Entre las muchas cepas de Escherichia coli (E. coli), solo unas pocas provocan diarrea. Un grupo de E. coli, que comprende O157:H7, produce una toxina muy potente que daña el revestimiento del intestino delgado, lo que puede causar diarrea con sangre. Desarrollas una infección por E. coli cuando ingieres esta cepa de la bacteria.

A diferencia de otras bacterias que causan enfermedades, la E. coli puede provocar una infección aunque la ingieras en pequeñas cantidades. Por esta razón, puedes enfermarte por E. coli por comer una hamburguesa poco cocida o por tragar un poco de agua de un estanque.

Las fuentes potenciales de exposición son los alimentos y agua contaminados y el contacto persona a persona.

Alimentos contaminados

La forma más frecuente de adquirir una infección por E. coli es comer alimentos contaminados, tales como:

  • Carne de res picada. Cuando el ganado se carnea y se procesa, la bacteria E. coli alojada en sus intestinos puede llegar a la carne. La carne de res picada combina carne de muchos animales diferentes, lo que aumenta el riesgo de contaminación.
  • Leche sin pasteurizar. La bacteria E. coli alojada en la ubre de una vaca o en el equipamiento de ordeñe puede ingresar en la leche sin procesar.
  • Productos frescos. Los vertidos de las granjas ganaderas pueden contaminar los campos donde crecen los productos frescos. Algunos vegetales, como la espinaca y la lechuga, son particularmente vulnerables a este tipo de contaminación.

Agua contaminada

Las heces humanas y animales pueden contaminar el agua subterránea y de superficie, como arroyos, ríos, lagos y el agua que se usa para regar los cultivos. Aunque la red pública de agua potable usa cloro, luz ultravioleta u ozono para matar la E. coli, algunos brotes se han relacionado con el suministro de agua municipal contaminada.

Los pozos privados son un motivo de preocupación mayor porque, por lo general, no poseen ningún sistema desinfectante. Los suministros de aguas rurales tienen la mayor probabilidad de estar contaminados. Algunas personas también se infectaron después de haber nadado en estanques o lagos contaminados con heces.

Contacto personal

La bacteria E. coli puede propagarse de persona a persona con facilidad, especialmente, cuando los adultos y niños infectados no se lavan las manos correctamente. Los miembros de la familia de niños con infección por E. coli tienen más probabilidades de adquirirla. Los brotes también han ocurrido entre niños que visitaron zoológicos interactivos y establos de animales en ferias del condado.

Aug. 01, 2014