Diagnóstico

Tu médico te preguntará sobre tus antecedentes médicos y te hará una exploración física, que comprende un examen del tórax con un estetoscopio.

Para determinar si tienes pleuresía e identificar la causa, tu médico podría recomendarte:

  • Análisis de sangre. El análisis de sangre puede indicarle a tu médico si tienes una infección. Otros análisis de sangre también pueden detectar un trastorno autoinmunitario, como la artritis reumatoide o el lupus, en los que el signo inicial puede ser la pleuresía.
  • Radiografía de tórax. Con la radiografía de tórax es posible visualizar si los pulmones se están inflando completamente o si hay aire o líquido entre los pulmones y las costillas.
  • Exploración mediante tomografía computarizada. Una tomografía computarizada combina una serie de imágenes de rayos X tomadas desde diferentes ángulos en todo el cuerpo y utiliza un procesamiento computarizado para crear imágenes transversales que se ven como rebanadas del pecho. Estas imágenes detalladas pueden mostrar el estado de la pleura y si hay otras causas de dolor, como un coágulo sanguíneo en el pulmón.
  • Ecografía. Este método usa ondas de sonido de alta frecuencia para producir imágenes precisas de las estructuras del interior del cuerpo. Es posible que tu médico use ecografías para determinar si tienes un derrame pleural.
  • Electrocardiograma (ECG). Es posible que tu médico recomiende esta prueba de control del corazón para descartar ciertos problemas cardíacos como causa del dolor en el pecho.

Procedimientos de diagnóstico

En algunos casos, el médico puede extraer líquido y tejido del espacio pleural para su análisis. Los procedimientos pueden comprender lo siguiente:

  • Toracentesis. En este procedimiento, el médico inyecta un anestésico local entre las costillas hacia el área donde se observó el líquido en los estudios por imágenes. A continuación, el médico introduce una aguja a través de la pared torácica entre las costillas a fin de extraer el líquido para el análisis de laboratorio y ayudarte a respirar mejor. Es posible que el médico inserte la aguja con ayuda de una guía ecográfica.
  • Toracoscopia. Si se sospecha que la tuberculosis o el cáncer son la causa de tu afección, el médico podría realizar una toracoscopia, también llamada pleuroscopia, en la que se inserta una pequeña cámara (toracoscopio) a través de una pequeña incisión en la pared del pecho. Este procedimiento permite una vista directa dentro de tu pecho para buscar cualquier anormalidad o para obtener una muestra de tejido (biopsia).

Tratamiento

El tratamiento de la pleuresía se centra principalmente en la causa subyacente. Por ejemplo, si la causa es una neumonía bacteriana, te recetarán un antibiótico para controlar la infección. Si la causa es viral, la pleuritis podría resolverse sola.

El dolor y la inflamación asociados con la pleuresía se tratan generalmente con medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros). En algunos casos, el médico puede recetarte un medicamento con esteroides.

El resultado del tratamiento de la pleuritis depende de la gravedad de la enfermedad subyacente. Si la afección que generó la pleuritis se diagnostica y trata tempranamente, en los casos típicos, la recuperación es plena.

Estilo de vida y remedios caseros

Las siguientes medidas podrían ayudarte a aliviar los síntomas relacionados con la pleuritis:

  • Tomar medicamentos. Toma los medicamentos que te recomienda tu médico para aliviar el dolor y la inflamación.
  • Descansar mucho. Encuentra la posición que te cause menos molestias cuando descanses. Aunque comiences a sentirte mejor, ten cuidado de no esforzarte demasiado.
  • No fumar. Fumar puede causar más irritación en los pulmones. Si fumas y no puedes dejar de fumar por tu cuenta, pídele ayuda a tu médico.

Preparación para tu consulta

Probablemente, consultes en primer lugar al médico de cabecera. Sin embargo, cuando llames para pedir una cita, pueden recomendarte que busques atención médica inmediata si experimentas un dolor intenso y sin causa aparente en el pecho.

Tal vez quieras que te acompañe un familiar o un amigo, si es posible, para que te ayude a recordar las preguntas que debes hacer y lo que te dijo el médico.

La siguiente información te ayudará a prepararte para la cita y saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

Puedes preparar una lista que incluya lo siguiente:

  • Detalles de tus síntomas, inclusive dónde comienza el dolor de pecho y hasta dónde se extiende, así como otros signos y síntomas, como fiebre, falta de aliento o pérdida de peso.
  • Información médica clave, incluidas hospitalizaciones recientes y cualquier afección médica que tengas. También anota si algún miembro de la familia (especialmente los niños) o amigos cercanos han estado enfermos recientemente.
  • Los medicamentos que estás tomando, incluidos los de venta con o sin receta, vitaminas, hierbas u otros suplementos, y las dosis.
  • Información personal clave, incluso un viaje reciente al extranjero y grandes cambios en tu vida. El médico también podría estar interesado en tus antecedentes laborales, incluso la posible exposición ambiental al asbesto.
  • Preguntas para tu médico.

Preguntas para hacerle al médico

Entre las preguntas se pueden incluir las siguientes:

  • ¿Cuál crees que es la causa subyacente de mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas o procedimientos de diagnóstico, si los hubiera, necesito hacerme?
  • ¿Qué enfoque de tratamiento me recomienda?
  • ¿Cuánto tiempo después de iniciar el tratamiento me sentiré mejor?
  • ¿Existen medidas de cuidado personal que pueda tomar para mejorar mi malestar?
  • ¿Recomiendas que me quede en casa en lugar de ir al trabajo o a la escuela? ¿Durante cuánto tiempo?
  • ¿Ayudará si dejo de fumar?
  • ¿Hay riesgos de que esta afección tenga complicaciones a largo plazo?
  • Tengo otras afecciones médicas. ¿Cómo puedo controlarlas mejor?

No dudes en hacer cualquier otra pregunta durante la cita.

Qué esperar del médico

Prepárate para responder las preguntas que el médico puede hacerte:

  • ¿Cómo describirías los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejora o empeora tus síntomas?
  • ¿Te han diagnosticado o tratado por alguna otra afección?
  • ¿Has viajado recientemente?
  • ¿Has participado en algún trabajo, proyecto o pasatiempo que podría haberte expuesto al asbesto?
  • ¿Fumas o fumaste alguna vez? Si es así, ¿cuánto y hace cuánto tiempo?
  • ¿Ha notado recientemente articulaciones hinchadas y sensibles o sarpullidos?

El médico te hará preguntas adicionales basadas en tus respuestas, síntomas y necesidades. Preparar y anticipar las preguntas te ayudará a aprovechar al máximo el tiempo con el médico.

May 05, 2020
  1. Pleural disorders. National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health-topics/pleural-disorders. Accessed Dec. 4, 2019.
  2. Ferri FF. Pleurisy. In: Ferri's Clinical Advisor 2020. Elsevier; 2020. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 4. 2019.
  3. Viral pleuritis. Merck Manual Professional Version. https://www.merckmanuals.com/professional/pulmonary-disorders/mediastinal-and-pleural-disorders/viral-pleuritis?query=Viral%20Pleuritis. Accessed Dec. 4, 2019.
  4. Mason RJ, et al. Pleural effusion. In: Murray and Nadel's Textbook of Respiratory Medicine. 6th ed. Saunders Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 4, 2019.
  5. Kliegman RM, et al. Pleurisy, pleural effusions, and empyema. In: Nelson Textbook of Pediatrics. 21st ed. Elsevier; 2020. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec 4, 2019.
  6. Thoracoscopy. American Cancer Society. https://www.cancer.org/treatment/understanding-your-diagnosis/tests/endoscopy/thoracoscopy.html. Accessed Dec. 5, 2019.
  7. Olson EJ (expert opinion). Mayo Clinic. Dec. 6, 2019.