Tratamientos y medicinas

Escrito por personal de Mayo Clinic

El tratamiento de la artritis reumatoide juvenil se centra en ayudar a que tu hijo mantenga un nivel normal de actividad física y social. Para lograrlo, los médicos podrían combinar estrategias para aliviar el dolor y la inflamación, mantener el movimiento y la fuerza totales y prevenir complicaciones.

Medicamentos

Para algunos niños, los analgésicos podrían ser los únicos medicamentos que necesiten. Otros niños podrían necesitar medicamentos formulados para limitar el avance de la enfermedad. Entre los medicamentos utilizados para la artritis reumatoide juvenil se encuentran:

  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE). Estos medicamentos, por ejemplo el ibuprofeno (Advil, Motrin y otros) y el naproxeno (Aleve), alivian el dolor y reducen la inflamación. Los AINE más potentes se venden bajo receta médica. Los efectos secundarios comprenden dolor de estómago y problemas hepáticos.
  • Medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (DMARD). Los médicos utilizan estos medicamentos cuando los AINE solos no consiguen aliviar los síntomas de dolor e inflamación articulares. Pueden administrarse en combinación con un AINE y se utilizan para hacer más lento el avance de la artritis reumatoide juvenil. Entre los medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad frecuentemente utilizados en niños se encuentran el metotrexato (Trexall) y la sulfasalazina (Azulfidine). Los efectos secundarios podrían comprender náuseas y problemas hepáticos.
  • Bloqueadores del factor de necrosis tumoral (TNF). Los bloqueadores del factor de necrosis tumoral, tales como el etanercept (Enbrel) y adalimumab (Humira), pueden ayudar a reducir el dolor, la rigidez matinal y la inflamación articular. Sin embargo, este tipo de medicamentos aumenta el riesgo de contraer infecciones. También podría producirse un leve aumento de la posibilidad de desarrollar algunos tipos de cáncer, como los linfomas.
  • Inmunosupresores. Debido a que a la causa de la artritis reumatoide juvenil es la hiperactividad del sistema inmunitario, puede ser de ayuda recurrir a medicamentos que suprimen el sistema inmunitario. Entre ellos se encuentran: abatacept (Orencia), rituximab (Rituxin), anakinra (Kineret) y tocilizumab (Actemra). Los inmunosupresores aumentan el riesgo de contraer infecciones y, rara vez, algunos tipos de cáncer.
  • Corticoesteroides. Los medicamentos como por ejemplo la prednisona pueden utilizarse para controlar los síntomas hasta que el medicamentos antirreumático modificador de la enfermedad surta efecto o para prevenir complicaciones, por ejemplo, inflamación del saco que rodea el corazón (pericarditis). Los corticoesteroides pueden administrarse por vía oral o inyección directamente en la articulación. Pero estos medicamentos pueden interferir en el crecimiento normal y aumentar la predisposición a contraer infecciones, por lo que en general deben utilizarse durante el menor tiempo posible.

Terapias

El médico podría recomendar que tu hijo trabaje con un fisioterapeuta para ayudarle a mantener flexibles las articulaciones y conservar la amplitud de movimientos y el tono muscular. Un fisioterapeuta o terapeuta ocupacional podría darte más recomendaciones respecto del mejor ejercicio y equipo protector para tu hijo. También podría recomendarte que tu hijo utilice soportes articulares o férulas para ayudarle a proteger las articulaciones y mantenerlas en una buena posición funcional.

Cirugía

En casos muy graves de artritis reumatoide juvenil, podría necesitarse una cirugía para mejorar la posición de una articulación.

Oct. 17, 2014