Diagnóstico

Un médico habla con un paciente adulto Consulta de un paciente sobre el diagnóstico de la próstata

Análisis para detección del cáncer de próstata

La prueba de cáncer de próstata en hombres sanos sin síntomas es controvertida. Existe cierto desacuerdo entre las organizaciones médicas sobre si los beneficios de las pruebas superan los riesgos potenciales.

La mayoría de las organizaciones médicas alientan a los hombres de 50 años a consultar con su médico las ventajas y las desventajas de los exámenes de detección del cáncer de próstata. La consulta debe incluir una revisión de tus factores de riesgo y tus preferencias sobre los exámenes de detección.

Podrías considerar comenzar las discusiones antes si es una persona de raza negra, tienes antecedentes familiares de cáncer de próstata o tienes otros factores de riesgo.

Los exámenes de detección de cáncer de próstata pueden incluir los siguientes:

  • Tacto rectal. Durante un examen rectal digital o tacto rectal, el médico inserta un dedo con guante lubricado en el recto para examinar la próstata, que está situada al lado del recto. Si el médico encuentra alguna anormalidad en la textura, la forma o el tamaño de la glándula, podrías necesitar más análisis.
  • Análisis de antígeno prostático específico. Se extrae una muestra de sangre de una vena en el brazo y se analiza para detectar la presencia de antígeno prostático específico, una sustancia que produce naturalmente la glándula prostática. Es normal que haya una pequeña cantidad de antígeno prostático específico en el torrente sanguíneo. Sin embargo, si se encuentra un nivel más alto de lo habitual, puede indicar infección, inflamación, agrandamiento o cáncer de próstata.

Diagnóstico de cáncer de próstata

Si los exámenes de detección del cáncer de próstata detectan una anomalía, es posible que el médico te recomiende más pruebas para determinar si tienes cáncer de próstata, como por ejemplo:

  • Ecografía. Durante una ecografía transrectal, se inserta una pequeña sonda, del tamaño y forma de un puro, en el recto. La sonda usa ondas sonoras para crear una imagen de la glándula prostática.
  • Imágenes por resonancia magnética. En algunas situaciones, es posible que el médico te recomiende una exploración por resonancia magnética de la próstata para obtener una imagen más detallada. Las imágenes por resonancia magnética pueden ayudar al médico a planificar un procedimiento para extraer muestras de tejido prostático.
  • Recolección de una muestra de tejido prostático. Para determinar si hay células cancerosas en la próstata, es posible que el médico te recomiende un procedimiento para recolectar una muestra de células de la próstata (biopsia de próstata). La biopsia de próstata generalmente se realiza usando una aguja que se inserta en la próstata para recolectar tejido. La muestra de tejido se analiza en un laboratorio para determinar la presencia de células cancerosas.

Para determinar si el cáncer de próstata es agresivo

Cuando la biopsia confirma la presencia de cáncer, el siguiente paso es determinar el nivel de agresividad (grado) de las células cancerosas. Un médico en un laboratorio examina una muestra de tus células cancerosas para determinar cuánto difieren las células cancerosas de las células sanas. Un mayor grado indica un cáncer más agresivo con mayor probabilidad de propagarse rápidamente.

Las técnicas utilizadas para determinar la agresividad del cáncer incluyen las siguientes:

  • Clasificación de Gleason La escala usada con mayor frecuencia para evaluar el grado de las células cancerosas de próstata se llama "clasificación de Gleason". La puntuación de Gleason combina dos números y puede variar de 2 (cáncer no agresivo) a 10 (cáncer muy agresivo), aunque la parte inferior del rango no se utiliza con tanta frecuencia.

    La mayoría de las puntuaciones de Gleason utilizadas para evaluar las muestras de biopsia de próstata varían de 6 a 10. Un puntaje de 6 indica un cáncer de próstata de grado bajo. Un puntaje de 7 indica un cáncer de próstata de grado medio. Las puntuaciones de 8 a 10 indican cánceres de grado alto.

  • Pruebas genómicas Las pruebas genómicas analizan las células del cáncer de próstata para determinar qué mutaciones genéticas están presentes. Este tipo de prueba puede brindarte más información sobre tu pronóstico. Sin embargo, no está claro quién podría beneficiarse más de esta información, por lo que las pruebas no se utilizan ampliamente. Las pruebas genómicas no son necesarias para todas las personas con cáncer de próstata, pero pueden proporcionar más información para tomar decisiones de tratamiento en determinadas situaciones.

Determinar adónde se ha extendido el cáncer

Una vez que se haya confirmado el diagnóstico de cáncer de próstata, el médico deberá determinar en qué estadio (etapa) se encuentra. Si el médico sospecha que el cáncer puede haberse propagado más allá de la próstata, puede recomendar pruebas por imágenes como las siguientes:

  • Gammagrafía ósea
  • Ecografía
  • Exploración por tomografía computarizada
  • Imágenes por resonancia magnética
  • Tomografía por emisión de positrones

No todas las personas deben hacerse todas las pruebas. El médico ayudará a determinar qué pruebas son las mejores para tu situación individual.

El médico utiliza la información de estas pruebas para determinar el estadio al cáncer. Los estadios del cáncer de próstata se indican con números romanos que van del I al IV. Los estadios más bajos indican que el cáncer se limita a la próstata. En el estadio IV, el cáncer se ha propagado más allá de la próstata hacia otras partes del cuerpo.

Tratamiento

Tus opciones de tratamiento para el cáncer de próstata dependen de varios factores, como la velocidad de crecimiento del cáncer, cuánto se diseminó y tu salud general, así como los beneficios y los posibles efectos secundarios del tratamiento.

El tratamiento inmediato puede no ser necesario.

Es posible que el cáncer de próstata de grado bajo no necesite tratamiento de inmediato. Para algunos, es posible que el tratamiento nunca sea necesario. En cambio, a veces, los médicos recomiendan la vigilancia activa.

En la vigilancia activa, es posible que se realicen análisis de sangre de seguimiento, exámenes rectales y biopsias de próstata para controlar la progresión del cáncer. Si las pruebas muestran que el cáncer avanza, puedes optar por un tratamiento para el cáncer de próstata, como una cirugía o radiación.

La vigilancia activa puede ser una opción para el cáncer que no provoca síntomas, se espera que crezca muy lentamente y se limita a una pequeña zona de la próstata. También se puede considerar la vigilancia activa para alguien que tenga otra afección médica grave o que tenga una edad avanzada que dificulte el tratamiento del cáncer.

Cirugía para extirpar la próstata

La cirugía para el cáncer de próstata consiste en extirpar la glándula prostática (prostatectomía radical), parte del tejido circundante y algunos ganglios linfáticos.

La cirugía es una opción para el tratamiento del cáncer cuando está confinado a la próstata. A veces, se usa en combinación con otros tratamientos para tratar el cáncer de próstata avanzado.

Para acceder a la próstata, los cirujanos pueden utilizar una técnica que implica:

  • Hacer varias incisiones pequeñas en el abdomen. Durante la prostatectomía laparoscópica asistida por robot, los instrumentos quirúrgicos se conectan a un dispositivo mecánico (robot) y se insertan en el abdomen a través de varias incisiones pequeñas. El cirujano se sienta frente a una consola y usa los controles manuales para guiar el robot y mover los instrumentos. La mayoría de las operaciones de cáncer de próstata se realizan mediante esta técnica.
  • Hacer una incisión larga en el abdomen. Durante la cirugía retropúbica, el cirujano realiza una incisión larga en la parte inferior del abdomen para llegar a la glándula prostática y extirparla. Este enfoque es mucho menos común, pero puede ser necesario en determinadas situaciones.

Conversa con tu médico acerca de qué tipo de cirugía es la mejor para tu situación específica.

Radioterapia

La radioterapia utiliza energía de alta potencia para destruir las células cancerosas. Los tratamientos de radioterapia para el cáncer de próstata pueden incluir lo siguiente:

  • Radiación que proviene del exterior del cuerpo (radiación de haz externo). Durante la radioterapia de haz externo, te recuestas sobre una camilla mientras una máquina se mueve alrededor de tu cuerpo y dirige haces de energía de alta potencia, como rayos X o protones, al cáncer de próstata. En general, los tratamientos de radiación de haz externo se realizan cinco veces por semana, durante varias semanas. Algunos centros médicos ofrecen un tratamiento de radioterapia más corto que usa dosis más altas de radiación distribuidas en menos días.

    La radiación de haz externo es una opción para tratar el cáncer cuando está confinado a la próstata. También se puede usar después de la cirugía para destruir cualquier célula cancerosa que podría quedar, en el caso de que exista el riesgo de que el cáncer se disemine o regrese. Para el cáncer de próstata que se disemina a otras zonas del cuerpo, por ejemplo, los huesos, la radioterapia puede ayudar a retrasar el desarrollo del cáncer y aliviar los síntomas, como el dolor.

  • Radiación introducida en el cuerpo (braquiterapia). La braquiterapia implica colocar fuentes radiactivas en el tejido de la próstata. En la mayoría de los casos, la radiación está contenida en semillas radiactivas del tamaño de un grano de arroz que se insertan en el tejido de la próstata. Las semillas administran una baja dosis de radiación durante un período prolongado. La braquiterapia es una opción para tratar el cáncer que no se ha diseminado más allá de la próstata.

En algunas situaciones, los médicos pueden recomendar ambos tipos de radioterapia.

Congelar o calentar el tejido prostático

Las terapias ablativas destruyen el tejido de la próstata mediante el empleo de frío o calor. Las opciones incluyen:

  • Congelación del tejido prostático. La crioablación o crioterapia para el cáncer de próstata consiste en utilizar un gas muy frío para congelar el tejido de la próstata. Se deja que el tejido se descongele y se repite el procedimiento. Los ciclos de congelación y descongelación destruyen las células cancerosas, así como parte del tejido sano que las rodea.
  • Calentamiento del tejido prostático. El tratamiento por medio de ultrasonido focalizado de alta intensidad consiste en emplear energía ultrasónica focalizada para aumentar la temperatura del tejido de la próstata, con el fin de provocar su muerte.

Se puede considerar el uso de estos tratamientos cuando los tumores cancerosos de la próstata son muy pequeños y no es posible realizar una cirugía. También se pueden usar otros para tratar el cáncer de próstata en etapa avanzada, cuando otros tratamientos, como la radioterapia, no han dado resultado.

Los investigadores están estudiando si la crioterapia o el ultrasonido focalizado de alta intensidad para tratar una parte de la próstata podrían ser opciones para el cáncer que se limita a la próstata. Esta estrategia, denominada "terapia localizada", identifica la zona de la próstata que contiene las células cancerosas más agresivas y trata solo esa zona. Algunos estudios han determinado que la terapia localizada reduce el riesgo de efectos secundarios. Pero no está claro si ofrece los mismos beneficios de supervivencia que el tratamiento para toda la próstata.

Terapia hormonal

La terapia hormonal es un tratamiento para hacer que el organismo deje de producir la hormona masculina testosterona. Las células del cáncer de próstata dependen de la testosterona para desarrollarse. Suspender el suministro de testosterona puede hacer que las células cancerosas mueran o se desarrollen más lentamente.

Las opciones de terapia hormonal comprenden lo siguiente:

  • Medicamentos que le impiden al cuerpo producir testosterona. Algunos medicamentos, conocidos como agonistas y antagonistas de hormona liberadora de hormona luteinizante u hormona liberadora de gonadotropinas, le impiden a las células del cuerpo recibir las órdenes de generar testosterona. En consecuencia, los testículos dejan de producir testosterona.
  • Medicamentos que impiden que la testosterona llegue a las células cancerosas. Estos medicamentos, conocidos como antiandrógenos, por lo general se administran junto con agonistas de la hormona liberadora de hormona luteinizante. Esto es así porque los agonistas de la hormona liberadora de hormona luteinizante pueden causar un incremento temporal de la testosterona antes de que disminuyan sus niveles.
  • Cirugía para extirpar los testículos (orquiectomía). Extirpar los testículos reduce los niveles de testosterona en el cuerpo de manera rápida y significativa. Pero a diferencia de las opciones de medicamentos, la cirugía para extirpar los testículos es permanente e irreversible.

La terapia hormonal se suele utilizar para tratar a los hombres con cáncer de próstata avanzado con el fin de reducir el cáncer y desacelerar el crecimiento.

La terapia hormonal a veces se usa antes de la radioterapia para tratar el cáncer que no se ha diseminado más allá de la próstata. Ayuda a reducir el cáncer y aumenta la eficacia de la radioterapia.

Quimioterapia

La quimioterapia utiliza medicamentos para destruir células de rápido crecimiento, entre ellas las células cancerosas. Se puede administrar a través de una vena del brazo, en forma de píldora o ambas.

La quimioterapia puede ser una buena opción para tratar el cáncer de próstata que se ha propagado a otras partes del cuerpo. También puede ser una opción para los casos de cáncer que no responden a la terapia hormonal.

Inmunoterapia

La inmunoterapia utiliza tu sistema inmunitario para combatir el cáncer. El sistema inmunitario que lucha contra las enfermedades de tu cuerpo puede no atacar el cáncer porque las células cancerosas producen proteínas que las ayudan a esconderse de las células del sistema inmunitario. La inmunoterapia interfiere en ese proceso.

La inmunoterapia contra el cáncer de próstata puede implicar lo siguiente:

  • Modificar la genética de tus células para combatir el cáncer. El tratamiento con sipuleucel-T (Provenge) toma algunas de tus propias células inmunitarias, las manipula genéticamente en un laboratorio para combatir el cáncer de próstata y luego las inyecta de nuevo en tu cuerpo a través de una vena. Es una opción para tratar el cáncer de próstata avanzado que ya no responde a la terapia hormonal.
  • Ayudar a las células de tu sistema inmunitario a identificar las células cancerosas. Los medicamentos de inmunoterapia que ayudan a las células del sistema inmunitario a identificar y atacar las células cancerosas son una opción para tratar el cáncer de próstata avanzado que ya no responde a la terapia hormonal.

Terapia con medicamentos específicos

Los tratamientos con medicamentos con diana específica se enfocan en anomalías específicas presentes dentro de las células cancerosas. Al bloquear estas anomalías, los tratamientos con fármacos con diana específica pueden producir la muerte de las células cancerosas

Se pueden recomendar medicamentos de terapia dirigida para tratar el cáncer de próstata avanzado o recurrente si la terapia hormonal no está funcionando.

Algunas terapias con diana específica solo funcionan en personas que tienen células cancerosas con ciertas mutaciones genéticas. Las células cancerosas pueden examinarse en un laboratorio para comprobar si estos medicamentos podrían ayudarte.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic que ensayan nuevos tratamientos, intervenciones y pruebas para prevenir, detectar, tratar o controlar esta afección.

Medicina alternativa

Ningún tratamiento complementario o alternativo curará el cáncer de próstata. Sin embargo, los tratamientos complementarios y alternativos contra el cáncer de próstata pueden ayudarte a afrontar los efectos secundarios del cáncer y de su tratamiento.

Casi todas las personas a las que se les diagnostica cáncer experimentan cierta angustia en algún momento. Si estás angustiado, puedes sentirte triste, enojado o ansioso. Es posible que tengas dificultades para dormir o te encuentres constantemente pensando en el cáncer que padeces.

Existen diversas técnicas medicinales complementarias que pueden ayudarte a afrontar la angustia, como las siguientes:

  • Terapia artística
  • Terapia de baile o de movimiento
  • Ejercicio
  • Meditación
  • Musicoterapia
  • Técnicas de relajación
  • Espiritualidad

Habla sobre tus sentimientos y tus preocupaciones con tu médico. En algunos casos, el tratamiento para la angustia puede requerir medicamentos.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Cuando recibes un diagnóstico de cáncer de próstata, puedes experimentar una variedad de sentimientos, como incredulidad, miedo, ira, ansiedad y depresión. Con el tiempo, cada persona encuentra su propia manera de afrontar un diagnóstico de cáncer de próstata.

Hasta que descubras qué es lo que funciona para ti, prueba hacer lo siguiente:

  • Aprende lo suficiente sobre el cáncer de próstata como para sentirte cómodo al tomar decisiones relacionadas con el tratamiento. Aprende todo lo que necesites saber sobre el cáncer que padeces y su tratamiento a fin de comprender qué debes esperar del tratamiento y de la vida después de este. Pídele al médico, al personal de enfermería o a otro profesional de la salud que te recomienden fuentes confiables de información para comenzar.
  • Mantén a tus amigos y familiares cerca. Tus amigos y familiares pueden brindarte apoyo durante el tratamiento y después de este. Pueden estar deseosos de ayudarte con las pequeñas tareas para las que no tendrás energía durante el tratamiento. Y tener un amigo o un familiar cercano para hablar puede ser útil cuando te sientas estresado o abrumado.
  • Ponte en contacto con otros sobrevivientes de cáncer Tus amigos y familiares no siempre pueden entender lo que es enfrentar el cáncer. Otros sobrevivientes del cáncer pueden brindarte una red de apoyo única. Pregunta a tus proveedores de atención médica sobre grupos de apoyo u organizaciones comunitarias que puedan conectarte con otros sobrevivientes de cáncer. Algunas organizaciones, como la American Cancer Society (Sociedad Americana contra el Cáncer), ofrecen salas de chat y foros de debate en línea.
  • Cuídate. Cuídate durante el tratamiento oncológico con una dieta que contenga muchas frutas y vegetales. Trata de hacer ejercicio la mayoría de los días de la semana. Duerme lo suficiente por las noches de manera que te despiertes descansado.
  • Continúa con la expresión sexual. Si sufres disfunción eréctil, tu reacción natural puede ser evitar todo tipo de contacto sexual. Sin embargo, considera el contacto, las demostraciones de afecto, los abrazos y las caricias como maneras de continuar compartiendo la sexualidad con tu pareja.

Preparación para la consulta

Si tienes signos o síntomas que te preocupan, comienza por consultar con tu médico de cabecera.

Si el médico cree que puedes tener un problema con la próstata, es posible que te remita a un especialista en vías urinarias (urólogo). Si te diagnostican cáncer de próstata, es posible que te deriven a un especialista en cáncer (oncólogo) o a un especialista que utiliza radioterapia para tratar el cáncer (oncólogo radioterápico).

Debido a que las citas pueden ser breves y a que generalmente hay mucha información de la que hablar, es una buena idea estar preparado. A continuación, incluimos información que te ayudará a prepararte y a saber qué puedes esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la cita médica. Cuando programes la cita médica, asegúrate de preguntar si hay algo que debas hacer con anticipación, como restringir tu dieta.
  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo por el cual programaste la cita médica.
  • Anota tu información personal más importante, incluso los factores de estrés o los cambios recientes en tu vida que consideres importantes.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Considera pedirle a un familiar o a un amigo de confianza que te acompañe. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que recibes durante una cita médica. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Tu tiempo con el médico es limitado; por eso, preparar una lista de preguntas te puede ayudar a aprovechar al máximo el tiempo juntos. Ordena las preguntas de la más importante a la menos importante, por si se acaba el tiempo. En cuanto al cáncer de próstata, algunas preguntas básicas para hacerle al médico son:

  • ¿Tengo cáncer de próstata?
  • ¿Cuán grande es el cáncer de próstata?
  • ¿Se diseminó más allá de la próstata?
  • ¿Qué puntuación tengo en la clasificación de Gleason?
  • ¿Qué nivel de antígeno prostático específico tengo?
  • ¿Necesitaré hacerme más pruebas?
  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento?
  • ¿Hay alguna opción de tratamiento que creas que es la más adecuada para mí?
  • ¿Necesito seguir un tratamiento oncológico de inmediato, o es posible esperar y ver si el cáncer crece?
  • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios de cada tratamiento?
  • ¿Cuál es la probabilidad de que el cáncer de próstata se cure con el tratamiento?
  • ¿Qué le recomendarías a un amigo o familiar en mi situación?
  • ¿Debería consultar a un especialista? ¿Cuánto costará? ¿Lo cubrirá mi seguro?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Además de las preguntas que hayas preparado para hacerle al médico, no dudes en hacerle otras durante la cita médica.

Qué esperar de tu doctor

Es probable que el médico te haga varias preguntas. Estar preparado para responderlas puede darte más tiempo para abordar los puntos que quieras tratar. El médico podría hacerte estas preguntas:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuál es la gravedad de los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?

Cáncer de próstata - atención en Mayo Clinic

Nov. 12, 2020
  1. AskMayoExpert. Prostate cancer (adult). Mayo Clinic; 2018.
  2. Niederhuber JE, et al., eds. Prostate cancer. In: Abeloff's Clinical Oncology. 6th ed. Elsevier; 2020. https://www.clinicalkey.com. Accessed May 29, 2020.
  3. Partin AW, et al., eds. In: Campbell-Walsh-Wein Urology. 12th ed. Elsevier; 2021. https://www.clinicalkey.com. Accessed May 29, 2020.
  4. AskMayoExpert. Prostate biopsy (adult). Mayo Clinic; 2019.
  5. Prostate cancer. National Comprehensive Cancer Network. https://www.nccn.org/professionals/physician_gls/default.aspx. Accessed May 29, 2020.
  6. AskMayoExpert. Radical prostatectomy (adult). Mayo Clinic; 2019.
  7. Rock CL, et al. American Cancer Society guideline for diet and physical activity for cancer prevention. CA: A Cancer Journal for Clinicians. 2020; doi:10.3322/caac.21591.
  8. Distress management. National Comprehensive Cancer Network. https://www.nccn.org/professionals/physician_gls/default.aspx. Accessed May 29, 2020.
  9. Thompson RH, et al. Radical prostatectomy for octogenarians: How old is too old? Journal of Urology. 2006; doi:10.1016/j.urology.2006.05.031.
  10. Choline C-11 injection (prescribing information). Mayo Clinic PET Radiochemistry Facility; 2012. https://www.accessdata.fda.gov/scripts/cder/daf/index.cfm?event=overview.process&ApplNo=203155. Accessed June 23, 2020.
  11. Woodrum DA, et al. Targeted prostate biopsy and MR-guided therapy for prostate cancer. Abdominal Radiology. 2016; doi:10.1007/s00261-016-0681-3.
  12. Agarwal DK, et al. Initial experience with da Vinci single-port robot-assisted radical prostatectomies. European Urology. 2020; doi:10.1016/j.eururo.2019.04.001.
  13. Gettman MT, et al. Current status of robotics in urologic laparoscopy. European Urology. 2003; doi:10.1016/S0302-2838(02)00579-1.
  14. Krambeck AE, et al. Radical prostatectomy for prostatic adenocarcinoma: A matched comparison of open retropubic and robot-assisted techniques. BJU International. 2008; doi:10.1111/j.1464-410X.2008.08012.x.
  15. Warner KJ. Allscripts EPSi. Mayo Clinic. Feb. 4, 2020.

Relacionado

Noticias de Mayo Clinic