón
  • En el cuello

Reaparición distante

La reaparición es distante (metastásica) cuando el cáncer vuelve a aparecer en zonas alejadas de aquella donde había aparecido por primera vez; generalmente en los huesos, el hígado y los pulmones.

Algunos de los signos y síntomas son:

  • Dolor persistente y que empeora; por ejemplo, en el pecho o en los huesos
  • Tos persistente
  • Dificultad para respirar
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso
  • Dolores de cabeza intensos
  • Convulsiones

Cuándo consultar al médico

Una vez que finalices el tratamiento oncológico para el cáncer de mama, el médico te preparará un cronograma de consultas de seguimiento. Durante estos exámenes de seguimiento, el médico controlará que no haya ningún signo de reaparición del cáncer.

Deberás informarle cualquier signo o síntoma nuevo que detectes. Pide una consulta con el médico si notas signos o síntomas persistentes que te preocupen.

El cáncer de mama recurrente se produce cuando las células que formaban parte del cáncer de mama original se separan del tumor original y se ocultan en el seno o en otra parte del cuerpo. Más tarde, estas células comienzan a crecer de nuevo.

La quimioterapia, radioterapia o terapia hormonal que pudiste haber recibido después de tu primer diagnóstico de cáncer de mama estaba dirigida a destruir las células cancerosas que hayan quedado después de la cirugía. Pero a veces estos tratamientos no son capaces de destruir todas las células cancerosas.

A veces las células cancerosas pueden permanecer latentes durante mucho tiempo sin causar daño. Entonces sucede algo que activa las células, por lo que crecen y se extienden a otras partes del cuerpo. No está claro por qué ocurre esto.

En el caso de los sobrevivientes de cáncer de mama, algunos de los factores que aumentan el riesgo de recurrencia son los siguientes:

  • Afectación de los ganglios linfáticos. Encontrar cáncer en los ganglios linfáticos cercanos en el momento del diagnóstico original aumenta el riesgo de recurrencia del cáncer de mama. Las mujeres con los ganglios linfáticos afectados corren un mayor riesgo.
  • Tumores más grandes. Las mujeres con tumores más grandes corren un mayor riesgo de recurrencia del cáncer de mama.
  • Márgenes quirúrgicos positivos o próximos al tumor. Durante la cirugía de cáncer de mama, el cirujano intenta extraer el cáncer junto con una pequeña cantidad del tejido normal que lo rodea. Un patólogo examina los bordes del tejido para detectar células cancerosas.

    Si los bordes están libres de cáncer cuando se examinan con el microscopio, se considera que el margen es negativo. Si alguna parte del borde tiene células cancerosas (margen positivo) o si el margen entre el tumor y el tejido normal está próximo, el riesgo de recurrencia del cáncer de mama es mayor.

  • Falta de radioterapia después de la extracción de tumor. La mayoría de las mujeres que deciden que se les extraiga el tumor (escisión local amplia) porque tienen cáncer de mama se someten a radioterapia de mama para reducir el riesgo de recurrencia. Las mujeres que no se someten a radioterapia corren un mayor riesgo de recurrencia local del cáncer de mama.
  • Edad temprana. Las mujeres más jóvenes, en particular aquellas que tienen menos de 35 años al momento del diagnóstico original de cáncer de mama, presentan un mayor riesgo de recurrencia.
  • Cáncer de mama inflamatorio. Las mujeres que tienen cáncer de mama inflamatorio corren un mayor riesgo de recurrencia local.
  • Células cancerosas con determinadas características. Si el cáncer de mama no respondía a la terapia hormonal o a los tratamientos dirigidos contra el gen HER2 (cáncer de mama triple negativo), es posible que corras un mayor riesgo de recurrencia del cáncer de mama.

Si tienes signos o síntomas que te preocupen, pide una consulta con tu médico de atención primaria o médico de cabecera.

El médico puede recomendarte las pruebas y procedimientos necesarios para confirmar un diagnóstico de cáncer recurrente. Luego, probablemente te derive a un médico especializado en el diagnóstico y tratamiento del cáncer (oncólogo).

Qué puedes hacer

  • Prepárate para hablar de tus nuevos síntomas y de cualquier otro problema de salud que hayas tenido desde el primer diagnóstico de cáncer.
  • Si vas a ver a un nuevo médico, pídele tu expediente al médico anterior. Si ya lo tienes, no olvides llevarlo contigo, como así también las pruebas de diagnóstico por imágenes que tengas. De lo contrario, tendrás que firmar un formulario de divulgación de información para que el consultorio del nuevo profesional pueda conseguir tu expediente.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando. Dile al médico si has probado algún tratamiento alternativo para el cáncer.
  • Considera la posibilidad de pedirle a un familiar o amigo que te acompañe. Puede ser difícil recordar toda la información que se te proporciona durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Si existe la posibilidad de que tengas cáncer de mama recurrente, estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico:

  • ¿El cáncer ha regresado?
  • ¿Existen otras causas posibles de mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme? ¿Estas pruebas requieren alguna preparación especial?
  • ¿Cuál es la situación de la reaparición del cáncer con respecto a los receptores hormonales?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles para mí en esta etapa y cuáles me recomiendas?
  • ¿Qué tipos de efectos secundarios suele ocasionar el tratamiento?
  • ¿Existen alternativas al enfoque principal que sugieres?
  • ¿Hay algún ensayo clínico en el que pueda participar?
  • ¿Cuál es mi pronóstico?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar preparado para responderlas puede dejar tiempo para repasar los puntos a los que quieres dedicar más tiempo. El médico puede preguntarte:

  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas nuevamente?
  • ¿Ha habido cambios en los síntomas con el tiempo?
  • ¿Estos síntomas se sienten diferentes con respecto a los del primer diagnóstico de cáncer?
  • ¿Cómo te sientes en general?
  • ¿Has adelgazado en forma inesperada? ¿Has perdido el apetito?
  • ¿Sientes algún dolor?

Si tu médico sospecha que puedes tener cáncer de mama recurrente según los resultados de una mamografía o exploración física, o debido a los signos y síntomas, podría recomendar análisis adicionales para confirmar el diagnóstico.

Las pruebas y los procedimientos pueden consistir en:

  • Pruebas de diagnóstico por imágenes. Los tipos de pruebas de diagnóstico por imágenes que deberás realizarte dependerán de tu situación. Las pruebas de diagnóstico por imágenes podrían consistir en imágenes por resonancia magnética (IMR), tomografías computarizadas (TC), radiografías, tomografías por emisión de positrones y gammagrafías óseas.

    No todas las personas necesitan todas las pruebas. Tu médico determinará qué pruebas son más útiles en tu situación específica.

  • Extracción de una muestra de tejido para análisis de laboratorio (biopsia). Es posible que el médico recomiende un procedimiento de biopsia para obtener células sospechosas y realizar un análisis. En el laboratorio, un patólogo examina las células y determina los tipos de células involucradas.

    Un patólogo puede determinar si el cáncer es una recurrencia del cáncer o un nuevo tipo de cáncer. Las pruebas también muestran si el cáncer es sensible al tratamiento hormonal o a la terapia dirigida.

Las opciones de tratamiento dependerán de varios factores, entre ellos la extensión de la enfermedad, si esta tiene receptores hormonales positivos o negativos, el tipo de tratamiento que recibiste contra el primer cáncer de mama y tu salud general. El médico también considera tus objetivos y preferencias de tratamiento.

Tratamiento de la reaparición local

Por lo general, el tratamiento de la reaparición local comienza con una operación y puede comprender radiación si antes no te la administraron. También pueden recomendarte quimioterapia y terapia hormonal.

  • Cirugía. Para el cáncer de mama recurrente limitado a la mama, el tratamiento suele comenzar con la extirpación de todo tejido mamario restante.

    Si el primer cáncer se trató mediante la extracción del tumor, el médico puede recomendarte una mastectomía para extraer todo el tejido mamario —lóbulos, conductos, tejido adiposo, piel y pezón—.

    Si el primer cáncer de mama se trató con mastectomía y el cáncer reaparece en la pared torácica, es posible que te operen para extraer el nuevo cáncer junto con un margen de tejido normal.

    La reaparición local puede manifestarse con un cáncer oculto en los ganglios linfáticos cercanos. Por esta razón, es probable que el cirujano extraiga algunos o todos los ganglios linfáticos cercanos si no se quitaron durante el tratamiento inicial.

  • Radioterapia. La radioterapia usa haces de energía de alta potencia, como los rayos X, para destruir las células cancerosas. Si no te administraron radioterapia para tratar el primer cáncer de mama, el médico puede recomendártela ahora. Sin embargo, si hiciste radioterapia después de la extracción del tumor, por lo general, no se recomienda la radiación para tratar la reaparición debido al riesgo de que cause efectos secundarios.
  • Quimioterapia. La quimioterapia utiliza medicamentos para destruir las células cancerosas. El médico puede recomendarte quimioterapia después de una cirugía para reducir el riesgo de otra reaparición del cáncer.
  • Terapia hormonal. Es probable que te recomienden medicamentos inhibidores de los efectos promotores del crecimiento que provocan las hormonas estrógeno y progesterona si el cáncer tiene receptores hormonales positivos.

Tratamiento de la reaparición regional

Los tratamientos de la reaparición regional del cáncer de mama comprenden:

  • Cirugía. Si fuera posible, el tratamiento recomendado en los casos de reaparición regional es la cirugía para extraer el cáncer. El cirujano también puede extraer los ganglios linfáticos ubicados debajo del brazo si todavía los tienes.
  • Radioterapia. En ocasiones, puede utilizarse radioterapia después de la cirugía. Si la cirugía no es posible, se puede recurrir a la radioterapia como tratamiento principal contra la reaparición regional del cáncer de mama.
  • Tratamientos con medicamentos. La quimioterapia, la terapia dirigida o la terapia hormonal también pueden recomendarse como tratamiento principal o se pueden administrar después de la cirugía o de la radiación.

Tratamiento de la reaparición metastásica

Existen muchos tratamientos contra el cáncer de mama metastásico. Las opciones dependerán de la zona a la que se diseminó el cáncer. Si un tratamiento no fue efectivo o dejó de serlo, es posible que puedas probar otros tratamientos.

En general, el objetivo del tratamiento contra el cáncer de mama metastásico no es curar la enfermedad. Es probable que el tratamiento te permita vivir más tiempo y puede ayudar a aliviar los síntomas que causa el cáncer. El médico dirige todos sus esfuerzos a lograr un equilibrio entre el control de los síntomas y la reducción de los efectos tóxicos que provoca el tratamiento. El objetivo es ayudarte a vivir lo mejor posible durante el máximo tiempo posible.

Los tratamientos pueden comprender:

  • Terapia hormonal. Si el cáncer tiene receptores hormonales positivos, la terapia hormonal puede ser beneficiosa para ti. En muchos casos, el primer tratamiento contra el cáncer de mama metastásico es la terapia hormonal porque, en general, tiene menos efectos secundarios que la quimioterapia.
  • Quimioterapia. Si el cáncer tiene receptores hormonales negativos o si la terapia hormonal ya no surte efecto, es probable que el médico te recomiende quimioterapia.
  • Terapia dirigida. Si las células cancerosas tienen ciertas características que las hacen vulnerables a la terapia dirigida, el médico puede recomendarte esta opción.
  • Medicamentos para aumentar la masa ósea. Si el cáncer se diseminó a los huesos, es posible que el médico te recomiende un medicamento para aumentar la masa ósea y para reducir el riesgo de fracturas de hueso o el dolor óseo que puedes experimentar.
  • Otros tratamientos. La radioterapia y la cirugía pueden utilizarse en determinadas situaciones para controlar los signos y síntomas del cáncer de mama avanzado.

No se han descubierto tratamientos de medicina alternativa para curar el cáncer de mama. No obstante, las terapias complementarias y alternativas pueden ayudarte a afrontar los efectos secundarios del tratamiento si las combinas con la atención médica.

Por ejemplo, muchas personas que tienen un diagnóstico de cáncer experimentan angustia. Si estás angustiado, puedes sentirte triste o preocupado. Puede resultarte difícil dormir, comer o concentrarte en las actividades habituales.

Los tratamientos complementarios y alternativos que pueden ayudarte a enfrentar la angustia comprenden:

  • Terapia de arte
  • Terapia de baile o de movimiento
  • Ejercicio
  • Meditación
  • Terapia musical
  • Ejercicios de relajación
  • Yoga

El médico puede derivarte a profesionales que pueden ayudarte a aprender acerca de estos tratamientos alternativos y a implementarlos. Cuéntale al médico si estás angustiado.

Enterarse de que el cáncer de mama volvió a aparecer puede ser igual de angustiante que el diagnóstico inicial o más. Mientras ordenas tus emociones y tomas decisiones sobre el tratamiento, las siguientes recomendaciones te pueden ayudar a afrontar la situación:

  • Obtén información suficiente acerca del cáncer de mama recurrente para tomar decisiones sobre tu atención médica. Pregúntale al médico acerca del cáncer de mama recurrente, incluso sobre las opciones de tratamiento y, si así lo deseas, sobre tu pronóstico. A medida que conozcas más sobre el cáncer de mama recurrente, tendrás más confianza para tomar decisiones acerca del tratamiento.
  • Mantén la compañía de tus familiares y amigos. Mantener tus relaciones estrechas sólidas te ayudará a lidiar con el cáncer de mama recurrente. Los familiares y amigos pueden brindar el apoyo práctico que necesitas, como ayudarte a cuidar tu casa si te encuentras en el hospital. Pueden ser un apoyo emocional cuando te sientas abrumado por el cáncer.
  • Busca a alguien con quien hablar. Busca a una persona que sepa escuchar y que esté dispuesta a escucharte hablar sobre tus esperanzas y temores. Puede ser un familiar o un amigo. También podrían resultar útiles el interés y comprensión de un terapeuta, asistente social médico, miembro de la iglesia o grupo de apoyo para personas con cáncer.

    Pídele al médico que te brinde información acerca de los grupos de apoyo de tu zona. O bien puedes buscar en tu directorio telefónico, biblioteca u organización de lucha contra el cáncer, como el Instituto Nacional del Cáncer o la Sociedad Americana contra el Cáncer.

  • Busca una conexión con algo superior a ti. Tener una fe fuerte o creer en una fuerza superior ayuda a muchas personas a enfrentar el cáncer.

Los tratamientos que se han relacionado con un menor riesgo de recurrencia del cáncer de mama son:

  • Terapia hormonal. Las mujeres que padecen cáncer de mama con receptores hormonales positivos pueden reducir su riesgo de padecer cáncer de mama recurrente al hacer una terapia hormonal después de su tratamiento inicial. La terapia hormonal puede continuar durante al menos cinco años.
  • Quimioterapia. En las mujeres con cáncer de mama que tienen un mayor riesgo de recurrencia de cáncer, se ha demostrado que la quimioterapia disminuye la probabilidad de que el cáncer se repita, y las que reciben quimioterapia viven más tiempo.
  • Radioterapia. Las mujeres que han tenido una operación de preservación del seno para tratar su cáncer de mama y las que tuvieron un tumor grande o cáncer de mama inflamatorio tienen una menor probabilidad de que el cáncer se repita si se tratan con radioterapia.
  • Terapia dirigida. En las mujeres cuyo cáncer genera una proteína HER2 adicional, el medicamento trastuzumab (Herceptina) puede disminuir la probabilidad de que el cáncer se repita.
  • Mantener un peso saludable. Mantener un peso saludable puede ayudar a disminuir el riesgo de padecer cáncer de mama recurrente.
  • Ejercicio. El ejercicio regular puede reducir el riesgo de recurrencia del cáncer de mama.
June 05, 2014