Diagnóstico

Durante la exploración física, el médico te examinará la espalda para buscar puntos sensibles. Este puede pedirte que te recuestes y muevas las piernas en distintas posiciones con el fin de determinar la causa de tu dolor. El médico también puede realizar un examen neurológico para determinar lo siguiente:

  • Los reflejos
  • La fuerza muscular
  • Capacidad para caminar
  • Capacidad para sentir toques, pinchazos o vibración suaves

En la mayoría de los casos de hernia de disco, tan solo se necesitan una exploración física y una historia clínica para hacer el diagnóstico. Si tu médico sospecha que puede haber otra afección o necesita saber qué nervios están afectados, te puede pedir una o más de las siguientes pruebas.

Pruebas de diagnóstico por imágenes

  • Radiografías. Las radiografías simples no detectan hernias de disco, pero se pueden realizar para descartar otras causas de dolor de espalda, como infecciones, tumores, problemas de alineación de la columna o una fractura de hueso.
  • Exploración por tomografía computarizada (TC). Una exploración por tomografía computarizada toma una serie de radiografías desde varias direcciones diferentes y luego las combina para crear imágenes transversales de la columna vertebral y de las estructuras que la rodean.
  • Resonancia magnética (RM). Se usan ondas de radio y un campo magnético fuerte para producir imágenes de las estructuras internas del cuerpo. Esta prueba se puede usar para confirmar la ubicación de la hernia de disco y para observar qué nervios están afectados.
  • Mielografía. Se inyecta un tinte en el líquido cefalorraquídeo y luego se toman radiografías. Esta prueba puede mostrar la presión sobre la médula espinal o sobre los nervios causada por múltiples hernias de disco u otros trastornos.

Pruebas neurológicas

La electromiografía y los estudios de conducción nerviosa miden qué tan bien se mueven los impulsos eléctricos por el tejido nervioso. Esto puede ayudar a identificar la ubicación de la lesión a los nervios.

Tratamiento

El tratamiento conservador, que consiste principalmente en evitar las posiciones dolorosas y seguir un ejercicio planificado, así como un régimen de analgésicos, alivia los síntomas en la mayoría de las personas al cabo de algunos días o semanas.

Medicamentos

  • Analgésicos de venta libre. Si tu dolor es leve a moderado, tu médico puede recomendarte que tomes un analgésico de venta libre, como el ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros) o el naproxeno (Aleve, otros).
  • Narcóticos. Si el dolor no mejora con los medicamentos de venta libre, el médico podría recetarte narcóticos, como la codeína o una combinación de oxicodona con paracetamol (Percocet, OxyContin, y otros) por un período breve. La sedación, las náuseas, la confusión y el estreñimiento son posibles efectos secundarios de estos medicamentos.
  • Anticonvulsivos. Los medicamentos originalmente diseñados para controlar las convulsiones también se pueden administrar para el tratamiento del dolor neurálgico irradiado, a menudo, asociado con la hernia de disco.
  • Relajantes musculares. Se pueden recetar relajantes musculares si tienes espasmos musculares. La sedación y los mareos son los efectos secundarios frecuentes de estos medicamentos.
  • Inyecciones de cortisona. Se pueden suministrar corticoesteroides que suprimen la inflamación mediante una inyección directamente en la región alrededor de los nervios raquídeos. La obtención de imágenes de la columna vertebral puede ayudar a guiar la aguja de forma más segura. En ocasiones se puede probar con un ciclo de esteroides orales para reducir la hinchazón y la inflamación.

Terapia

Si el dolor no desaparece al cabo de algunas semanas, es posible que el médico te recomiende fisioterapia. Los fisioterapeutas pueden mostrarte posiciones y ejercicios diseñados para minimizar el dolor de la hernia de disco.

Cirugía

Una cantidad muy pequeña de personas con hernia de disco a la larga necesita una cirugía. Tu médico puede recomendarte una cirugía si los tratamientos conservadores no logran mejorar tus síntomas después de seis semanas, especialmente si sigues sintiendo:

  • Entumecimiento o debilidad
  • Dificultad para ponerte de pie o para caminar
  • Pérdida del control de la vejiga o de los intestinos

En muchos casos, los cirujanos extraen solo la parte saliente del disco. En raras ocasiones, se debe extraer todo el disco. En estos casos, es posible que las vértebras tengan que fusionarse con elementos metálicos para brindar estabilidad a la columna. Muy raras veces, el cirujano puede sugerirte el implante de un disco artificial.

Estilo de vida y remedios caseros

  • Toma analgésicos. Los medicamentos de venta libre —como el ibuprofeno (Advil, Motrin IB y otros) o el naproxeno (Aleve y otros)— pueden ayudar a reducir el dolor asociado a la hernia de disco.
  • Usa calor o frío. Al principio, puedes usar compresas frías para aliviar el dolor y la inflamación. Después de unos días, puedes cambiar por el calor suave para brindar alivio y comodidad.
  • Evita hacer demasiado reposo en cama. Demasiado reposo en cama puede producir rigidez en las articulaciones y debilitar los huesos —lo cual puede complicar tu recuperación—. En cambio, descansa en una posición cómoda durante treinta minutos y después ve a dar una caminata breve o trabaja en algo. Intenta evitar actividades que empeoren el dolor durante el proceso de curación.

Preparación para la consulta

Es probable que primero hables con tu médico de familia acerca de tus síntomas. Puede derivarte a un médico que se especialice en medicina física y rehabilitación, cirugía ortopédica, neurología o neurocirugía.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, haz una lista para responder las siguientes preguntas:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • Cuando sentiste los síntomas por primera vez, ¿estabas levantando o empujando algún objeto, o tirando de este? ¿Torcías la espalda?
  • ¿El dolor evitó que participaras en actividades que querías realizar?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?
  • ¿Qué medicamentos o suplementos tomas?

Qué esperar del médico

El médico podría hacerte algunas de las siguientes preguntas:

  • ¿Sientes algún dolor que se transmite hacia los brazos o las piernas?
  • ¿Sientes debilidad o entumecimiento en los brazos o en las piernas?
  • ¿Notaste algún cambio en tus hábitos de evacuación de la vejiga o de los intestinos?
  • ¿La tos o los estornudos empeoran tu dolor en la pierna?
  • ¿El dolor afecta el trabajo o el sueño?

Hernia de disco - atención en Mayo Clinic

Sept. 21, 2018
  1. Herniated disk (Hernia de disco). American Association of Neurological Surgeons (Asociación Americana de Cirujanos Neurológicos). http://www.aans.org/patient%20information/conditions%20and%20treatments/herniated%20disc.aspx. Último acceso: 19 de julio de 2016.
  2. Herniated disk in the lower back (Hernia de disco en la parte inferior de la espalda). American Academy of Orthopaedic Surgeons (Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos). http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=A00534. Último acceso: 19 de julio de 2016.
  3. AskMayoExpert. Herniated disk (Hernia de disco). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2016.
  4. Goldman L, et al., eds. Mechanical and other lesions of the spine, nerve roots and spinal cord (Lesiones mecánicas y otras lesiones de la columna vertebral, las raíces nerviosas y la médula espinal). En: Goldman-Cecil Medicine (Medicina de Cecil-Goldman). 25.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 19 de julio de 2016.
  5. Hsu PS, et al. Acute lumbosacral radiculopathy: Pathophysiology, clinical features and diagnosis (Radiculopatía lumbosacra aguda: fisiopatología, características clínicas y diagnóstico). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 19 de julio de 2016.
  6. Cauda equine syndrome (Síndrome de la cola de caballo). American Academy of Orthopedic Surgeons (Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos). http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=A00362. Último acceso: 19 de julio de 2016.
  7. Robinson J, et al. Treatment of cervical radiculopathy (Tratamiento de la radiculopatía cervical). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 19 de julio de 2016.
  8. Levin K, et al. Acute lumbosacral radiculopathy: Treatment and prognosis (Radiculopatía lumbosacra aguda: tratamiento y pronóstico). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 19 de julio de 2016.
  9. Low back pain (Lumbalgia). Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (National Institute of Neurological Disorders and Stroke). http://www.ninds.nih.gov/disorders/backpain/detail_backpain.htm. Último acceso: 3 de agosto de 2016.
  10. Chronic low-back pain and complementary health approaches: What the science says (Dolor agudo en la parte baja de la espalda y enfoques de salud complementarios: qué dice la ciencia). National Center for Complementary and Integrative Health (Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral). https://nccih.nih.gov/health/providers/digest/chronic-low-back-pain-science. Último acceso: 3 de agosto de 2016.