Diagnóstico

El médico podría solicitar varias pruebas.

Análisis de laboratorio

Las siguientes pruebas miden los niveles de adrenalina, noradrenalina o los subproductos de estas hormonas en tu cuerpo:

  • Análisis de orina de 24 horas. En este análisis, deberás juntar una muestra de orina cada vez que orines durante un período de 24 horas. Solicita instrucciones escritas acerca de cómo guardar las muestras, etiquetarlas y devolverlas.
  • Análisis de sangre. Tu médico te extrae sangre para analizarla en el laboratorio.

Para ambos tipos de pruebas, consulta con tu médico acerca de preparaciones especiales, como ayunar o saltear un medicamento. No saltees la dosis de un medicamento sin instrucciones de tu médico.

Pruebas por imágenes

Si los resultados de las pruebas de laboratorio sugieren la presencia de un feocromocitoma o un paraganglioma, es probable que el médico ordene una o más pruebas por imágenes para localizar un posible tumor. Estas son algunas de las pruebas:

  • Tomografía computarizada, una tecnología de rayos X especializada
  • Resonancia magnética, que utiliza ondas de radio y un campo magnético para producir imágenes detalladas
  • M-iodobenzilguanidina, una tecnología de exploración que puede detectar pequeñas cantidades de un compuesto radioactivo inyectado que es absorbido por los feocromocitomas o paragangliomas
  • Tomografía por emisión de positrones, una tecnología de escaneo que también puede detectar compuestos radioactivos absorbidos por un tumor

Estudios por imágenes realizados por otras razones

Un tumor en una glándula suprarrenal puede descubrirse durante un estudio por imágenes realizado por otra razón. En esos casos, tu médico pedirá más exámenes para determinar la naturaleza del tumor.

Pruebas genéticas

El médico podría recomendar pruebas genéticas para determinar si un feocromocitoma está relacionado con un trastorno heredado. La información sobre posibles factores genéticos puede ser importante por varias razones:

  • Como algunos trastornos heredados pueden causar varias enfermedades, los resultados de las pruebas pueden indicar la necesidad de realizar exámenes de detección de otros problemas médicos.
  • Debido a que algunos trastornos tienen más probabilidades de ser recurrentes o cancerosos, los resultados de las pruebas pueden afectar las decisiones de tratamiento o los planes a largo plazo para controlar la salud.
  • Los resultados de las pruebas pueden indicar que otros miembros de la familia deberían hacerse pruebas de detección de feocromocitomas o trastornos relacionados.

Consulta con tu médico sobre servicios de consejería genética que puedan ayudarte a entender los beneficios y las implicancias de las pruebas genéticas.

Tratamiento

La principal opción para tratar un feocromocitoma consiste en realizar una cirugía para extirpar el tumor. Antes de someterte a la cirugía, el médico te recetará medicamentos específicos para la presión arterial que bloquean la acción de las hormonas con niveles altos de adrenalina para reducir el riesgo de que la presión arterial suba demasiado durante la cirugía.

Preparativos preoperatorios

Es probable que tomes dos medicamentos durante siete a diez días que ayudan a reducir la presión arterial antes de la cirugía. Estos medicamentos reemplazarán o se agregarán a otros medicamentos para la presión arterial que tomes.

  • Alfabloqueadores. Estos medicamentos mantienen abiertas y relajadas las arterias y venas más pequeñas, mejorando así el flujo de la sangre y disminuyendo la presión arterial. Los alfabloqueadores incluyen la fenoxibenzamina, la doxazosina (Cardura) y la prazosina (Minipress). Los efectos secundarios pueden incluir latidos irregulares del corazón, mareos, fatiga, problemas de visión, disfunción sexual en los hombres e hinchazón en las extremidades.
  • Betabloqueadores. Estos medicamentos hacen que el corazón lata más lentamente y con menos fuerza. También ayudan a mantener los vasos sanguíneos abiertos y relajados. Durante la preparación de la cirugía, el médico probablemente te recetará un betabloqueador varios días después de comenzar con el alfabloqueador.

    Los betabloqueadores incluyen atenolol (Tenormin), metoprolol (Lopressor, Toprol-XL) y propranolol (Inderal, Innopran XL). Los posibles efectos secundarios incluyen fatiga, malestar estomacal, dolor de cabeza, mareos, estreñimiento, diarrea, latidos irregulares del corazón, dificultad para respirar e hinchazón en las extremidades.

  • Dieta alta en sal. Los alfa y betabloqueadores ensanchan los vasos sanguíneos, y esto hace que la cantidad de líquido dentro de los vasos sanguíneos sea baja. Esto puede causar caídas peligrosas en la presión arterial al estar de pie. Una dieta alta en sal extraerá más líquido dentro de los vasos sanguíneos, evitando así el desarrollo de presión arterial baja durante y después de la cirugía.

Cirugía

En la mayoría de los casos, el cirujano extirpa toda la glándula suprarrenal con un feocromocitoma mediante una cirugía de invasión mínima. Tu cirujano hará unas pequeñas aberturas a través de las cuales introducirá unos dispositivos tipo varita equipados con cámaras de vídeo y pequeñas herramientas.

La glándula suprarrenal restante, que está sana, realiza las funciones que normalmente realizan dos. La presión arterial suele volver a la normalidad.

En algunos casos, como cuando la otra glándula suprarrenal ha sido extirpada, el médico podría extirpar solo el tumor y conservar un poco de tejido sano.

Si un tumor es canceroso, se extirparán el tumor y otros tejidos cancerosos. Sin embargo, aunque no se elimine todo el tejido canceroso, la cirugía podría limitar la producción de hormonas y proporcionar un cierto control de la presión arterial.

Tratamientos oncológicos

Muy pocos feocromocitomas son cancerosos. Por lo tanto, los estudios sobre los mejores tratamientos son pocos. Algunos de los tratamientos para quitar los tumores cancerosos y los cánceres extendidos por todo el cuerpo que están relacionados con un feocromocitoma son los siguientes:

  • Radioterapia con metayodobencilguanidina. Esta radioterapia combina metayodobencilguanidina, un compuesto que se adhiere a los tumores suprarrenales, con un tipo de yodo radioactivo. El objetivo del tratamiento es aplicar radioterapia en un lugar específico y matar las células cancerosas.
  • Terapia de radionúclidos con receptores peptídicos (PRRT). La PRRT combina un medicamento que ataca las células cancerosas con una pequeña cantidad de sustancia radioactiva. Permite que la radiación vaya directamente a las células cancerosas. Un medicamento PRRT, lutecio Lu 177 dotatate (Lutathera), se utiliza para tratar tumores neuroendocrinos avanzados.
  • Quimioterapia. La quimioterapia consiste en el uso de medicamentos potentes que matan las células cancerosas que crecen rápido.
  • Radioterapia. Este tratamiento puede utilizarse para disminuir los síntomas de los tumores que se han extendido a los huesos, por ejemplo, que causan dolor.
  • Tratamientos dirigidos contra el cáncer. Estos medicamentos inhiben la función de las moléculas naturales que promueven el crecimiento y la proliferación de las células cancerosas.

Más información

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Preparación para la consulta

Es probable que primero consultes al médico de atención primaria. Entonces podrías ser remitido a un médico que se especializa en trastornos hormonales (endocrinólogo).

A continuación, se presenta información que te ayudará a prepararte para la cita.

Qué puedes hacer

Cuando programes la cita, pregunta si hay algo que debas hacer con anticipación, como realizar ayuno antes de una prueba determinada. Prepara una lista de lo siguiente:

  • Tus síntomas, incluido cualquier cambio con respecto a lo normal, cuándo comenzaron y cuánto tiempo duran
  • Información personal esencial, incluidas las situaciones de estrés importantes, cambios recientes en tu vida y antecedentes médicos familiares
  • Todos los medicamentos, vitaminas y otros suplementos que tomes, incluida la dosis
  • Preguntas para hacerle al médico

Si es posible, lleva a un familiar o a un amigo, para ayudarte a recordar la información que recibas.

En el caso de un feocromocitoma, las preguntas para el médico incluyen las siguientes:

  • ¿Qué puede estar provocando mis síntomas?
  • Además de la causa más probable, ¿cuáles serían otras causas posibles de mis síntomas?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Es probable que mi afección sea temporal o crónica?
  • ¿Cuál es el mejor plan de acción?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque primario que me indica?
  • Tengo otras afecciones médicas. ¿Cómo puedo controlarlas de manera conjunta?
  • ¿Hay alguna restricción que deba seguir?
  • ¿Debería consultar a un especialista?
  • ¿Hay folletos u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas, como las siguientes:

  • ¿Los síntomas han sido continuos o intermitentes?
  • ¿Existe algo que haga que mejoren los síntomas?
  • ¿Hay algo parezca producir o empeorar tus síntomas?
  • ¿Te diagnosticaron alguna otra enfermedad? Si es así, ¿qué tratamiento estás recibiendo?
  • ¿Tienes antecedentes familiares de tumores suprarrenales u otros tumores endocrinos?
March 03, 2020
  1. Pheochromocytoma. Merck Manual Professional Version. https://www.merckmanuals.com/professional/endocrine-and-metabolic-disorders/adrenal-disorders/pheochromocytoma#. Accessed Jan. 12, 2020.
  2. Hansen JT. Abdomen. In: Netter's Clinical Anatomy. Elsevier; 2019. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan 12, 2020.
  3. El-Doueihi RZ, et al. Bilateral biochemically silent pheochromocytoma, not silent after all. Urology Case Reports. 2019; doi:10.1016/j.eucr.2019.100876.
  4. Young WF. Clinical presentation and diagnosis of pheochromocytoma. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Jan 12, 2020.
  5. Sbardella E, et al. Pheochromocytoma: An approach to diagnosis. Best Practice and Research Clinical Endocrinology and Metabolism. 2019; doi:10.1016/j.beem.2019.101346.
  6. Neumann HPH, et al. Pheochromocytoma and paraganglioma. New England Journal of Medicine. 2019; doi:10.1056/NEJMra1806651.
  7. Andersen G, et al. Food sources and biomolecular targets of tyramine. Nutrition Reviews. 2018; doi:10.1093/nutrit/nuy036.
  8. Overview of adrenal function. Merck Manual Professional Version. https://www.merckmanuals.com/professional/endocrine-and-metabolic-disorders/adrenal-disorders/overview-of-adrenal-function. Accessed Jan 12, 2020.
  9. Lenders JWM, et al. Pheochromocytoma and paraganglioma: An Endocrine Society Clinical Practice Guideline. Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism. 2014; doi:10.1210/jc.2014-1498.
  10. Crawford MH, ed. Systemic hypertension. In: Current Diagnosis & Treatment: Cardiology. 5th ed. McGraw-Hill Education. https://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Jan. 12, 2020.
  11. AskMayoExpert. Pheochromocytoma. Mayo Clinic; 2019.
  12. Young WF. Treatment of pheochromocytoma in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Jan. 12, 2020.
  13. AskMayoExpert. Neuroendocrine (carcinoid) tumors (adult). Mayo Clinic; 2019.
  14. Nippoldt TJ (expert opinion). Mayo Clinic. Jan. 12, 2020.