Humectantes: opciones para una piel más suave

Descubre qué pueden o no hacer los humectantes por tu piel y cómo elegir el que necesitas.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Los humectantes previenen y tratan la piel seca. También pueden proteger la piel sensible, mejorar la textura de la piel y enmascarar las imperfecciones. Es posible que necesites probar varios productos para encontrar los humectantes adecuados para ti.

¿Cuál es el mejor humectante para ti?

En el nivel más básico, los humectantes retienen el agua en la capa externa de la piel. La mayoría de los humectantes son lociones, cremas, geles y sueros a base de agua. Contienen ingredientes que introducen agua en la piel (humectantes), como glicerina, ácido láctico o urea; y otros que suavizan la piel (emolientes), como lanolina, aceite de girasol y aceite de jojoba.

Es posible que desees probar varios humectantes para encontrar los que mejor se adapten a tus necesidades. Puedes decidir usar una crema para los ojos y el cuello y una loción, que es más fácil de esparcir, para el resto del cuerpo. También puedes elegir humectantes que sean fáciles de aplicar y no dejen residuos visibles.

Los mejores humectantes para ti dependen de muchos factores, incluido tu tipo de piel, edad y si tienes afecciones específicas, como el acné. Considera lo siguiente:

  • Piel normal. La piel normal no es ni demasiado seca ni demasiado grasa. Para mantener este equilibrio natural de humedad, utiliza un humectante a base de agua que tenga una sensación ligera y no grasosa. Estos humectantes a menudo contienen aceites ligeros o ingredientes derivados de la silicona, como la ciclometicona.
  • Piel seca. La piel seca tiende a ser escamosa, sufrir comezón o ser áspera. Para restaurar la humedad de la piel seca, elige un humectante más pesado a base de aceite que contenga ingredientes que ayuden a retener el agua. Si has probado humectantes pero todavía sientes sequedad —especialmente en la parte inferior de las piernas, los pies, los brazos y las manos—, busca uno que contenga ácido láctico o ácido láctico y urea.

    Para pieles muy secas y agrietadas, busca ungüentos con vaselina (Vaseline, Aquaphor). Tienen más poder de permanencia que las lociones y son más efectivas para reducir la pérdida de agua de la piel. Si este tipo de producto es demasiado grasoso para el uso diurno, aplícatelo a la hora de acostarse.

  • Piel grasa. La piel grasa es brillante, grasosa, y propensa al acné y a los brotes. Dicha piel aún necesita hidratación, especialmente después de usar productos para el cuidado de la piel que eliminan los aceites y la secan. Un humectante ligero también puede ayudar a proteger tu piel después de lavarla.

    Las lociones generalmente contienen un mayor porcentaje de agua que las cremas, son más fáciles de aplicar y tienen menos probabilidades de agravar la piel propensa al acné. Elige un producto ligero a base de agua que esté etiquetado como libre de aceite o no comedogénico, lo que significa que no obstruirá los poros. Si eres propenso al acné, evita usar productos en el rostro que contengan vaselina, manteca de cacao o aceite de coco. Si tu piel es muy grasosa, trata de usar un bloqueador solar en lugar de un humectante.

  • Piel mixta. La piel mixta tiene áreas secas y grasosas. Por ejemplo, la frente, la nariz o el mentón pueden ser grasosos, pero las mejillas son secas. Prueba una loción de peso mediano con protector solar de amplio espectro. O usa un humectante ligero en el rostro y uno más pesado para los brazos y las piernas.
  • Piel sensible. La piel sensible es susceptible a la irritación, enrojecimiento, picazón o sarpullido. Busca un humectante que contenga ingredientes calmantes, como manzanilla o aloe. Elige productos suaves etiquetados como hipoalergénicos, sin fragancia y para pieles sensibles. Ten en cuenta que los productos etiquetados como no perfumados igualmente pueden irritar tu piel, ya que pueden contener fragancias ocultas. Evita también los productos que contengan ácidos, que pueden irritar la piel sensible.
  • Piel madura. A medida que envejeces, tu piel tiende a volverse más delgada, más seca, menos elástica y menos capaz de protegerse de los daños. Para mantener tu piel suave y bien hidratada, elige un humectante a base de aceite que contenga vaselina, que ayuda a mantener la humedad. La hidratación puede hacer que las líneas finas y las arrugas sean menos visibles.

    Para prevenir la piel escamosa y descamada, puedes elegir productos que también incluyan antioxidantes o alfahidroxiácidos. Los humectantes suelen ser la base de las cremas para arrugas, con retinoides, antioxidantes, péptidos u otros ingredientes añadidos.

Cómo aprovechar al máximo los humectantes

Desarrolla una rutina de cuidado de la piel simple y sistemática con el uso habitual de humectantes:

  • Debes estar dispuesto a experimentar. Busca un humectante que se adapte a tu tipo de piel y que haga que tu piel luzca y se sienta suave. Es posible que tengas que probar varias marcas con diferentes ingredientes antes de encontrar uno que te guste.
  • Protégete del sol. Aplícate protector solar diariamente durante todo el año. Usa un protector solar de amplio espectro con un FPS de 30 o más. Vuelve a aplicártelo cada dos horas y después de nadar o sudar.

    Puedes elegir un humectante o productos cosméticos que contengan protector solar. Aplica cualquier medicamento tópico que estés usando sobre la piel antes de aplicar el humectante, el protector solar o los productos cosméticos.

  • No es necesario que compres la marca más costosa. Solo porque un humectante sea costoso no significa que sea más eficaz que un producto de menor precio. Muchos de los ingredientes que se agregan a estas marcas más costosas tienen un valor cuestionable y pueden incluir fragancias, tintes u otros ingredientes que no ayudan a hidratar y proteger la piel.
  • Lávate regularmente y con cuidado. Lávate la cara diariamente y después de sudar. Usa agua tibia (no caliente) y un limpiador facial suave, o solo agua. Cuando te bañes, evita el uso de estropajos y piedras pómez. Usa aceite de baño sin fragancia, y un jabón suave o un gel de ducha con humectante agregado. Enjuaga bien. Limita el baño a no más de una vez al día y no más de cinco a diez minutos.
  • Aplica humectantes mientras la piel aún está húmeda. Después de bañarte, ducharte o afeitarte, sécate suavemente la piel con una toalla para que quede algo de humedad. Luego, aplica un humectante para que quede atrapada agua en la piel. Según tu tipo de piel, se recomienda que vuelvas a aplicarte el humectante dos o tres veces al día, o más a menudo, según sea necesario. Huméctate las manos cada vez que te las laves. Aunque a menudo se ignora, las manos están más expuestas a los irritantes que cualquier otra parte del cuerpo.
  • Usa las cremas y los aceites pesados de manera adecuada. No uses cremas pesadas en el rostro a menos que tengas una sequedad excesiva. Puedes usar aceite para bebés o lociones más pesadas en las piernas, las manos y los pies porque esas áreas tienden a estar más secas.
  • Aplica humectante después de las cremas medicinales. Si usas cremas medicinales, como un corticoesteroide o un tacrolimus (Protopic), espera al menos 30 minutos antes de aplicar un humectante. Revisa el envase del medicamento para ver las instrucciones específicas.

No todos los humectantes hacen honor a las afirmaciones publicadas ni contienen todos los ingredientes anunciados. La Administración de Alimentos y Medicamentos no regula los cosméticos, incluidos los humectantes, tan rigurosamente como lo hace con los medicamentos.

Si la hidratación regular no ha mejorado la condición de la piel o si observas nuevos problemas cutáneos, consulta con tu médico o dermatólogo. Pregunta acerca de la creación de un plan personalizado de cuidado de la piel basado en tu tipo de piel y cualquier afección de la piel que puedas tener.

Mayo Clinic Minute: Consejos de humectación de los dermatólogos

"Bebe mucha agua, no fumes y lávate la cara y el cuerpo todos los días con un jabón hipoalergénico suave para lograr una piel de aspecto sano", dice la Dra. Dawn Davis, dermatóloga de Mayo Clinic.

Y, después de bañarte, huméctate con una crema hidratante hipoalergénica y sin fragancia cuando hayas terminado para ayudar a hidratar la piel.

Con tantos productos entre los que elegir, ¿cómo elegir la crema hidratante adecuada? La Dra. Davis dice que la clave es que sea hipoalergénica.

"Sin aroma no significa necesariamente que no tenga fragancia. A menudo sin aroma solo implica más sustancias químicas", dice la Dra. Davis.

¿Qué ingrediente se debe buscar?

El producto hipoalergénico natural más inerte que se puede encontrar en una crema hidratante es el petrolato, que es la vaselina.

La Dra. Davis tiene otro consejo importante para el cuidado saludable de la piel que potencialmente podría salvarte la vida: "Recuerda usar protector solar".

Mayo Clinic Minute: Los numerosos beneficios de la vaselina

Jeff Olsen: Es fácil de encontrar, barato y eficaz para tratar muchas enfermedades invernales.

Dawn Davis, M.D.: La vaselina es genial, y es uno de los principales consejos y trucos de un dermatólogo.

Sr. Olsen: La dermatóloga, Dawn Davis, dice que esto se debe a que esta vaselina inodora casi incolora es muy versátil.

Dr. Davis: Se coloca sobre la piel, como un techo de invernadero, así que es como aislar la piel para que no pierda calor y, por lo tanto, humedad.

Sr. Olsen: En un estudio reciente se citó a la vaselina como la mejor manera de reducir el riesgo de eccema en los recién nacidos. La Dra. Davis dice que debido a que la vaselina es químicamente similar a las proteínas de la piel, también es una buena opción para tratar cualquier tipo de afección, desde labios agrietados hasta cutículas, manos y pies secos.

Dra. Davis: Mucha gente también pregunta sobre el uso de vaselina en las narinas o en los orificios nasales.

Sr. Olsen: La Dra. Davis dice que nunca se debe usar en la nariz de bebés y niños pequeños. En los niños mayores, una fina capa de vaselina puede incluso aliviar una nariz de nieve sensible. Para obtener más información, habla con tu médico o visita MayoClinic.org.

March 03, 2020 See more In-depth

Ver también

  1. Seis formas de controlar la picazón si tienes psoriasis
  2. Envejecimiento de la piel
  3. Picazón anal
  4. Anorexia nerviosa
  5. ¿Estás a un paso de tener pie de atleta?
  6. Pie de atleta
  7. Dermatitis atópica (eccema)
  8. Hormonas bioidénticas: ¿Son más seguras?
  9. Sangrado tras la menopausia: ¿es normal?
  10. Paratiroides
  11. Bronchiolitis
  12. Cafeína y síntomas de la menopausia
  13. ¿Se puede prevenir el eczema en los bebés?
  14. Labios agrietados: ¿cuál es el mejor remedio?
  15. Cólera
  16. Aceite de coco: ¿puede curar el hipotiroidismo?
  17. Dermatitis de contacto
  18. Callos y callosidades
  19. Dermatitis seborreica infantil
  20. Deshidratación
  21. ¿Bebes suficiente agua?
  22. Piel seca
  23. Alivia el estrés para reducir los brotes de psoriasis
  24. Baño con blanqueador para el eczema: ¿puede mejorar mis síntomas?
  25. Sensibilidad al gluten y psoriasis: ¿Cuál es la conexión?
  26. Terapia hormonal y sangrado vaginal
  27. Terapia hormonal
  28. Cómo curar los talones agrietados
  29. Cómo curar la piel agrietada en la punta del pulgar
  30. Cómo tratar el eccema del bebé
  31. Cuidados básicos del humidificador
  32. Consejos para mantener la piel hidratada
  33. Hiperparatiroidismo
  34. Hipoparatiroidismo
  35. Hipotiroidismo: ¿los suplementos de calcio pueden interferir en el tratamiento?
  36. Alimentación para personas que padecen hipotiroidismo
  37. ¿Hipotiroidismo y dolor articular?
  38. Hipotiroidismo ¿Debo tomar suplementos de yodo?
  39. Síntomas de hipotiroidismo: ¿El hipotiroidismo puede causar problemas en los ojos?
  40. Hipotiroidismo
  41. Ictiosis vulgar
  42. Is the Mediterranean diet good for psoriasis?
  43. Picazón de la piel (prurito)
  44. Queratosis pilaris
  45. Vivir mejor con psoriasis
  46. Riesgos para la salud relacionados con la psoriasis
  47. Mayo Clinic Minute: Los numerosos beneficios de la vaselina
  48. Menopausia
  49. La terapia hormonal y el corazón
  50. Terapia hormonal para la menopausia: ¿consultas de seguimiento?
  51. Terapia hormonal durante la menopausia: ¿quién no debería someterse?
  52. Mayo Clinic Minute: Consejos de humectación de los dermatólogos
  53. psoriasis ungueal
  54. Piel escamosa
  55. Tiroiditis posparto
  56. Embarazo y lactancia con psoriasis
  57. Psoriasis
  58. La psoriasis y los ensayos clínicos
  59. La psoriasis y la intimidad
  60. La psoriasis y la autoestima
  61. Dieta para la psoriasis: ¿Sirve cambiar la dieta para tratar la psoriasis?
  62. Cómo identificar los desencadenantes de la psoriasis
  63. Psoriasis: aprovecha al máximo tu tratamiento
  64. Psoriasis: ¿Cómo puedo protegerme la piel mientras hago ejercicio?
  65. Suplementos de aceite de pescado
  66. Opciones de tratamiento para la psoriasis
  67. Psoriasis: ¿Y si también tengo artritis psoriásica?
  68. Psoriasis: qué debes compartir con tu médico
  69. Psoriasis en comparación con dermatitis seborreica del cuero cabelludo
  70. Síndrome de Sjögren
  71. Síndrome de Sjögren ¿Puede ocasionar infecciones urinarias recurrentes?
  72. Sugerencias para el cuidado de la piel
  73. Evita el bálsamo labial saborizado
  74. Presentación de diapositivas: Cinco maneras de disfrutar las fiestas a pesar de la psoriasis
  75. Presentación de diapositivas: Cuidado de la piel cuando tienes psoriasis
  76. Tipos de psoriasis
  77. La soja: ¿agrava el hipotiroidismo?
  78. Lleva las sandalias al gimnasio, a la piscina
  79. Terapia con testosterona en mujeres
  80. Programa correctamente la aplicación de las lociones
  81. Video: Alergia o irritante: la verdad acerca de tu erupción
  82. Evita la piel seca
  83. Tratamientos alternativos para la psoriasis
  84. ¿Cuáles son los riesgos de las vacunas para las personas con psoriasis?
  85. ¿Cuál es la mejor manera de controlar la psoriasis del cuero cabelludo?
  86. Síndrome de Wilson: ¿Un diagnóstico médico aceptado?
  87. El invierno no significa que puedas dejar de lado el protector solar
  88. Cremas antiarrugas
  89. Arrugas