Descripción general

El mesotelioma maligno es un tipo de cáncer que se produce en la capa delgada de tejido que recubre la mayoría de los órganos internos (mesotelio).

El mesotelioma es una forma agresiva y mortal de cáncer. Hay tratamientos disponibles para el mesotelioma, pero para muchas personas que padecen esta enfermedad, la cura no es posible.

Los médicos dividen el mesotelioma en diversos tipos sobre la base de qué parte del mesotelio se vio afectada. En general, el mesotelioma afecta el tejido que rodea los pulmones (pleura). Este tipo se denomina «mesotelioma pleural». Otros tipos menos frecuentes de mesotelioma afectan el tejido del abdomen (mesotelioma peritoneal), el tejido que está alrededor del corazón y el que recubre los testículos.

Atención del mesotelioma en Mayo Clinic

Síntomas

Los signos y síntomas del mesotelioma varían según el lugar donde aparece el cáncer.

El mesotelioma pleural, que afecta el tejido que rodea los pulmones, causa signos y síntomas que pueden consistir en lo siguiente:

  • Dolor en el pecho
  • Tos dolorosa
  • Dificultad para respirar
  • Bultos inusuales de tejido debajo de la piel del pecho
  • Pérdida de peso sin causa aparente

El mesotelioma peritoneal, que ocurre en el tejido del abdomen, causa signos y síntomas que pueden consistir en lo siguiente:

  • Dolor abdominal
  • Hinchazón abdominal
  • Náuseas
  • Pérdida de peso sin causa aparente

Otras formas de mesotelioma

No son claros los signos y síntomas de otros tipos de mesotelioma, dado que estas formas de la enfermedad son muy poco frecuentes.

El mesotelioma pericardial, que afecta el tejido que rodea el corazón, causa signos y síntomas, como dificultad para respirar y dolores en el pecho.

El mesotelioma de túnica vaginal, que afecta el tejido que está alrededor de los testículos, primero puede detectarse como hinchazón o como una masa en un testículo.

Cuándo debes consultar con un médico

Si tienes signos y síntomas que te preocupan, consulta con tu médico. Los signos y síntomas del mesotelioma no son específicos de esta enfermedad y, debido a la rareza del mesotelioma, tienen más probabilidades de estar relacionados con otras enfermedades. Si alguno de los signos o síntomas parece inusual o molesto, pídele a tu médico que los evalúe. Cuéntale al médico si estuviste expuesto al asbesto.

Causas

En general, el cáncer comienza cuando ocurre una serie de cambios (mutaciones) en el ADN de una célula. El ADN contiene instrucciones que le indican a la célula qué funciones debe realizar. Las mutaciones le indican a la célula que crezca y se multiplique sin control. Las células anormales se acumulan y forman un tumor.

No está claro qué es lo que causa las mutaciones genéticas iniciales que producen el mesotelioma, aunque los investigadores han identificado factores que pueden aumentar el riesgo. Es probable que los casos de cáncer se formen debido a una interacción entre muchos factores, como los trastornos hereditarios, el entorno, el estado de salud y las elecciones en el estilo de vida.

Factores de riesgo

Exposición al asbesto: el principal factor de riesgo del mesotelioma

Se piensa que la mayoría de los mesoteliomas están relacionados con la exposición al asbesto. El asbesto es un mineral que se encuentra de forma natural en el medio ambiente. Las fibras del asbesto son fuertes y resistentes al calor, lo que las torna útiles para una amplia gama de aplicaciones, como el aislamiento, los frenos, las tejas, el pavimento y muchos otros productos.

Cuando se rompe el asbesto, como sucede durante el proceso de minería o cuando se retira de un aislamiento, se forma polvo. Si este se inhala o se traga, las fibras del asbesto se alojarán en los pulmones o en el estómago, donde pueden ocasionar irritación que, a su vez, puede provocar un mesotelioma. No se comprende con exactitud la forma en que esto sucede. Pueden transcurrir entre veinte y sesenta años o más hasta que un mesotelioma se manifieste después de la exposición al asbesto.

La mayoría de las personas que han estado expuestas al asbesto nunca padecen mesotelioma. Esto indica que puede haber otros factores involucrados en determinar si alguien contrae mesotelioma. Por ejemplo, podrías heredar una predisposición al cáncer o alguna otra enfermedad podría aumentar el riesgo.

Los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer mesotelioma son los siguientes:

  • Antecedentes personales de exposición al asbesto. Si estuviste expuesto directamente a las fibras del asbesto en el trabajo o en casa, el riesgo de que padezcas mesotelioma es bastante alto.
  • Vivir con una persona que trabaja con asbesto. Las personas que están expuestas al asbesto pueden llevar las fibras en la piel y en la ropa a su casa. La exposición a estas fibras perdidas durante muchos años puede poner en riesgo a otras personas del hogar de padecer mesotelioma. Las personas que trabajan con altos niveles de asbesto pueden reducir el riesgo de llevar fibras de asbesto al hogar si se duchan y si se cambian la ropa antes de irse del trabajo.
  • Antecedentes familiares de mesotelioma. Si tu padre, hermano o hijo tiene mesotelioma, es posible que tengas un riesgo mayor de padecer esta enfermedad.
  • Radioterapia en el tórax. Si has recibido radioterapia contra el cáncer en el tórax, es posible que tengas un mayor riesgo de mesotelioma.

Complicaciones

A medida que el mesotelioma pleural se propaga en el pecho, ejerce presión sobre las estructuras de esa zona. Esto puede causar complicaciones, tales como:

  • Falta de aliento
  • Dolor en el pecho
  • Dificultad al tragar
  • Dolor causado por la presión sobre los nervios y la médula espinal
  • Acumulación de líquido en el tórax (derrame pleural), que puede comprimir el pulmón cercano y dificultar la respiración

Prevención

La reducción de la exposición al asbesto puede disminuir el riesgo de padecer mesotelioma.

Averigua si trabajas con asbesto

La mayoría de las personas que padecen mesotelioma estuvo expuesta a las fibras de asbesto en el trabajo. Los trabajadores que pueden encontrar fibras de asbesto son:

  • Mineros de asbesto
  • Electricistas
  • Plomeros
  • Fontaneros
  • Aisladores
  • Trabajadores de astilleros
  • Trabajadores de demolición
  • Mecánicos de frenos
  • Personal militar seleccionado
  • Remodeladores del hogar

Pregúntale a tu empleador si corres riesgo de exposición al asbesto en el trabajo.

Sigue las normas de seguridad de tu empleador

Sigue todas las precauciones de seguridad en tu lugar de trabajo, como usar un equipo de protección. Es posible que también se te pida que te des una ducha y te cambies la ropa de trabajo antes de hacer una pausa para el almuerzo o de irte a casa. Habla con el médico acerca de otras precauciones que puedes tomar para protegerte de la exposición al asbesto.

Adopta normas de seguridad contra el asbesto en el hogar

Las casas y los edificios más antiguos pueden contener asbesto. En muchos casos, es más peligroso quitarlo que dejarlo intacto. Destruir el asbesto puede causar que las fibras se transporten por el aire, donde pueden ser inhaladas. Consulta con expertos capacitados para detectar el asbesto en el hogar. Ellos pueden analizar el aire de tu casa para determinar si el asbesto es un riesgo para la salud. No intentes quitarlo de tu casa, contrata a un experto calificado.

Mesotelioma - atención en Mayo Clinic

March 16, 2019
  1. Malignant pleural mesothelioma. Plymouth Meeting, Pa.: National Comprehensive Cancer Network. http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/f_guidelines.asp. Accessed Nov. 7, 2018.
  2. Niederhuber JE, et al., eds. Diseases of the pleura and mediastinum. In: Abeloff's Clinical Oncology. 5th ed. Philadelphia, Pa.: Churchill Livingstone Elsevier; 2014. https://www.clinicalkey.com. Accessed Nov. 7, 2018.
  3. Mason RJ, et al. Pleural tumors. In: Murray and Nadel's Textbook of Respiratory Medicine. 6th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed Nov. 7, 2018.
  4. An JY, et al. Clinical features and outcomes of tunica vaginalis mesothelioma: A case series from the National Institutes of Health. Clinical Genitourinary Cancer. 2017;15:e871.
  5. Kim J, et al. Malignant peritoneal mesothelioma: A review. Annals of Translational Medicine. 2017;5:236.
  6. Dudgeon D, et al. Assessment and management of dyspnea in palliative care. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Nov. 21, 2018.
  7. AskMayoExpert. Mesothelioma (adult). Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2018.
  8. Maleszewski JJ, et al. Neoplastic pericardial disease. Cardiology Clinics. 2017;35:589.
  9. Mutti L, et al. Scientific advances and new frontiers in mesothelioma therapeutics. Journal of Thoracic Oncology. 2018;13:1269.
  10. Protect your family. U.S. Environmental Protection Agency. https://www.epa.gov/asbestos/protect-your-family-exposures-asbestos. Accessed Nov. 21, 2018.
  11. Amin MB, et al., eds. Malignant pleural mesothelioma. In: AJCC Cancer Staging Manual. 8th ed. New York, NY: Springer; 2017.
  12. Warner KJ. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. July 17, 2018.
  13. Mansfield AS (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Dec. 12, 2018.
  14. Tsao AS, et al. Current and future management of malignant mesothelioma: A consensus report from the National Cancer Institute Thoracic Malignancy Steering Committee, International Association for the Study of Lung Cancer and Mesothelioma Applied Research Foundation. Journal of Thoracic Oncology. 2018;13:1655.
  15. McCambridge AJ, et al. Progress in the management of malignant pleural mesothelioma in 2017. Journal of Thoracic Oncology. 2018;13:606.