Diagnóstico

El médico te preguntará acerca de los signos y los síntomas, examinará tu piel y consultará tu historia clínica.

No existen pruebas de laboratorio para diagnosticar la hidrosadenitis supurativa. Pero si hay pus o drenaje, el médico podría enviar una muestra del líquido a un laboratorio para su análisis. Esto puede ayudar a descartar otras afecciones, como una infección.

Tratamiento

El tratamiento con medicamentos, cirugía o ambos puede ayudar a controlar los síntomas y prevenir complicaciones. Ninguna opción ha demostrado ser completamente confiable, y la investigación continúa para determinar la mejor combinación. Habla con el médico acerca de los riesgos y beneficios de las diversas opciones de tratamiento y el desarrollo de un enfoque que se adapte a tu situación.

Espera tener visitas de seguimiento regulares con el dermatólogo o con un equipo multidisciplinario de atención médica que pueda proporcionar la atención integral que a menudo requieren las personas con hidrosadenitis supurativa.

Medicamentos

El médico podría recetarte uno o más de los siguientes tipos de medicamentos:

  • Cremas antibióticas. Los síntomas leves se pueden controlar con cremas tópicas que combaten las infecciones, como la clindamicina y la gentamicina.
  • Drogas sistémicas. Para las enfermedades más extendidas, los antibióticos orales, como la clindamicina, la rifampina y la doxiciclina, pueden ayudar. Una inyección de adalimumab se puede usar para enfermedades de moderadas a graves, aunque puede tomar alrededor de dos semanas notar cualquier beneficio. Y estudios pequeños han demostrado que los inyectables infliximab y anakinra son efectivos.
  • Analgésico. Si los analgésicos de venta libre no ayudan, el médico puede recetar uno más fuerte.

Cirugía

Las opciones para cirugía incluyen las siguientes:

  • Descubrir los túneles. Conocido como destechamiento, este procedimiento implica la extracción de tejido para exponer los túneles bajo la piel. Se utiliza para personas con hidrosadenitis supurativa moderada y grave. Por lo general, no es necesario repetir esta solución.
  • Desbridamiento con punzón. Este procedimiento también se denomina destechamiento limitado y se puede utilizar para extirpar un solo nódulo inflamado.
  • Escisión con conservación de tejido mediante electrocirugía. Esta puede ser una opción para las personas con hidrosadenitis supurativa grave. Combina la extirpación (escisión) del tejido dañado con conservación de piel y tejido mediante electrocirugía.
  • Terapia láser. El láser de dióxido de carbono se puede utilizar para hacer que las lesiones desaparezcan.
  • Extracción quirúrgica. El tratamiento quirúrgico puede ser una opción para las personas con síntomas persistentes o graves. Implica la extirpación de toda la piel afectada. Puede ser necesario un injerto de piel para cerrar la herida. Incluso después de la cirugía, pueden aparecer úlceras en otras áreas. En los hombres cuya afección involucra el área entre el ano y el escroto, casi siempre es necesario extirpar quirúrgicamente el escroto.
  • Incisión y drenaje. El drenaje quirúrgico ya no se considera una opción eficaz para tratar la hidrosadenitis supurativa. Se puede considerar este método para proporcionar alivio del dolor a corto plazo, pero las úlceras tienden a reaparecer.

Terapias nuevas

Se necesitan más estudios sobre las opciones quirúrgicas para mejorar la atención de la hidrosadenitis supurativa. En particular, se necesitan ensayos clínicos de buena calidad para evaluar el momento adecuado o la cirugía y el tipo de procedimiento quirúrgico. Otras intervenciones que se están estudiando son los antisépticos tópicos, las nuevas terapias biológicas y el estudio adicional del adalimumab.

Estilo de vida y remedios caseros

La hidrosadenitis supurativa leve se puede tratar simplemente con medidas de cuidado personal. Pero el cuidado personal es también un complemento importante para cualquier tratamiento médico que estés recibiendo. Las siguientes sugerencias pueden ayudar a aliviar las molestias, acelerar la curación o prevenir los brotes:

  • Sigue una rutina diaria de cuidado de la piel. Lava suavemente tu cuerpo con un limpiador no jabonoso, como Cetaphil. Puede ayudar el uso de un lavado antiséptico, como clorhexidina al 4 %, durante la ducha. Primero inténtalo una vez por semana, después, si tu piel lo tolera bien, aumenta el uso a una vez por día.

    Cuando te laves, evita usar paños, esponjas u otros artículos en las áreas afectadas, ya que pueden irritar la piel. A continuación aplica un antibiótico en crema de venta libre o una crema que contenga el antimicrobiano cloruro de benzalconio. También puede ser de utilidad aplicar polvo superabsorbente u óxido de zinc.

  • Controla el dolor. Para ayudar a reducir la inflamación y aliviar el dolor puedes aplicar suavemente un paño húmedo y tibio, una bolsita de té u otro tipo de compresas. Mantenlos puestos durante unos 10 minutos.

    Pídele al médico que te recomiende el analgésico más adecuado. Y consulta al médico acerca de cómo vestirte adecuadamente y atender tus heridas en casa.

  • Evita la ropa ajustada y los productos irritantes. Usa ropa suelta y liviana para reducir la fricción. Algunas mujeres descubren que el uso de tampones en lugar de toallas sanitarias causa menos fricción con la piel. Usa detergentes y otros productos que no contengan perfumes, colorantes ni enzimas.
  • Evita lesionar la piel. Por ejemplo, no aprietes los granos y las llagas. Y deja de afeitar la piel afectada.
  • Conserva un peso saludable y mantente activo. Si no tienes un peso saludable, los síntomas de la hidrosadenitis supurativa pueden empeorar. Trata de encontrar actividades que no irriten la piel.
  • Considera alterar tu dieta. Los síntomas de la hidrosadenitis pueden empeorar con dietas que incluyen lácteos, carnes rojas y alimentos con un alto índice glucémico.
  • Evitas todos los productos de tabaco. Si fumas, trata de dejar de hacerlo. Si fumas y consumes tabaco de otra manera, los síntomas de la hidrosadenitis supurativa pueden empeorar.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Es posible que uno de los mayores desafíos de vivir con hidrosadenitis supurativa sea sobrellevar el dolor y la vergüenza. Las llagas dolorosas pueden afectar el sueño, la movilidad o la vida sexual. Si sale pus de las llagas, pueden oler mal, a pesar de la buena higiene y los autocuidados. Podrías sentir ansiedad y aislarte, acomplejarte o deprimirte.

Intenta buscar apoyo entre tus familiares y amigos. También es posible que encuentres consuelo en otras personas con hidrosadenitis supurativa que pueden reconfortarte y proporcionarte empatía y comprensión. Pídele al médico que te derive a un profesional de salud mental o que te dé información sobre algún grupo de apoyo.

Preparación para la consulta

Puedes comenzar por visitar a tu médico de atención primaria. El médico puede derivarte a otro que se especialice en el tratamiento de enfermedades de la piel (dermatólogo). Según sea la gravedad de tu afección, tu atención también puede involucrar a especialistas en cirugía colorrectal, cirugía plástica o en enfermedades digestivas (gastroenterología).

A continuación, encontrarás información útil para prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, haz una lista que incluya lo siguiente:

  • Incluye todos los síntomas que has experimentado, aunque parezcan no tener relación con el motivo de tu consulta.
  • Todos los medicamentos, vitaminas y suplementos que tomas, incluidas las dosis
  • Preguntas para hacerle a tu médico

Algunas preguntas básicas para hacer al médico sobre la hidrosadenitis supurativa, incluyen las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles?
  • ¿Debo realizarme algún examen?
  • ¿Cuánto tiempo durará mi afección?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles y cuál me recomienda?
  • ¿Qué efectos secundarios puedo esperar del tratamiento?
  • ¿Esta afección se relaciona con otro trastorno médico?
  • ¿Tienes folletos u otro material impreso que me pueda llevar? ¿Qué sitios web me recomienda?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, tales como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Cómo lucían los bultos cutáneos cuando aparecieron?
  • ¿Vuelven a aparecer en los mismos lugares?
  • ¿Los síntomas son dolorosos?
  • ¿Tus padres o hermanos han tenido este problema alguna vez?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?
  • ¿Fumas o usas productos con tabaco?
Sept. 13, 2019
  1. AskMayoExpert. Hidradenitis suppurativa. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2018.
  2. Ingram JR. Hidradenitis suppurativa: Treatment. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Jan. 22, 2019.
  3. Orgill DP. Surgical management of hidradenitis suppurativa. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Jan. 22, 2019.
  4. Ingram JR, et al. Interventions for hidradenitis suppurativa. Cochrane Database of Systematic Reviews. http://ovidsp.tx.ovid.com/sp-3.18.0b/ovidweb.cgi. Accessed Feb. 4, 2019.
  5. Ingram JR. Hidradenitis suppurativa: Pathogenesis, clinical features, and diagnosis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Jan. 22, 2019.
  6. Maarouf M, et al. The role of nutrition in inflammatory pilosebaceous disorders: Implication of the skin-gut axis. Australasian Journal of Dermatology. In press. Accessed Jan. 22, 2019.
  7. Shahi V, et al. Prevalence of hidradenitis suppurativa: A population-based study in Olmsted County, Minnesota. Dermatology. 2014;229:154.
  8. Habif TP. Acne, rosacea, and related disorders. In: Clinical Dermatology: A Color Guide to Diagnosis and Therapy. 6th ed. St. Louis, Mo.: Saunders Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 22, 2019.
  9. Bolognia JL, et al., eds. Folliculitis and other follicular disorders. In: Dermatology. 4th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 22, 2019.
  10. Roberts JR, et al., eds. Incision and drainage. In: Roberts and Hedges' Clinical Procedures in Emergency Medicine and Acute Care. 7th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2019. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 22, 2019.
  11. Thorlacius L, et al. Towards global consensus on core outcomes for hidradenitis suppurativa research: An update from the historic consensus meetings I and II. British Journal of Dermatology. 2018;178:715.
  12. Miller IM, et al. Prevalence, risk factors, and comorbidities of hidradenitis suppurativa. Dermatologic Clinics; 2016:7.
  13. Lebwohl MG, et al. Hidradenitis suppurativa. In: Treatment of Skin Disease: Comprehensive Therapeutic Strategies. 5th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 22, 2019.
  14. Wang SC, et al. Hidradenitis suppurativa: A frequently missed diagnosis, part 2: Treatment options. Advances in Skin & Wound Care. 2015;28:372.
  15. Hidradenitis suppurativa. America Academy of Dermatology. https://www.aad.org/public/diseases/painful-skin-joints/hidradenitis-suppurativa. Accessed Feb. 5, 2019.
  16. Margesson LJ, et al. Hidradenitis suppurativa. Best Practice & Research Clinical Obstetrics and Gynaecology. 2014;28:1013.
  17. Deckers IE, et al. The handicap of hidradenitis suppurativa. Dermatologic Clinics. 2016;34:17.