Diagnóstico

Para poder diagnosticar la afección, el médico analizará los síntomas y tu historia clínica, y realizará una exploración física. A su vez, puede llevar a cabo varias pruebas, como las siguientes:

Examen neurológico

Tu médico puede controlar tu salud neurológica examinándote lo siguiente:

  • Reflejos
  • Fuerza muscular
  • Tono muscular
  • Sentidos del tacto y de la vista
  • Coordinación
  • Equilibrio

La señal clave que indica la posibilidad de padecer miastenia grave es la debilidad muscular que mejora con el descanso. Las pruebas que ayudan a confirmar el diagnóstico pueden ser:

Prueba de edrofonio

La inyección del químico cloruro de edrofonio (Tensilon) puede producir una mejora repentina, aunque temporal, en la fuerza muscular. Se trata de un indicio de que puedes tener miastenia grave.

El cloruro de edrofonio bloquea una enzima que descompone la acetilcolina, el químico que transmite señales desde los extremos de los nervios hacia los centros receptores de los músculos.

Prueba de la bolsa de hielo

Si tienes un párpado caído, el médico puede realizar una prueba con una bolsa de hielo. En esta prueba, el médico te coloca una bolsa llena de hielo sobre el párpado. Después de 2 minutos, el médico quita la bolsa y analiza el párpado caído para detectar signos de movimiento. Los médicos pueden hacer esta prueba en lugar de la prueba del edrofonio.

Análisis de sangre

Un análisis de sangre puede revelar la presencia de anticuerpos anormales que alteran los sitios receptores donde los impulsos nerviosos le indican a tus músculos que deben moverse.

Estimulación repetitiva del nervio

En este estudio de conducción nerviosa, los médicos te colocan electrodos en la piel sobre los músculos a examinar. Los médicos envían pequeños pulsos de electricidad a través de los electrodos para medir la capacidad del nervio de enviar una señal al músculo.

Para diagnosticar miastenia grave, los médicos examinarán el nervio varias veces para evaluar si su capacidad de enviar señales empeora con la fatiga.

Electromiografía (EMG) de una sola fibra

La electromiografía (EMG) mide la actividad eléctrica que viaja entre el cerebro y los músculos. Implica introducir un electrodo de cable fino a través de la piel y hacia el interior del músculo para analizar una sola fibra muscular.

Pruebas por imágenes

El médico puede solicitar una TC o una RM para verificar si hay un tumor u otra anomalía en el timo.

Pruebas de la función pulmonar

Tu médico puede hacerte pruebas de la función pulmonar para evaluar si la enfermedad afecta la respiración.

Tratamiento

Los médicos utilizan diversos tratamientos, solos o combinados, para aliviar los síntomas de la miastenia grave.

Medicamentos

  • Inhibidores de la colinesterasa. Medicamentos como la piridostigmina (Mestinon) mejoran la comunicación entre los nervios y los músculos. Si bien estos medicamentos no curan la afección oculta, pueden mejorar la contracción muscular y la fuerza muscular.

    Entre los posibles efectos secundarios se incluyen malestar digestivo, náuseas y cantidad excesiva de saliva y transpiración.

  • Corticoesteroides. Los corticoesteroides, como la prednisona, inhiben el sistema inmunitario y así limitan la producción de anticuerpos.

    El uso prolongado de corticoesteroides, sin embargo, puede tener efectos secundarios graves, como adelgazamiento óseo, aumento de peso, diabetes y mayor riesgo de contraer ciertas infecciones.

  • Inmunosupresores. El médico también puede recetarte otros medicamentos que alteran el sistema inmunitario, como la azatioprina (Imuran), el micofenolato mofetilo (CellCept), la ciclosporina (Sandimmune, Neoral), el metotrexato (Trexall) o el tacrolimus (Prograf).

    Los inmunosupresores pueden tener efectos secundarios graves, entre ellos, náuseas, vómitos, malestar digestivo, mayor riesgo de contraer infecciones, daño hepático y daño renal.

Terapia intravenosa

  • Plasmaféresis. En este procedimiento, se emplea un proceso de filtrado similar a la diálisis. La sangre se pasa a través de una máquina que elimina los anticuerpos que bloquean la transmisión de señales de las terminaciones nerviosas a los sitios receptores en los músculos. Sin embargo, los efectos beneficiosos por lo general duran solo unas pocas semanas.

    Después de varios tratamientos repetidos, a los médicos puede resultarles difícil conseguir una vena. Es posible que necesiten implantarte un tubo largo y flexible (catéter) en el pecho para realizar el procedimiento.

    Otros riesgos asociados con la plasmaféresis son: descenso de la presión arterial, sangrado, problemas relacionados con el ritmo cardíaco o calambres musculares. Algunas personas también pueden tener una reacción alérgica a las soluciones utilizadas para reemplazar el plasma.

  • Inmunoglobulina intravenosa. Esta terapia le proporciona al cuerpo anticuerpos normales, lo que altera la respuesta del sistema inmunitario.

    La inmunoglobulina intravenosa presenta un riesgo menor de efectos secundarios en comparación con la plasmaféresis y la terapia inmunosupresora. Sin embargo, puede tardar alrededor de una semana en empezar a funcionar, y los beneficios por lo general no duran más de 3 a 6 semanas.

    Los efectos secundarios, que suelen ser leves, pueden ser escalofríos, mareos, dolor de cabeza y retención de líquidos.

  • Anticuerpo monoclonal. El rituximab (Rituxan) es un medicamento que se administra por vía intravenosa y que se utiliza en algunos casos de miastenia grave. Este fármaco destruye cierto tipo de glóbulos blancos, lo que altera el sistema inmunitario y mejora la miastenia grave.

    El rituximab generalmente se administra en forma de infusiones, en un centro de infusiones o en un hospital, de manera ambulatoria. Las infusiones a menudo se repiten durante algunas semanas. En ocasiones, las infusiones se repiten meses después.

Cirugía

Aproximadamente el 15 % de las personas con miastenia grave tienen un tumor en el timo, una glándula que se encuentra debajo del esternón y que forma parte del sistema inmunitario. Si tienes un tumor, llamado timoma, los médicos te realizarán una cirugía para extirpar el timo (timectomía).

Si no tienes ningún tumor en el timo, la cirugía para extirpar esta glándula puede mejorar los síntomas de la miastenia grave. Es posible que la cirugía elimine los síntomas, y tú puedes dejar de tomar medicamentos para la afección. Sin embargo, también es posible que no notes los beneficios de la timectomía durante varios años, o tal vez nunca.

La timectomía puede realizarse en la modalidad de cirugía abierta o como una cirugía mínimamente invasiva.

Si se trata de una cirugía abierta, el cirujano corta la parte central del esternón para abrir el pecho y extirpar el timo.

Los cirujanos pueden realizar un procedimiento mínimamente invasivo para extirpar el timo, empleando incisiones más pequeñas. La timectomía mínimamente invasiva puede incluir:

  • Timectomía asistida por video. En esta modalidad de cirugía, los cirujanos realizan una pequeña incisión en el cuello y utilizan un tubo largo y delgado con una cámara en el extremo (videoendoscopio) y pequeños instrumentos para visualizar y extirpar el timo a través del cuello.

    De manera alternativa, los cirujanos pueden hacer unas pocas incisiones pequeñas a un costado del tórax. Utilizan un videoendoscopio y pequeños instrumentos para realizar el procedimiento y extirpar el timo a través de estas incisiones.

  • Timectomía robótica. En la timectomía robótica, los cirujanos realizan varias incisiones pequeñas a un costado del tórax. Llevan a cabo el procedimiento para extirpar el timo empleando un sistema robótico, que incluye un brazo con una cámara y brazos mecánicos.

Los beneficios de estos procedimientos pueden incluir menor pérdida de sangre, menos dolor, tasas de mortalidad más bajas y estancias hospitalarias más breves en comparación con la cirugía abierta.

Tu médico determinará cuál tratamiento es el más adecuado para ti según varios factores, que incluyen:

  • Tu edad
  • La gravedad de tu afección
  • La ubicación de los músculos afectados
  • Otras afecciones existentes

Estilo de vida y remedios caseros

Complementar tu atención médica con estos enfoques puede ayudarte a aprovechar al máximo tu energía y hacer frente a los síntomas de la miastenia grave.

  • Adaptar tu rutina de alimentación. Intenta alimentarte cuando tengas fuerza en los músculos. Toma el tiempo que necesites para masticar los alimentos y descansar entre cada bocado. Puede ser más fácil de manejar si ingieres pequeñas colaciones varias veces al día. También, intenta comer principalmente alimentos blandos y evita las comidas que requieren más masticación, como las frutas o vegetales crudos.
  • Toma precauciones de seguridad en casa. Instala barras de agarre o barandas en los lugares en los que necesites apoyo, como cerca de la bañera o al lado de escalones. Mantén los pisos limpios y retira las alfombras sueltas de los lugares por donde caminas. Fuera de tu casa, mantén los senderos, caminos y entradas sin hojas, nieve u otros posibles desechos que puedan hacerte tropezar.
  • Usa herramientas y dispositivos eléctricos. Es posible que pierdas energía rápidamente cuando realices tareas. Usa un cepillo de dientes eléctrico, abrelatas eléctricos y otras herramientas eléctricas para realizar tareas siempre que sea posible.
  • Utiliza un parche en el ojo. Considera el uso de un parche en el ojo si tienes visión doble, ya que esto ayuda a aliviar el problema. Intenta usar el parche en el ojo cuando escribes, lees o miras televisión. Cambia periódicamente el parche de un ojo al otro ojo para reducir la fatiga ocular.
  • Planifica. Si tienes que realizar tareas domésticas, hacer compras o mandados, planifica la actividad para que coincida con el momento en el que tienes más energía. También, trata de reducir las caminatas extras por tu casa cuando realizas tareas, ya que esto puede reducir tu energía.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

A las personas que padecen miastenia grave y a los miembros de sus familias puede resultarles difícil afrontar esta enfermedad.

Si tienes miastenia grave, trata de estar lo más relajado posible. El estrés puede empeorar la enfermedad.

Además, debes pedir ayuda cuando la necesites. Tu familia y tus amigos seguramente podrán ayudarte a realizar las tareas que te resulten más complicadas.

Si un miembro de tu familia tiene miastenia grave, trata de comprender cómo se siente ese ser querido a medida que se adapta a la enfermedad. Busca información sobre la miastenia grave y sobre lo que le está sucediendo a ese miembro de tu familia.

Participar en un grupo de apoyo es una opción que podría resultarle útil a toda la familia. Un grupo de apoyo es un lugar donde podrán conocer a otra gente que comprende lo que está ocurriendo en tu familia.

Preparación para la consulta

Es probable que empieces por consultar con tu médico de cabecera o con un médico de atención primaria. Es probable que te deriven a un médico especializado en afecciones del sistema nervioso (neurólogo) para continuar con la evaluación.

Debido a que, por lo general, hay mucho que hablar durante la consulta, es buena idea estar bien preparado. A continuación, encontrarás información que te ayudará a prepararte para la consulta y saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

Para aprovechar la consulta, prepárate tomando algunas medidas que pueden incluir:

  • Toma nota de todos los síntomas que tengas, incluso los que parezcan no guardar relación con el motivo por el que programaste la consulta.
  • Hacer una lista de todos los medicamentos, las vitaminas o los suplementos que estás tomando.
  • Anotar preguntas para hacerle a tu médico.

Tu tiempo con el médico es limitado; por eso preparar una lista de preguntas te puede ayudar a aprovechar al máximo el tiempo juntos. Ordena las preguntas de la más importante a la menos importante, por si se acaba el tiempo. Algunas preguntas básicas para hacer al médico sobre la miastenia grave incluyen las siguientes:

  • ¿Qué es lo que probablemente cause mis síntomas?
  • Además de la causa más probable, ¿cuáles son otras causas posibles para los síntomas que tengo?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Cuál es el curso de acción más adecuado?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que me sugiere?
  • Tengo otras afecciones. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlas de manera conjunta?
  • ¿Debo respetar alguna restricción?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?

Además de las preguntas que preparaste para hacerle al médico, no dudes en hacer preguntas cada vez que no entiendas algo durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Si te preparas de antemano para responderlas, tendrás tiempo de repasar los puntos a los que quieres dedicarles más tiempo. El médico podría hacerte estas preguntas:

  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos o aislados?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?

Miastenia grave - atención en Mayo Clinic

Aug. 02, 2017
References
  1. Kliegman RM, et al. Disorders of neuromuscular transmission and of motor neurons (Trastornos de la transmisión neuromuscular y de las neuronas motoras). En: Nelson Textbook of Pediatrics (Manual de pediatría de Nelson). 20.ª ed. Filadelfia, Pa.: Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 15 de enero de 2016.
  2. Myasthenia gravis fact sheet (Hoja informativa de la miastenia grave). Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (National Institute of Neurological Disorders and Stroke). http://www.ninds.nih.gov/disorders/myasthenia_gravis/detail_myasthenia_gravis.htm. Último acceso: 15 de enero de 2016.
  3. Ferri FF. Myasthenia gravis (Miastenia grave). En: Ferri’s Clinical Advisor 2016 (Consejos clínicos de Ferri 2016). Filadelfia, Pa.: Mosby Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 15 de enero de 2016.
  4. Myasthenia gravis (Miastenia grave). Office of Women's Health (Oficina de la Salud de la Mujer). Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (U.S. Department of Health and Human Services). http://www.womenshealth.gov/publications/our-publications/fact-sheet/myasthenia-gravis.html. Último acceso: 15 de enero de 2016.
  5. Bird SJ. Clinical manifestations of myasthenia gravis (Manifestaciones clínicas de la miastenia grave). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 18 de enero de 2016.
  6. Myasthenia gravis (Miastenia grave). Merck Manual Professional Version (Versión para profesionales del Manual Merck). http://www.merckmanuals.com/professional/neurologic-disorders/peripheral-nervous-system-and-motor-unit-disorders/myasthenia-gravis. Último acceso: 15 de enero de 2016.
  7. Allan WC. Pathogenesis of myasthenia gravis (Patogenia de la miastenia grave). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 18 de enero de 2016.
  8. Gilhus NE, et al. Myasthenia gravis: Gilhus NE, et al. Myasthenia gravis: Subgroup classification and therapeutic strategies (Miastenia grave: clasificación de subgrupo y estrategias terapéuticas). The Lancet Neurology. 2015;14:1023.
  9. Avidan N, et al. Genetic basis of myasthenia gravis: A comprehensive review (Base genética de la miastenia grave: una revisión integral). Journal of Autoimmunity (Revista de Autoinmunidad). 2014;52:145.
  10. Bird SJ. Treatment of myasthenia gravis (Tratamiento de la miastenia grave). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 18 de enero de 2016.
  11. Bird SJ. Diagnosis of myasthenia gravis (Diagnóstico de la miastenia grave). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 18 de enero de 2016.
  12. Neurological diagnostic tests and procedures (Pruebas y procedimientos de diagnóstico neurológico). Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (National Institute of Neurological Disorders and Stroke). http://www.ninds.nih.gov/disorders/misc/diagnostic_tests.htm. Último acceso: 18 de enero de 2016.
  13. Rowse PG, et al. Minimally invasive thymectomy: The Mayo Clinic experience (Timectomía mínimamente invasiva: experiencia en Mayo Clinic). Annals of Cardiothoracic Surgery (Anales de la cirugía cardiotorácica). 2015;4:519.
  14. Ye B, et al. Surgical techniques for early stage thymoma: Video-assisted thoracoscopic thymectomy versus transsternal thymectomy (Técnicas quirúrgicas para el timoma en estadio primario: la timectomía videotoracoscópica en comparación con la timectomía transesternal). The Journal of Thoracic and Cardiovascular Surgery (Revista de Cirugía Torácica y Cardiovascular). 2014;147:1599.
  15. Barbara Woodward Lips Patient Education Center (Centro de Educación para el Paciente Barbara Woodward Lips). Myasthenia gravis: A guide for patients (Miastenia grave: Guía para pacientes). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2003.
  16. Riggin ER. EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. 19 de enero de 2016.
  17. Crum BA (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 5 de febrero de 2016.