Diagnóstico

El hipertiroidismo se diagnostica mediante los siguientes procedimientos:

  • El historial médico y un examen físico. Durante la exploración física el médico tratará de detectar un fino temblor en los dedos cuando estás relajado, reflejos hiperactivos, cambios y temperatura de los ojos, piel seca. El médico también examinará la glándula tiroides cuando tragas para ver si está agrandada, irregular o blanda y controlará el pulso para ver si está acelerado o si es irregular.
  • Análisis de sangre. Los análisis de sangre que miden la tiroxina y la hormona estimuladora de la tiroides (TSH) pueden confirmar el diagnóstico. Los niveles altos de tiroxina y pocas o nulas cantidades de TSH indican una tiroides hiperactiva. La cantidad de TSH es importante porque es la hormona que le da la señal a la glándula tiroides para que produzca más tiroxina.

    Estos análisis son particularmente necesarios para los adultos mayores, quienes podrían no tener los síntomas clásicos del hipertiroidismo.

    Los análisis de sangre de la tiroides pueden dar resultados falsos si estás tomando biotina, un suplemento de vitamina B que también se puede encontrar en suplementos multivitamínicos. Informa al médico si estás tomando biotina o un suplemento multivitamínico con biotina. Para garantizar un análisis preciso, deja de tomar biotina al menos 12 horas antes de que la extracción de sangre.

Si los análisis de sangre indican hipertiroidismo, el médico recomendará uno de los siguientes estudios para ayudar a determinar por qué la tiroides es hiperactiva.

  • Prueba de captación de yodo radioactivo. Para este examen, debes tomar una pequeña dosis oral de yodo radiactivo para ver cuánto se acumulará en la glándula tiroides. Se controlará luego de cuatro, seis o 24 horas, y a veces luego de tres periodos para determinar cuánto yodo absorbió la glándula tiroides.

    Una gran absorción de yodo indica que la glándula tiroides está produciendo demasiada tiroxina. Las causas más probables son la enfermedad de Graves o nódulos tiroideos hiperactivos. Si padeces hipertiroidismo y la absorción de yodo es baja, indica que la tiroxina almacenada en la glándula se libera en el torrente sanguíneo, lo cual puede indicar que tienes tiroiditis.

  • Gammagrafía de tiroides. Durante el escaneo, se te inyectarán isótopos radioactivos en una vena a un lado del codo. Luego, te acostarás en una mesa con la cabeza estirada hacia atrás mientras una cámara especial produce una imagen de la tiroides en la computadora. Este examen muestra cómo se acumula el yodo en la tiroides.
  • Ecografía de tiroides. Esta prueba utiliza ondas de sonido de alta frecuencia para producir imágenes de la tiroides. La ecografía puede ser mejor que otras pruebas para detectar nódulos tiroideos y no hay exposición a ningún tipo de radiación.

Tratamiento

Existen varios tratamientos para el hipertiroidismo. El mejor enfoque depende de la edad del paciente, la condición física, la causa de base del hipertiroidismo, preferencias personales y la gravedad de la afección. Los posibles tratamientos incluyen los siguientes:

  • Yodo radioactivo. Si se consume por vía oral, el yodo radioactivo se absorbe en la glándula tiroides, donde genera una reducción de la glándula y hace que desaparezcan los síntomas. Los síntomas generalmente desaparecen en varios meses. El exceso de yodo radiactivo desaparece del cuerpo en semanas o meses.

    Este tratamiento puede hacer que la actividad de la tiroides baje lo suficiente como para que se la considere inactiva (hipotiroidismo), y posiblemente tengas que tomar medicamentos todos los días para reemplazar la tiroxina.

  • Medicamentos antitiroides. Estos medicamentos reducen gradualmente los síntomas del hipertiroidismo previniendo que la glándula tiroides produzca cantidades excesivas de hormonas. Estos incluyen metimazol (tapazol) y propilitiouracilo. Los síntomas suelen empezar a mejorar dentro de varias semanas o meses, pero el tratamiento con medicamentos antitiroideos suele continuar durante un año y a veces más tiempo.

    Para algunas personas, esto soluciona el problema de forma permanente, pero otros suelen padecer una recaída. Ambas drogas causan serio daño en el hígado, lo que a veces pone en riesgo la vida del paciente. El propiltiouracilo debe utilizarse solo en casos donde el paciente no tolera el metimazol, ya que el primero causa un daño hepático mucho mayor.

    Un pequeño grupo de personas que son alérgicas a estas drogas podrían desarrollar erupciones en la piel, ronchas, fiebre o dolor articular. También pueden hacer que el paciente sea más susceptible a las infecciones.

  • Betabloqueadores. Aunque generalmente estos medicamentos se usan para tratar la presión arterial alta y no afectan los niveles de la tiroides, pueden aliviar los síntomas del hipertiroidismo, como el temblor, la frecuencia cardíaca acelerada y las palpitaciones. Por esa razón, el médico los recetará para ayudarte a sentirte mejor hasta que los niveles vuelvan a estar cerca de los normales. Generalmente, estos medicamentos no se recomiendan para personas que tienen asma, y los efectos secundarios pueden incluir fatiga y disfunción sexual.
  • Cirugía (tiroidectomía). En caso de estar embarazada o de no tolerar las medicaciones antitiroideas, o si no quieres o no puedes tomar yodo radiactivo, puedes llegar a pasar por una cirugía de tiroides, aunque son pocos los casos.

    En una tiroidectomía, en médico quita la mayor parte de la glándula. Los riesgos de esta cirugía pueden incluir daño en las cuerdas vocales y las glándulas paratiroides, cuatro pequeñas glándulas ubicadas detrás de la glándula tiroides que ayudan a controlar el nivel de calcio en la sangre.

    Además, se necesita tratamiento de por vida con levotiroxina (Levoxyl, Synthroid y otros) para suplantar las cantidades normales de la hormona tiroidea en el cuerpo. También se quitan las glándulas paratiroideas, se necesita medicación para mantener los niveles de calcio en sangre dentro de lo normal.

Oftalmopatía de Graves

Si la enfermedad de Graves afecta tus ojos (oftalmopatía de Graves), puedes controlar los signos y los síntomas leves con lágrimas artificiales y geles lubricantes, y si evitas el viento y las luces brillantes. Si los síntomas son más intensos, el médico recomendará un tratamiento con corticoesteroides, como la prednisona para reducir la inflamación detrás de los globos oculares.

Se utilizan dos medicamentos, rituximab (Rituxan) y teprotumumab, para tratar la oftalmopatía de Graves, aunque todavía no hay mucha evidencia definitiva que demuestre su efectividad. Teprotumumab recibió la aprobación acelerada de la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) basada en un pequeño estudio. Se necesita más estudios de ambos medicamentos como tratamiento para la oftalmopatía de Graves.

En algunos casos, es necesaria una cirugía.

  • Cirugía de descompresión orbitaria. En esta cirugía, el médico quita el hueso entre el hueso de la cavidad ocular y los senos, el espacio de aire al lado de la cavidad ocular. Cuando el procedimiento es exitoso, mejora la vista y le da lugar a los ojos para que vuelvan a su posición normal. Pero existe el riesgo de complicaciones, que incluyen visión doble persistente o que aparece luego de la cirugía.
  • Cirugía de los músculos oculares. A veces, el tejido cicatrizal de la oftalmopatía de Graves puede hace que uno o más músculos oculares se acorten demasiado. Esto hace que los ojos salgan de la alineación, lo que lleva a una visión doble. La cirugía de los músculos oculares ayuda a corregir la visión doble, se corta el músculo afectado del globo ocular y se lo une más atrás.

More Information

Estilo de vida y remedios caseros

Una vez que inicias el tratamiento, los síntomas del hipertiroidismo se atenuarán y comenzarás a sentirte mucho mejor. Sin embargo, es posible que el médico te recomiende que controles la ingesta de yodo en tu dieta, ya que puede provocar hipertiroidismo o empeorarlo.

Las algas laminares, las algas dulse y otros tipos de algas marinas contienen mucho yodo. Los jarabes para la tos y los suplementos multivitamínicos también pueden contener yodo.

Enfermedad de Graves

Si padeces oftalmopatía o dermopatía de Graves, los siguientes consejos te ayudarán a mejorar los ojos o la piel:

  • No fumes. Se ha asociado el tabaquismo con el desarrollo de la oftalmopatía de Graves y tal hábito puede empeorar el trastorno después del tratamiento.
  • Mantén los ojos lubricados. Las gotas oculares pueden aliviar la sequedad y la picazón en cualquier momento del día. Si tus ojos no se cierran por completo, puedes usar cinta adhesiva para cerrarlos, o usar un gel lubricante a la hora de dormir para que no se seque la córnea. También se puede obtener lubricación a través de una compresa fría.
  • Protege tus ojos. Usar lentes de sol puede ayudarte a proteger los ojos del sol y del viento.
  • Mantén la cabeza en alto. Si levantas la cabecera de la cama puedes aliviar la inflamación y reducir la presión sobre los ojos.
  • Prueba las cremas de venta libre para tratar la piel inflamada. Las cremas de venta libre que contienen hidrocortisona (Cortizone-10 y otras) pueden ayudar a aliviar la piel enrojecida o inflamada de las pantorrillas y los pies. Pídele al farmacéutico que te ayude a encontrar estas cremas.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Si te diagnosticaron hipertiroidismo, lo más importante es recibir la atención médica necesaria. Luego de que tú y tu médico hayan decidido el curso de acción, hay algunas cosas que puedes hacer que te ayudarán a enfrentar la enfermedad y darle apoyo a tu cuerpo durante el proceso de curación.

  • Haz ejercicio en forma regular. El ejercicio en general te ayudará a sentirte mejor y a mejorar el tono muscular y el aparato cardiovascular. Los ejercicios con pesas son importantes para las personas con la enfermedad de Graves porque ayudan a mantener la densidad ósea. El ejercicio también puede ayudar a reducir tu apetito y aumentar tu nivel de energía.
  • Aprende técnicas de relajación. Muchas técnicas de relajación pueden ayudarte a mantener una actitud positiva, especialmente para enfrentar una enfermedad. Está comprobado que en la enfermedad de Graves el estrés es un factor de riesgo; por lo tanto, aprender a relajarte y alcanzar el equilibrio en tu vida puede ayudarte a mantener el bienestar físico y mental.

Preparación para la consulta

Es probable que primero consultes con el médico de atención primaria. Sin embargo, en algunos casos, quizás te deriven inmediatamente con un médico especialista en la secreción hormonal de las glándulas del cuerpo (endocrinólogo). Si también se ve comprometida la salud de los ojos, también te derivarán con un especialista en el tema (oftalmólogo).

Es una buena idea estar bien preparado para la consulta. A continuación, presentamos información para ayudarte a prepararte para la consulta, y para que sepas qué puedes esperar del médico.

Lo que puedes hacer

  • Ten en cuenta las restricciones que debes cumplir antes de asistir a la consulta. Cuando programes una consulta, pregunta si tienes que hacer algo por anticipado.
  • Anota los síntomas que experimentes, incluidos aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la consulta.
  • Anota información personal clave, como episodios de estrés importantes o cambios recientes en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas y suplementos que tomes, en especial aquellos suplementos o vitaminas que contengan biotina.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañen. La persona que te acompañe podría recordar información que tú pasaste por alto u olvidaste.
  • Anota preguntas para hacerle al médico.

Preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar al máximo el tiempo con tu médico. Para el hipertiroidismo, algunas preguntas que puedes hacer son:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles?
  • ¿Qué análisis necesito?
  • ¿Es probable que la enfermedad sea temporal o duradera?
  • ¿Cuáles son las opciones de tratamiento disponibles y cuáles me recomienda?
  • Tengo estas otras enfermedades. ¿Cómo puedo controlar estas enfermedades de forma conjunta?
  • ¿Debería ver a un especialista?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me receta?
  • ¿Tiene folletos u otro material impreso que me pueda llevar? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer cualquier otra pregunta que consideres importante.

Qué esperar de tu médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas, incluidas las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaste a presentar síntomas?
  • ¿Tus síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Qué tan graves son tus síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar tus síntomas?
  • ¿Hay algo que empeore tus síntomas?
  • ¿Algún miembro de tu familia ha tenido enfermedades tiroideas?
  • ¿Has tenido exploraciones radiológicas recientemente que impliquen contraste intravenoso?
Feb. 05, 2019
References
  1. AskMayoExpert. Hyperthyroidism. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2018.
  2. De Leo S, et al. Hyperthyroidism. The Lancet. 2016;388:906.
  3. Hyperthyroidism. Merck Manual Professional Version. https://www.merckmanuals.com/professional/endocrine-and-metabolic-disorders/thyroid-disorders/hyperthyroidism. Accessed Oct. 1, 2018.
  4. Hyperthyroidism. American Thyroid Association. https://www.thyroid.org/hyperthyroidism/. Accessed Oct. 1, 2018.
  5. Hyperthyroidism (overactive thyroid). National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/endocrine-diseases/hyperthyroidism. Accessed Oct. 1, 2018.
  6. Burch HB, et al. Management of Graves disease. JAMA. 2015;314:2544.
  7. Graves' disease. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/endocrine-diseases/graves-disease. Accessed Oct. 1, 2018.
  8. Podrid PJ. Major side effects of beta blockers. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Oct. 7, 2018.
  9. Davies TF, et al. Treatment of Graves' orbitopathy (ophthalmopathy). https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Oct. 7, 2018.
  10. Jameson JL, et al., eds. Hyperthroidism. In: Harrison's Principles of Internal Medicine. 20th ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2018. https://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Oct. 1, 2018.
  11. Elston MS, et al. Factitious Graves' disease due to biotin immunoassay interference — A case and review of the literature.
  12. Nippoldt TB (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Oct. 8, 2018.