Descripción general

La fusión espinal es una cirugía destinada a conectar de manera permanente dos o más vértebras en la columna, lo cual elimina el movimiento entre ellas.

La fusión espinal implica técnicas diseñadas para imitar el proceso normal de curación de los huesos fracturados. Durante la fusión espinal, el cirujano coloca hueso o un material similar al hueso dentro del espacio entre las dos vértebras espinales. Es posible que se utilicen placas, tornillos y barras de metal para sostener juntas las vértebras con el fin de que se curen como una unidad sólida.

Por qué se realiza

La fusión espinal conecta de manera permanente dos o más vértebras en la columna a fin de mejorar la estabilidad, corregir una deformidad o reducir el dolor. Su médico puede recomendar la fusión espinal para tratar:

  • Deformidades de la columna vertebral. La fusión espinal puede ayudar a corregir las deformidades de la columna, como una curvatura lateral de la columna (escoliosis).
  • Inestabilidad o debilidad de la columna vertebral. Es posible que la columna se vuelva inestable si hay un movimiento excesivo o anormal entre dos vértebras. Este es un efecto secundario frecuente de la artritis severa en la columna vertebral. Se puede recurrir a la fusión espinal para restaurar la estabilidad de la columna en tales casos.
  • Hernia de disco. Se puede recurrir a la fusión espinal para estabilizar la columna vertebral luego de la extracción de un disco dañado (herniado).

En Mayo Clinic, es posible que primero hables con tu médico sobre las opciones no quirúrgicas (conservadoras) para tu afección. Si decides continuar con la fusión espinal, pregúntale a tu cirujano qué enfoque sería mejor en tu caso. Los cirujanos de Mayo Clinic son expertos en realizar cirugías menos invasivas utilizando incisiones más pequeñas para la fusión espinal.

Riesgos

Por lo general, la fusión espinal es un procedimiento seguro. Pero al igual que con cualquier cirugía, la fusión espinal conlleva el riesgo potencial de complicaciones.

Las posibles complicaciones incluyen las siguientes:

  • Infección
  • Cicatrización incorrecta de las heridas
  • Sangrado
  • Coágulos sanguíneos
  • Lesión de los vasos sanguíneos o nervios dentro o alrededor de la columna vertebral
  • Dolor en el sitio desde donde se toma el injerto óseo

Cómo te preparas

Antes de la cirugía, se te someterá a pruebas de diagnóstico por imágenes de tu columna vertebral. Tu cirujano usa estas imágenes para planificar y guiar la cirugía. Los cirujanos de Mayo Clinic trabajan con radiólogos para crear imágenes de alta resolución detalladas y modelos en 3D precisos. Mayo Clinic también usa un sistema de cirugía robótica avanzado que ofrece planificación prequirúrgica mejorada y verificación durante la cirugía.

Es posible que se corte el vello en el sitio de la cirugía y que se limpie el área con un jabón especial o antiséptico como parte de la preparación antes de esta. Además, el equipo quirúrgico puede solicitar el monitoreo de alguna bacteria no saludable que tengas en la nariz tomando una muestra de hisopado. Dile al médico qué medicamentos estás tomando. Se te puede pedir que dejes de tomar algunos medicamentos antes de la cirugía.

Lo que puedes esperar

Durante la fusión espinal

Los cirujanos realizan la fusión espinal mientras te encuentras bajo anestesia general, por lo que estás inconsciente durante el procedimiento. Los cirujanos han desarrollado una variedad de técnicas para llevar a cabo la cirugía de fusión espinal. La técnica que utilizará tu cirujano dependerá de la ubicación de las vértebras a fusionar, la razón de la fusión espinal y, en algunos casos, de tu salud general y la forma del cuerpo.

Por lo general, el procedimiento implica lo siguiente:

  • Incisión. Para acceder a las vértebras que se fusionan, el cirujano realiza una incisión en una de las tres ubicaciones: en el cuello o la espalda directamente sobre la columna vertebral, en cualquier lado de la columna vertebral o en el abdomen o garganta de manera que pueda tener acceso a la columna vertebral desde la parte frontal.
  • Preparación del injerto óseo. Los injertos óseos que en realidad fusionan dos vértebras juntas pueden provenir de un banco de huesos o del propio cuerpo del paciente, por lo general de la pelvis. Si se usa un hueso propio, el cirujano realiza una incisión sobre el hueso de la pelvis, retira una pequeña porción de este y luego cierra la incisión.
  • Fusión. Para fusionar las vértebras de manera permanente, el cirujano coloca el material del injerto óseo entre las vértebras. Es posible que se utilicen placas, tornillos o barras de metal para ayudar a sostener juntas las vértebras mientras cicatriza el injerto óseo.

En determinados casos, algunos cirujanos utilizan una sustancia sintética en lugar de injertos óseos. Estas sustancias ayudan a estimular el crecimiento del hueso y la velocidad de fusión de las vértebras.

Luego de la fusión espinal

Por lo general, es necesario estar internado de dos a tres días luego de someterse a una fusión espinal. Dependiendo de la ubicación y el alcance de tu cirugía, es posible que experimentes algo de dolor e incomodidad, pero el dolor generalmente se puede controlar bien con medicamentos.

Luego de que vuelvas a tu casa, comunícate con tu médico si presentas signos de infección, como los siguientes:

  • Enrojecimiento, sensibilidad o hinchazón
  • Supuración de la herida
  • Escalofríos con temblor
  • Fiebre superior a 100.4 °F (38 °C)

Pueden pasar varios meses antes de que los huesos afectados en tu columna vertebral sanen y se fusionen. Es probable que el médico recomiende el uso der un dispositivo de inmovilización por un tiempo con el fin de mantener la columna alineada correctamente. A través de la fisioterapia, puedes aprender cómo moverte, sentarte, estar parado y caminar de una manera que mantenga la columna alineada adecuadamente.

Resultados

Por lo general, la fusión espinal es un tratamiento efectivo para fracturas, deformidades o inestabilidad en la columna vertebral. Pero los resultados de los estudios son más confusos cuando la causa del dolor de cuello o espalda no es clara. En muchos casos, la fusión espinal no es más efectiva que los tratamientos no quirúrgicos para el dolor de espalda inespecífico.

Puede resultar difícil estar seguro acerca de qué es exactamente lo que causa el dolor de espalda, incluso si se pueden observar una hernia de disco u osteofitos en la radiografía. Muchas personas tienen pruebas radiográficas de problemas de espalda que nunca les han causado ningún dolor. Por ello, es posible que el dolor no esté relacionado con ningún problema que se haya revelado en las exploraciones por imágenes.

Aun si la fusión espinal proporciona alivio de los síntomas, no evita que desarrolles más dolor de espalda en el futuro. La mayoría de las afecciones degenerativas en la columna vertebral son causadas por la artritis, y la cirugía no cura el cuerpo de esa enfermedad.

La inmovilización de una sección de la espalda coloca presión y estrés adicionales en las áreas alrededor de la parte fusionada. Esto puede aumentar la velocidad a la que se deterioran esas áreas de la columna vertebral, por lo que es posible que sea necesaria una cirugía adicional en el futuro.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic para exámenes y procedimientos al aprender los investigadores cómo mantener sana a la gente en la práctica clínica.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic para exámenes y procedimientos al aprender los investigadores cómo mantener sana a la gente en la práctica clínica.

Fusión espinal - atención en Mayo Clinic

June 22, 2019
References
  1. Spinal fusion. American Academy of Orthopaedic Surgeons. https://orthoinfo.aaos.org/en/treatment/spinal-fusion. Accessed Dec. 21, 2018.
  2. Chou R. Subacute and chronic low-back pain: Surgical treatment. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 21, 2018.
  3. Brunicardi FC, et al. Spine: Basic concepts. In: Schwartz's Principles of Surgery. 10th ed. New York, N.Y.: McGraw-Hill; 2015. https://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Dec. 21, 2018.
  4. Barbara Woodward Lips Patient Education Center. Spine Surgery. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2015.
  5. McMahon SB, et al. Surgery for back and neck pain (including radiculopathies). In: Wall & Melzack's Textbook of Pain. 6th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2013. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 21, 2018.
  6. Baron EM, et al. Transforaminal lumbar interbody fusion. In: Operative Techniques: Spine Surgery. 3rd ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 4, 2019.
  7. Steinmetz MP, et al. Biology of spine fusion. In: Benzel's Spine Surgery: Techniques, Complication Avoidance, and Management. 4th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 21, 2018.
  8. Bydon M (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Dec. 12, 2018.
  9. Guideline: Lateral interbody fusion in the lumbar spine for low back pain (IPG574). National Institute for Health and Care Excellence (NICE). 2017. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan 7, 2019.
  10. Wheeler SG, et al. Evaluation of low back pain in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Jan. 10, 2019.
  11. Garfin SR, et al. Lumbar disc disease. In: Rothman-Simeone and Herkowitz's The Spine. 7th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 10, 2019.
  12. Huddleston PM (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Feb. 13, 2019.
  13. Morrow ES. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. Jan. 7, 2019.