Descripción general

El carcinoma lobulillar invasivo es un tipo de cáncer de mama que comienza en las glándulas mamarias (lobulillos) de los senos.

Se dice que el cáncer es invasivo cuando las células cancerosas desbordan del lobulillo de origen y pueden llegar a extenderse hasta los ganglios linfáticos y hasta otras partes del cuerpo.

El carcinoma lobulillar invasivo representa una pequeña proporción entre todos los tipos de cáncer de mama. El tipo más frecuente de cáncer de mama comienza en los conductos mamarios (carcinoma ductal invasivo).

El carcinoma lobulillar invasivo, por lo general, no forma los bultos que suelen ser frecuentes en el cáncer de mama. En su lugar, se perciben cambios en los senos, que se ven más endurecidos o rellenos de un lado, a diferencia del resto del tejido mamario.

Síntomas

Es sus fases más tempranas, es posible que el carcinoma lobulillar invasivo no provoque signos ni síntomas. A medida que aumenta su tamaño, el carcinoma lobulillar invasivo puede provocar:

  • El engrosamiento de una zona en una parte de la mama
  • Una zona nueva de inflamación o hinchazón en la mama
  • Cambios en la textura o la apariencia de la piel de la mama, como hoyuelos o engrosamiento
  • Inversión reciente del pezón

A diferencia de otros tipos de cáncer de mama, el carcinoma lobulillar invasivo no suele manifestarse con bultos firmes o distintivos.

Cuándo consultar al médico

Pide una consulta con el médico si tienes algún signo o síntoma que te preocupe. El médico te examinará y decidirá si es necesario que te practiques una mamografía o una ecografía mamaria de diagnóstico.

Pregúntale al médico en qué momento es recomendable comenzar a practicar análisis para la detección del cáncer de mama en forma temprana y antes de que se manifiesten sus signos o síntomas. Los análisis para la detección de rutina consisten en la exploración física y la radiografía mamaria (mamografía).

Aunque existen varios criterios entre las distintas organizaciones acerca de las recomendaciones en cuanto a los análisis para la detección, numerosas organizaciones sugieren que las mujeres con un riesgo promedio de tener cáncer de mama deberían comenzar a realizarse mamografías a partir de los 40 años.

Si tienes antecedentes familiares de cáncer de mama o existen otros factores de riesgo, es posible que el médico recomiende que comiences a hacerte mamografías u otras pruebas a una edad más temprana.

Causas

No se sabe con certeza cuál es la causa del carcinoma lobulillar invasivo.

Cómo se forma el carcinoma lobulillar invasivo

Los médicos saben que el carcinoma lobulillar invasivo comienza cuando se producen mutaciones en el ADN de las células de las glándulas mamarias. Estas mutaciones provocan la incapacidad de controlar el crecimiento celular, lo que permite que las células se dividan y multipliquen con rapidez. Según la agresividad del tipo de cáncer de que se trate, las células cancerosas pueden propagarse rápidamente a otras partes del cuerpo.

Las células del carcinoma lobulillar tienden a invadir el tejido mamario circundante con ramificaciones en forma de estrella. La zona afectada puede sentirse diferente respecto del tejido mamario que la rodea, más densa y rellena, aunque es improbable que se sienta como un bulto.

Factores de riesgo

Entre los factores que pueden aumentar los riesgos de padecer carcinoma lobulillar invasivo se encuentran los siguientes:

  • Ser mujer. Si bien los hombres también pueden desarrollar cáncer de mama, las mujeres tienen más probabilidades de padecerlo.
  • Edad avanzada. El riesgo de contraer cáncer de mama aumenta a medida que envejeces. Las mujeres con carcinoma lobulillar invasivo tienden a ser mayores que las mujeres con diagnóstico de otros tipos de cáncer de mama.
  • Carcinoma lobulillar in situ. Si te han diagnosticado carcinoma lobulillar in situ (las células anormales están confinadas dentro de los lobulillos mamarios), el riesgo de padecer cáncer invasivo en cualquiera de los senos aumenta. El carcinoma lobulillar in situ no es cáncer, pero es una señal de mayor riesgo de padecer cualquier tipo de cáncer de mama.
  • Terapia hormonal para la posmenopausia. Está demostrado que el uso de las hormonas femeninas estrógeno y progesterona durante la menopausia y después de esta aumenta el riesgo de padecer carcinoma lobulillar invasivo.

    Los investigadores estiman que las hormonas pueden estimular el crecimiento tumoral y también dificultar la visualización de los tumores en la mamografía. No está claro si los regímenes hormonales nuevos, como las combinaciones de dosis más bajas, podrían aumentar el riesgo de desarrollar carcinoma lobulillar invasivo.

  • Síndromes genéticos cancerosos hereditarios. Las mujeres que padecen de una enfermedad hereditaria poco común llamada «síndrome de cáncer gástrico difuso hereditario» presentan un riesgo mayor de desarrollar cáncer de estómago (gástrico) y carcinoma lobulillar invasivo.

    Las mujeres con ciertos genes hereditarios pueden presentar mayor riesgo de padecer cáncer de mama y de ovario.

Prevención

Para reducir el riesgo de cáncer de mama, ten en cuenta las recomendaciones siguientes:

  • Habla sobre los riesgos y beneficios de la terapia hormonal con tu médico. La terapia hormonal combinada puede aumentar el riesgo de tener cáncer de mama. Habla con el médico acerca de los riesgos y beneficios de la terapia hormonal.

    Algunas mujeres experimentan signos y síntomas molestos durante la menopausia y, para esas mujeres, puede ser aceptable asumir el mayor riesgo de cáncer de mama a fin de aliviar los signos y síntomas de la menopausia.

    Para reducir el riesgo de cáncer de mama, utiliza la dosis de terapia hormonal más baja posible durante el período más corto posible.

  • Si bebes alcohol, hazlo con moderación. Limita la cantidad de alcohol que consumes a menos de un trago por día, si decides beber.
  • Haz ejercicio la mayoría de los días de la semana. Intenta hacer por lo menos 30 minutos de ejercicios la mayoría de los días de la semana. Si no has estado activo últimamente, consulta con tu médico y, con su permiso, comienza de a poco.
  • Mantén un peso saludable. Si tu peso actual es saludable, procura mantenerlo.

    Si necesitas adelgazar, consúltale a tu médico sobre las estrategias saludables para lograrlo. Reduce la cantidad de calorías que consumes a diario y aumenta lentamente la cantidad de actividad física. Apunta a adelgazar lentamente: 1 o 2 libras por semana (aproximadamente 0,5 a 1 kilogramo).

Si tienes antecedentes familiares de cáncer de mama o crees que puedes presentar mayor riesgo de padecer esta enfermedad, consulta con el proveedor de atención médica. Existen opciones para las mujeres con un riesgo alto de padecer cáncer de mama, como los medicamentos preventivos, la cirugía y los análisis frecuentes para su detección.

La experiencia de Mayo Clinic y nuestros pacientes cuentan su historia

Nuestros pacientes nos informan que la calidad de sus interacciones, nuestra atención al detalle y la eficiencia de sus visitas constituyen un cuidado de la salud que nunca han experimentado. Mira las historias de pacientes satisfechos de Mayo Clinic.

  1. Cold Cap Therapy Preserves Kristin Ferguson's Hair ? and Her Positive Attitude

    Diagnosed with breast cancer, Kristin Ferguson needed chemotherapy after a mastectomy. Uneasy about losing her hair, she was relieved to be offered a way to keep her long locks intact with cold cap therapy. It was during a March 2016 visit to the hair salon that Kristin Ferguson first heard about cold cap therapy. She [...]

Feb. 24, 2018
References
  1. Bleiweiss IJ. Pathology of breast cancer. http://www.uptodate.com/home. Accessed Jan. 10, 2015.
  2. Dabbs DJ. Breast Pathology. Philadelphia, Pa.: Elsevier Saunders; 2012. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 6, 2015.
  3. Niederhuber JE, et al, eds. Abeloff's Clinical Oncology. 5th ed. Philadelphia, Pa.: Churchill Livingstone Elsevier; 2014. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 6, 2015.
  4. Breast cancer. Fort Washington, Pa.: National Comprehensive Cancer Network. http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/f_guidelines.asp. Accessed Jan. 6, 2015.
  5. Chan AOO, et al. Risk factors for gastric cancer. http://www.uptodate.com/home. Accessed Jan. 10, 2015.
  6. Hot flashes and night sweats (PDQ). National Cancer Institute. http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/supportivecare/sweatsandhotflashes/HealthProfessional. Accessed Jan. 10, 2015.
  7. Breast cancer treatment (PDQ). National Cancer Institute. http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/breast/healthprofessional. Accessed Jan. 6, 2015.
  8. Breast cancer prevention (PDQ). National Cancer Institute. http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/prevention/breast/healthprofessional. Accessed Jan. 6, 2015.
  9. Morrow PK, et al. Hot flashes: A review of pathophysiology and treatment modalities. Oncologist. 2011;16:1658.
  10. Pruthi S (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Jan. 28, 2015.
  11. Moynihan TJ (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Jan. 30, 2015.