Descripción general

El prolactinoma es una afección en la cual un tumor no canceroso (adenoma) de la glándula pituitaria del cerebro produce demasiada cantidad de hormona prolactina. El principal efecto son los niveles reducidos de algunas hormonas sexuales, como el estrógeno en las mujeres y la testosterona en los hombres.

Aunque el prolactinoma no es mortal, puede afectar la visión, causar infertilidad y producir otros efectos. El prolactinoma es el tipo más común de tumor que produce hormonas que puede desarrollarse en la glándula pituitaria.

Por lo general, los médicos pueden tratar los prolactinomas con medicamentos que permiten restablecer el nivel de prolactina al nivel normal. La cirugía para extirpar el tumor en la glándula pituitaria también puede ser una opción eficaz.

Síntomas

Es posible que no haya otros signos o síntomas evidentes de un prolactinoma. Sin embargo, los signos y síntomas pueden ser consecuencia del exceso de prolactina en la sangre (hiperprolactinemia) o de la presión que ejerce un tumor de gran tamaño sobre los tejidos que lo rodean. Ya que un nivel alto de prolactina puede alterar el aparato reproductor (hipogonadismo), algunos de los signos y síntomas de un prolactinoma son específicos de los hombres o de las mujeres.

En el caso de las mujeres, un prolactinoma puede provocar:

  • Períodos menstruales irregulares (oligomenorrea) o ausencia total de períodos menstruales (amenorrea)
  • Secreción lechosa de las mamas (galactorrea) sin estar embarazada ni amamantando
  • Relaciones sexuales dolorosas debido a sequedad vaginal
  • Acné y crecimiento excesivo del vello corporal y facial (hirsutismo)

En el caso de los hombres, un prolactinoma puede provocar:

  • Disfunción eréctil
  • Disminución del vello corporal y facial
  • Mamas más grandes de lo normal (ginecomastia)

En ambos sexos, un prolactinoma puede provocar:

  • Baja densidad ósea
  • Reducción en la producción de otras hormonas de la hipófisis (insuficiencia adenohipofisaria) como consecuencia de la presión del tumor
  • Pérdida de interés en la actividad sexual
  • Dolores de cabeza
  • Alteraciones visuales
  • Esterilidad

Las mujeres tienden a advertir los signos y síntomas antes que los hombres, cuando el tumor aún es pequeño, probablemente, porque la falta o la irregularidad de su período menstrual las pone en alerta. Los hombres tienden a advertir los signos y síntomas más tarde, cuando el tumor es más grande y tiene mayor probabilidad de causar dolores de cabeza o problemas en la vista.

Cuándo consultar al médico

Si presentas los signos y síntomas asociados con un prolactinoma, consulta con el médico para determinar la causa.

Causas

El prolactinoma es un tipo de tumor que aparece en la hipófisis. Se desconoce la causa de estos tumores.

La hipófisis es una glándula pequeña con forma de frijol, que se encuentra en la base del cerebro. A pesar de su pequeño tamaño, la hipófisis tiene influencia en casi todas las partes del cuerpo. Sus hormonas ayudan a regular funciones importantes, como el crecimiento, la presión arterial y la reproducción.

Otras posibles causas de la producción excesiva de prolactina son: medicamentos, otros tipos de tumores hipofisarios, baja actividad de la glándula tiroides, lesión en el pecho, embarazo y lactancia.

Factores de riesgo

La mayoría de los prolactinomas ocurren en mujeres que tienen entre 20 y 34 años, pero pueden manifestarse en ambos sexos a cualquier edad. Este trastorno es poco frecuente en niños.

Complicaciones

Las complicaciones del prolactinoma pueden ser las siguientes:

  • Pérdida de la visión. Si no se trata, el prolactinoma puede agrandarse lo suficiente como para comprimir el nervio óptico.
  • Insuficiencia adenohipofisaria. En el caso de los prolactinomas más grandes, la presión sobre la hipófisis puede provocar la disfunción de otras hormonas controladas por la hipófisis, lo cual generará hipotiroidismo, insuficiencia suprarrenal y falta de hormona del crecimiento.
  • Disminución de la masa ósea (osteoporosis). El exceso de prolactina puede reducir la producción de las hormonas estrógeno y testosterona, de modo que disminuirá la densidad ósea y aumentará el riesgo de sufrir osteoporosis.
  • Complicaciones en el embarazo. Durante un embarazado normal, aumenta la producción de estrógeno de la mujer. En una mujer con un prolactinoma grande, estos valores altos de estrógeno pueden provocar el crecimiento del tumor y generar los signos y síntomas asociados, como dolores de cabeza y cambios en la visión.

Si tienes prolactinoma y quieres quedar embarazada o ya lo estás, habla con tu médico. Es posible que se necesiten algunos ajustes en tu tratamiento y control.

March 28, 2015
References
  1. Prolactinoma. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales). http://endocrine.niddk.nih.gov/pubs/prolact/prolact.htm. Último acceso: 10 de febrero de 2015.
  2. Melmed S, et al. Diagnosis and treatment of hyperprolactinemia: An Endocrine Society clinical practice guideline (Diagnóstico y tratamiento de la hiperprolactinemia: guía de práctica clínica de la Sociedad de Endocrinología). The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism (Revista de Endocrinología Clínica y Metabolismo). 2011;96:273.
  3. Kars M, et al. Update in prolactinomas (Actualización en prolactinomas). The Netherlands Journal of Medicine (Revista de Medicina de los Países Bajos). 2010;68:104.
  4. Snyder PJ. Clinical manifestations and evaluation of hyperprolactinemia (Manifestaciones clínicas y evaluación de la hiperprolactinemia). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 10 de febrero de 2015.
  5. Snyder PJ. Treatment of hyperprolactinemia due to lactotroph adenoma and other causes (Tratamiento de la hiperprolactinemia por adenoma lactotropo y otras causas). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 10 de febrero de 2015.
  6. Martinkova J, et al. Impulse control disorders associated with dopaminergic medication in patients with pituitary adenomas (Trastornos de control de los impulsos asociados con medicamentos dopaminérgicos en pacientes con adenomas hipofisarios). Clinical Neuropharmacology (Neurofarmacología clínica). 2011;34:179.