Diagnóstico

Para diagnosticar el síndrome de Eisenmenger, el médico analizará tus antecedentes médicos, realizará un examen físico y solicitará las pruebas de diagnóstico correspondientes. Estas son algunas de las pruebas:

  • Análisis de sangre. Se pueden hacer análisis de sangre para verificar tus recuentos de células sanguíneas, los cuales a menudo son altos en el síndrome de Eisenmenger. Tu función renal y hepática, así como tu nivel de hierro, también pueden medirse con análisis de sangre.
  • Electrocardiograma. Esta prueba registra la actividad eléctrica del corazón mediante electrodos adheridos a la piel y ayuda a diagnosticar defectos cardíacos.
  • Radiografía de tórax. El médico puede ordenar una radiografía de tórax para detectar un agrandamiento de la arteria pulmonar y del corazón.
  • Ecocardiograma. Una ecografía del corazón se denomina ecocardiograma. Esta prueba utiliza ondas de sonido para producir imágenes detalladas de tu corazón. El ecocardiograma permite a los médicos ver la estructura del corazón y el flujo sanguíneo a través del corazón para detectar defectos cardíacos.
  • Exploración por tomografía computarizada. En esta prueba, te recostarás en una máquina que toma imágenes de los pulmones para que los médicos puedan ver una sección transversal de ellos. También podrían administrarte tinte, que hace que las imágenes de los pulmones aparezcan con mayor nitidez.
  • Imágenes por resonancia magnética. Esta prueba produce imágenes de los vasos sanguíneos de tus pulmones mediante el uso de un potente campo magnético y ondas de radio.
  • Cateterismo cardíaco. En esta prueba, los médicos insertan una sonda delgada y flexible (catéter) en una arteria de la ingle y la guían hasta el corazón utilizando imágenes obtenidas por rayos X. Los médicos usan el cateterismo cardíaco para medir la presión arterial en los vasos sanguíneos o en las cavidades del corazón, el tamaño de las comunicaciones interauriculares, las presiones y el flujo a través del defecto. Si necesitas realizarte un cateterismo cardíaco, asegúrate de elegir un cardiólogo que tenga experiencia en el diagnóstico y tratamiento del síndrome de Eisenmenger.
  • Prueba de marcha. Tu médico puede solicitar una prueba de marcha de seis minutos para verificar tu tolerancia a un nivel de ejercicio moderado.

Tratamiento

El tratamiento para el síndrome de Eisenmenger tiene como objetivo controlar la afección y tus síntomas o los de tu hijo. Si bien no tiene cura, los medicamentos pueden ayudarte a que te sientas mejor, mejorar la calidad de vida y prevenir complicaciones graves.

Los médicos no recomiendan cirugía para reparar el orificio que queda en el corazón una vez que se padece del síndrome de Eisenmenger, ya que cualquier cirugía podría poner en riesgo la vida. Es importante que elijas un médico que tenga experiencia en el tratamiento del síndrome de Eisenmenger.

Observación y supervisión

Un cardiólogo especializado en enfermedades cardíacas congénitas te controlará de forma periódica. La cita con el cardiólogo debe realizarse al menos una vez al año. Una evaluación típica generalmente incluye una revisión exhaustiva de las quejas y los síntomas, un examen físico, análisis de sangre y pruebas adicionales para evaluar la salud del corazón.

Medicamentos

Los medicamentos son el tratamiento principal del síndrome de Eisenmenger. Un médico deberá controlarte atentamente cuando tomes medicamentos para detectar cualquier cambio en la presión arterial, el nivel de líquidos o la frecuencia del pulso.

Los medicamentos para el síndrome de Eisenmenger comprenden los siguientes:

  • Medicamentos para controlar el ritmo cardíaco irregular. Si tienes un ritmo cardíaco irregular, puedes recibir medicamentos para controlarlo.
  • Suplementos de hierro. El médico puede recetarte suplementos de hierro si determina que el nivel de hierro es demasiado bajo. No comiences a tomarlos sin antes hablar con el médico.
  • Aspirina u otros medicamentos anticoagulantes. Si has tenido un accidente cerebrovascular, un coágulo sanguíneo o determinados tipos de ritmos cardíacos irregulares, el médico puede recomendarte aspirina u otros medicamentos anticoagulantes como la warfarina (Jantoven). Sin embargo, las personas con síndrome de Eisenmenger también tienen un mayor riesgo de sangrado cuando toman estos medicamentos, por lo que no tomes ningún anticoagulante, a menos que el médico te lo indique. No tomes analgésicos de venta libre, como ibuprofeno (Advil, Motrin IB y otros) o naproxeno sódico (Aleve y otros), sin antes hablar con el médico.
  • Medicamentos para relajar las paredes de los vasos sanguíneos. Los medicamentos conocidos como antagonistas de los receptores de endotelina invierten el efecto de la endotelina, una sustancia en las paredes de los vasos sanguíneos que los hace estrecharse. Uno de estos medicamentos, el bosentán (Tracleer), puede mejorar tu nivel de energía y tus síntomas al disminuir la resistencia en las arterias pulmonares. Si tomas bosentán, necesitarás un control mensual del hígado porque puede dañarlo.
  • Sildenafil y tadalafil. A veces, el sildenafil y el tadalafil se utilizan para tratar la presión arterial alta en las arterias pulmonares a causa del síndrome de Eisenmenger. Estos medicamentos abren los vasos sanguíneos de los pulmones para permitir que la sangre fluya con mayor facilidad. Los efectos secundarios comprenden malestar estomacal, mareos y problemas de visión.
  • Antibióticos. Según tu afección, es posible que necesites tomar antibióticos antes de determinados procedimientos dentales y médicos. Estos procedimientos pueden permitir el ingreso de bacterias en el torrente sanguíneo. Tomar antibióticos antes de estos procedimientos puede ayudar a eliminar o controlar las bacterias nocivas que pueden provocar una infección de los tejidos del corazón (endocarditis).

Cirugías u otros procedimientos

Si el recuento de glóbulos rojos se vuelve demasiado alto y causa síntomas como dolor de cabeza, dificultad para concentrarse o problemas de visión, el médico puede recomendar una extracción de sangre para ayudar a disminuir los recuentos de células sanguíneas. El procedimiento de extracción de sangre se conoce como flebotomía. No debe realizarse como rutina y solo debe efectuarse después de una consulta con un experto en enfermedades cardíacas congénitas. Debes recibir líquidos por vía intravenosa cuando se te extraiga sangre para reemplazar la pérdida de líquido.

Algunas personas con síndrome de Eisenmenger pueden llegar a necesitar un trasplante de corazón y de pulmón o solo un trasplante de pulmón con la reparación del orificio en el corazón si los otros tratamientos no logran controlar los síntomas.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic que ensayan nuevos tratamientos, intervenciones y pruebas para prevenir, detectar, tratar o controlar esta afección.

Estilo de vida y remedios caseros

Si te diagnostican el síndrome de Eisenmenger, con las precauciones y el tratamiento adecuados, podrás seguir teniendo una vida activa.

  • Evita la deshidratación. Pregúntale al médico cuánto líquido tienes que consumir por día. Si estás enfermo, en una habitación con calefacción o viajando en un avión, es posible que necesites beber más líquido.
  • Consulta con el médico sobre las restricciones para hacer ejercicio. Si bien no debes hacer ejercicios o practicar deportes extenuantes, podrás hacer actividades físicas menos intensas. Habla con el médico acerca de qué tipo de actividad física es adecuada en tu caso.
  • Evita las alturas elevadas. Debido a los bajos niveles de oxígeno a altitudes elevadas, el American College of Cardiology (Colegio Estadounidense de Cardiología) y la American Heart Association (Asociación Americana del Corazón) recomiendan no vivir a una altura de 5000 pies (1524 metros) o superior por encima del nivel del mar. Conversa con el cardiólogo para que te dé recomendaciones específicas para viajar en avión o a alturas elevadas.
  • Evita las situaciones que puedan disminuir la presión arterial de manera excesiva. Esto comprende sentarse en una bañera con agua caliente o en un sauna, o tomar baños o duchas calientes prolongados. Estas actividades disminuyen la presión arterial y causan desmayos o, incluso, la muerte. Además, debes evitar las actividades que requieren esfuerzos prolongados, como levantar objetos pesados o pesas.
  • Ten cuidado con los medicamentos y los suplementos. Muchos medicamentos o suplementos recetados y de venta libre pueden aumentar o disminuir la presión arterial, aumentar el riesgo de sangrado o de coágulos sanguíneos o afectar la función renal en los pacientes que tienen el síndrome de Eisenmenger. Habla con el médico antes de tomar cualquier suplemento o medicamento.
  • Date la vacuna antigripal. Evitar las infecciones es aún más importante para las personas con síndrome de Eisenmenger. Los expertos recomiendan aplicarse la vacuna antigripal todos los años y la vacuna contra la neumonía cada cinco años.
  • Evita el tabaquismo pasivo y deja de consumir productos de tabaco. Fumar cigarrillos y consumir otros productos de tabaco puede aumentar el riesgo de complicaciones. También es importante evitar el consumo de drogas recreativas.

Anticoncepción y embarazo

Si tienes síndrome de Eisenmenger, quedar embarazada representa un grave riesgo para tu salud y la vida de la madre y del bebé. Es crítico que las mujeres que tienen síndrome de Eisenmenger eviten quedar embarazadas.

Los métodos anticonceptivos eficaces incluyen la vasectomía para la pareja masculina, o la anticoncepción femenina de larga duración, que incluye un dispositivo intrauterino (DIU) o un implante hormonal anticonceptivo como Nexplanon. La atadura de las trompas de Falopio (ligadura de trompas) es una forma muy eficaz de anticoncepción, pero se recomienda con menor frecuencia debido a los riesgos que supone someterse, incluso, a una cirugía menor.

No se recomiendan las píldoras anticonceptivas que contienen estrógeno para las mujeres que padecen síndrome de Eisenmenger. El estrógeno aumenta el riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos que, de forma potencial, podrían bloquear una arteria al corazón, al cerebro o a los pulmones. No se recomienda solo el uso de métodos de barrera, como los preservativos o los diafragmas, debido al riesgo de que dichos métodos fallen.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Si a ti o a tu hijo les han diagnosticado síndrome de Eisenmenger, es natural preocuparse, incluso después del tratamiento. Si bien los tratamientos pueden ayudar con los síntomas y mejorar el pronóstico, puedes sentirte estresado o nervioso por tu enfermedad.

A continuación, te ofrecemos algunos puntos que debes tener en cuenta para afrontar el diagnóstico y el tratamiento del síndrome de Eisenmenger:

  • Dificultades emocionales. Recibir un diagnóstico de síndrome de Eisenmenger te cambia la vida. Es posible que debas modificar tus planes de tener una familia y que sientas inquietud al pensar que tu enfermedad puede empeorar.

    Si le diagnosticaron síndrome de Eisenmenger a tu hijo, puede sentirse inseguro y tener dificultades emocionales al llegar a la edad escolar. Habla con tu médico o el médico de tu hijo acerca de las formas en que puedes afrontar estos problemas, que podrían consistir en grupos de apoyo o consultas con un terapeuta o psicólogo.

  • Dificultades en el desarrollo en niños. Debido a que muchos niños con defectos cardíacos congénitos y síndrome de Eisenmenger pueden haber tenido un período de recuperación prolongado después de alguna cirugía o procedimiento, es posible que tengan un retraso en el desarrollo con respecto a otros niños de su edad. Algunos niños tienen dificultades que pueden durar hasta la edad escolar y, además, pueden tener problemas para aprender a leer o escribir. Habla con el médico de tu hijo acerca de las formas de ayudarlo con sus dificultades en el desarrollo.
  • Grupos de apoyo. Sobrellevar un problema médico grave tuyo o de tu hijo no es tarea fácil y, dependiendo de la gravedad de la enfermedad, puede ser muy difícil y atemorizante. Hablar con otras personas que hayan pasado por la misma situación puede brindarte tranquilidad y ánimo. Pregunta a tu médico o al médico de tu hijo si hay grupos de apoyo en tu localidad.

Preparación para la consulta

Si te diagnostican el síndrome de Eisenmenger, es posible que te deriven a un especialista del corazón (cardiólogo). Es importante que encuentres un cardiólogo que tenga experiencia en tratar a personas con defectos cardíacos congénitos.

Los síntomas del síndrome de Eisenmenger, como la coloración azul o gris de la piel (cianosis) y la falta de aire, son graves. Aunque no te hayan diagnosticado un defecto cardíaco en el pasado, estos síntomas requieren atención médica inmediata.

Debido a que el síndrome de Eisenmenger es una enfermedad complicada y generalmente hay mucho que analizar sobre ella, sería buena idea que vayas preparado a tu cita médica. La siguiente información te ayudará a prepararte para la cita y saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Toma nota de cualquier tratamiento cardíaco previo. Debido a que el síndrome de Eisenmenger se manifiesta, con mayor frecuencia, como una complicación de un defecto del corazón, es importante que tu médico conozca los medicamentos que has tomado o las cirugías o los procedimientos que has tenido si te diagnosticaron previamente un defecto cardíaco.
  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la cita. Cuando programes la consulta, asegúrate de preguntar si hay algo que debes hacer con anticipación, como completar formularios o restringir tu dieta. Para algunas pruebas de diagnóstico por imágenes, por ejemplo, es probable que debas estar en ayunas por un período determinado.
  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el síndrome de Eisenmenger. Intenta recordar cuándo comenzaron. Sé específico, por ejemplo, días, semanas, meses e intenta evitar términos vagos como "hace un tiempo".
  • Anota la información personal más importante, como los antecedentes familiares de defectos cardíacos, hipertensión pulmonar, enfermedad pulmonar, enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular, presión arterial alta y diabetes, así como cualquier situación de estrés importante o cambios recientes en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando. Asimismo, asegúrate de contarle al médico si has dejado de tomar algún medicamento recientemente.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. A veces puede ser difícil recordar toda la información que se te proporciona durante una cita médica. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

El tiempo con el médico puede ser limitado, por lo que preparar una lista de preguntas puede ayudarte a aprovecharlo al máximo. Organiza tus preguntas por orden de importancia en caso de que se acabe el tiempo. Para el síndrome de Eisenmenger, algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico son las siguientes:

  • ¿Cuáles serían otras causas posibles de mis síntomas o mi afección?
  • ¿Qué clase de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Qué tratamiento necesitaré?
  • ¿Cuál es el nivel adecuado de actividad física?
  • ¿Con que frecuencia necesito pedirle una cita de seguimiento?
  • Tengo otras afecciones de salud. ¿Cómo puedo controlarlas de la mejor manera?
  • ¿Debo respetar alguna restricción?
  • ¿Podría recomendarme un especialista que tenga experiencia en el tratamiento del síndrome de Eisenmenger?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?

Además de las preguntas que hayas preparado para hacerle a tu médico, no dudes en hacerle otras durante la cita.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas. Estar preparado para responderlas puede ahorrarte tiempo para consultar sobre cualquier tema al que quieras dedicarle más tiempo. Es posible que el médico te haga las siguientes preguntas:

  • ¿Se te diagnosticó previamente un defecto cardíaco o hipertensión pulmonar? En ese caso, ¿qué tratamientos tuviste para la enfermedad?
  • ¿Alguna vez un médico te dijo que tenías un soplo cardíaco, pero no obtuviste un diagnóstico? Si alguna vez te sucedió, ¿cuándo fue esto?
  • ¿Cuándo comenzaste a tener síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cómo son de graves los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Hay algo que los empeore?

Síndrome de Eisenmenger - atención en Mayo Clinic

Dec. 05, 2020
  1. Connolly HM. Evaluation and prognosis of Eisenmenger syndrome. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Oct. 21, 2020.
  2. Connolly HM. Medical management of Eisenmenger syndrome. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Oct. 21, 2020.
  3. Stout KK, et al. 2018 AHA/ACC guideline for the management of adults with congenital heart disease. Journal of the American College of Cardiology. 2019; doi:10.1016/j.jacc.2018.08.1029.
  4. Gatzoulis MA, et al., eds. Eisenmenger syndrome. In: Diagnosis and Management of Adult Congenital Heart Disease. 3rd ed. Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 21, 2020.
  5. Ferri FF. Ventricular septal defect. In: Ferri's Clinical Advisor 2021. Elsevier; 2021. https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 21, 2020.
  6. Arvanitaki A, et al. Eisenmenger syndrome: diagnosis, prognosis and clinical management. Heart. 2020; doi:10.1136/heartjnl-2020-316665.
  7. Chaix MA, et al. Eisenmenger syndrome: A multisystem disorder — Do not destabilize the balanced but fragile physiology. Canadian Journal of Cardiology. 2019; doi:10.1016/j.cjca.2019.10.002.
  8. How the heart works. National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health-topics/how-heart-works. Accessed Oct. 21, 2020.
  9. Chiriac A, et al. Determinants of sudden cardiac death in adult patients with Eisenmenger syndrome. Journal of the American Heart Association. 2020; doi:10.1161/JAHA.119.014554.
  10. Connolly HM. Medical management of cyanotic congenital heart disease in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Oct. 21, 2020.
  11. Hjortshoj C, et al. Outcome after heart-lung or lung transplantation in patients with Eisenmenger syndrome. Heart. 2020; doi:10.1136/heartjnl-2019-315345.
  12. The impact of congenital heart disease. American Heart Association. https://www.heart.org/en/health-topics/congenital-heart-defects/the-impact-of-congenital-heart-defects#.Vi1_O36rTIU. Accessed Oct. 21, 2020.
  13. Brown AY. Allscripts EPSi. Mayo Clinic. Oct. 8, 2020.