Análisis y diagnósticos

Escrito por personal de Mayo Clinic

El diagnóstico de artritis reumatoide juvenil puede ser difícil de establecer, puesto que el dolor articular puede tener origen en muchos tipos de problemas diferentes. No existe una prueba única que pueda confirmar el diagnóstico, pero hay pruebas que pueden ayudar a descartar otros trastornos que producen signos y síntomas similares.

Análisis de sangre

Algunos de los análisis de sangre más frecuentes en casos presuntos de artritis reumatoide juvenil comprenden:

  • Velocidad de eritrosedimentación. Este análisis de sangre determina la velocidad a la que los glóbulos rojos se depositan en el fondo de un tubo en una hora. Una velocidad elevada puede indicar inflamación.

    Medir la velocidad de eritrosedimentación podría servir para descartar otros trastornos y ayudar a clasificar el tipo de artritis reumatoide juvenil y el grado de inflamación.

  • Proteína C reactiva. Este análisis de sangre también mide el nivel de inflamación general del organismo, pero en una escala diferente que la utilizada para medir la velocidad de eritrosedimentación.
  • Anticuerpos antinucleares. Los anticuerpos antinucleares son proteínas que comúnmente produce el sistema inmunitario de las personas que padecen enfermedades autoinmunitarias, entre ellas la artritis.
  • Factor reumatoide. Estos anticuerpos se encuentran comúnmente en la sangre de los niños que tienen artritis reumatoide.
  • Anticuerpos antipéptido citrulinado cíclico (CCP). Al igual que el factor reumatoide, los anticuerpos antipéptido citrulinado cíclico también podrían encontrarse en la sangre de los niños que sufren artritis reumatoide.

En muchos niños con artritis reumatoide juvenil, estos análisis de sangre no encuentran una anormalidad importante.

Exploraciones por imágenes

Las radiografías o las imágenes por resonancia magnética son útiles para descartar otros trastornos, como por ejemplo:

  • Fracturas
  • Tumores
  • Infección
  • Defectos congénitos

En ocasiones, las pruebas por imágenes también se utilizan después del diagnóstico para supervisar el desarrollo de los huesos y detectar el daño articular.

Oct. 17, 2014